29 mar 2010

El puente de los Barros

Tal es el aspecto que presenta dicho puente, por todos conocido, que muy bien pudiera pensarse que debe su nombre a su lamentable estado. Nada más lejos de la realidad. Estado y nombre no deben en modo alguno relacionarse.
Es más bien una consecuencia, su estado, de la dejadez y desidia de los responsables municipales. En unos tiempos de crisis como los actuales, se hace imprescindible la mejor conservación posible de las obras existentes. Por eso, creemos conveniente y necesario la limpieza de las arquetas pluviales de dicho puente, así como del barro acumulado en su firme. No solamente le hará más cómodo a los viandantes sino que además alargará su vida. Enlodado como se encuentra hace incómodo su paso a quien quiere cruzarlo. Conducir las aguas de lluvia a sus convenientes aliviaderos no parece tarea ni difícil ni costosa. Es más bien un simple ejercicio de dedicación y diligencia de los responsables municipales. Eliminar las escorrentías en las inmediaciones del puente, mediante la conveniente canalización de las mismas, no resultará costosa a las arcas municipales, pero será agradecido por la estructura del puente. Conservando su discutida restauración por muchos años más.

1 comentario:

mario dijo...

Precioso paseo, el de ir por el puente de los Barros.

Y a la vuelta, esta imagen:

http://www.flickr.com/photos/adaja/3601765484/

Saludos