13 jul. 2010

A CADA CUAL, LO SUYO

Han terminado los innumerables actos de las Ferias y Fiestas de Arévalo, variados, completísimos y de gran calidad, especialmente los del ámbito taurino, populares éstos como pocos. Se han desarrollado tal como estaba previsto en el Programa oficial distribuido por el Ayuntamiento, publicación que goza del beneplácito de los arevalenses quienes además de tener la información puntual de los festejos, pueden leer colaboraciones de altura cuando se reproducen textos o poemas de los grandes literatos nacidos o incardinados en la Ciudad, muchos ya desaparecidos, junto a otras más modestas, en ocasiones muy aseaditas e interesantes.

Sin embargo, se echa de menos un mayor cuidado por parte de quienes debieran encargarse de la revisión y corrección de los originales y, sobre todo, de que no se produzcan equívocos derivados de presuntas apropiaciones de la paternidad de las colaboraciones publicadas. Comprenderán los lectores que no puedo permanecer impasible cuando he leído un poema de mi padre, Miguel González, del que se ha omitido el título, que firma en el programa Ángel Bragado. Es uno de los trabajos más bellos que en el plano poético escribió mi antecesor y, lógicamente, me ha causado un gran desasosiego el hecho citado. Fue publicado por él en la revista “Cultura”, del Círculo Cultural Mercantil, que dirigía, en el verano de 1936. Es de justicia que se lea ahora, más que nada porque se puede comprobar su autoría, por lo que a continuación se inserta el facsímil de la página 11 de “Cultura” de aquella época.

Jesús González Fernández

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. No solo que se inventan autorías sino que existen continuamente erratas en los poemas y textos elegidos, que a riesgo de mejorar y divulgar la literatura, la empobrecen y descuartizan, sin prestar atención a su calidad y el esfuerzo que han tenido que realizar.
Me parece muy injusto lo que han hecho con tu padre y creo que una poesía es para un escritor lo que un padre con un hijo, asi que yo que tú pediría explicaciones por el terrible acontecimiento.

Un saludo y suerte.

Jesús Prieto, Chuchi dijo...

Jesús, lo de menos es que haya omitido el título lo peor, es que firme como suya una obra que no le pertenece y a eso, se le denomina: ¡PLAGIO!.

juan c. dijo...

Ese bello poema lo podemos, también, encontrar en el programa de Ferias y Fiestas que fue dirigido y coordinado por nuestro buen amigo Julio Jiménez. En ese programa paralelo publicado en el año 1993 y dedicado a “Nuestros Poetas”, Jesús González hace una preciosa introducción a la vida y obra de Miguel González y posteriormente se nos muestran varios de los magníficos poemas de este gran escritor y poeta arevalense.
Es un poco indignante ver como algunos utilizan el plagio de una forma tan descarada y ramplona.

Fernando Gómez Muriel dijo...

La publicación de esta preciosa poesía que en 1936 escribió Don Miguel González y que en 2010 ha plagiado esta persona, a quien ni siquiera voy a nombrar, por no darle más publicidad, en el Programa Oficial de Ferias y Fiestas de San Vitorino Mártir, una edición con una tirada de 7.000 ejemplares realizada por el propio Ayuntamiento, simboliza dos cosas, la desidia de quien por parte municipal debería coordinar y supervisar una publicación de carácter oficial, al igual que la escasa catadura moral de quien se atreve a firmar con su nombre el resultado de un trabajo fruto de la inspiración, los sentimientos y la cultura adquirida e innata de uno de nuestros grandes poetas del siglo XX en Arévalo.

Javier Andrés García dijo...

No me gustaría que publicasen una poesía que fuese mía con una autoría distinta. Creo que deberías pedir lo que es tuyo, no por tí, sino por tu padre.
Una poesía es algo muy personal porque no solo dices lo que sientes sino también demuestras la sensibilidad, la cultura, la imaginación...
Espero que tengas mucha suerte y que se haga justicia. "Al César lo que es del César".

Mucha suerte. Un saludo