11 jul 2013

El patrimonio histórico y cultural en decadencia por la mala conservación

El patrimonio histórico y cultural español en decadencia por la mala conservación

La Fundación Hispania Nostra alerta en su Lista Roja del alarmante estado de conservación de casi medio millar de edificios históricos.

Carlos Morenés, vicepresidente de esta asociación, sospecha de "intereses electoralistas" en la gestión del patrimonio español.

España es uno de los países con mayor patrimonio histórico y cultural protegido del mundo. En total, según la lista de la Unesco, son 44 los lugares de nuestra geografía incluidos en ella y todos los esfuerzos son pocos para mantenerlos en el mejor estado posible. Sin embargo, la voz de alarma la ha dado Hispania Nostra, cuya Lista Roja alerta del preocupante estado de conservación en el que se encuentran numerosos edificios históricos en España.
Esta asociación de carácter no lucrativo, fundada en 1976 para defender y salvaguardar el Patrimonio Cultural español y su entorno, tiene registrados más de 450 casos que requieren una atención inmediata. La Comunidad de Castilla y León encabeza la lista seguida de Aragón, Castilla-La Mancha, Andalucía, Valencia y Extremadura.
Para Carlos Morenés, vicepresidente de Hispania Nostra, la situación es “muy delicada y de abandono”. Por eso hace ya cinco años que, a iniciativa suya, Hispania Nostra expuso esta Lista Roja abierta en la que figuran casi medio millar de casos concretos de patrimonio en estado de emergencia pero que, en su opinión, “podrían ser también 4.000 o 5.000”. “Depende de lo que nosotros podamos ir incluyendo. Es un proceso de elaboración lento que requiere mucho tiempo y dedicación”, comenta.
Morenés apunta que con la actual crisis, los fondos públicos han disminuido, muchos patrocinadores han desaparecido y, en general, el apoyo económico a este tipo de patrimonio ha experimentado “un bajonazo terrible”. “Todos los días nos levantamos con malas noticias y lo peor es que cuando esta crisis se supere no habrá dinero para invertirlo en esto”, se lamenta. Por eso mismo está convencido de que ha llegado “el momento de la sociedad civil”, a la que, por otra parte, ve excesivamente “callada” ante lo que está pasando.

No hay comentarios: