22 may 2011

Sales y agudezas

No sólo por Navidad o por los Carnavales, y luego por Pascua Florida, se tenían en la España clásica algo así como sesiones caseras de «agudezas y sales», como se llamaban, sino casi cada noche de invierno, tan monótonas y largas.
En esas noches había tiempo para todo; durante ellas, se bordaban primores, se tejía, se cotilleaba, y se jugaba a los naipes o a los dados, o se hacían comedias caseras, pero de modo inexcusable se reservaba un tiempo para contar chistes, y sucedidos, pero sobre todo para hacer ejercicios de ingenio a este respecto.
A veces se resbalaba un poco, y entonces se veía que el ingenio se había quedado corto, y la sal allí producida era sal gruesa, aunque por lo que conocemos nunca jamás se produjo una sal gruesa tan enorme como si fuese sal muera para que la lamiesen mulas, como ahora en la televisión pongamos por caso. Cosas así no hubieran pasado entonces, pero no por falta de libertad, sino por la presencia de civilidad; y el goce lo producía la finura de una ironía, lo afilado y casi invisible del corte de su cuchilla, no los pedazos de salmuera.
El señor Miguel de Cervantes, nuestra máxima figura literaria, era un maestro en ironía, y sus sales son de singular delicadeza y finura, como es la sonrisa a la hora de las melancolías. Y eso es un arte supremo y un aporte de España a la universal civilidad. Lo que no sé, ahora mismo, es si nos convenció gran cosa a los españolitos.
José Jiménez Lozano

No hay comentarios: