10 sept 2010

Madrigal de las Altas Torres

Dice nuestro ilustre premio Cervantes Don José Jiménez Lozano que: “Madrigal de las Altas Torres es, por lo pronto, un pueblo de hermosísimo nombre; casi como un verso renacentista, y tiene un hermosísimo trazado circular; como si fuera el de un plano de ciudad utópica; de manera que todo esto le da una resonancia antigua y de muy variados reflejos, a comenzar por el de su impronta mudéjar tan admirable.
De su viejo pasado quedan algunos edificios notables, además de las iglesias de San Nicolás y Santa María. Hay unas ruinas de un convento de agustinos que fue casa capitular de la provincia de Castilla y en el que se regentaba una cátedra de filosofía, y hay un viejo viejo hospital "totalmente restaurado", que fundó doña María de Aragón, la primera mujer del rey don Juan II de Castilla. Es decir, esta tierra donde, como hidalgo del Lazarillo, hay con harta frecuencia que echar las cuentas de lo que sería si lo que está en ruinas estuviera en pie: aunque las ruinas hablen y lo que en pie se mantiene sea tan hermoso y decidero. Y en pie esta otro convento de monjas agustinas; en el de los frailes murió el Maestro Fray Luis de León, en el de las monjas -que fue palacio real- nació Isabel la Católica.”

Por su parte José María Cuadrado en su obra España: sus monumentos y artes, su naturaleza e historia nos hace la siguiente descripción: “Por las que rodean el recinto de Madrigal se honra con el distintivo de las Altas Torres la ilustre cuanto abatida villa natal de Isabel la Católica. Derruidas unas, informes otras, algunas enteras todavía, conservan por lo general sus almenas y sus bóvedas y en su parte inferior el pasadizo cubierto por el cual se comunicaban. Las cuatro puertas del muro, bajas y ojivales, toman el nombre de las poblaciones vecinas, titulándose de Arévalo la del este, de Peñaranda la del sur, de Cantalapiedra la del oeste y de Medina la del norte….
A los pobladores de Madrigal dio fuero el obispo de Burgos don Pedro, y confirmóselo en 1168 Alfonso VIII; y aunque subordinada a la cercana villa (de Arévalo), creció la aldea hasta rivalizar en grandeza con su principal y compartir con ella la frecuente residencia de los reyes.“

Personajes: Si bien son muy numerosos los personajes importantes ocupando el lugar de honor la Reina Isabel la Católica, destacan los Cardenales Tavera y Quiroga en su tiempo de enorme influencia en los reinados de Carlos V y Felipe II; también del siglo XVI, son Julián Palva que ocupó varios obispados en Portugal, Juan de Zúñiga, Obispo e Inquisidor General, Pedro de Ribera, Obispo de Lugo y Presidente de la Chancillería Granadina.
En América además de Vasco de Quiroga, destacaron Francisco Santos García, Obispo de Guadalajara (México), y Diego Vázquez de Mercado, Obispo de Yucatán y luego Arzobispo de Filipinas.
En las órdenes militares destacaron también numerosos caballeros y comendadores; en la guerra sus maestres de campo y capitanes: Juan de Mercado, Gonzalo de San Vicente.
En la Ciencia los médicos Nicolás de Soto, médico de los Reyes Católicos y Pedro López de Alba, médico de Felipe II.
Hijos tan preciados como: D. Alonso Tostado Ribera y la Venerable Sor María Catalina de Cristo. También aquí pasó los últimos días de su vida Fray Luis de León.

El patrimonio monumental: Es Madrigal el otro gran centro del mudéjar en tierras abulenses, conservando un importante patrimonio monumental formado por el recinto amurallado, el Palacio Real y los templos de Santa María del Castillo y San Nicolás de Bari.

Iglesia de San Nicolás de Bari: De estilo románico-mudéjar (siglo XIII), sufrió importantes reformas en el siglo XVI, en que se cubrió con armaduras mudéjares. En ella fue bautizada la futura reina Isabel la Católica.
Tiene tres naves, la central doble que las laterales, que se separan por cuatro pares de pilares que recogen arcos apuntados de triple arquivolta. Las naves se cubren con armaduras mudéjares del siglo XVI. La techumbre de la nave central es de tres paños y con decoración de lacería y constituye, probablemente, uno de los conjuntos más importantes de la carpintería blanca de nuestra provincia.
En la cabecera subsisten dos ábsides semicirculares, el central y el de la Epístola, el primero decorado con tres bandas de arquerías ciegas dobladas, de medio punto las dos primeras, apuntada la tercera, y una cuarta separada por friso de esquinillas y cornisa y ornada con recuadros, también doblados, rematándose con nueva cornisa. El de la Epístola, de menor altura, presenta dos bandas de arcos ciegos doblados y de medio punto. El lado del Evangelio lo cierra una capilla.
Torre cuadrada gótico-mudejar de grandes dimensiones a los pies, tiene tres cuerpos divididos por sencillas cornisas, con pares de ventanas con arcos de medio punto y se remata por adarve y con cuerpo menor coronado por chapitel que se levantaron ya bien entrado el siglo XVI.

Iglesia de Santa María del Castillo: Situada sobre un altozano desde el que se domina la población y el entorno. Probablemente estuvo relacionada su construcción con una fortificación emplazada en las inmediaciones, a lo que respondería su denominación.
Se construyó en ladrillo y en estilo románico mudéjar a finales del siglo XII o comienzos del XIII, según las características de la escuela mudéjar de la Comarca, pero sufrió diversas reformas posteriormente, de especial intensidad en el siglo XVIII, en que se demolieron sus naves (tenía tres).
Hoy tiene una sola nave producto de la reforma señalada que enlaza por medio de un crucero cerrado con cimborrio cuadrado con la cabecera. De esta se conservan primitivos dos ábsides semicirculares -el central y el del Evangelio- y parte del arranque del costado norte, todo ello construido en ladrillo. El mayor es poligonal, de nueve paños y se ilumina por una sola ventana muy estrecha en el central. El otro ábside, poligonal de cinco paños y en origen de menor altura. A los pies se sitúa la torre, de la que resta el cuerpo bajo macizo de la época mudéjar. El resto fue reconstruido en el siglo XVIII, rematándose con un cuerpo cuadrado con arcos de medio punto flanqueados por pilastras y rematados por frontones en cada lateral y todo coronado por una linterna, también cuadrada.
En el interior entre sus obras de arte, destacan las pinturas murales conservadas en el ábside del lado del Evangelio, de estilo gótico.

Palacio Real: Se trata del palacio del Rey Don Juan II, integrado en el edificio del convento de Nuestra Señora de Gracia y cuya huerta llegaba hasta la muralla en la que la Torre de la Reina pertenecía también a la residencia Real. Fue habitado frecuentemente por el monarca y su segunda esposa Doña Isabel de Portugal, quien dio a luz en él a su hija, Isabel la Católica, el 22 de Abril de 1451. La futura reina aquí moró hasta 1455.
Era, hasta la torpe restauración, un característico Palacio Castellano del siglo XV, construido de forma austera y sin ninguna suntuosidad. Corresponde a la arquitectura popular local más que a la de ningún estilo. La fachada es un rectángulo apaisado flanqueado por dos grandes torres cuadradas. Todo fue alterado en la restauración; las galerías cambiadas por ocho ventanas, huecos de la segunda planta cerrados, y otros cambios con criterios muy arbitrarios. En el interior se dispone un pequeño patio de dos plantas, la baja con columnas graníticas, la superior con pies derechos, en torno al cual se organizan las habitaciones.

Convento de los Padres Agustinos (Extramuros): Creado en 1.353 por doña María Díaz.
En 1.438 se hicieron cargo las madres agustinas. En 1.527, después de trasladarse al palacio de Juan II, doña María de Aragón, priora en la fecha, se lo ofreció a los frailes de su orden.
Con los agustinos adquirió gran importancia ya que en él se celebraron Capítulos Generales en los que se reunía lo más granado de la orden y se renovaban los cargos de toda la provincia de Castilla y alcanzando el grado de Casa Capitular de la provincia de Castilla.
Entre los muros del famoso convento murió fray Luis de León el 23 de agosto de 1.591.
Con la desamortización de Mendizábal, salió a subasta pasando a manos privadas y comenzando su proceso de destrucción.
Por su especial arquitectura y por sus proporciones, fue llamado "el Segundo Escorial". El claustro se levantó hacia 1535, y de él que quedan interesantes restos, era de estilo herreriano, con doble hilera de arcos enfilados en planta cuadrada con enormes bloques de granito.

El Arco de Piedra: Nombre de una fachada granítica, que perteneció a la casa del médico de Isabel la Católica y sus hijos: Nicolás de Soto y su mujer Isabel de Vergara.
Claro y hermoso ejemplo del plateresco abulense labrado en granito. Esta fachada está formada por un primer cuerpo con un amplio vano adintelado enmarcado por pilastras con columnas adosadas que sostienen un tímpano semicircular. Encima de este cuerpo un paño con una ventana también adintelada. Toda la fachada está adornada con motivos vegetales típicos del Renacimiento Español.

Real Hospital de la Purísima Concepción: “Esta Casa u Hospital fundó y dotó la serenísima reina Doña María hija del rey Don Fernando de Aragón mujer primera del rey Don Juan de Castilla segundo y padre del rey Don Enrique, en el año de 1443”.
Construido en ladrillo, tapial y piedra para las partes nobles. Tiene planta cuadrada, con lateral a una calle y el otro con la capilla adosada, que fue reformada en el siglo XVIII. Consta de dos alturas con patio interior en torno al cual se desarrollan las distintas dependencias. La fachada principal, a la plaza y con una inteligente concepción, presenta prolongado y diáfano pórtico que avanza sobre la calle, con columnas de granito de estilo dórico y con las dos plantas arquitrabadas.

Para terminar queremos destacar que el Convento Extramuros y el Arco de Piedra comparten el estar incluidos en la Lista Roja del Patrimonio de Hispania Nostra por su avanzado estado de ruina. Anualmente las asociaciones de cultura y patrimonio de Madrigal, con el apoyo de muchos de nosotros, reivindican acciones que lleven a evitar la ruina total de estos monumentos así como el deterioro a que están sometidos otros importantes elementos arquitectónicos de la villa.
En los últimos meses han saltado las alarmas con respecto a la iglesia de Santa María del Castillo que, muestra, debido a su estado de abandono, importantes desperfectos en la techumbre y paramentos exteriores del templo.
Lección de historia
Radio Adaja - 8 de septiembre de 2010
Fotografías cortesía de Madrigal AATT

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cómo es posible que siendo la cuna de la reina más grande que ha tenido España, esté Madrigal en tan mal estado? Tampoco se entiende lo de Arévalo, claro... Con la propaganda que hizo el régimen de Franco sobre su "catolicismo" y dejaron en el abandono el pueblo donde nació y el pueblo donde se crió. Ahora ¿quien recupera todo eso? ¿hay interés?

Juan C. dijo...

Querida Arancha. Creemos, al menos algunos, que si somos capaces de crear la necesidad de que uno de los motores económicos de esta comarca pueda ser un turismo serio y sostenible, la economía generada podróa sustentar un proyecto de recuperación y sobre todo un proyecto de conservación de lo que nos queda. En ello estamos...El futuro nos dará las claves del éxito o del fracaso.

Juan C. dijo...

(podrá sustentar) quería decir.

Paco dijo...

En eso estamos muchas personas de esta tierra, tan ovidada, en recuperar su memoria y su patrimonio, cada día hay más gente, menos mal, que apoyan inciativas como la de las diversas asociaciones dedicadas en dar a conocer y defender nuestro patrimonio cultural y natural.
Tenemos que coseguir, entre todos, que las escusas de los "importantes" acaben dándoles un bofetón en su cara.

Paco dijo...

Olvidada

Excusas

(Perdón)

Anónimo dijo...

Es complicado porque, ¿qué es lo primero: recuperar el patrimonio para atraer el turismo, o atraer el turismo para recuperar el patrimonio? El turismo trae recursos, es indudable, pero para que el turismo venga, hace falta una inyección de capital, y mover eso es lo más complicado. El mérito que tenéis las asociaciones es inmenso. ¡Mucho ánimo!

CHEMA COLLADO dijo...

Arancha, ni una cosa tiene que ser primera ni la otra. Esto es un como un tren que va sobre dos vías . Ya se ha hecho mucho desde que se creó Hispania Nostra. Pero el problema es el desconocimiento de los própios habitantes de los bienes que son patrimonio de todos.Haz una encuesta y pregunta en Arévalo donde está el escudo de Madrid que mando poner creo recordar Felipe II, motivo el mismo, por el cual está la famosa harinera.