16 abr. 2010

Soy de campo

Soy de campo, como los tractores y las amapolas, además, por lo visto, "un poco raro", un poco, o bastante inocente, pero creo que tonto... tonto del todo, no. Como soy un poco inocente, no soy capaz de entender el modo en que actúan algunas veces nuestros representantes: los Políticos; aquellos que nos ofrecen el "oro y el moro" durante los quince días que duran las campañas electorales... los que elegimos para que nos representen y gestionen nuestro dinero cada cuatro años; aquellos que luego nos olvidan, legislatura tras legislatura una vez que salen elegidos y me refiero tanto a los que nos gobiernan, como a los que elegimos para que ejerzan la oposición, que en circunstancias normales debían ser tan importantes como los primeros, pero que una vez elegidos, raras veces ejercen como nuestros representantes, y también lo son, les hemos votado para ejercer la oposición.
Supongo que será "El Sistema", que funciona así y según los entendidos: – No se puede luchar contra él, ya que es una cosa que te lleva, te arrastra y es imposible salirse para ver las cosas con cierta perspectiva. Al parecer, una vez que estás dentro... la cosa es imposible.
Pues yo, ya dije antes que no entiendo mucho, y que soy "raro"; no estoy de acuerdo, y creo que sí que se puede salir del "Sistema"; no es fácil, pero se puede, cuesta algún trabajo, algún disgusto y a lo mejor algo de dinero, por resumirlo de alguna manera; pero creo que se puede e incluso en muchas ocasiones... se debe.
Todo esto viene a cuento de la actuación que nuevamente se proponen llevar a cabo nuestros representantes, los que hemos votado, en las laderas del Río Arevalillo. No soy técnico, aunque con la experiencia que vamos acumulando, al menos ya tenemos algo de idea para opinar y por lo tanto recordar, que esto no funciona; que nuevamente van Uds. a tirar el dinero a "las Cuestas", el dinero nuestro, el de la gente que les ha elegido para que lo gestionen bien y nos den buenos servicios.
Son Uds. los responsables de esta buena gestión de nuestro dinero, y para eso se les elige y vota. No pueden escudarse en los técnicos; que por cierto, también pagamos nosotros, y creo que bien, que realizan o deben realizar "su trabajo", que a mi corto entender debe ser asesorarles a Uds. en las cuestiones que Uds. les planteen, para que luego Uds. decidan cuál es la mejor actuación, siempre en beneficio del contribuyente que es el que paga... y cada cuatro años...VOTA.
Agustín García Vegas
Por si sirve para algo, si no, “se tira a las cuestas”.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Yo también soy de campo y estoy contigo. Sólo espero que a las cuestas no se tire nada más, ni dinero, ni hormigón, ni escombros ni basura¡Cuánta guarrería a la par que inutilidad!

Anónimo dijo...

Yo no soy de campo y todos los de campo excepto honrosas excepciones como vosotros parecéis, son los que tiran dinero, escombros y porquería en general por esas cuestas y por otras muchas... y los que votan a los políticos que los ven hacerlo con toda impunidad. Los mismos que riegan el cereal (¿no era de secano?) 24 horas al día durante varios meses de verano aduciendo que es agua de su "propio" pozo. Los mismos que "riegan" el campo con purina impunemente desde hace décadas, que siembran la tierra con más fertilizantes químicos y otras lindezas excelentes para la salud que semillas...
Es más una cuestión de sentido común, de solidaridad y de ser consecuente con el medio en el que vivimos y no tanto "ser de campo", porque la tierra no necesariamente da buena gente, ni inteligente tampoco. Basta con mirar el paisaje, sin ir más lejos, castellano. Lo que más les interesa a las autoridades es que no aprendamos a pensar ni desarrollemos el sentido crítico (en eso sí se emplean a fondo, con y sin técnicos) para que sigamos por siempre votando a los mismos que tiran todo eso por las cuestas. Por cierto, eso no lo hacen sólo por ineptitud... Unos piensan en sus votos y todos en sus bolsillos con unas miradas a muy corto plazo, incluso menor, diría yo, que el de una sola legislatura.