8 jul. 2010

El Santo Patrón de Arévalo


Fue San Vitorino, según la tradición, ciudadano romano, hermano de San Claudio y tío de San Sinforiano, los cuales se convirtieron a la fe cristiana influidos por las predicaciones de San Sebastián. Lo prendió en Roma Fabiano, prefecto de la ciudad, quien lo condenó a morir lanzado al mar atado con grandes pesas. Rescatado su cuerpo por los cristianos fue sepultado en las catacumbas de San Sebastián. Allí permaneció hasta el año 1606 en el que con autorización de Paulo V fue encontrado y traído a España por el jesuita Hernando de la Bastida. Después, a instancia del también jesuita Ricardo Haller, confesor de la reina Margarita de Austria, se entregó en secreto el cuerpo de San Vitorino al colegio arevalense de la Compañía de Jesús el día 14 de octubre de 1608. «Estava el Santo Cuerpo en vna curiosa Vrna dorada sobre vn colchoncito de raso carmesí, guarnecido de franjas de oro, y vna sabanita de tafetan encarnado, orlada de puntas de oro, y cubierto con vn terliz del mismo raso con la misma guarnicion».
(Extraído del folleto de VIDA / Y / MILACROS / DE EL GLORIOSO MARTYR / SAN VICTORINO / PATRÓN DE LA MUY NOBLE VILLA / DE ARÉVALO. / Y DE TODO SV ARCIPRESTAZGO. / TRANSLACIÓN DE SU SAGRADO CVERPO DE / ROMA A ESPAÑA, / Y SU COLOCACIÓN EN EL COLEGIO / de la Compañía de Jesvs de / dicha Villa, / Compuesto por el Padre Joseph Tamayo.)

San Vitorino o San Victorino, que de ambas formas llamamos al patrón de Arévalo, fue el pasado año, quizá algunos lo recordaréis, centro de una simpática polémica surgida precisamente en torno a si su nombre es San Victorino con “C” o es San Vitorino sin “C”.

Los que defienden que sea San Vitorino sin “c”, se basan en los documentos existentes en el archivo histórico municipal de Arévalo, publicados por el arquitecto Luís Cervera Vera. En ellos se le nombra como Vitorino. Curiosamente en muchos de estos documentos aparece su nombre escrito con B y no con V. La publicación completa lo fue en el boletín número uno de "El Terral", editado en 1983 por la también llamada "El Terral, Asociación de Cultura y Arte".

En esta línea la propuesta del pintor y erudito arevalense José Antonio Arribas en su artículo publicado el pasado año en la revista cultural "La Llanura" defiende que: el “praenomen” VICTOR estaba reservado a los militares romanos que eran los únicos que conseguían victorias. Por el contrario los ciudadanos romanos de a pie, y San Vitorino, no lo olvidemos, era ciudadano romano en la época del prefecto Fabiano, eran los que acudían a las plazas de Roma a vitorear a los soldados y militares que habían obtenido victorias. Por ello el ciudadano de a pie sólo podía disponer del “praenomen” VITOR.

Por su parte los partidarios de que su verdadero nombre sea San Victorino fundamentan esto en que en el margen del documento del acuerdo municipal de proclamación del Santo, fechado el día 10 de septiembre de 1610, aparece la anotación siguiente: “Acuerdo para que se reciba por Patrón de la Villa a San Victorino”. También se sirven del hecho de que en los Santorales consultados y en especial en el publicado en año 1996 por D. Luís Carrandell, no aparece ningún santo llamado “Vitorino” y sí aparecen, por el contrario, varios “Victorinos”, entre ellos uno cuya fecha de celebración viene a ser precisamente el día 7 de julio.

A esta simpática polémica y, tan sólo con el ánimo de aportar algo, por si acaso sirviera para clarificar el enredo, queremos decir que según algunos entendidos en etimología de las lenguas romances consultados personalmente por nosotros, la partícula VIT latina, pasa a castellano como VIT, y no como VICT ni como VITT, basándose, según ellos, en estudios del eminente profesor Don Ramón Menéndez Pidal.

De todas formas y para no disgustar ni a Tirios ni a Troyanos, algunos arevalenses, en nuestro continuo ánimo en favor de aplacar polémicas, hemos determinado por llamarle, simple y sencillamente, SANTO PATRÓN.

PROPUESTA: Desde La Alhóndiga, Asociación de Cultura y Patrimonio proponemos que hacia la fecha de 10 de septiembre de este año 2010, se conmemore el 400 aniversario de la proclamación del Santo como Patrón de Arévalo. Para ello se podría organizar una muestra expositiva en que tendrían cabida los documentos de proclamación, las solicitudes por parte del colegio de los jesuitas y se mostraran al público todo el resto de objetos y documentos que puedan ser de interés y referencia del acontecimiento de dicha proclamación.

3 comentarios:

JOSE dijo...

No podré axistir, pero que tengas mucho exito . Enhorabuena, exponer como escribir y te publiquen no solamente es un lujo, sino casi un milagro.
Saludos

CHEMA COLLADO

Anónimo dijo...

San Vi(c)torino el último santo en llegar y avalado por los Jesuitas que ni tienen casa en Arevalo. En comparación con los(las) otros(otras) patrones(patronas): La virgen de las Angustias, Nuestra señora de la Encarnación, la virgen de la lugareja , de la caminanta, de las Candelas; san Martín, San Pedro, San Miguel, Santo Domingo,San Antón, San Sebastián..etc
Se me antoja el mas humilde, sin iglesia ni barrio propio ni cofradia. La falta de fervor por parte de los arevalenses, le mantuvo polvoriento y olvidado en los anaqueles de alguna iglesia.
Santo martir ahogado en el mar y ¡patron marinero en la besana!.
Eso si, el mas oportuno en nuestro tiempo.Cuando las ferias se celebraban a primeros de junio, el dia 7 de Julio ya estabamos cansados de fiesta y la comarca estaba a su faenas del campo; por tanto, pasaba sin pena ni gloria.Hasta que llego su oportunidad, las ferias y fiestas se traspasaron a la primera semana de julio y ademas el dia 7(como el san fermin de Pamplona) con sol y toros; miel sobre hojuelas. De estar olvidado y de ser sdanto de menor categoria, pasa a ser el Patron de Arevalo por encima del resto. Ahora luce mejor en su altar, pero sigue siendo una imagen un tanto cabezona.En fin el fervor por los santos cambia como el entusiasmo por las personas. De ser muy querido pasas a ser odiado, de ser muy votado a olvidado.Como decia un sabio, el hombre es politico por naturaleza y mas que fervor religioso me parece oportunismo. Llego la hora de San vitorino pues que viva San victorino, san vitorino o san vitorinin.¡Que vivan las ferias y fiestas de Arevalo,que viva san vitorinin!

chema collado dijo...

No me había fijado estimado anonimo,como me pones a la Virgen de la Caminanta ( cuyo origen se remonta a las deidades romanas en los cruces de los caminos...) y a la Virgen de la Lugareja ( que está dentro del primer monumento nacional declarado en Arévalo...), con minúsculas. En tu afán por desacreditar a un Santo no me menosprecies a las Virgenes. Espero haya sido erro mecanografico, que se decí en la antiguedad . He dejado pasar unos días porque esa fecha me trae el recuerdo de que soy un año mas viejo. Saludos, y sin acritud.