4 abr. 2010

Escombros, basuras, desidia...

Si queremos que algún día las laderas de los ríos formen parte integrada de Arévalo, deberíamos empezar a pensar qué podemos hacer con los escombros que se arrojan de forma impune por las "cuestas". Ya nos hemos hecho más veces eco de este asunto sin que, hasta ahora, nadie se haya, ni siquiera, dado por aludido. ¿Será esto eso que algunos llaman desidia?

2 comentarios :

Antonio Aranzo Molino dijo...

Todos sabemos, incluidos los municipales, de donde provienen esos escombros, mayormente restos de granito y mármol. "sin qui" no te quieres enterar.

Anónimo dijo...

El poder político es el que puede y debe resolverlo, por buenas o por malas.