22 ago. 2010

El Convento de la Trinidad

De entre los proyectos que en su momento se quedaron en el “limbo de los justos”, según nos han informado de forma expresa y extensa, se encuentra el que pudo haber sido conocido como “Museo de las Piedras”. Un muy interesante espacio en el lugar que ocupan los restos del desaparecido Convento de los Frailes Trinitarios.
Según nos explican, cuando se edificó en este lugar, se dejaron un número determinado de metros en los que están incluidos los restos del antiguo convento. El compromiso verbal a que se llegó fue acondicionar un poco el lugar y traer al recinto resultante los diversos restos pétreos: trozos de columnas, basas de cruceros, lápidas, piezas de arcos y otros elementos, en muchos casos de granito, creando un espacio visitable al tiempo que se hubieran rehabilitado los derruidos muros que nos quedan del Convento de la Trinidad.
Por desgracia, el compromiso quedó en agua de borrajas. De esta manera los restos del convento siguen sufriendo el total abandono y los restos pétreos siguen esparcidos, cuando no han desaparecido, por los diversos rincones de Arévalo.
Sería muy interesante que este proyecto volviera a ser tomado en consideración. Por un lado no creemos que llevar a cabo este recinto expositivo resultara muy costoso. De paso podría hacerse una pequeña obra de rehabilitación del torreón y los muros que quedan del antiguo convento. Además se recogerían las piedras que están rodando, aún, por ahí.
Por último serviría como homenaje a Fray Juan Gil que, como todo el mundo sabe, cuenta entre sus gestas el haber rescatado al genio de las letras españolas, al autor del Quijote, cuyo nombre luce la calle en la que podemos contemplar los abandonados restos del antiguo recinto conventual.

No hay comentarios: