20 oct. 2012

Presentación de "Por la senda de Tumut"


         Buenos días señoras y señores.
   Estamos aquí para presentar el libro:”Por la senda de Tumut”, cuyo autor es Luis José Martín García-Sancho.
La última vez que hablé en público de ello tuve que reconocer que sentía una emoción especial que hoy sigue conmigo. Reconocí también, que no había leído la novela, por lo que nada podía decir sobre ella y que al autor estaba empezando a conocerle.
Hoy, leída la novela y conocido un poco más a Luisjo, puedo decir que ha conseguido el autor, mediante el subterfugio de convocarnos en torno a una hoguera, contarnos una historia de hombres prehistóricos, en la que mediante personajes intemporales pretende humanizarnos.
Los capítulos se suceden introducidos por diferentes personajes, todos ellos inventados por esta mente subversiva, que nos proponen, nada más y nada menos, que escuchemos la voz de la experiencia de los ancianos: "Seguid el sabio consejo de los ancianos. Ellos han vivido más y su experiencia debe ser tenida en cuenta en las decisiones que toméis a partir de ahora. Así ha sido siempre y así debe continuar."; que el amor nos da la vida, que la libertad es un derecho sagrado o que las mujeres no deben estar sometidas a los hombres: "No debéis hacer caso a aquellos que os digan que el amor entre un hombre y una mujer es algo sucio. No debéis hacer caso a aquellos que os digan que la mujer debe estar sometida al mandato del hombre. Porque debéis saber que las personas  que habitamos sobre la faz de la tierra nacemos libres y libres debemos morir.".
A medida que avanzamos en su lectura, las historias que los personajes nos relatan, tejen una suerte de maraña que nos atrapa. Tomamos conciencia de que la Tierra no nos pertenece, sino que somos nosotros los que pertenecemos a ella, y que nuestra relación con las demás especies que la pueblan debe desarrollarse en unos términos de absoluto respeto.
Y entonces, demasiado tarde, uno se encuentra de lleno en pleno juego infantil. De los que, cuando niños, imaginábamos ser intrépidos exploradores, aguerridos guerreros o hábiles cazadores. Y así, como jugando, recorremos la geografía descrita y que nos resulta familiar, caminamos junto a los personajes por esa telaraña que han tejido en nuestra mente. Llegamos a sentir muchas de sus sensaciones. Nos imaginamos que estamos sentados junto al fuego escuchando a la vieja Gara, sentimos el crepitar de las llamas, allí al amor de la lumbre, la que el autor propone; pues conoce que el fuego crea un ambiente favorable para la interacción social y utiliza malévolamente que la hoguera es el lugar ideal para transmitir la cultura y para crearla, porque sabe que ha sido así desde la noche de los tiempos. El calor del hogar nos hace sentir bien, tanto física como espiritualmente.
Y ya es tarde, nos ha atrapado, somos sus presas. Nos propondrá abandonar los falsos dioses de nuestros días. Abandonar el amodorramiento televisivo y regresar a la comunicación de los miembros de la familia entre sí, en torno a la mesa camilla, el lar de la lumbre, la hoguera,...
Abandonar el consumismo y la adoración del becerro de oro y regresar a los valores más humanos y respetuosos con la Tierra que habitamos y las especies que la pueblan.
Y no contento con esto, habrá conseguido que al comprar el libro hayamos contribuido a la recaudación de fondos destinados a investigar el cáncer infantil, en unos tiempos en los que se nos impone todo lo contrario, recortes a la investigación, la enseñanza y el porvenir.
No obstante, Luisjo según algunos, es un individuo poco recomendable y su obra decididamente dañosa y perjudicial para esta sociedad consumista y desorientada. Estos mismos, los que quieren que sigamos la senda equivocada, dicen que este libro debería estar prohibido y su autor proscrito. Así pues no les queda más remedio que leer la novela y juzgar ustedes mismos. Por cierto, si tienen oportunidad de conocer de cerca al autor, no la desaprovechen, merece la pena.

Muchas gracias.

3 comentarios :

Luis dijo...

PALABRAS AMIGAS

Anónimo dijo...

Si algo se desprende de su lectura es un aire limpio y libre de contaminación y de prejuicios. Me gustaría conocer más de cerca a estos nuevos inquisidores y autores de prohibiciones y proscripciones
Ángel Ramón

Anónimo dijo...

El Querubín que sabe latín lee con ojos limpios, como deberíamos ver todos la Vida; en sus ojos no hay malicia. Pero esos de mirada turbia son más de los que parecen y están a nuestro alrededor, Ángel mío.