21 ene. 2016

El misterioso Cide Hamete Benengeli

http://www.flickriver.com/photos/newmexico51/3815601928/
Quien haya leído El Quijote sabe que Miguel de Cervantes no se ostenta como el verdadero autor de la novela, sino como una especie de transcriptor de lo supuestamente escrito por un sabio e historiador arábigo de nombre Cide Hamete Benengeli. Así lo manifiesta expresamente el propio Cervantes en 29 ocasiones, seis en la I Parte del libro y veintitrés en la II.
¿Por qué procedió así Cervantes? En principio a manera de imitación burlesca de como solían hacerlo los escritores de los libros de caballerías, quienes se los achacaban a autores fingidos de procedencia exótica. Así, por ejemplo, el libro del "Amadís de Grecia" se decía escrito por el sabio Alquife, "El caballero del Febo" por los encantadores Artemidoro y Lirgandeo, "Don Belianís de Grecia" por el sabio Frestón, "Felixmarte de Hircania" por Filosio y "Cirolingio de Tracia" por Novarco, entre otros. Todos ellos supuestamente de origen persa, griego o árabe.
¿Por qué escogió Cervantes ese nombre de Cide. Hamete Benengeli como ficticio autor de El Quijote y cuál es su significado? Según el filólogo Lúdovik Osterc, reconocido cervantista, el genial autor optó por un árabe para que las filosas críticas encubiertas hacia el estado de cosas en los ámbitos social, económico y político imperantes en su tiempo en España y que Cervantes desliza en la novela, no fueran para él motivo de persecución y sanciones, en particular de la Inquisición, sino que la responsabilidad se imputara al autor ficticio.
Por su notoria ingenuidad, la explicación de Osterc resulta francamente inaceptable. Con todo y que alega lo expuesto por el propio Cervantes en el capítulo 9 de la I Parte, donde escribe: "Si a esta historia se le puede poner alguna objeción cerca de su verdad, no podrá ser otra, sino haber sido su autor arábigo, siendo muy propio de los de aquella nación ser mentirosos". Es decir, supuestamente de esta forma Cervantes se cura en salud.
Por lo que hace al significado de Benengeli, en el capítulo 2 de la II Parte Sancho Panza dice que "el autor de la historia se llama Cide Hamete Berenjena. Ese nombre es de moro -respondió Don Quijote". De este pasaje de la novela muchos han desprendido que berenjena, fruto de origen árabe, en esta lengua se dice benengeli; como dato adicional, los moros tenían especial gusto por las berenjenas. Entonces el autor ficticio sería algo así como señor aberenjenado o berenjenero.
Por su parte, hace poco más de un siglo el jesuita Julio Cejador y Frauca, renombrado cervantista español, en su enciclopédico estudio "La lengua de Cervantes" escribió que "Benengeli pudiera significar hijo del ángel o angelical", versión que no tuvo mayor eco.
Una más afortunada traducción, que data de finales del siglo XVIII, de Cide Hamete Benengeli, es la siguiente: Cide en árabe significa señor; Hamete por Hamed, que significa "el que alaba", es quizá el nombre más común en el mundo arábigo. Y por lo que hace a Benengeli, en el árabe de Argel en tiempo de Cervantes, donde él estuvo en cautiverio más de cinco años y seguramente algo aprendió de esta lengua, "Ben" (o Ibn en el árabe de Egipto) significa hijo, y "Ayel" o "Eggel" castellanizado como "Engeli", es ciervo. Entonces Benengeli será "hijo del ciervo" o cerventeño, es decir, Cervantes.
De ser cierto lo anterior, y todo así lo indica, Cervantes con su ingenio singular nos quiso decir que tanto el autor real como el ficticio de El Quijote es exactamente el mismo. Es decir, él.
El Siglo de Torreón  -  Jagarciav@yahoo.com.  -  Juan A. García Villa

No hay comentarios :