29 abr 2011

De paseo por el río Adaja

        Creo que no exagero al decir que el río Adaja es el padre de La Moraña, su columna vertebral. Nutre al maltrecho acuífero con una corriente de agua continua, ahora regulada desde el embalse de las Cogotas.
            Deja el granito de la Sierra de Ávila en Mingorría para adentrarse en las arenas, margas y arcillas de la inmensa llanura, siempre corriendo hacia el norte, atravesando la tierra de Arévalo en busca del Duero.
            El curso de este río es acompañado por un rico soto, formado por árboles y arbustos de ribera, pero también por una importante masa forestal denominada el corredor del Adaja, constituida por pinares de pino resinero y piñonero, único y último bosque de entidad en una comarca altamente deforestada por prácticas agrarias seculares.
            El corredor del Adaja es utilizado por innumerables especies de fauna y flora para desplazarse entre el norte y el sur de la cuenca del Duero. Y, a pesar de que es una pieza clave para la conservación de espacios y especies amenazadas, ha sido olvidado, ignorado y ninguneado por nuestros dirigentes políticos de una forma reiterada.
            Resulta inexplicable que el Lugar de Interés Comunitario (LIC) Riberas del Adaja y afluentes, adquiera esta figura de protección, sólo cuando el Adaja abandona la provincia de Ávila, cosa carente de toda base lógica o científica, ya que se trata de la misma unidad geográfica, hidrológica, geológica, biológica y ecológica. No existiendo distinción alguna que justifique la exclusión de este LIC de las riberas que se extienden aguas arriba del término municipal de Arévalo.
            De hecho, de las 231 especies de aves que se han observado en la comarca, 167 se han anotado alguna vez en esta estrecha franja de terreno. Algunas de ellas consideradas por la Comisión Europea con el mayor grado amenaza. De estas, las doce más representativas son: totovía, cogujada montesina, carraca, curruca rabilarga, martín pescador, búho real, halcón peregrino, águila calzada, milano real, milano negro, águila culebrera y águila imperial ibérica, esta última catalogada en peligro de extinción.
            Junto con el parque natural de Monfragüe en Cáceres, actualmente, el corredor del Adaja está considerado por un buen número de expertos como uno de los territorios donde mejor se puede observar al Águila Imperial Ibérica, recordemos, una de las aves más amenazadas del mundo. Sus laderas, sus arroyos tributarios, los pinares asociados o las tierras aledañas constituyen un terreno de primera para la cría, alimentación y expansión de pollos e inmaduros. Recuerden: “El imperio de Alberta”.
            Parece que La Junta de Castilla y León es la única que pretende ignorar esta situación, cuando su propia legislación le exige ser la primera en actuar declarando Áreas Críticas a aquellos territorios donde la especie anide o se alimente e incluyendo todas ellas en una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) que se extienda por el corredor del Adaja.
            En este sentido desde la Alhóndiga, asociación de cultura y patrimonio, se ha solicitado a la Junta de Castilla y León que cumpla su con su propia normativa y proponga la declaración de estas Áreas Críticas, ZEPA y LIC. Todo ello porque debe evitarse que se vuelvan a producir agresiones contra este valioso espacio natural como la acaecida en Villanueva de Gómez, sobre la que, afortunadamente hay una sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León por la cual deben desmantelarse las obras que, de forma ilícita, habían destruido una buena parte del pinar y devolver el espacio a su estado inicial.
            El valle que el río Adaja ha horadado en la llanura a lo largo de los años tiene rincones de gran valor natural y paisajístico. Por ello propongo que el domingo día 8/05/2011 demos un paseo por la ribera del río Adaja a su paso por el municipio de Tiñosillos, se realizará a pie y será de unos 6 ó 7 Km. Intentaremos descubrir su variada fauna y flora y disfrutaremos con los espectaculares paisajes que nos brinda la primavera en este entorno privilegiado.
            En fechas próximas indicaremos el lugar y la hora desde donde partir. Así que estad atentos a La Llanura de Arévalo.


Artículos relacionados:

- El imperio de Alberta:
- El bosque de los Gamusinos:
- Biodiversidad:
- Visita a los cortados Rojos:
- Duendes:
La llanura Nº 22 pág. 7.


Vídeos relacionados:

- Villanueva, Tala, aberración:
- Aves de La Moraña:
- La compañía:
- Paisajes en los cortados:
- El daño de Inveralde:

1 comentario:

Anónimo dijo...

....se realizará a pie y será de unos 6 ó 7 Km.
Las cosas claras y el chocolate espeso que dicen en mi pueblo, Gracias Luisjo. Pili.