29 feb 2012

José Miguel y la Banda de Música

Hoy es día de exámenes y José Miguel Martín Alonso nos recibe pasadas las 10 de la noche en el aula de música. Acaba de terminar sus clases. Amablemente nos invita a sentarnos y comenzamos nuestra charla.
Nació el 17 de mayo de 1975 y aunque en su familia no hay profesionales de la música, comparte con nosotros que a su padre le gustaba el acordeón. De ahí, recuerda, le viene su temprana afición. Ya a los seis años, su madre quiso que empezara a dar clases musicales y “Gonzalo el Músico” le dijo: “Espera, mujer, que aun es muy niño para ello”.
A los ocho años ya empezó a dar clases con Goyo Prieto y poco más tarde se incorporó a la Banda Municipal de Música de Arévalo, de la que aquel era Director.
Cursó estudios en Medina del Campo de la mano de Antonio Varés. Luego, en el Conservatorio de Valladolid, aprendió piano con Demetrio Méndez. Fue también alumno de Pedro Zuloaga, Miguel Frechilla y María Luisa Velasco.
En el Conservatorio Superior de Música de Salamanca aprendió solfeo y pedagogía musical. Allí tuvo como profesores a Imanol Bagueneta, Miguel Manzano o a Juan Carlos Asensio.
Durante estos años de estudio sigue perteneciendo a la Banda Municipal de Música de Arévalo.
Por fin en 2007 asume el cargo de Director de la Banda Arevalense, la cual, en el próximo 2012 cumplirá treinta años de existencia.
La Banda Municipal de Arévalo la componen treinta músicos y mantienen un repertorio muy variado que incorpora recientemente y con gran aceptación por parte del público aficionado, música de películas de cine o piezas de música moderna, que se alternan con clásicos pasodobles o particulares versiones de vals, salsas o bachatas.
Hablamos un poco de la Escuela Municipal de Música de la que también es responsable. La Escuela acoge a unos ciento cincuenta alumnos que aprenden, a lo largo de los cinco cursos preceptivos, lenguaje musical. Al tiempo se especializan, según su preferencia, en un instrumento.
La escuela tiene actualmente seis profesores. Uno de piano, uno de guitarra clásica, uno para guitarra eléctrica y bajo, y los siguientes son de saxofón, clarinete y flauta. 
Insiste en que es preciso reseñar que falta un profesor de trompeta. Es una de las necesidades de la Escuela y de la Banda y se nota en la falta de alumnos de estos instrumentos, por la falta de profesor de esta especialidad.
Nos aclara que el curso lectivo de la Escuela de música coincide con el normal curso escolar.
Comentamos, antes de terminar, sobre los conciertos que suele dar la Banda Municipal de Música de Arévalo, sobre las acústicas de los espacios en que actúa y terminamos nuestra amena conversación. Un alumno espera, algo impaciente. Necesita la atención del Director. Nos despide con afabilidad. Y al salir a la calle, en la fría y húmeda noche de invierno recordamos la magnífica actuación que la Banda Municipal de Música de Arévalo nos ofreció el pasado día 26 de noviembre, en el cine teatro Castilla, conmemorando la fiesta de Santa Cecilia, su patrona.
De La Llanura número 31 - diciembre de 2011
Fotografías cortesía de Juan J. Zurdo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Da gusto ver lo bien que trata el Ayuntamiento a la Banda, lo que se preocupa por ella, lo que ha invertido, no ahora que hay vacas flacas, sino cuando eran gordas... Una pena lo de la Cultura y juventud y el Ayuntamiento.

Bandido.

Anónimo dijo...

Dame votos y llámame perro.