27 jun. 2015

Nada es lo que decías y Oscura lucidez

En un bello acto literario que tuvo lugar el viernes, 26 de junio, en el Auditorio San Francisco de Ávila, se presentaron dos pequeñas joyas literarias: "Nada es lo que decías" de Ester Bueno Palacios y "Oscura lucidez" de Mario Pérez Antolín.





http://www.cuadernosdelaberinto.com/Poesia/Nadaesloquedecias.html


http://nalocos.blogspot.com.es/2015/06/de-oscura-lucidez-de-mario-perez.html

23 jun. 2015

La Moraña trajinante

Colección de Nacho González

La Moraña trajinante es la de comerciantes ambulantes y arrieros que recorren pueblos y aldeas ofreciendo productos y servicios.

Entre ellos, citamos, a modo de ejemplo, a algunos:

El Tío Requena y el Tío Ronda, de la Vega de Santa María, arreglaban y hacían albardas y colleras de burros, mulas y caballos. 
El tío Trifón y el tío Calixto de Velayos hacían los ataúdes, timones de los carros y los estevones de los arados.
Los trilleros de Migueláñez empedraban la cara inferior de los trillos que después desgranaban el trigo y la cebada.
Los cacharreros de Tiñosillos llegaban con una buena muestra de cántaros, botijos y otros recipientes de barro.
Los patateros llegaban de Tiñosillos y Cabizuela.
El tío Pistolo, desde Cardeñosa y Peñalba, recorría los pueblos como buhonero con un carro tirado por una mula.
Los ajeros y hortelanos eran de Las Berlanas.
El tío Jabonero de Velayos vendía trozos de jabón que llevaba en unas alforjas. De Velayos llegaba
Los vendedores de ultramarinos y frutas, peces y cangrejos del Adaja, chocolateros, panaderos, triperos, meloneros, y vendedores llegaban de Mingorría.
Los colchoneros venían con el buen tiempo de Villanueva de Gómez, quienes vareaban los colchones mientras la lana se oreaba al sol.
El tío Rascayú, de Arévalo, se instalaba en una casa los días que fueran necesarios para terminar aquellos grandes armarios, construidos en la misma habitación donde se ubicaba.
El tío Elías, también de Arévalo, hojalatero sesentón con bigote negro y muy moreno, se paseaba haciendo ruido con una sartén y un hierro, percusión tronadora, mientras se anunciaba: "Nuestro oficio es un oficio muy chulo. Señora, ¿quiere usted que le eche un culo? (a las cazuelas y pucheros)".

Encuentro literario

22 jun. 2015

Encuentros en Zona de Moraña

Estamos organizando los "Encuentros en Zona de Moraña" de este año.
Se desarrollarán durante los días 11, 12 y 13 de septiembre en Collado de Contreras (Ávila).
Estos encuentros están dirigidos a artistas, artesanos, gestores artísticos y a toda persona que este interesada por el arte y el conocimiento.
Participar en los encuentros no cuesta dinero, pero tampoco tenemos presupuesto para gastos.
Disponemos de un espacio donde dormir y comer. Aquí podréis hablar, presentar o realizar alguna obra vuestra. Estamos abiertos a todo tipo de técnicas y disciplinas.
No es necesario participar los tres días.
Si alguien está interesado en venir pero tiene problemas para el transporte decírnoslo y buscaremos una solución.

Si estáis interesados poneros en contacto con Antonio Alvarado en antonioalvarado.info@gmail.com


Os esperamos

21 jun. 2015

Epílogo 20001

http://www.sensacine.com/
Y debido a que en toda la Galaxia no habían encontrado nada más precioso que la mente, alentaron por doquier su amanecer. Se convirtieron en granjeros en los campos de las estrellas; sembraron, y a veces cosecharon.
Y a veces desapasionadamente, tenían que escardar.

Sólo durante las últimas generaciones los europanos se han aventurado en el Lado Lejano, más allá del calor y la luz de su sol que nunca se pone, hacia la región inhóspita en que todavía se puede encontrar el hielo que alguna vez cubrió todo el planeta. 
Y menos generaciones aún han permanecido allí para enfrentarse con la corta e inquietante noche que se produce cuando el Sol Frío, brillante pero poco potente, se sumerge bajo el horizonte. 
Pero de todos modos, estos intrépidos exploradores han descubierto que el Universo que los rodea es más extraño de lo que habían imaginado. Los sensibles ojos que desarrollaron en los oscuros océanos aún les son útiles; pueden ver las estrellas Y los demás cuerpos que se mueven en su cielo.
Arthur C. Clarke
2010, Odisea dos

20 jun. 2015

Por la ronda de la muralla

Fábulas orientales

Hoy, después de una dura mañana de trabajo en el jardín no viene mal traer al recuerdo algunas nuevas fábulas de origen oriental. (Juan C.)

