31 dic. 2016

En el año 2016 (y 4)

Además de las actividades reseñadas en los tres apartados anteriores, aún dedicamos tiempo y recursos a estas otras iniciativas:

  • Durante todo el año seguimos enriqueciendo nuestra Página Documental, añadiéndole nuevas y muy interesantes aportaciones de interés para la Historia y el Patrimonio de Arévalo y su Tierra.
  • Mantuvimos viva la iniciativa de que es necesario recuperar el Puente del Cementerio y su entorno, una excepcional obra de ingeniería mudéjar que se encuentra incluida en la Lista Roja del Patrimonio de Hispania Nostra.
  • Hemos aprovechado el año 2016 para ensalzar la figura de Miguel de Cervantes, en el IV Centenario de su muerte, y su relación con Arévalo a través de Fray Juan Gil, el Arriero de Arévalo, San Juan de la Cruz...
  • Estuvimos con Segundo Bragado, disfrutando de los murales poéticos que, con enorme cariño y dedicación, ha venido realizando a lo largo del año 2016, en memoria y recuerdo del autor de "El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha" en este IV Centenario de su fallecimiento.
  • En febrero tuvimos la Asamblea General de Socios de nuestra Asociación, en la que se procedió, entre otros puntos, a renovar la junta directiva de "La Alhóndiga".
  • Seguimos trabajando en la iniciativa de conseguir un Caudal Ecológico para nuestro río Arevalillo.
  • Mantenemos, y ya va para ocho años, la sección que, sobre apuntes, recortes o lecciones de Historia, venimos realizando en Radio Adaja de temas de Arévalo, su Tierra, sus pueblos, sus personajes...
  • Trabajamos, de igual forma, por mantener y ampliar nuestras relaciones con otros grupos y asociaciones que trabajan por la Cultura y el Patrimonio. Nos hemos integrado en la Federación por el Patrimonio de Castilla y León.
  • No dejamos de lado el mantenimiento y publicación de nuestro Archivo Documental que compuesto de fotografías, libros, documentos, prensa histórica se va poniendo de forma gradual a disposición de socios, colaboradores e interesados en general.
  • Las aportaciones literarias, científicas, históricas... que de forma continua realizamos en nuestros medios digitales y en los espacios que mantenemos en redes sociales.
  • Y por supuesto, los Cuadernos de Cultura y Patrimonio y nuestra revista cultural "La Llanura" que mes a mes, cada día 15, ponemos a disposición, habiendo llegado ya al número 92.

30 dic. 2016

En el año 2016 (3)

Siguiendo nuestra recapitulación de actividades del año 2016, tenemos las siguientes:

En septiembre. 
  • El viernes, día 23 tuvo lugar el «III Encuentro Poético» en el marco de la plaza de la Villa de Arévalo. Tuvo por título “Verso libre”, y lo largo de la velada, junto a las intervenciones de poetas, rapsodas y cantores, se hizo un especial recordatorio de algunas de las importantes efemérides que se celebraron a lo largo del año 2016. La muerte de Miguel de Cervantes o de Willian Shakespeare, el centenario del fallecimiento de Rubén Darío, el cincuenta aniversario del rodaje en Ávila de la película “Orgullo y Pasión”, el V centenario de “El Bosco” o el primer centenario de la muerte del compositor español Enrique Granados, entre otros.

En octubre.
  • El sábado, 1 de octubre, asistimos a las "IV Jornadas sobre trashumancia y comercio de lana" que vienen celebrándose anualmente en Medina del Campo. La presentación de las Jornadas corrió a cargo de Loli Tejero, directora del Museo Etnográfico de La Zarza.
  • En octubre, la villa de Fontiveros, acogió el encuentro de Poetas, Rapsodas y Cantores de la Tierra de Arévalo y Moraña, con el recital "Verso Libre" y el recuerdo a algunos de los acontecimientos que en este año 2016 celebraban aniversario. Fue el 14 de este mes y el lugar elegido el Espacio "San Juan de la Cruz-Llama de Amor Viva" de la localidad natal de Juan de Yepes.
  • En 23 de este mes hicimos un muy ameno y gratificante paseo por la otoñada de los ríos Arevalillo y Adaja, desde el puente de los Lobos hasta el Pinar de Orán y la "Alberguería".
  • En octubre empezamos a manifestar nuestra preocupación dando algunos detalles de los más relevantes de la historia y características del Parque Gómez Pamo, debido a los rumores y comentarios de que se pretendía realizar, por parte del concejal de Medio-Ambiente (sic) del Ayuntamiento de Arévalo, algún tipo de actuación sobre el "Paseo".
  • El 26 de octubre le presentamos al señor alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Arévalo una solicitud pidiéndole que antes de realizar ninguna actuación en el Parque Gómez Pamo se tuviera la prevención de estudiar y analizar de forma conveniente y precisa la historia y peculiares características de ese espacio singular de nuestro Patrimonio y buscar formas de evitar que siga el deterioro que ha venido sufriendo en los últimos años. Aún, a fecha de hoy, no hemos recibido ninguna respuesta.

En noviembre.
  • El jueves, 3 de noviembre, tuvimos el placer de disfrutar de la Tertulia Literaria en Tierras de Isabel la Católica que el Grupo de Poetas y Rapsodas "Los Caballeros" organizaron en Medina del Campo. El título del recital fue "Canto de Amor por la Castilla nuestra. Durium, Duero, Douro".
  • En el mes de noviembre se recogieron y entregaron en el Registro del Ayuntamiento de Arévalo firmas en contra de que una de las calles del Parque Gómez Pamo fuera pavimentada con adoquines. En este mes se iniciaron las obras de adoquinado y se realizaron innecesarias y brutales podas en algunos de los árboles situados en el "Paseo".
  • En noviembre vio la luz el Cuaderno de Cultura y Patrimonio número XXXV el cual recoge los textos, poesía y prosa, que formaron parte del tranco o capítulo número 5 de la exposición homenaje a Miguel de Cervantes Saavedra que tuvo lugar en los meses de abril y mayo de este 2016 en la iglesia de San Martín de Arévalo.

En diciembre.
  • El viernes, 9 de diciembre, el Centro de Jóvenes de la localidad de Sinlabajos acogió una tertulia literaria dedicada esta vez a "La Poesía y la Prosa de Antonio Machado". Con esta actividad, La Alhóndiga pretende trasladar de forma alterna las tertulias literarias mensuales a diversas localidades de nuestra Comarca para dar participación a nuestros pueblos en estas actividades.
  • El domingo, 18 de diciembre, cerrando las actividades de las "I Jornadas Medioambientales" participamos en una visita a la Laguna de El Oso en la que pudimos avistar y fotografiar de forma conveniente a los diversos grupos de grullas y otras aves acuáticas que habitan en estas fechas el enclave natural.
  • A lo largo de los meses de noviembre y diciembre, desde nuestra Asociación, se ha estado realizando una recopilación de datos referidos a la Historia y a la Leyenda del Parque Gómez Pamo, que junto a  fotografías, artículos y otros datos formarán parte de un futuro Cuaderno de Cultura y Patrimonio sobre este espacio.

29 dic. 2016

Fontiveros, Villa de la Poesía

Con el nuevo año se pondrá en marcha el Proyecto “Fontiveros, Villa de la Poesía”. Se trata de una iniciativa cultural que fue aprobada por unanimidad en el Pleno Ordinario del Excmo. Ayuntamiento de Fontiveros el pasado día 10 de noviembre. 

Una vez realizados los trámites oportunos, con la entrada de 2017 comenzarán a ejecutarse las numerosas actuaciones de que consta esta propuesta. 

El próximo domingo, día 1 de enero, a las 19.00 horas tendrá lugar la presentación del proyecto a los vecinos de Fontiveros en el Espacio “San Juan de la Cruz-Llama de Amor Viva”. En este acto intervendrán: Mariam García Salcedo, Alcaldesa de la Villa, quien se hará cargo de la gestión del proyecto junto con la Corporación que preside; Javier Sánchez Sánchez, autor del proyecto, que asume la dirección del mismo; Ana Belén López Montes, Santi de Paulas, José María Lara y Juan Carlos López, todos ellos miembros del grupo de trabajo formado al efecto de dar los primeros pasos para convertir Fontiveros en un espacio cultural de primer orden.

Varios poetas morañegos ofrecerán un recital poético que versará sobre la propia Villa y la obra de San Juan de la Cruz, su hijo más ilustre. Por su parte, la Asociación Musical Abulense “Terpsícore” ofrecerá una buena muestra de su obra en distintos momentos de la presentación.

27 dic. 2016

En el año 2016 (2)

Siguiendo con la relación de actividades que "La Alhóndiga de Arévalo" ha organizado o en las que ha participado en en el año 2016, tenemos las siguientes:

En mayo.
  • Como en años anteriores el mes de mayo fue testigo de nuestra "Memoria Fotográfica de Arévalo". Esta octava edición estuvo dedicada a la plaza del Arrabal y en ella pudieron verse fotografías de nuestra plaza desde el año 1910 hasta la actualidad.
  • En mayo comenzaron las conferencias integradas en las "I Jornadas Medioambientales" dedicadas al Agua. El día 6 de este mes Luis José Martín y Juan C. López hablaron sobre "El Caudal Ecológico y el Paseo Fluvial en el río Arevalillo". El día 13, la conferencia que estuvo a cargo de Carlos Tomás Rodríguez, trató sobre "El Corredor Fluvial del río Adaja". 
  • Coincidiendo con las conferencias en las Jornadas Medioambientales se abrió al publico, mediante visitas didácticas, el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Arévalo situado en la Casa del Concejo.
  • El 20 de mayo, el Espacio "San Juan de la Cruz" de Fontiveros acogió la presentación del Cuaderno de Cultura y Patrimonio número 32 que es un estudio documental completísimo sobre el "Convento de Nuestra Señora de Cardillejo de Franciscanos Descalzos" de esa localidad cuyo autor es Javier S. Sánchez.
  • Ese mismo viernes, 20 de mayo, en Arévalo disfrutaron de un taller didáctico titulado "Flora en el paseo fluvial del río Arevalillo" enmarcado en las "I Jornadas Medioambientales".
  • El 27 de mayo, en la Casa del Concejo, hubo  una nueva conferencia-coloquio que fue impartida por Francisco León, de UCE Arévalo, y en la que se trató sobre "El consumo responsable del agua".

En junio.
  • En el mes de junio participamos en el recital poético "PoemaRío" organizado junto a la Asamblea de Arévalo de Cruz Roja y Galérida Ornitólogos, dentro del programa de las "I Jornadas Medioambientales".
  • Desde "La Alhóndiga" quisimos homenajear al pintor arevalense David Calabrés y para ello organizamos una exposición con obra pictórica cedida en su mayor parte y para la ocasión, por su familia. Óleos, acuarelas y plumillas hicieron las delicias de los visitantes que pudieron disfrutar, además, de reproducciones de algunas de sus portadas en programas de las Ferias de Arévalo.
  • En junio e igualmente dentro de la programación de las Jornadas Mediambientales, nos acercamos a Revenga para conocer la captación y el resto de la infraestructura del Acueducto que suministraba agua a la antigua población de Segovia.
  • El viernes 23, participamos en un Quadriatlon Cultural en el que se realizaron visitas a las exposiciones de Andrés Rueda y Jesús Hilera en la iglesia de San Martín; de David Calabres en la Casa del Concejo; una observación de vencejos, aviones y golondrinas en las plazas de la Villa y del Real; terminó la jornada con la realización de un taller práctico de fotografía crepuscular, aprovechando lo que se conoce como "La Hora Azul".

En julio.
  • El 8 de julio nos acercamos al Colegio de Arquitectos de Ávila a las conferencias enmarcadas en "Conversaciones sobre el paisaje cultural de Ávila" y en las que se plasmaron algunas de las propuestas más significativas referidas a la imprescindible integración del medio natural dentro de la ciudad, buscando la creación de lo que se conoce como "La ciudad amable y sostenible".
  • Pusimos a disposición de los interesados a través de un enlace a la página Web del Ayuntamiento de Segovia, una serie de cuadernillos dedicados al conocimiento del arbolado urbano y que suponen unos magníficos textos de referencia para conocer un poco sobre este asunto.
  • El Ayuntamiento de Madrigal de las Altas Torres quiso hacer en este mes de julio un homenaje al profesor Emilio Rodríguez Almeida mediante una placa en la casa que le vio nacer y una exposición con fotografías, documentos y algunas de sus publicaciones.

En agosto.
  • Aprovechando que la noche del 11 al 12 de agosto fue el momento de máxima actividad de la "lluvia de estrellas de las Perseidas" estuvimos en la explanada del "Prado Avelasco" realizando una observación didáctica de aquella efeméride astronómica.
  • Al filo de la media noche del día 14 de agosto, acudimos, como cada año, a Medina del Campo a participar del itinerario poético con San Juan de la Cruz "A zaga de su Huella".
  • El 20 de agosto, el convento extramuros de Madrigal de las Altas Torres acogió el IV Recital Poético "Fray Luis de León" que organizamos junto con Asociación "Amigos de Madrigal" y el Ayuntamiento de la Villa.
  • El 26 de agosto de 2016 participamos en el acto homenaje a Juan Ramón Gómez Pamo en el 170 aniversario de su nacimiento. El acto tuvo en el parque Gómez Pamo  y estuvo organizado por las asociaciones "Galérida Ornitólogos" y "La Alhóndiga" dentro de las actividades programadas en las I Jornadas Medioambientales, Arévalo 2016.
  • También en este mes publicamos nuestro Cuaderno de Cultura y Patrimonio número 34 dedicado a Juan Ramón Gómez Pamo, hombre de ciencia, miembro de las Reales Academias de Farmacia y Medicina, Presidente de la Sociedad Linneana matritense, Senador por la Real Academia de Medicina 1905-1907, entre otras muchas aptitudes, en el 170 aniversario de su nacimiento.

25 dic. 2016

Apoyo al proyecto integrado en el "Programa Life"

Por segundo año consecutivo el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), a través de la Confederación Hidrográfica del Duero, le pide a nuestra Asociación Cultural apoyo para el Proyecto Integrado Programa Life "IMPLEMENTION OF THE RlVER DUERO BASIN MANAGEMENT PLAN IN THE CENTRAL-SOUTH  PART OF THE RlVER DUERO BASIN".
Este proyecto, como podéis comprobar en el resumen que aportamos, consiste, entre otras cosas, en prevenir el deterioro de las masas de agua y alcanzar el buen estado, satisfacer las necesidades y demandas de agua dentro de la cuenca y evitar el impacto de inundaciones y sequías en el área que abarca las cuencas de los ríos Arevalillo, Zapardiel y Trabancos, ademas del territorio de Medina del Campo.
Para alcanzar el objetivo que consiste, entre otras cosas, en conservar y proteger los humedales y otros ecosistemas acuáticos asociados incluidos en la Red Natura 2000, se propone llevar a cabo proyectos de restauración fluvial de los ríos de la zona, es decir, que el Arevalillo, el Zapardiel y el Trabancos dispongan de caudales de agua.
En fechas recientes esta asociación ha enviado la correspondiente carta de apoyo a este proyecto.
A continuación aportamos el resumen del proyecto:


24 dic. 2016

En el año 2016 (1)

A lo largo del año 2016, desde nuestra Asociación, hemos organizado o participado, entre otras, en las siguientes actividades:

En enero.
  • A lo largo del mes se sigue con la recogida de firmas para la solicitud de un caudal ecológico para el río Arevalillo que, entre otras cosas, sirviera para dar sentido al paseo fluvial. 
  • Nuestra primera tertulia literaria del año 2016 se centra en la figura de Miguel de Cervantes, autor de "El Quijote".
  • La revista "La Llanura" llega a su número 80. En portada se exponen algunas de las propuestas que se quieren desarrollar a lo largo del año que comenzaba, poniendo especial atención al que iba a ser "Año Cervantino".


En febrero.
  • El día 4 de este mes se presentó nuevamente solicitud de un caudal ecológico para el río Arevalillo al Presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero. 
  • La tertulia literaria estuvo dedicada a la "Poesía y la prosa en Federico García Lorca". 
  • Nuestro blog recogió diversas fotografías del estado de nuestros ríos Trabancos, Zapardiel y Arevalillo que, gracias a las lluvias habidas por aquellas fecha, bajaban con caudal. 
  • En febrero falleció el ilustre profesor madrigaleño don Emilio Rodríguez Almeida


En marzo.
  • Nuestra tertulia del mes de marzo estuvo dedicada a Rubén Darío en el Centenario de su muerte.
  • En marzo se inauguró en la Casa del Concejo la exposición "Yo veo, tú ves" de Pedro del Río Muñoyerro, una excepcional muestra de uno de los más exquisitos fotógrafos que tenemos hoy.
  • La diputación de Ávila presentó las actividades programadas en el IV Centenario de la muerte de Cervantes para Arévalo, entre las que destacaba nuestra exposición "En un lugar de la Moraña...". 
  • En colaboración con otros colectivos y personas de Arevalo y de la Tierra, se presentaron en el mes de marzo, las "I Jornadas Medioambientales" con un completísimo programa de actividades dedicado al agua.


En abril.
  • En abril se abre al público la exposición "En un lugar de la Moraña... Miguel de Cervantes, IV Centenario". La Asociación cultural "La Alhóndiga" y "Artistas de La Carpa, creadores de Getafe", bajo el auspicio de la Excma. Diputación Provincial de Ávila, organizan esta muestra homenaje a Miguel de Cervantes en el IV Centenario de su muerte, aunando Pintura, Dibujo, Literatura, Etnografía, en el marco de la iglesia de San Martín de Arévalo.
  • Dentro de la programación de las "I Jornadas Medioambientales" se realiza, en el parque fluvial del Arevalillo, una lectura de párrafos de "El Quijote" relacionados con la Naturaleza.
  • El sábado 30 de abril, visitó la exposición "En un lugar de la Moraña..." nuestro qurido amigo y premio Cervantes don José Jimenez Lozano con el que tuvimos ocasión de compartir una muy amena conversación. 

22 dic. 2016

La Historia (III)

La concentración falangista de 1944.
Colección de Emilio García Vara.
Sigue narrando Marolo Perotas en sus “Cosas de mi Pueblo” que «El 16 de mayo de 1944, con la concentración falangista más numerosa que ha visto Arévalo, se inauguró el monumento a los Caídos, erigido a la entrada del paseo, y en junio del 46 autorizó el ministro de la Gobernación el cambio de nombre de este parque, al que por acuerdo del Ayuntamiento, se dio su actual denominación. Está dedicado al famoso sabio español don Juan Ramón Gómez-Pamo, nacido en nuestra ciudad el 29 de agosto de 1846, hijo de don Nicolás y de doña Juana». 

Completa la somera biografía del insigne científico diciéndonos que «Hizo sus estudios en Madrid, y durante su afanosa vida desarrolló una labor vastísima, dedicada a la botánica y aplicada a las prácticas de Farmacia. Escribió obras tan admirables que aún sirven de texto en las Universidades. Fue autor de anales, formularios, manuales y otras infinitas publicaciones. Fue catedrático de la Facultad de Farmacia de Madrid, rector de la Universidad, académico de las Reales de Farmacia y Medicina, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, consejero de Sanidad, senador del reino y otros delicados cargos que le acreditaron como uno de los primeros sabios de su época.
Falleció en Madrid el 7 de noviembre de 1913, y Madrid le rindió un merecido homenaje, dedicándole una lápida en la calle de Santa Isabel, esquina a la de Tres Peces, donde vivió y murió tan Ilustre vegetariano».

La cruz del "Paseo". Colección Alarde.
Fue en el año 1944 cuando se colocó en la entrada Norte del Parque la cruz que, durante muchos años, sirvió de punto de encuentro para un buen número de arevalenses jóvenes y adolescentes.

Algunos años más tarde, hacia 1954, y aprovechando el proyecto de elevación de aguas para el riego del Parque, empezó a proponerse la construcción de una piscina en aras de ofrecer alicientes a los posibles veraneantes.
Se sugería, también entonces, que se aprovecharan las obras de la futura piscina para realizar, en ese mismo espacio, pista de tenis, de baloncesto, zona de baile «a fin de que la gente joven, forastera y de casa, pasara el verano alegremente, pues hay que reconocer que ir todos los días al pinar resulta monótono».

El 15 de julio de 1956 «el señor Gobernador Civil, junto al alcalde don Lucas Gómez Fortado, tenientes de alcalde señores Rogero y Zurdo, concejales, jerarquías del Movimiento y diversas autoridades, se dirigieron al Parque Gómez Pamo, en cuyo recinto procedieron a la inauguración de las piscinas municipales e instalaciones, parte de las cuales aún no se hallan terminadas».

A principios de los años 70 del pasado siglo XX el Parque sufrió una nueva merma. Se decidió entonces realizar una pista de baile dotada de un pequeño quiosco o bar que daba servicio a las piscinas y a la recién construida “Pista de los Jardines”. De igual forma, un pequeño trozo de calle que quedaba sin salida se habilitó como espacio semiabierto, en que también se instalo otro pequeño quiosco en el que se servían chucherías para los niños y adolescentes que aún no estaban en edad de entrar a la pista de baile que, por otra parte, en sus primeros años  de su existencia era de pago.

Hacia 1975 la parte más meridional del Parque Gómez Pamo, que mantenía a duras penas una hermosa rosaleda sufre una nueva merma. Desaparece esta rosaleda en beneficio de la construcción de la conocida como “piscina olímpica”, así como nueva zona de vestuarios y de césped.

La tala de los olmos en los años 80.
Colección Luis José Martín García-Sancho
La década de los ochenta trajo una nueva desgracia, la grafiosis del olmo. Esta enfermedad atacó a la población de olmos de Arévalo y, según nos cuenta Luis José Martín García-Sancho en su blog arevaceos, en el Parque Gómez Pamo se talaron 123 olmos, «varios de ellos monumentales y sin signos de la enfermedad. Nunca sabremos si alguno de esos colosos podría haberse salvado con el tratamiento adecuado». Sigue su relato diciéndonos que «Contados los anillos de uno de los olmos más grandes descubrimos que tenía 423 años y que aún no presentaba los síntomas de la enfermedad. Cuando Cervantes escribió el Quijote el olmo ya estaba allí. Este olmo y alguno más ya existían en las huertas y jardines del convento de los Trinitarios cuando Fray Juan Gil marchó para liberar a Cervantes. Aunque mudos, fueron testigos vivos de la historia de Arévalo. Contando los anillos hacia atrás habríamos sabido, por ejemplo, el tiempo que hizo el año en que el monje Trinitario se fue a Argel, si fue un año lluvioso o seco, o si el invierno fue muy duro o benigno».

Foto aérea del Parque hacia 1975.
Dependencias municipales.
Por aquellos años también se realizaron algunas obras con muy poco acierto y menos criterio. Se quitaron bancos de los de respaldo, aquellos bancos que sirvieron a muchas pandillas de adolescentes para disfrutar de nuestros “Paseos”. Algunos de estos bancos se cambiaron por otros de diseño “vanguardista” sin respaldo y poco, muy poco atractivos, más bien feos. Se construyó en el límite oeste, el que da a la carretera de Palacios Rubios, un murete de hormigón cuyo fin, al parecer, era evitar que esa zona del parque pasara a formar parte de la carretera, y que minorará aún más la ya muy mermada superficie del mismo. Si la intención pudo ser buena el gusto del diseñador dejó mucho que desear. Al tiempo se arrancó por completo el muro vegetal de aligustre que delimitaba el parque con la carretera de Ávila y se derribó la antigua fuente circular existente en una de las plazoletas sustituyéndola por otra, también de hormigón. Por entonces se construyó una especie de invernadero, adosado a la tapia de la piscina cuyo resultado tampoco contribuyó en nada a disimular el resto de actuaciones de entonces.
Por último, la cruz, que había sido colocada en 1944 y que había sido punto de reunión de muchos arevalenses en sus años mozos, fue desmontada, reubicados los leones y remodelada la entrada norte.

El "Parque" en la actualidad.
Colección Juan C. López.
En los años siguientes, salvo añadir algunos columpios y otro mobiliario infantil del estilo, no tuvo lugar ninguna otra merma ni “mejora” hasta que, ya entrado el nuevo siglo, se construye una nueva piscina y se ocupan nuevas zonas del Parque para ampliar al recinto de estas, dejando la superficie actual del Parque Gómez Pamo en poco más de 1,20 Ha.

Y así hasta nuestros días, días aciagos en que el equipo de gobierno municipal ha tomado la decisión unilateral y en contra de la opinión de muchos vecinos de Arévalo, de comenzar una actuación nefasta que consiste en adoquinar el Parque convirtiendo este histórico espacio en una vulgar calle más de la Ciudad. Sí reconocer que han contado con el aplauso incondicional de algunos adocenados que justifican la barbaridad con el hecho de poder ir, a partir de ahora, en chanclas a las piscinas sin que se les metan las chinas ni la arena en los pies.

Concluimos aquí el recorrido por este espacio que completaremos en breve con la preparación de un documento que acogerá fotografías, planos y nueva documentación de este lugar que, como ya fue capaz de prever Marolo Perotas en los primeros años 50 del pasado siglo, no “iba a merecer los honores de parque”.
(continuará)

15 dic. 2016

La Llanura número 91


Ponemos a vuestra disposición el número 91 de nuestra revista cultural La Llanura. 
A lo largo de la mañana la podréis recoger en los lugares habituales.

En breve también en las correspondientes descargas digitales en:


y


Posteriormente se enviará a todos nuestros suscriptores. 

La Llanura (últimos 12 números)

La Llanura (de la 1 a la 79)

11 dic. 2016

La Historia (II)

Parque Gómez Pamo. Postal. Primer tercio del silo XX
Siguiendo con la historia de nuestro Parque nos encontramos nuevas referencias de Marolo Perotas: “Corrió el tiempo, y ningún alcalde se preocupó de efectuar implantaciones de árboles, ni de cuidar de sus diversas enfermedades, ni siquiera de defenderles de sus malos tratos, hasta que el 1929 don Isaac Ferrero Martín, todo amor y patriotismo, comenzó las obras de ampliación y reforma, dirigidas por el entonces jardinero proyectista de los jardines de Aranjuez, don Fernando López Egea, y bajo la valiosa protección de don Emilio Vellando, a la sazón director general de Agricultura”.

Algunos meses antes, en la revista "La Llanura" de octubre de 1928, aparece esta información: «Proyecto de ampliación y reforma del paseo de la Alameda; el señor Alcalde explica lo bien dispuesto que se encuentra el actual Municipio para llevar a su realización el magno proyecto que ha confeccionado el jardinero-proyectista de Aranjuez, señor Egea, con el aplauso unánime de la opinión y bajo la protección valiosa de don Emilio Vellando.
Añade: había dificultades de dinero, pero parece que éstas se van eliminando por la parte tan activa que el interés de los señores concejales ha tomado en tan señalado asunto.
El concejal señor Lumbreras conseguirá ayuda de la Diputación. Esto es todo,  lo bastante para poder realizar el anhelo del pueblo y nuestro: dotar a Arévalo de un parque que sea la admiración de propios y extraños. Además, el señor López Revilla propone repoblar las cuestas del Adaja para sanearlas, afianzarlas y embellecerlas. De momento ―explica el señor Alcalde― veremos la manera de llevar a cabo la reforma hasta la noria, quedando lo del pinar para otro ejercicio económico.
El señor Lumbreras expone su labor realizada en la Diputación, sobre este particular.
Parque Gómez Pamo. Colección Alarde.
Los señores concejales examinan el proyecto del paseo y, de conformidad, se aprueba la propuesta del señor Alcalde, el cual agrega que con las plantas sobrantes se adornarán otros lugares de la ciudad»”.

Perotas vuelve en sus “Cosas de mi Pueblo” a recordarnos algunas cosas sobre el parque y nos aclara que “Isaac Ferrero Martín también quiso perpetuar el recuerdo del inmortal Gómez-Pamo haciendo en el parque lindas plazoletas, alegres jardincillos, rústicos asientos, columpios e ideales pérgolas y, sobre todo y ante todo, subir el agua del Arevalillo: pero cuando más entusiasmado estaba con sus proyectos, y más dispuesto a realizarlos, le sorprendió la muerte, y tememos que el perímetro no merecerá los honores de parque, a pesar de las atenciones y cuidados que le dedica don Eusebio Cirbán, aventajado discípulo del ex jardinero mayor del Ayuntamiento de Madrid don Cecilio Rodríguez”.

A pesar de las atenciones y cuidados que le dedicó don Eusebio Cirbán, discípulo este de don Cecilio Rodríguez, ya Marolo presintió que el futuro del Parque no iba a ser nada halagüeño. Aunque es posible que nuestro buen cronista nunca imaginara hasta que punto sus palabras iban a ser proféticas.


(continuará)

5 dic. 2016

La Historia (I)

Marolo Perotas.
Escribe Miguel Cervantes en el IX Capítulo de la primera parte de la nunca suficientemente ponderada novela cuyo título es “El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha” que: «…habiendo y debiendo ser los historiadores puntuales, verdaderos y no nada apasionados, y que ni el interés ni el miedo, el rencor ni la afición, no les haga torcer del camino de la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo porvenir».
Queremos pues ser puntuales y verdaderos, aunque por no ser historiadores, que ni lo somos ni presumimos de ello ni falta que nos hace, permitidnos ser apasionados, apasionados de la historia y el patrimonio cultural de esta Ciudad y de esta Tierra que nos contiene y nos sustenta.
Dicho esto empezamos por decir que en el apartado dedicado a la Leyenda hicimos referencia a la afirmación que del lugar hacía Marolo Perotas: «…en cuyo terreno, según la tradición se levantaban sobre graníticas peanas las cruces de madera, acogedoras y adornadas por la belleza y frondosidad de plateados álamos y de dos rústicos leones de piedra, colocados a la entrada del área como símbolo del valor y del coraje de la invencible raza hispana».

Juan José de Montalvo, en su reseñado libro “De la Historia de Arévalo”, apartado titulado “Notas sobre Arévalo en el año 1760”, nos hace saber que «con motivo del cumplimiento de varios Decretos del Rey Carlos III para la extinción de las Rentas Provinciales y otros ramos y subrogación de su importe en una sola contribución, se nombró en la Villa de Arévalo y se les juramentó en público Ayuntamiento a ocho peritos de los más significados entre labradores y comerciantes por sus conocimientos extensos de las cosas de esta Villa, para que después de meditado estudio informasen conforme a un extenso formulario de preguntas que abarca todos los bienes y utilidades, tanto reales como personales, sobre los que podría imponerse la tributación.
Parque Gómez Pamo. Primer tercio del siglo XX.
Dijeron: que las alamedas y pinares están plantados sin orden alguno, a excepción de unos doscientos árboles negros y blancos puestos de antiguo frente al convento de la Trinidad, en la calzada de Ávila, que están en dos y tres hileras».

Volvemos a Marolo Perotas que nos dice que: «La invasión napoleónica, a su paso por Arévalo, derribó las cruces, destrozó la tupida alameda y cortó la cabeza a los leones, dejando el infortunado recuadro en el más vergonzoso y desolador aspecto; pero don Ni­casio Varadé Sisí, en vista de que era un sitio muy visitado frecuentemente por todas las clases sociales, retiró las peanas, taló los árboles cañosos y con los más derechos y corpulentos formó una calle a la que dieron los vecinos el nombre de paseo de la Alameda».

Montalvo nos asegura que don Nicasio Varadé Sisí fue alcalde constitucional de Arévalo en el año 1866. Podemos colegir, por tanto que ese año se repararon los destrozos que las tropas napoleónicas, a su paso por nuestra Ciudad, habían dejado en el aún incipiente parque.

Sabemos que algunos años después, en 1874, don Rubén Varadé Sisí, actuando también en su condición de alcalde constitucional «plantó lilares, rosales y lirios, muchos lirios, e instaló una noria (…), para que las pobres plantas no fueran víctimas de las terribles y pertinaces sequías».

Parque Gómez Pamo. Otoño de 2016.
Por su parte, Marisol Donis, en una revista llamada "Cuadernos de Rebotica" nos trae, en un extenso documento referido al científico Juan Ramón Gómez Pamo nacido en Arévalo en el año 1846, la siguiente y muy interesante reseña: «En vacaciones, la familia vuelve a la casa de Arévalo y es allí donde a Juan Ramón se le ocurre, dada su afición a la botánica, transformar la huerta del antiguo convento de la Santísima Trinidad en un parque municipal, una especie de mini-Botánico. Consiguió los permisos pertinentes y se puso manos a la obra. Una gran variedad de especies botánicas fueron plantadas. Lo nunca visto en un pueblo de aquella zona. Gracias a este farmacéutico, la villa de Arévalo destacaba de todos los pueblos de la comarca que sólo contaban, como zona verde, con los cipreses del cementerio».


Como podéis ver, hasta ahora, no nos hemos encontrado con ningún dato que avale las palabras proferidas en un medio radiofónico por Agustín Carpizo, responsable de Medio Ambiente (sic) del Ayuntamiento de Arévalo, respecto a que el lugar fue una escombrera. Sí hemos constatado que, según relatos históricos, entre los años 1808 y 1811, las tropas de Napoleón, a su paso por Arévalo y su Tierra, nos trajeron destrucción y ruina en general y arrasaron, entre otras cosas, la hermosa alameda que entonces allí había, jalonada de cruces y con dos hermosos leoncitos de piedra.
Y a día de hoy no hemos necesitado tropas francesas que arrasen con nada. Nosotros solos nos bastamos y sobramos para ello.

(continuará)

29 nov. 2016

La Leyenda

Vista general de Arévalo desde el Norte.
Colección Emilio García Vara.
Archivo Fotográfico de "La Alhóndiga".
De hacer caso a Juan José de Montalvo y a Emilio García Vara, las primeras leyendas sobre el lugar se remontan al año 746, en la época de la Reconquista.

En el libro “De la Historia de Arévalo y sus sexmos” encontramos estos párrafos:

«… al servicio del rey don Alonso I fué una de las cinco casas y caballeros que restauraron y conquistaron de los moros esta muy noble y leal villa de Arévalo, por los años del Señor de 746».

«Y con la venida felicísima del esclarecido y alto rey don Alfonso, el primero de este nombre, …, vinieron estos cinco caudillos, conviene a saber: Juan Briceño de Porres, Hernán Martínez de Montalvo, Juan Verdugo, Gómez García Sedeño y Garcitapia. De los cuales consta que como estuviesen en compañía del buen rey don Alonso sobre esta muy noble y leal villa de Arévalo, que estaba apoderada de los moros, suplicaron al rey que pues a ellos les tocaba la defensa de su patria, les fuese concedido el poder retar a singular desafío a los moros, y que el rey lo concedió, señalando por campo y palenque el campillo, y hoy se llama así por haber sido en aquellos tiempos el campo de la esclarecida batalla que tuvieron estos caballeros contra los moros».

Portada del libro "De la Historia de Arévalo"
de Juan José de Montalvo.
«En el extendido campo cuyo panorama se domina desde la alta muralla Sur de la villa de Arévalo, se contemplaban frente a frente los gentíos de moros y cristianos, separados por amplia pista y limitados los segundos por la línea de tiendas del ejército real y los primeros por un cordón de mandatarios previamente ordenados por el Sahib».

Proceden de los Memoriales de Ossorio Altamirano y de autor desconocido (un tal Montes). Nos hacen saber que el campo y palenque en que se dirimió la conquista de Arévalo, en el año 746, fue el que más tarde se conoció como "Campo de la Grama", "Huerto de la Grama", "La Alameda" y, hoy, "Parque de Gómez Pamo".

Por su parte, Emilio García Vara, en sus crónicas inéditas sobre diversos aspectos de la historia de Arévalo, le dedica un pequeño capítulo a “El Campillo” en el que dice: «Hoy titulado Parque de Gómez Pamo, en cuyo lugar se llevó a efecto el desafío entre los cinco moros abencerrajes y los cinco capitanes del ejercito cristiano, hijos de Arévalo, en el año 746, el 14 de septiembre».

Muchos años más tarde, hacia 1214, y según nos relata el gran cronista que fue Marolo Perotas, el mismo San Francisco de Asís, marca los terrenos del "Campo Santo" en el que el seráfico padre fundó el convento de franciscanos y que lindaban al Sur  con los que con el tiempo llegarían a ser los de "la Alameda".

Restos del convento de la Santísima Trinidad.
Colección Emilio García Vara.
Archivo Fotográfico de "La Alhóndiga".
Tan solo un año después, en 1215, los padres San Félix de Valois y San Juan de Mata, al tiempo que estaba en Arévalo San Francisco, con quien celebraban sus coloquios en la huerta llamada «La Grama», fundan a orillas del Arevalillo y para la redención de cautivos el convento de la Santísima Trinidad.

Explica el mismo Perotas que al lugar «se le conocía con el nombre del “Huerto de la Grama”, sin duda por la gran cantidad de grama que criaba el arenoso y soleado erial, en cuyo terreno, según la tradición se levantaban sobre graníticas peanas las cruces de madera, acogedoras y adornadas por la belleza y frondosidad de plateados álamos y de dos rústicos leones de piedra, colocados a la entrada del área como símbolo del valor y del coraje de la invencible raza hispana».

En resumen el lugar se llamó primero “El Campillo”. Fue el palenque en el que los cinco caballeros cristianos, con gran arrojo y coraje, pelearon contra los cinco abencerrajes reclamando la posesión de la antigua villa arevalense, entonces en mano de los moros.

Parque Gómez Pamo.
Hacia el año 2009.
Colección Juan C. López.
Más tarde, en los albores del siglo XIII, los fundadores de los exconventos de los franciscanos observantes y de los trinitarios, San Francisco de Asís, San Félix de Valois y San Juan de Mata, tenían sus conversaciones y debates en el entonces conocido como Campo de la Grama, a la sombra de los imponentes álamos que ya entonces jalonaban el legendario lugar.

Y luego, formando parte del exconvento de la Santísima Trinidad, al lugar llamado ya “Huerto de la Grama”, le adornaban una serie de cruces de madera montadas sobre peanas de granito, y la belleza y frondosidad de plateados álamos y de dos rústicos leones de piedra.

El “Parque Gómez Pamo” pues, en los tiempos legendarios y según narran historiadores y cronistas de talento contrastado, tiene ya su importancia  y no, desde luego,  ni como escombrera ni como nada que pudiera parecérsele.

(continuará)

24 nov. 2016

Los argumentos en contra

Parque Gómez Pamo
Colección Agustín Garcia Vegas, "Chispa"
Archivo Fotográfico de "La Alhóndiga"
Podríamos entrar ahora a considerar todos los argumentos en contra del adoquinado del Parque Gómez Pamo. Podríamos exponer los problemas que se les genera a los árboles por tapar su sistema radicular, parcial o totalmente, con pavimentos de hormigón. Podríamos también explicar las posibles plagas que se pueden generar en parques pavimentados indicando las causas de las mismas. Pero no, no vamos a entrar en eso. El tiempo nos dará o nos quitará razones. Aunque pudiera ser que para cuando eso ocurra los responsables del daño ya no estén.
Vamos a centrarnos en un solo hecho: El Parque Gómez Pamo, aunque a algunos les importe muy poco o nada, forma parte del conjunto de elementos del Patrimonio histórico natural y cultural de todos los arevalenses.
El "Paseo" tiene una historia que nos lleva mucho más lejos de los 150 años en que, el entonces alcalde don Nicasio Varadé Sisí, se planteó recuperar el espacio que había sido arrasado por los soldados franceses durante los años de la invasión napoleónica. Más allá de la historia el lugar tiene hermosas reminiscencias legendarias que se remontan a los tiempos de la Reconquista.

En 1928 dos arevalenses ilustres nos dejan, a través de sus escritos, demoledoras afirmaciones que hoy, 88 años después, tienen una vigencia que sobrecoge.
Juan José de Montalvo en su libro “De la historia de Arévalo y sus sexmos” nos muestra, en sus primeras páginas, una fotografía de la desaparecida torre de San Juan. Era una de las tres puertas que desde el Sur daban acceso a la villa intramuros y que, según cuenta otro ilustre arevalense, Marolo Perotas, “derribóse el siglo pasado (en torno al año 1858) por orden de Isabel II para dar paso a su espléndida carroza, cuando fue a Galicia en busca de una nodriza que amamantara a su hijo Alfonso XII”.
Parque Gómez Pamo
Colección Luis José Martín García-Sancho
Archivo Fotográfico de "La Alhóndiga"
Montalvo anota en el pie de la fotografía que se trata de un “Precioso torreón de la muralla Sur, víctima de la ignorancia”.
En ese mismo año, 1928, Julio Escobar, una de las plumas más preclaras que ha tenido nuestra Ciudad, escribe en "La Llanura" número 55 del 12 de agosto un demoledor artículo titulado “Del Arévalo muerto”. En él repasa algunos de los elementos del Patrimonio Histórico arevalense que entonces ya habían desaparecido, fruto de la ignorancia y la barbarie y, entre otras muchas reflexiones, nos deja éstas: “… y al Ayuntamiento de aquel entonces no se le ocurrió otra cosa que echar abajo bellezas artísticas y sagrados recuerdos del pretérito. Lo que extraña y llena de asombro, es cómo el pueblo no se estremeció al reducir a escombros sus cimientos fundamentales”. Pocos meses después de que Escobar escribiera esto se tiró abajo la espadaña de la antigua iglesia del colegio de los jesuitas.
1976 fue el año en que el palacio (las Casas Reales), el Convento del Real, fue derribado. Puede que algunas voces opinaran en contra. Tal vez, igual que ahora, se escucharan clamorosos silencios, y, en general, puede ser, que ocurriera como ocurre hoy con respecto al asunto del Parque Gómez Pamo, que tal vez fuera algo anecdótico. Y quizá alguien recuerde si a los que alzaron su voz contra aquella barbaridad, suponemos que algunos habría, también les intentaran hacer callar, argumentando razones tan "indiscutibles y de de tanto peso" como la tan socorrida: “Pues va a quedar bien bonito”.
Ha habido otros desastres, otros atentados al catálogo de monumentos de nuestra Ciudad. Ahora le toca al Parque Gómez Pamo. Y seguramente, si esto sigue así, habrá otros. 

Parque Gómez Pamo
Colección Teresa Pascual del Río
Archivo Fotográfico de "La Alhóndiga"
Por nuestra parte, agradecer a todos esos arevalenses que, con sus firmas, comentarios, ideas y propuestas, han intentado parar esta aberración irracional que atenta contra la propia esencia del Paseo. Ha sido un número muy importante de personas que demuestran que en Arévalo, hoy, hay gente que se preocupa por el Patrimonio histórico, cultural y natural y no comparten las actuaciones que, de forma sistemática, están degradando de manera muy grave los elementos que componen ese Patrimonio en general y el Paseo, "los Paseos", en particular.


Nos queda, sí, lamentar la actitud cerril e intransigente del señor alcalde de Arévalo, propia de cacique de pueblo, que haciendo caso omiso de las peticiones, sugerencias y propuestas de un buen número de arevalenses para que se preservara la esencia histórica de nuestro Parque Gómez Pamo, ha optado por una huida hacia adelante que lleva a este espacio que cumple ahora 150 años, a que pierda totalmente su carácter romántico poniendo en peligro la propia existencia del mismo con sus brutales y sistemáticas acciones de podar, cortar, talar y arrancar de forma incoherente las especies que en él sobreviven pese a la agresividad, abandono y dejadez a que se les ha sometido.
(continuará)

22 nov. 2016

Cuaderno de Cultura y Patrimonio número XXXV

Nuestro Cuaderno de Cultura y Patrimonio número XXXV recoge los textos, poesía y prosa, que formaron parte del tranco o capítulo número 5 de la exposición homenaje a Miguel de Cervantes Saavedra que tuvo lugar en los meses de abril y mayo de este 2016 en la iglesia de San Martín de Arévalo.
Con este cuaderno queremos ofrecer un sencillo homenaje a los autores de esos textos que contribuyeron de forma notable a dar luz a la exposición.

21 nov. 2016

Del Arévalo muerto

Espadaña de la antigua iglesia de Santiago.
Derribada en 1928.
Cuatro arcos, un castillo, una torre y una tela india

Según referencias autorizadas, hará unos cuarenta y tantos años que la atrevida e irresponsable piqueta municipal tiró abajo en Arévalo cuatro bellos arcos, y, poco después, bombos, troneras, fosos y cuevas del castillo. Se alzaban los cuatro arcos a que aludo en los lugares siguientes: a la entrada del puente del Cementerio, en las Almenillas, a la salida de la calle de San Juan y en la Encarnación.

Se necesitaban empedrar calles y colocar aceras, y al Ayuntamiento de aquel entonces no se le ocurrió otra cosa que echar abajo bellezas artísticas y sagrados recuerdos del pretérito. Lo que extraña y llena de asombro, es cómo el pueblo no se estremeció al reducir a escombros sus cimientos fundamentales. Esta pasividad, bien meditada, da una idea de pereza mental, de insensibilidad y de amodorramiento, que indigna, por no decir repugna y avergüenza.

Es preciso desempolvar nuestra historia local, y aunque el aire moleste a quienes no  pueden  colocarse ante   las  conciencias ciudadanas para explicar atentados inconscientes, un sagrado deber nos obliga a hojear el libro del pasado, para que el sol de la verdad le alumbre y desempolille.

Mal hecho es mal muerto; pero mal hecho es freno del mal que piense hacerse. Y nunca sobra una voz de  alerta en el silencio para dar siquiera señales de vida. De todas formas el trampolín de la indiferencia aun está dispuesto a lanzar recuerdos y reliquias, aunque pecaríamos de pesimistas, sino creyéramos que el salto a la nada habrá terminado con el derrumbamiento de la torre de la iglesia de San Nicolás, que, muy en breve, con permiso oficial y reglamentario, va a caer corno un gigante, herido fatalmente, en la fosa común, sin pena ni gloria.

Casas Reales. (Convento del Real)
Derribado en 1976
Dos o tres veces hemos presenciado agitaciones ciudadanas: una pidiendo pan barato y la otra o las otras dos rugiendo la opi­nión amenazante e iracunda: «¡novillos!» «¡novillos!» Es curioso: nuestro pueblo ha bailado siempre la más sincera danza hispana al compás castizo y marchoso del conocido pasodoble «Pan y Toros», zarzuela popularísima. Esta herencia procede, creo yo, de nuestro bárbaro antecesor y paisano el alcalde Ron­quillo, que en gloria esté.

Sí; esta herencia al encogerse de hombros, al tirar monumentos artísticos y al creer en nuestra superioridad racial, nos viene del alcalde Ronquillo. Este buen señor que vivió en la plaza del Real, solo salió de su hura para arrodillarse ante el verdugo centralista y extranjero, para oponerse al triunfo de las sagradas comunidades de Castilla, y para quemar –destruir el castillo de Medina del Campo.

Desde aquella época salvo raras y, por lo mismo, muy respetuosas excepciones, que no viene a cuento citar todos los compañeros de mando de este temible regidor, en cuanto han visto desde el balcón del Concejo de tres Conce­jos la fachada dura y plana de la casa del antecesor histórico, hanse apresurado ciegamente a destruir bellezas del castillo, arcos, iglesias, conventos, torres y casonas  y mal lo habría pasado Arévalo si alguno de estos Ronquillos en lugar de oír sonar palmadas de algún corro jaleador, hubiera oído el estruendoso berreo del rebaño. Por fortuna lamentable fortuna– casi siempre, solo el eco ha respondido al ruido mortal de la piqueta.

Aparte de cuanto he citado, tienen que haber desaparecido de Arévalo muchas reliquias de valor artístico y religioso. De todos es sabido que ha existido otra iglesia, la de San Pedro, enclavada en el muy moro barrio del mismo nombre, y los conventos de la Trinidad y de la Encarna­ción. Riquezas habrían de tener; pero emprenderían un raid lejaní­simo. Por lo que se ve, en todas las épocas ha habido aviones.

Antigua puerta de la muralla en San Juan.
Derribada en torno a 1885
El ilustre pintor Chicharro, en  la crónica que en su número pasado publicó LA LLANURA, debida a la pluma maestra de Hernán­dez Luquero, visitando Santa Ma­ría la Mayor, «miraba, elogiándola, la urdimbre fina, rara y un algo descolorida ya, de una tela india que hay cubriendo la entrada de una capilla».

Caso estupendo, esta tela india según mis noticias, que desearía no se confirmasen, ha volado hace algún tiempo, y de ella se han hecho unas cursis cortinas de alcoba. Doy la noticia con toda clase de reservas, y riéndome, no sé si lleno de buen humor o de asco, pensando que al hacer unas cortinas de esta tela india, se han perdido miles de duros, habiendo cortinas muy bonitas en los almacenes de la señora viuda de Ferrero y en la tienda de Sobrino y Sucesor de Genaro Rodríguez por no ir más lejos a siete cincuenta.
Julio Escobar.
12 de agosto de 1928