19 ene 2010

Al que corresponda

No sé qué hacer con ello, pero ayer cuando me enteré de lo de Noemí, me agarré un cabreo, que creo que me va a durar bastante, y me puse a pensar en cosas raras. Por eso presento esta reclamación, para que al menos quede constancia.

QUEJA A DIOS
A DIOS NUESTRO SEÑOR:
Cuando alguien fallece y tiene cierta edad, siempre decimos que esto es ley de vida, que ya se había ganado el descanso (dependiendo de las circunstancias de cada caso); que quizás con eso ha dejado de sufrir; según los casos encontramos casi siempre una justificación. Nos han enseñado a aceptarlo, comprenderlo y asumir que Dios lo llame y cosas parecidas para explicar estos temas.
Pero cuando una persona joven, con todo por hacer, con toda la vida por delante; buena, apreciada, con ganas de vivir y de hacer cosas, muchas cosas, nos abandona, hay que preguntarle a DIOS algunas cosas que no acabamos de entender, por mucho que traten de explicarnos. ¿Por qué? ¿Para qué?.
No me sirve lo del "destino", o que había llegado su hora; por que no es cierto: NO ERA SU HORA TODAVÍA.
Pienso que TE HAS EQUIVOCADO, o que has estado un poco despistado; pienso que sobre todo, ES INJUSTO para todos nosotros; pero también, que ES EGOÍSTA por tu parte, pues ya tendrías tiempo Señor, de disfrutarla más adelante.
Creo también que es un ABUSO DE PODER Y AUTORIDAD, pues decides sin contar con nadie, sin pensar en el daño que haces a los demás. Pero sobre todo, creo que es un ERROR GRAVE; tan grave que nos permite dudar de todas las cualidades, que de ti, Señor, nos han hablado hasta ahora. Si tu intención era castigarnos, que sepas que lo has conseguido, duele y mucho.
Quiero pensar que además de tenerla cerca, la tendrás reservado algo mejor, se lo merece. Pero quiero que sepas DIOS, que a los de este lado: ¡Nos has dejado jodidos, muy jodidos!; que pensamos que te has equivocado, que nos va a costar trabajo y tiempo olvidarlo, y que estás en deuda con nosotros.
Sólo me queda acompañar a los familiares en su dolor, a David y a todos los amigos de Noemí, entre los que me cuento.
Me sale del alma. No quiero molestar a nadie, pero me sale del alma; estoy jodido, muy JODIDO.

Agustín GARCÍA VEGAS
17 de enero/2010

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es cierto Dios
!! Porqué eres así¡¡

La perdida de UNA COMPAÑERA Y AMIGA, es muy triste.

No merecia eso, ella quería seguir trabando y luchando por todo aquello que, diariamente, hacia.

Colocalá donde realmente se merecía.

Anónimo dijo...

Y aun creeis en Dios?

dplaza dijo...

Hola Chispa,

Gracias compañero !!!!

El viernes 15 estuve cenando con ella en el Caramba con el ejemplar de la llanura de la mano y estaba muy contenta y agradecida, aunque hubiera preferido que no saliera su nombre.

Un abrazo,

Anónimo dijo...

Amigo Agustín: Agradecerte sinceramente la dedicatoria que tuviste para Noémí, estoy segura que gracias a ti pasó uno de los dias más dulces de su vida. A todo el mundo le gusta que su trabajo sea reconocido por los demás, y si lo expresan desde la sinceridad, y observando como tú lo hiciste, mejor todavía. La triste coincidencia nos dejo a todos helados, pero,cuando lo leí después del desgraciado suceso, me senti muy orgullosa de que pusieras los ojos, con tanta delicadeza, en la personalidad maravillosa de nuestra querida Noemí, para asi, hacerle feliz; por eso te doy las gracias. Marian Blanco.

Anónimo dijo...

Yo también estoy jodido, pero no creo en un Dios que se pase por Arévalo y que... no creo en un Dios sentado en una nube jugando con nosotros como con fichas de un tablero de ajedrez o...

Simplemente la vida es algo precioso, delicado y frágil. Y esta sociedad actual nos hace pensar que tenemos que ser todos fuertes, guapísimos y que el dolor es algo del pasado y no puede caber en este mundo actual, tan "ideal"


Por lo demás, estoy totalmente deacuerdo contigo en todo, pero, aunque estoy jodido, no lo cambio por el no haberla conocido.

Nos queda coger el testigo.


Un saludo, LuisFe.

P.D.: Tampoco a mí me gustaría molestar a nadie con el comentario, eh? Pero es que además me jode estar lejos en estos momentos y esta es, en cierto modo, una manera de sentirme más cerca.