7 feb 2012

La visita a Sinlabajos, Muriel de Zapardiel y Donvidas

   Pasadas las 9,30 de la fría mañana del domingo 5 de febrero, salimos, de la plaza del Arrabal de Arévalo, un grupo de veinte personas y nos dirigimos en coches particulares en dirección a Sinlabajos.  Al llegar nos estaba esperando José Antonio. Es uno de los jóvenes que promueven, de forma activa, la cultura en su pueblo. Entramos en la iglesia y nuestro acompañante se encargó de darnos cumplida información sobre los aspectos más relevantes de la misma iglesia y de los retablos e imágenes que contiene esta. Después de un buen rato en su interior, salimos al frio intenso de la calle, para ver las partes exteriores más interesantes de este templo dedicado a San Pelayo Mártir, haciendo especial reseña de los elementos mudéjares que conserva: algunos tramos de muros y la parte inferior de la torre.
   Hacia las once de la mañana seguimos ruta en dirección Muriel de Zapardiel. Llegados allí, Abel y Montse nos recibieron muy amablemente. Abel es teniente alcalde de la localidad y se mostró muy interesado por estas visitas que desde nuestra asociación organizamos para conocer el patrimonio Histórico-Artístico de estas comarcas.
   Pasamos a visitar la impresionante iglesia de Nuestra Señora de la Asunción que, como bien nos explico Montse, en otro tiempo se llamó de Nuestra Señora del Castillo.  Montserrat, que vive en Arévalo, nos explica todos los pormenores de este espectacular templo de planta basilical con tres naves separadas con columnas y que conserva una magnifica techumbre de armadura mudéjar en par y nudillo.
   Después de las explicaciones y aclaraciones ―los asistentes le asaltamos con las preguntas y dudas que nos surgían― salimos a la calle y, frente a la exenta torre mudéjar que hace de campanario, se nos habló de estas torres atalayas o almenaras que salpican, casi en línea recta, lo que en la edad media fue la marca o frontera entre los reinos de Castilla y de León y que hacían una función defensiva ante los ataques y pillajes que surgían en las disputas territoriales del Medievo.
Pasadas las doce de la mañana volvimos sobre nuestros pasos. Nos esperaba en el Centro Juvenil de Sinlabajos José Antonio que se había encargado de preparar un exquisito chocolate con bizcochos.
   Marchamos, ya repuestos, hasta Donvidas. En esta localidad de no más de veinte habitantes nos esperaba Víctor. Víctor es el Alcalde y con él compartimos las explicaciones que Juan Antonio, bien provisto de documentación, nos ofreció sobre la iglesia parroquial de San Juan Bautista. Después de las consabidas preguntas y aclaraciones sobre la arquitectura mudéjar pasamos al interior y pudimos contemplar el hermoso arco, ligeramente apuntado, que fue antigua primera puerta de entrada. También pudimos disfrutar con los diversos retablos, imágenes y otros elementos muebles que conserva este templo.
   En la visita general nos acompañaron algunos alcaldes y miembros de corporaciones de estos mismos pueblos y de algún otro de los alrededores. Muestran, todos ellos, un gran interés por estas visitas que, como ya hemos dicho más veces, nos permiten conocer y dar a conocer el patrimonio histórico de los Lugares Mudéjares de la Tierra de Arévalo y La Moraña.

No hay comentarios: