Mariano Gil Marinas

Colección: "Chorín" Muriel

 

     Cantares

Tiene que ser hablador
el aprendiz de un barbero,
por ser esta asignatura
la que le exigen primero.

Las mujeres modernistas
ya no se ponen mandil,
ni se acuestan a las ocho,
ni se alumbran con candil.


Los pardillos tienen miedo
al alcotán y al milano,
¡Viendo a la Guardia Civil
igual le ocurre a un gitano!

El que resta voluntades
y no da consejo sano,
adquiere la misma fama
que el perro del hortelano.

Si será lista en mi pueblo
la mujer que es lavandera,
que cualquier cosa que ocurre
lo sabe ella la primera.

       Mariano Gil Marinas

Comentarios