25 ago. 2011

Nota de prensa

La Alhóndiga de Arévalo reitera su solicitud a la CHD para mantener un caudal ecológico en el río Arevalillo

Desde la asociación de cultura y patrimonio La Alhóndiga de Arévalo, hace más de un año, concretamente el día 17 de junio de 2010, remitimos un escrito a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), por el cual solicitábamos una serie de medidas para mejorar el estado del acuífero de los Arenales, entre las que se encontraban declarar zonas vulnerables las áreas de recarga del acuífero.
Entre estas medidas también se solicitaba un caudal ecológico permanente para el río Arevalillo desde la balsa de Nava de Arévalo, utilizando para ello el agua del embalse de las Cogotas. Sabemos que es posible, porque, de forma puntual, se ha soltado agua al cauce del Arevalillo desde dicha balsa.
Resulta lamentable presenciar cómo en 30 ó 40 años el río Arevalillo ha perdido su caudal y su rico y variado soto. Especialmente en el último tercio de su recorrido, concretamente entre los términos municipales de San Vicente de Arévalo, Tiñosillos, Nava de Arévalo y Arévalo.
En unos treinta años los cangrejos autóctonos se han extinguido, el río Arevalillo se ha secado y ha perdido su bosque de ribera y las múltiples pozas permanentes que poseía desde Tiñosillos hasta la junta con el Adaja, bajo el castillo de Arévalo. Nadie, hace cuarenta o cincuenta años, pensaba en que esto pudiera suceder, pero ha sucedido. Esto es un hecho: en unos treinta años el río Arevalillo se ha secado por completo y solo trae algo de agua cuando lo sueltan desde la balsa para regadío de Nava de Arévalo o en años excepcionalmente lluviosos.
Los estudios sobre el estado y calidad de las aguas del acuífero de los Arenales realizados desde la CHD, demuestran que se está sacando del acuífero mucha más agua de la que entra. Atando cabos, no es difícil llegar a la conclusión de que el Arevalillo se ha secado porque el nivel de la capa freática ha ido descendiendo a medida que aumentaban los cultivos regados con el agua del acuífero de los Arenales. Ahora, entonces, sería justo que una mínima parte del agua del embalse Cogotas, del que se nutre la balsa de Nava de Arévalo, se destinara a dotar de un caudal ecológico permanente al Arevalillo.
Al haber pasado más de un año desde que presentamos dicha solicitud, con fecha de hoy, hemos vuelto a remitir la misma solicitud a la CHD con la esperanza de que, esta vez, sean tenidas en cuenta nuestras peticiones que tenemos la seguridad de que serán beneficiosas para el acuífero que nos abastece, para el medio ambiente y, por tanto, para la salud de las personas.

No hay comentarios :