25 may 2011

TIERRA DE CAMPIÑAS

          A pesar de que los cultivos ocupan la mayor extensión de nuestra Tierra de Arévalo, muy pocos son los que han oído hablar alguna vez de ganga, ortega, bisbita, terrera… No, no se trata de rebajas, apellidos, aperos de labranza, o alguna modalidad de cultivar, son aves de la llanura cerealista, hábitat conocido también como estepa cerealista, por su similitud con las auténticas estepas del este de Europa y Asia.
            Estas especies forman parte del grupo de las aves esteparias, uno de los más amenazados a nivel mundial. Se caracterizan por tener un plumaje, generalmente, mimético, dominando los tonos pajizos, anidan directamente sobre el suelo entre los interminables cultivos de cereales, barbechos o rastrojos. Varias de estas especies, han perdido incluso la capacidad de poder asirse a una rama, pues su adaptación a un medio desarbolado, les ha hecho perder el dedo posterior de sus patas y sólo tienen los tres dedos delanteros.
            Sería prolijo enumerar todas las especies de aves esteparias presentes en nuestra comarca, soy consciente que aburriría a los lectores, por eso sólo citaré las que me parecen más representativas. Por los estudios de biodiversidad realizados en la zona, las dos más abundantes con diferencia son la calandria común y la cogujada común, seguidas a cierta distancia por el triguero, terrera común y bisbita campestre.
            Entre las rapaces contamos con el aguilucho cenizo y el cernícalo primilla en primavera/verano y el aguilucho pálido y el esmerejón en otoño/invierno. Estas rapaces se alimentan, principalmente de roedores ambos aguiluchos, casi exclusivamente de insectos el primilla y de pequeños pájaros el esmerejón. Estos dos últimos no son estrictamente esteparios, pertenecen a la familia de los halcones y son las rapaces diurnas más pequeñas de Europa.
            En contrapartida a estas pequeñas rapaces, nuestros campos cuentan con un record absoluto: la avutarda, que es el animal más pesado del mundo capaz de volar. Especialmente los machos, que pueden llegar a pesar 20 kilos y superar los dos metros y medio de envergadura, especie reina de la estepa cerealista, a la que ya dediqué el relato “Por las mieses de Otar” del mes de abril. De la misma familia es el sisón, pero mucho menor que su prima la gran avutarda. Las poblaciones de estas dos especies tienen tendencias bien diferentes, mientras que la población de avutardas se mantiene en torno a los 500 individuos en la comarca, la de sisón está cayendo paulatinamente cada año, perdiéndose territorios de cría que no son ocupados por nuevos ejemplares.
            Otra especie representativa de estas llanuras cerealistas es el alcaraván, emparentado con aves limícolas de hábitos acuáticos como chorlitos o avefrías, pero que no depende de las zonas húmedas, viviendo habitualmente en áreas de secano. Esta ave es de costumbres crepusculares, por lo que es conocido también con el nombre de “dormilero”, porque su reclamo agudo y dulce parece invitar a dormir al resto de las aves diurnas.
            Para no alargar demasiado esta enumeración de aves esteparias, quiero acabar con dos de las que resultan más desconocidas para el grueso de la población, la ganga ortega y la ganga ibérica. Estas dos especies se consideran características de zonas semidesérticas y tienen la particularidad de acudir a beber diariamente a pequeños lavajos o lagunas, ya que su alimentación exclusivamente granívora no les aporta el agua suficiente para vivir. Estas dos especies son parecidas entre sí y del tamaño de una paloma. Su principal rasgo distintivo es el sonido que emiten al volar, muy gangoso en el caso de la ganga ibérica y sonando como churrrr en el caso de la ganga ortega, por lo que también es conocida por su onomatopeya de “churra”. Otra diferencia es el vientre, blanco en la ibérica y negro en la ortega.
            Todas estas aves se encuentran amenazadas y por tanto se trata de especies protegidas, estando prohibida su caza, captura, comercialización y cautividad.
            Y, aunque no exclusivamente esteparias, no hay que olvidar por ser habitantes característicos de nuestras llanuras a la perdiz roja, codorniz y a un mamífero, la liebre. Especies cinegéticas, muy codiciadas por la población cazadora de la comarca.
            Tal y como refería en el artículo “Biodiversidad” del mes de marzo, la presencia de estas especies de aves esteparias, ha motivado que una buena parte de la comarca haya sido incluida en una Zona de Especial Protección para las Aves: ZEPA Tierra de Campiñas. Una amplia área que se extiende al sur del Duero entre las provincias de Zamora, Valladolid, Salamanca y Ávila. Y que permite a la administración pública, desarrollar programas de conservación específicos para el hábitat de las distintas especies de aves protegidas, acordes con el modo de vida de la sociedad rural.
            Aunque, por su extensión, parece un hábitat fuera de peligro, dejo para otra ocasión las múltiples amenazas que hacen que las estepas cerealistas y sus habitantes, las aves esteparias, estén pasando por unos momentos delicados. Sólo espero que en las madrugadas de primavera, jamás falte el concierto de cientos de calandrias emitiendo sus trinos amorosos tanto en vuelo como posadas, auténtica y maravillosa sinfonía de vida en la Tierra de Arévalo.
 Autor: Luis José Martín García-Sancho
La Llanura número 14 - Julio de 2010
Fotografías de Wikipedia y  SEO Ciudad Real

No hay comentarios: