24 jun. 2018

El silbo de los vencejos y la Hora Azul

El pasado sábado, 23 de junio, quedamos en la plaza de la Villa a la caída de la tarde para, por un lado contemplar el vuelo de los vencejos y escuchar su característico silbido y, por el otro, aprovechar esa hora en que una vez anochecido, el cielo toma un tono azul tirando un poco a añil.






La nota negativa la puso el propietario del vehículo que ahí vemos y que, haciendo caso omiso de la prohibición explícita de aparcar en nuestra monumental plaza de la Villa, deja su coche aparcado en ella como si la prohibición no fuera con él.


No hay comentarios: