16 ene. 2011

El Imperio de Alberta

Águila Imperial - Fernando López
Soy Alberta. Desde el borde del valle, contemplo mi imperio, orgullosa. Los bosques se pierden en la lejanía, acompañando el curso del Adaja que quiebra la llanura por la que serpentea apacible, con el alegre murmullo de sus aguas color caramelo. Amanece, una suave brisa acaricia las copas de los chopos, sauces, fresnos y alisos, al tiempo que hace surgir pequeñas nubes amarillas de polen de los pinos resineros.
Hace más de 30 años las gentes que viven tras los pinares arrebataron a mis antepasados este preciado territorio, saqueando su hogar y llevándose a sus hijos, los últimos que nacieron en este lugar. Aquellas gentes exhibieron a las pobres e indefensas criaturas como un trofeo y recibieron un premio económico por ello. Mis bisabuelos, desterrados y viejos, murieron poco más tarde, agotados, hambrientos, enfermos.
Ahora he vuelto para recuperar el imperio de mis antepasados. Desde lo alto de este gran pino donde he instalado mi nido, domino todo mi territorio de caza. Espero paciente a que regrese Aquila, mi pareja, un joven macho de águila imperial ibérica. Nuestros hijos, tres pollos de blanco plumón, me observan impacientes.
Ante la presencia de otras rapaces decido levantar el vuelo. A los primeros ladridos roncos que emito, dos ratoneros se alejan. Milvos el viejo milano real da un rodeo al notar mi presencia y mis dos metros largos de envergadura. En cambio Penato, el bravo macho águila calzada, parece no darse por aludido y tengo que enseñarle las garras para demostrar quien manda aquí. Falco, el halcón, me observa desde su grieta en la cárcava, pero ni me molesta, ni representa un peligro para mis pollos.
Aquila me contesta desde el profundo cortado del arroyo. Se acerca volando con una presa entre las garras. Le respondo y juntos nos posamos en la rama seca de un pino. Erizo las plumas de la cabeza y reclamo la captura. Soy mayor que él, con el plumaje más oscuro. Aquila me entrega el pequeño y tierno conejo sin rechistar. Ya se ha comido su cabeza. Gracias a sus buenas dotes para la caza puedo estar tranquila, ya que Berto y Helia, mis dos hijos mayores, no pasarán hambre y, por tanto, no acabarán matando a Ada la más pequeña de los tres.
Con el conejo entre las garras vuelo hasta el gran pino resinero donde mis pequeños esperan a que les despiece la primera captura. Al posarme, es precisamente la pequeña Ada la que pone a raya a sus hermanos para comer la primera. Les agrede para que se coloquen al fondo del nido. Desgarro el conejo en pequeños jirones y se los ofrezco con suma delicadeza. Ada engulle vorazmente los trozos, erizando el blanco plumón de la cabeza y entreabriendo las alas en señal amenazante, Estoy orgullosa, pronto será tan grande como sus hermanos, incluso mayor que Berto, el único macho. Y su conducta agresiva de rapaz cazadora asegura su supervivencia.
A lo lejos se oye el agudo reclamo de Penato, seguro que está increpando una vez más a Buba, el gran búho real que empieza a dormir. Al cabo de un buen rato, Aquila aparece de nuevo surcando el valle del Adaja, el sol a su espalda le da un aspecto imponente. Se posa suavemente sobre el nido con otro conejo entre sus poderosas garras. Hay comida para todos. Estoy tranquila. Nada ni nadie amenaza mi imperio.
****
Ya había amanecido cuando dejó su coche en el pequeño pinar isla al margen derecho del Adaja. La primavera estaba avanzada, los árboles del río vestían de verde y los charcos estaban teñidos de amarillo por el polen de los pinos. Mochila a la espalda y prismáticos al cuello empezó a caminar por el borde superior del profundo valle que rompía bruscamente la planicie circundante.
Anotaba todas las especies de aves que veía u oía en los cultivos, río o pinar. Llevaba varios años haciendo estudios de biodiversidad y sabía que esta zona de contacto entre río, pinar y estepa cerealista era la más rica y variada. Se podían ver especies esteparias, acuáticas y forestales. De las 231 especies de aves que se habían observado en la comarca, 167 se habían anotado alguna vez en esta estrecha franja de terreno, lo que la convertía en la zona con mayor biodiversidad de la Tierra de Arévalo.
Un águila calzada emitía su agudo reclamo haciendo huir a un azor que cruzaba el valle del Adaja para perderse entre los pinos. En una de las grietas de los pequeños taludes de enfrente solía criar una pareja de halcón peregrino, pero ahora estaba ocupada por una familia de búho real. Un adulto le miraba con un solo ojo entreabierto, mientras sus dos pollos, como bolas de pelo desordenado, comían algo del fondo del nido “¿Dónde habrá criado el halcón?” Se preguntaba mientras barría con los prismáticos las paredes de las cárcavas.
Siguió avanzando. En poco más de media hora ya llevaba 28 especies anotadas, la mayoría pequeños pájaros. Cuando oteaba un lejano cortado, algo llamó su atención. Montó el telescopio sobre el trípode y enfocó. No podía creer lo que veía: sobre la copa de aquel gran pino, un adulto de águila imperial ibérica, de blancos hombros y rubia nuca, daba de comer a un pollo de blanco plumón y en el fondo del nido parece que se movían otros dos pollos más.
“¡Joder, un nido de imperial! ¡Qué pasada, y con tres pollos nada menos!” Se ocultó dentro de una gran retama para no molestar ni ser visto, aunque estaba a más de un kilómetro de distancia. Al poco tiempo, escuchó el ronco graznido de la pareja. Apareció volando río arriba con una presa entre las garras y se posó en el nido. Su plumaje no era aún el típico de adulto, tenía todavía motas claras sobre el dorso oscuro. Parecía menor, sería probablemente un macho. Éste dejó la captura y se encaramó a una de las ramas superiores.
Recordó aquella antigua foto que vio, años atrás, en un bar de Arévalo, en la que dos hombres sujetaban a un pollo de águila imperial, abriéndole las alas para mostrar su envergadura. El dueño le había dicho que la foto tendría más de treinta años, pero no le quiso decir dónde habían capturado a ese pollo. “Parece que la imperial ha vuelto para recuperar su imperio perdido” pensó sonriendo, mientras observaba cómo la gran hembra alimentaba ahora a otro de los pollos.
Horas más tarde, mientras empezaba el recorrido por el pinar, al otro lado del río, su alegría se tornó en amargura, al descubrir que estaban talando miles de pinos para abrir las carreteras de lo que parecía ser una gran urbanización. Ya habían talado varios kilómetros de pinar y se acercaban peligrosamente a la zona del nido de Alberta.
Las gentes que viven tras los pinares también habían vuelto.
Luis José MARTÍN GARCÍA-SANCHO
Publicado en La Llanura nº 12 en mayo de 2010

7 comentarios:

Juan Segundo dijo...

Afortunadamente este desaguisado está paralizado por orden judicial firme y a la espera de que también se haga firme el devolver a su estado inicial este valioso espacio morañego. Alberta, de momento, puede seguir viviendo tranquila en su imperio recuperado. Esperemos que varias generaciones de Albertas habiten estos parajes impresionantes.

el leñador del desierto dijo...

Juan, debería añadir siempre que los políticos de turno lo permitan.

Chema Collado dijo...

Juan Segundo,has visto tú que lo vuelvan al estado de origen, yo no me lo creo. Y en cuanto a las sentencias, cuantas empresas se las pasan por el forro del papel del excusado.
En cuanto al artículo, Luisjo, me gustó en Mayo y mucho más ahora en que la acción de mucha gente ha logrado el vuelo de nuevo de Alberta

Juan Segundo dijo...

Chema, muchos exigiremos el cumplimiento de las sentencias,

Anónimo dijo...

Buenas,
Creo que deberías de ser algo más prudente con este tipo de informaciones. El Águila Imperial está colonizando nuevas áreas y ello implica a la comunidad de Castilla y León. Das ciertos detalles que pudieran dar con la localización de esa pareja de Águilas Imperiales que tanto años llevo controlando y que gracias a este anonimato han ido criando años tras años.
Saludos
Un viejo ornitólogo

Luis dijo...

No tengo ni idea del nido al que te refieres, ya que, como viejo ornitólogo que controla desde hace años parejas de esta amenazada especie, deberías saber que en el corredor del río Adaja hay varias parejas. Este realto, basado en hechos reales, se crea para la ficción, simplemente para reivindicar la recolonización de la especie de un espacio natural del cual desapareció hace más de treinta años y la necesidad urgente de protección para evitar aberraciones como la ocurrida en la macrourbanización que pretendía construirse en el corredor del Adaja. Supongo que, al llevar tantos años estudiando a esta especie en peligro de extinción, sabrás que su simple presencia reproductora obliga a la Junta de Castilla y León a declarar la zona como Área Crítica y solicitar su inclusión en una ZEPA a todo el corredor del Adaja.

Anónimo dijo...

Me parece una joya de articulo y no veo dato alguno que delate a ningún nido, solo aquellos que saben más de lo que dicen son a los que su subconsciente les delata. Seguiremos vigilantes de tantos atropellos ambientales permitidos por los funcionarios y políticos que pagamos todos con nuestro sudor y nuestros impuestos.

Fdo. Pino Resinero a muerte.