Decididamente no se puede estar en misa y repicando

...nos estaba esperando, en esa preciosa Plaza Mayor,
 nuestro cicerone Juan José  Alonso Gallego
Llegamos a Martín Muñoz de las Posadas sobre las 10 de la mañana, una mañana con un tiempo dibujado, y nos estaba esperando, en esa preciosa Plaza Mayor, nuestro cicerone Juan José Alonso Gallego.

Yo iba dispuesto a hacer unas fotos, vamos, que no pensaba parar de hacerlas ni un minuto, pero en ese primer momento, Juan José empezó a contarnos los orígenes de Martín Muñoz de las Posadas, y al oir las explicaciones que daba no tuve más remedio que sacar papel y lápiz – que también llevo siempre por si las moscas – y apuntar, a vuelapluma, lo que nos contaba.
por Mario Gonzalo

Comentarios

chispa ha dicho que…
Pues... qué quieres que te diga...quizas sean las nuevas tecnologias (esas de apretar botones) las que os permiten hacer estas cosas de estar en misa y repicando a la vez... pero a tí, no te ha quedado mal. Yo más bien creo que son las molestias que os tomais, que no son pocas.
A los que vamos de Palmeros, y que además nos estamos haciendo mayores, nos viene muy bien por que al leer.... y ver..., no os imaginais la cantidad de matices y curiosidades que hemos dejado pasar por alto, que vosotros captais, y que nos recordais . Para mi, no tienen precio. Gracias A LOS DOS