11 may 2019

Programa Life. Una herramienta útil


LIFE es un instrumento de la Unión Europea (UE) para financiar proyectos de conservación ambiental en su más amplio sentido, siempre dentro de los parámetros establecidos por la política y legislación comunitaria.
En el marco de las políticas ambientales de la UE y en su calidad de instrumento financiero, el programa LIFE basa su objetivo general en “catalizar los cambios en el desarrollo y la aplicación de las políticas mediante la aportación de soluciones y mejores prácticas para lograr los objetivos medioambientales y climáticos, así como mediante la promoción de tecnologías innovadoras en materia de medio ambiente y cambio climático.”
La novedad de los proyectos LIFE reside en el enfoque integrador que persigue la UE, de tal forma que, en el desarrollo de un proyecto concreto, se busquen sinergias para la aplicación en paralelo de los requisitos de otras políticas sectoriales relacionadas.
- El Proyecto Integrado del Plan Hidrológico de la Cuenca del Duero: LIFE IP RBMP-DUERO, busca soluciones, tratando de dar respuesta ambiental a los problemas derivados de la sobreexplotación de la masa de agua subterránea Medina del Campo y los problemas asociados al cambio climático, considerando además otro tipo de acciones que dinamicen las comarcas y faciliten la vida de sus pobladores.
- El área de actuación de este LIFE se extiende principalmente por las comarcas de La Moraña y Tierra de Medina. Tiene, por tanto, la mayoría de los problemas y amenazas presentes en la cuenca del Duero y esto, que en absoluto es positivo, convierte a la zona en una oportunidad de experimentación y aprendizaje.
- La sensibilización y participación pública es un requerimiento básico en cualquier programa de carácter ambiental, y más aún cuando el territorio en el que se trabaja cuenta con una población que en ningún caso es ajena a los problemas que tratan de solucionarse. Es más que probable que además de estar sufriendo las consecuencias de esta problemática sean, de forma directa o indirecta, protagonistas importantes en las causas que los provocan.
Promover, diseminar y compartir el conocimiento, así como la transparencia y la educación, son objetivos específicos de los proyectos que participan en el programa LIFE. Por ello es tan importante que aquellas iniciativas tomadas, desarrolladas y posteriormente evaluadas se pongan en conocimiento de técnicos y personas interesadas en el desarrollo de programas similares. Compartir el conocimiento es tan bueno como necesario y por ello la comunidad científica tiene un protagonismo especial.
- Ninguna de las 11 masas de agua superficiales de la zona, que suman 303 km de recorrido total, alcanza la categoría de “en buen estado”. Tratando de dar cumplimiento a la Directiva Marco del Agua y al Plan Hidrológico de la cuenca del Duero, que se desarrolla bajo este marco normativo, el proyecto LIFE tratará de proteger, mejorar y regenerar todas las masas de agua superficial, con acciones concretas que lleven a la recuperación de los ríos Arevalillo, Zapardiel y Trabancos. Para ello, a partir de los estudios previos, se pretende recuperar la continuidad longitudinal en el cauce, la conexión del cauce con sus llanuras de inundación y la conexión vertical de estos cauces con los acuíferos.
- Conservación de los ecosistemas acuáticos de la Red Natura 2000 y la recuperación de zonas húmedas. La toponimia del área de trabajo está plagada de nombres que hacen referencia a lugares inundables: El Aguachal, Los Lavajares, El Lavajuelo, Prado de las Fuentes… entre otros. En el pasado muchos de estos humedales se desecaron o se drenaron al ser erróneamente considerados focos de infecciones y, por tanto, insalubres para la población. En cambio, hoy la importancia ecológica de las zonas húmedas está fuera de toda duda.
Estas zonas húmedas albergan una flora y fauna estable de gran importancia y, además, son paso obligado para miles de aves en sus tránsitos migratorios, hasta el punto de que alguna es considerada de importancia internacional para varias especies. Además, desempeñan un importante papel en laminación de avenidas al tiempo que favorecen el filtrado y limpieza de las aguas para reducir el nivel de contaminantes.
Por ello estos humedales, son probablemente los ecosistemas más importantes y más amenazados en este área y prueba de ello es su vinculación con espacios protegidos (LIC /ZEPA). La restauración de estos biotopos pasa por devolverlos a un sistema natural evitando las presiones que actualmente soportan.
- Prevención: La Directiva 2007/60/CE sobre evaluación y gestión de riesgos de inundación obliga a los Estados miembros a determinar estos riesgos, tanto a bienes como a personas, y a tomar las medidas adecuadas para evitar o al menos minimizar su impacto. Por otra parte, sabemos que los efectos del cambio climático producen episodios cada vez más extremos tanto en sequías como en inundaciones devastadoras por la brutal energía que liberan las corrientes de agua.
Medina del Campo presenta un alto riesgo de sufrir daños importantes debido a episodios de inundación causados por el río Zapardiel. Este es un riesgo real y sobradamente conocido, como lo atestiguan las inundaciones de 1930 y 1956. La acción planeada es desviar el agua en períodos lluviosos desde el río Zapardiel hasta la zona ocupada por el humedal “Lagunas de Medina del Campo”, que funcionará como una zona de amortiguación. Al conectar el río con su llanura natural de inundación el flujo de agua se lamina y con ello disminuye sensiblemente la intensidad de la avenida.
- La creciente demanda de zonas naturales para usos recreativos como el ciclismo, el senderismo o la observación de aves, ofrece la oportunidad de aprovechar el potencial que atesoran los ecosistemas mesetarios. Para promover esta actividad en el área del proyecto LIFE se construirán cabañas de madera que además de facilitar la observación evitan que la fauna sea molestada. En estos observatorios se instalarán paneles informativos que permitirán identificar a las especies más frecuentes y abundantes.
- Recuperación de patrimonio: Se prevé la recuperación de antiguos molinos en la zona, al menos tres, como parte esencial de la historia y patrimonio industrial de los pueblos, ya fuera para la producción de energía o usos agrícolas, los cuales estuvieron activos hasta los años 60 -70 del pasado siglo. Además, estas infraestructuras pueden dar un soporte estructural al proyecto al permitir la realización de actividades turísticas, educativas, reuniones, encuentros de trabajo, charlas… con la participación de personas interesadas o vinculadas al proyecto.
El municipio de Arévalo es uno de los pueblos más importantes del área de trabajo y capital de la comarca de La Moraña. Se sitúa en la confluencia de los ríos Arevalillo y Adaja. En este último río se encuentra el “Molino de Don Álvaro de Luna”, propiedad del Ayuntamiento de Arévalo, que se ha comprometido a cederlo para su uso como sede del proyecto. Además, se dotará a la antigua aceña de una zona interpretativa donde se expliquen las actuaciones previstas con el proyecto integrado, su alcance y evolución en el tiempo.
- En cuanto al uso eficiente del recurso hídrico se combinan dos objetivos vinculados a la Directiva Marco del Agua y a la Directiva sobre Tratamiento y Depuración de las Aguas Residuales Urbanas. Por una parte, para el logro del buen estado de las masas de agua, estas Directivas obligan a la depuración. Por otro lado, la escasez de lámina de agua en muchos de los humedales repartidos por la zona se puede mitigar utilizando las aguas previamente depuradas de los municipios cercanos. Esta iniciativa, ya contrastada, pretende aplicarse, al menos, en cuatro zonas húmedas dentro del área de trabajo: Laguna de los Lavajares, Lagunas de El Oso, Laguna de la Zarza y Lagunas de Medina del Campo.
- El cambio climático es una realidad inapelable y en las próximas décadas se espera que su efecto en los recursos hídricos sea significativo en España. Por lo tanto, la adaptación al cambio climático tendrá que enfrentarse a un doble desafío: Por un lado, mantener una actividad socioeconómica que garantice el nivel de vida de sus habitantes y por otra parte asegurar el buen estado de las masas de agua que inciden de forma directa en la calidad de vida de la población.
Ante la reducción en la disponibilidad de agua es obligado adoptar medidas de eficiencia que afectan profundamente a la agricultura como principal usuaria del recurso. Para ello se han promovido proyectos de modernización del riego de cara a lograr un uso más sostenible del agua. Otras medidas que ayudarían a paliar los efectos de la escasez serían la sustitución de algunos cultivos actuales por otros menos exigentes en recursos hídricos o el aprovechamiento de aguas depuradas para riego en determinados casos. Entre otras medidas se plantea iniciar un plan de cultivos alternativos o un plan agroforestal, acompañados de programas formativos.
- Indemnizaciones: Algunas de las medidas previstas como los cultivos alternativos o el agroforestal se desarrollarán en parcelas particulares a través de acuerdos con agricultores que, para la primera etapa de la implementación del plan, recibirán una compensación económica que los ayudará a costear la alta inversión inicial requerida por algunos de los cultivos y así ayudarlos a sumarse al plan.
Otras indemnizaciones están vinculadas al programa de recuperación de las llanuras de inundación que, además de aminorar los efectos de las crecidas, también se consigue recuperar ecosistemas lagunares y facilitar la infiltración del agua hacia el subsuelo contribuyendo a la recarga del acuífero. Esta medida puede producir algunas pérdidas de cultivos que está previsto compensar.
- La recarga artificial de los acuíferos se define como el conjunto de técnicas que, a través de introducción directa o inducida de agua en un acuífero, permiten aumentar el nivel piezométrico para asegurar la disponibilidad de los recursos hídricos y mejorar la calidad del agua, disminuyendo el nivel de salinidad y/o contaminantes. En esta línea de actuación se pretende llevar a cabo la recarga artificial de la masa de agua subterránea utilizando excedentes de agua del río Adaja embalsado en “Las Cogotas”. Para ello está previsto aprovechar las infraestructuras del sistema de riego denominado “Río Adaja”, derivando el agua sobrante desde la charca de Magazos hasta el río Zapardiel, a través del arroyo Aloberas. Con esta actuación, que no es la única prevista, se mejora notablemente el entorno ambiental de los ríos que, a pesar de su intermitencia, recuperarán la conectividad vertical, es decir, la conexión con el acuífero, utilizando únicamente excedentes en épocas en las que no se precisa riego en los campos.
- Seguimiento: Por último, dentro del proyecto se contemplan una serie de acciones de seguimiento y evaluación del proyecto para cumplir con los requisitos de la convocatoria. Es obligado atender los requerimientos de información que desde la UE se exigen para fiscalizar la atribución de los fondos concedidos a las actividades previstas.

Equipo técnico de la CHD.
La Llanura número 119. 
Abril de 2019.

No hay comentarios: