30 may. 2019

En el Día Internacional de los Archivos


La exposición “Patrimonio Documental Privado versus Patrimonio Documental Público”, trata de poner en valor ese Patrimonio Documental donado, cedido y depositado para disfrute de todos y la generosidad de muchas personas que quieren compartir. Durante los 20 años de andadura de este archivo histórico provincial , en la sede de Concepción Arenal, se ha trabajado para recuperar y convertir en público el Patrimonio Documental Privado. Creemos que es una línea de trabajo que puede contribuir a poner de manifiesto el valor de los archivos históricos y la memoria colectiva, ayudando a conocer la importancia y la labor de los archivos y sus profesiones, a la ver que se difunde nuestro rico Patrimonio Documental para que pueda ser usado y disfrutado por todos. Con el tiempo la fotografía deja de ser patrimonio privado para convertirse en la memoria colectiva. En esta línea, los 9 archivos históricos provinciales de la Comunidad, desarrollan el programa “Tus fotografías también son historia”, pretende la captación de fondos particulares, especialmente fotográficos, para incorporarlos a las colecciones fotográficas de los archivos y ponerlos a disposición del público, para su consulta, estudio y reproducción. 

25 may. 2019

19 may. 2019

La España vacía

Como ya sabéis, el pasado 31 de marzo se organizó en Madrid una multitudinaria concentración, que bajo el lema de “La España vaciada” quiso ser punto de encuentro y reivindicación de aquellos territorios, provincias, comarcas, pueblos de España que sufren de forma progresiva e imparable el fenómeno de la despoblación.
Las informaciones dicen que entre 50.000 y 100.000 personas, procedentes de la España vaciada acudieron a la llamada, desde lugares como Teruel, Soria, Zamora, Ávila... Colectivos, plataformas, asociaciones y ayuntamientos hicieron acto de presencia reclamando medidas que permitan paliar el problema.
El fenómeno de la despoblación, que surge en los años 60 del pasado siglo XX, motivado por la industrialización del país junto a la progresiva mecanización del campo nos ha llevado a un punto de difícil solución. 
Los pueblos de Castilla que surgieron para colonizar el territorio han perdido su función. Hoy unos pocos tractores pueden cultivar toda la extensión de un término municipal. En tiempos pasados eran necesarias muchas yuntas para hacer el mismo trabajo. Las “obradas” ya no sirven como medida de superficie. Hoy hay que disponer de un buen número de hectáreas para poder sobrevivir como agricultor. Y en ganadería son las conocidas como macro-granjas las que prevalecen sobre los pequeños ganaderos que poco a poco van desapareciendo.
Así los pueblos van perdiendo su función. Los jóvenes no tienen opciones y se marchan. Cada vez quedan menos habitantes y los que quedan son los mayores. 
Centrándonos ahora en los pueblos de nuestra comarca, hemos de decir que si bien es cierto que la curva demográfica de la mayoría de ellos es progresivamente descendente a partir de la segunda mitad del siglo XX, en el caso de Arévalo fue todo lo contrario. Según la gráfica de evolución demográfica extraída del INE, a partir de 1960 la ciudad inicia una progresión  que nos llevó desde los 5.208 habitantes hasta los 8.203 que figuraban en el censo en el año 2013. A partir de este año se inicia un nuevo descenso que nos ha llevado a traspasar, en este pasado mes de marzo, por debajo de los 8.000 habitantes. En concreto, los censados actualmente son 7.992.
En nuestra revista del mes de febrero recogíamos los datos censales de dicho mes y extraíamos de ellos dos aspectos preocupantes. El primero, que la tasa de crecimiento vegetativo en este mes es negativa. Nacen 23 personas menos de las que mueren. El segundo es que el número de arevalenses actuales que tienen entre 70 y 100 años ascienden a 1.125 habitantes. 
Estos datos parecen indicar que Arévalo y su Tierra avanzan de forma rápida hacia la despoblación. 
Desde “La Alhóndiga” hemos hablado en muchas ocasiones sobre la despoblación. Nos preocupa el problema patrimonial y también el humano. 
Así, el pasado 31 de marzo, nos acercamos al cercano despoblado de Honquilana, para ver y reflexionar in situ sobre las consecuencias últimas de la despoblación.
La Llanura nº 119,
del mes de abril de 2019

15 may. 2019

La Llanura número 120

Como cada quince de mes puedes adquirir tu "Llanura" en quioscos y otros lugares habituales de nuestra Ciudad. 
Nuestra, tu revista "La Llanura" llega al número 120 informándote sin falsos ornatos y sin cortapisas de todo aquello que tiene que ver con la Cultura y el Patrimonio de Arévalo y de su Tierra.


11 may. 2019

Programa Life. Una herramienta útil


LIFE es un instrumento de la Unión Europea (UE) para financiar proyectos de conservación ambiental en su más amplio sentido, siempre dentro de los parámetros establecidos por la política y legislación comunitaria.
En el marco de las políticas ambientales de la UE y en su calidad de instrumento financiero, el programa LIFE basa su objetivo general en “catalizar los cambios en el desarrollo y la aplicación de las políticas mediante la aportación de soluciones y mejores prácticas para lograr los objetivos medioambientales y climáticos, así como mediante la promoción de tecnologías innovadoras en materia de medio ambiente y cambio climático.”
La novedad de los proyectos LIFE reside en el enfoque integrador que persigue la UE, de tal forma que, en el desarrollo de un proyecto concreto, se busquen sinergias para la aplicación en paralelo de los requisitos de otras políticas sectoriales relacionadas.
- El Proyecto Integrado del Plan Hidrológico de la Cuenca del Duero: LIFE IP RBMP-DUERO, busca soluciones, tratando de dar respuesta ambiental a los problemas derivados de la sobreexplotación de la masa de agua subterránea Medina del Campo y los problemas asociados al cambio climático, considerando además otro tipo de acciones que dinamicen las comarcas y faciliten la vida de sus pobladores.
- El área de actuación de este LIFE se extiende principalmente por las comarcas de La Moraña y Tierra de Medina. Tiene, por tanto, la mayoría de los problemas y amenazas presentes en la cuenca del Duero y esto, que en absoluto es positivo, convierte a la zona en una oportunidad de experimentación y aprendizaje.
- La sensibilización y participación pública es un requerimiento básico en cualquier programa de carácter ambiental, y más aún cuando el territorio en el que se trabaja cuenta con una población que en ningún caso es ajena a los problemas que tratan de solucionarse. Es más que probable que además de estar sufriendo las consecuencias de esta problemática sean, de forma directa o indirecta, protagonistas importantes en las causas que los provocan.
Promover, diseminar y compartir el conocimiento, así como la transparencia y la educación, son objetivos específicos de los proyectos que participan en el programa LIFE. Por ello es tan importante que aquellas iniciativas tomadas, desarrolladas y posteriormente evaluadas se pongan en conocimiento de técnicos y personas interesadas en el desarrollo de programas similares. Compartir el conocimiento es tan bueno como necesario y por ello la comunidad científica tiene un protagonismo especial.
- Ninguna de las 11 masas de agua superficiales de la zona, que suman 303 km de recorrido total, alcanza la categoría de “en buen estado”. Tratando de dar cumplimiento a la Directiva Marco del Agua y al Plan Hidrológico de la cuenca del Duero, que se desarrolla bajo este marco normativo, el proyecto LIFE tratará de proteger, mejorar y regenerar todas las masas de agua superficial, con acciones concretas que lleven a la recuperación de los ríos Arevalillo, Zapardiel y Trabancos. Para ello, a partir de los estudios previos, se pretende recuperar la continuidad longitudinal en el cauce, la conexión del cauce con sus llanuras de inundación y la conexión vertical de estos cauces con los acuíferos.
- Conservación de los ecosistemas acuáticos de la Red Natura 2000 y la recuperación de zonas húmedas. La toponimia del área de trabajo está plagada de nombres que hacen referencia a lugares inundables: El Aguachal, Los Lavajares, El Lavajuelo, Prado de las Fuentes… entre otros. En el pasado muchos de estos humedales se desecaron o se drenaron al ser erróneamente considerados focos de infecciones y, por tanto, insalubres para la población. En cambio, hoy la importancia ecológica de las zonas húmedas está fuera de toda duda.
Estas zonas húmedas albergan una flora y fauna estable de gran importancia y, además, son paso obligado para miles de aves en sus tránsitos migratorios, hasta el punto de que alguna es considerada de importancia internacional para varias especies. Además, desempeñan un importante papel en laminación de avenidas al tiempo que favorecen el filtrado y limpieza de las aguas para reducir el nivel de contaminantes.
Por ello estos humedales, son probablemente los ecosistemas más importantes y más amenazados en este área y prueba de ello es su vinculación con espacios protegidos (LIC /ZEPA). La restauración de estos biotopos pasa por devolverlos a un sistema natural evitando las presiones que actualmente soportan.
- Prevención: La Directiva 2007/60/CE sobre evaluación y gestión de riesgos de inundación obliga a los Estados miembros a determinar estos riesgos, tanto a bienes como a personas, y a tomar las medidas adecuadas para evitar o al menos minimizar su impacto. Por otra parte, sabemos que los efectos del cambio climático producen episodios cada vez más extremos tanto en sequías como en inundaciones devastadoras por la brutal energía que liberan las corrientes de agua.
Medina del Campo presenta un alto riesgo de sufrir daños importantes debido a episodios de inundación causados por el río Zapardiel. Este es un riesgo real y sobradamente conocido, como lo atestiguan las inundaciones de 1930 y 1956. La acción planeada es desviar el agua en períodos lluviosos desde el río Zapardiel hasta la zona ocupada por el humedal “Lagunas de Medina del Campo”, que funcionará como una zona de amortiguación. Al conectar el río con su llanura natural de inundación el flujo de agua se lamina y con ello disminuye sensiblemente la intensidad de la avenida.
- La creciente demanda de zonas naturales para usos recreativos como el ciclismo, el senderismo o la observación de aves, ofrece la oportunidad de aprovechar el potencial que atesoran los ecosistemas mesetarios. Para promover esta actividad en el área del proyecto LIFE se construirán cabañas de madera que además de facilitar la observación evitan que la fauna sea molestada. En estos observatorios se instalarán paneles informativos que permitirán identificar a las especies más frecuentes y abundantes.
- Recuperación de patrimonio: Se prevé la recuperación de antiguos molinos en la zona, al menos tres, como parte esencial de la historia y patrimonio industrial de los pueblos, ya fuera para la producción de energía o usos agrícolas, los cuales estuvieron activos hasta los años 60 -70 del pasado siglo. Además, estas infraestructuras pueden dar un soporte estructural al proyecto al permitir la realización de actividades turísticas, educativas, reuniones, encuentros de trabajo, charlas… con la participación de personas interesadas o vinculadas al proyecto.
El municipio de Arévalo es uno de los pueblos más importantes del área de trabajo y capital de la comarca de La Moraña. Se sitúa en la confluencia de los ríos Arevalillo y Adaja. En este último río se encuentra el “Molino de Don Álvaro de Luna”, propiedad del Ayuntamiento de Arévalo, que se ha comprometido a cederlo para su uso como sede del proyecto. Además, se dotará a la antigua aceña de una zona interpretativa donde se expliquen las actuaciones previstas con el proyecto integrado, su alcance y evolución en el tiempo.
- En cuanto al uso eficiente del recurso hídrico se combinan dos objetivos vinculados a la Directiva Marco del Agua y a la Directiva sobre Tratamiento y Depuración de las Aguas Residuales Urbanas. Por una parte, para el logro del buen estado de las masas de agua, estas Directivas obligan a la depuración. Por otro lado, la escasez de lámina de agua en muchos de los humedales repartidos por la zona se puede mitigar utilizando las aguas previamente depuradas de los municipios cercanos. Esta iniciativa, ya contrastada, pretende aplicarse, al menos, en cuatro zonas húmedas dentro del área de trabajo: Laguna de los Lavajares, Lagunas de El Oso, Laguna de la Zarza y Lagunas de Medina del Campo.
- El cambio climático es una realidad inapelable y en las próximas décadas se espera que su efecto en los recursos hídricos sea significativo en España. Por lo tanto, la adaptación al cambio climático tendrá que enfrentarse a un doble desafío: Por un lado, mantener una actividad socioeconómica que garantice el nivel de vida de sus habitantes y por otra parte asegurar el buen estado de las masas de agua que inciden de forma directa en la calidad de vida de la población.
Ante la reducción en la disponibilidad de agua es obligado adoptar medidas de eficiencia que afectan profundamente a la agricultura como principal usuaria del recurso. Para ello se han promovido proyectos de modernización del riego de cara a lograr un uso más sostenible del agua. Otras medidas que ayudarían a paliar los efectos de la escasez serían la sustitución de algunos cultivos actuales por otros menos exigentes en recursos hídricos o el aprovechamiento de aguas depuradas para riego en determinados casos. Entre otras medidas se plantea iniciar un plan de cultivos alternativos o un plan agroforestal, acompañados de programas formativos.
- Indemnizaciones: Algunas de las medidas previstas como los cultivos alternativos o el agroforestal se desarrollarán en parcelas particulares a través de acuerdos con agricultores que, para la primera etapa de la implementación del plan, recibirán una compensación económica que los ayudará a costear la alta inversión inicial requerida por algunos de los cultivos y así ayudarlos a sumarse al plan.
Otras indemnizaciones están vinculadas al programa de recuperación de las llanuras de inundación que, además de aminorar los efectos de las crecidas, también se consigue recuperar ecosistemas lagunares y facilitar la infiltración del agua hacia el subsuelo contribuyendo a la recarga del acuífero. Esta medida puede producir algunas pérdidas de cultivos que está previsto compensar.
- La recarga artificial de los acuíferos se define como el conjunto de técnicas que, a través de introducción directa o inducida de agua en un acuífero, permiten aumentar el nivel piezométrico para asegurar la disponibilidad de los recursos hídricos y mejorar la calidad del agua, disminuyendo el nivel de salinidad y/o contaminantes. En esta línea de actuación se pretende llevar a cabo la recarga artificial de la masa de agua subterránea utilizando excedentes de agua del río Adaja embalsado en “Las Cogotas”. Para ello está previsto aprovechar las infraestructuras del sistema de riego denominado “Río Adaja”, derivando el agua sobrante desde la charca de Magazos hasta el río Zapardiel, a través del arroyo Aloberas. Con esta actuación, que no es la única prevista, se mejora notablemente el entorno ambiental de los ríos que, a pesar de su intermitencia, recuperarán la conectividad vertical, es decir, la conexión con el acuífero, utilizando únicamente excedentes en épocas en las que no se precisa riego en los campos.
- Seguimiento: Por último, dentro del proyecto se contemplan una serie de acciones de seguimiento y evaluación del proyecto para cumplir con los requisitos de la convocatoria. Es obligado atender los requerimientos de información que desde la UE se exigen para fiscalizar la atribución de los fondos concedidos a las actividades previstas.

Equipo técnico de la CHD.
La Llanura número 119. 
Abril de 2019.

10 may. 2019

XVII DÍA REGIONAL DEL PATRIMONIO

10 de MAYO de 2019
MANIFIESTO
"DESPOBLACIÓN Y PATRIMONIO"
La pérdida de población en el medio rural viene de lejos. Pero sin duda ha aumentado su ritmo en los últimos años, amenazando convertirse en definitiva despoblación. La denuncia de esta situación ha cobrado fuerza pública a raíz de la masiva manifestación del 31 de marzo de 2019 de la "España vaciada", hasta el punto de que no hay agenda política que no incluya este tema.

En este XVII Día Regional del Patrimonio, la Federación por el Patrimonio de Castilla y León también quiere expresar su preocupación por esta situación que, por otra parte, ya ha denunciado en muchas ocasiones, poniendo de manifiesto el riesgo que ello representa para el Patrimonio en sus diversas proyecciones o facetas: cultural, natural, arquitectónico, inmaterial, etc.


La despoblación arrastra el abandono y la pérdida de una herencia cultural que ha constituido la identidad de las comunidades. No hay ni puede haber Patrimonio sin población, pero tampoco es posible una población sin Patrimonio, es decir sin referencias de identidad. Por ese motivo es preciso y urgente intervenir para que esa interacción no se convierta en un círculo vicioso. Es necesario intervenir en los dos polos: por una parte, asegurando condiciones de vida dignas y adecuadas a la población residente y por otra, asegurando el cuidado y conservación de su Patrimonio. Si la despoblación es una lacra, la inversión en Patrimonio es, sin duda, un antídoto eficaz.

Nuestra sociedad no se caracteriza colectivamente por ser exquisita en el respeto por el Patrimonio. En particular, el Patrimonio rural padece con harta frecuencia el abandono y descuido de las administraciones públicas pero también el poco aprecio de los pobladores, que han valorado más estilos y valores extraños que la identidad de los propios. Ignorar o dejar perder la arquitectura popular es dejar perder una parte substancial de nuestra herencia cultural más próxima.

Los primeros cuidadores del Patrimonio tienen que ser sus habitantes. Por ese motivo entendemos que la prioridad debe ser para aquellas actuaciones dirigidas a fijar población adecuada y estable en los núcleos rurales. Decimos "adecuada" porque conviene tener en cuenta que la baja densidad de población ha sido siempre una característica endémica de Castilla y León que, sin embargo, tiene consecuencias positivas en orden a la conservación y mantenimiento de valores y actividades características, como son las relacionadas con el medio ambiente, los paisajes o las actividades ligadas al aprovechamiento extensivo. No se trata, por tanto, de considerar como panacea y objetivo de repoblación la invasión turística, o la ocupación de cualquier índole de los espacios.

En este objetivo de recuperación y conservación del patrimonio como elemento que puede revertir la tendencia a la despoblación es muy importante la iniciativa privada y una adecuada ley de mecenazgo puede favorecerla; pero es indispensable y fundamental la intervención de las instituciones públicas.
Proponemos que desde la Administración autonómica se diseñe, de forma urgente, un programa ambicioso, con adecuada dotación técnica y económica, que implique a los otras Administraciones y a la iniciativa privada también, para llevar a cabo un inventario de bienes culturales y, a la vez, una secuenciación de intervenciones y prioridades, así como la propuesta de posibles usos compatibles y sostenibles para aquellos bienes que han perdido definitivamente el uso tradicional.

Es preciso contar con la mayor implicación posible de los vecinos que aún permanecen en los núcleos rurales, muchos de los cuales conservan un claro compromiso de permanencia. En esta línea, somos partidarios de crear la figura del "Corresponsal local de Patrimonio", allí donde no existe, o potenciar esa función que, con o sin nombre, ya existe de forma voluntaria y altruista en muchos pequeños pueblos, donde realizan una importante función de protección del patrimonio local y de acercamiento del mismo a sus visitantes. 
En Castilla y León, a 10 de mayo de 2019.
Federación por el Patrimonio de Castilla y León
--
Fotografía: despoblado de Fuentes (Segovia).

1 may. 2019

Muchas gracias a todos

A todas las personas que hoy, primero de mayo, han querido subir, con nosotros o por su cuenta, a visitar la ermita de Santa María de Gómez y Román "La Lugareja", les mostramos nuestro más sincero agradecimiento. 
¡Muchas gracias!