LA RANA EN EL POZO

En un pozo poco profundo vivía una rana.
- ¡Mira qué bien estoy aquí! – le decía a una gran tortuga del Mar del Este –. Cuando salgo puedo saltar alrededor, sobre el brocal, y cuando regreso puedo descansar en las hendiduras de los ladrillos. Puedo chapalear, sacando sólo la cabeza fuera del agua, hasta llenar mi corazón de gozo; o andar sobre el lado suave con los pies sumergidos hasta los tobillos. Ni los cangrejos, ni los renacuajos pueden compararse conmigo. Soy amo del agua y señor de este pozo. ¿Qué más puede ambicionar un ser? ¿Por qué no vienes aquí, más a menudo, a pasar un rato?
Antes que la tortuga del Mar del Este pudiera meter su pie izquierdo en el pozo, sin saber cómo, ya su pie derecho se había enganchado con algo. Se detuvo y retrocedió; entonces comenzó a describir a la rana el océano.
- Tiene más de mil li de ancho y más de mil ren de profundidad. En otros tiempos había inundaciones nueve años de cada diez; sin embargo, el agua del océano no aumentaba. Después hubo sequía siete años de cada ocho, sin embargo, el agua del océano no disminuía. Se ha mantenido igual a través de los años. Por eso me gusta vivir en el Mar del Este.
La rana, en el pozo insignificante, se quedó atolondrada y sintió algo de vergüenza.

Zhuang Zi

EL PRÍNCIPE Y SU ARCO


El príncipe Xuan era aficionado a disparar flechas y le agradaba que le dijeran que era un arquero fuerte. Pero la verdad era que no podía tender un arco que pesara más de treinta libras. Cuando mostraba su arco a sus acompañantes, éstos simulaban tratar de arquearlo, pero lo hacían sólo hasta la mitad de su extensión.

- ¡Debe pesar por lo menos noventa libras! – exclamaban todos –. Nadie, salvo Su Alteza, puede manejar un arco así.

Y esto llenaba al príncipe de satisfacción.

Aunque tendía un arco de sólo 30 libras, hasta el fin de su vida creyó que éste pesaba 90. Eran 30 de hecho y 90 de nombre. Por mantener fama inmerecida, el príncipe dejó la verdad por el camino.

Yin Wen Zi

18 jun. 2015

Presentación del libro “El gemido del sentimiento”

El próximo viernes, 19 de junio de 2015, a las 20:30 horas, en la sala de conferencias de La Casa del Concejo de Arévalo, tendrá lugar la presentación del libro “El gemido del sentimiento” de Juan José Martín Gordaliza.

En el contexto del programa de actividades culturales que realiza la Asociación Cultural “La Alhóndiga de Arévalo”, tendrá lugar el próximo viernes 19 de junio, la presentación del libro “El gemido del sentimiento” del escritor Juan José Martín Gordaliza.
El autor es natural de Sinlabajos y trabaja en la actividad agraria, dedicando el tiempo libre que le permite su actividad, a escribir, fundamentalmente poesía. Dice el autor en la contraportada del libro que ahora presenta que: “…los versos son la expresión escrita de nuestras emociones y sensaciones. Unas veces invadidos de una triste melancolía y otras de una jovial algarabía.  Pero siempre llevan el sello sincero de nuestra identidad. Porque, aunque a veces tratemos de engañarnos a nosotros mismos, jamás podremos traicionar los a los sentimientos que viven implícitos en nuestro yo más íntimo.  Los versos son el lenguaje del corazón, las lágrimas ó risas de la razón y la sangre del alma.”
El acto de presentación tendrá lugar en la sala de conferencias de la casa del Concejo de Arévalo y comenzará a las 20:30 horas de la tarde.

Por otra parte, el domingo 21 de junio y dentro de la misma programación cultural, “La Alhóndiga” organiza un nuevo paseo cultural por la Historia y el Patrimonio arevalense.
En este caso, el paseo comenzará a las 11:30 horas en el Mirador del Adaja, calle de San Ignacio de Loyola, y el recorrido discurrirá por la antigua ronda de la muralla entre el citado mirador que fue en otro tiempo una de las puertas de la cerca, la puerta de San José, y terminando en el baluarte artillero que hay delante del castillo de Arévalo y que apareció en las últimas actuaciones de rehabilitación de éste último.

El monje y el escopión

A veces uno no puede dejar de acordarse de esta breve alegoría de aparente origen oriental. (Juan C. López)

Por cortesía de http://reflejosdeluz11.blogspot.com.es/
Un monje y sus discípulos caminaban por un camino cuando se enfrentaron a un puente, sobre el río vieron como un pequeño escorpión era arrastrado por el agua. El monje al ver esta escena corrió hacia el agua, entró en el río y tomó al escorpión con su mano para salvarlo.
Cuando lo traía, el animal lo picó y debido al fuerte dolor, el monje lo dejó caer sobre el agua. Pero rápidamente regresó a la orilla y con una rama de árbol lo tomó y lo llevó a la orilla.
Con gran dolor en su mano, el monje regresó junto a sus discípulos que observaban la escena perplejos.
Uno de ellos le dijo: "Maestro ¿por qué salvó al escorpión? Yo lo habría dejado ahogarse, mas aún después de lo que le hizo. Pero usted le respondió con su ayuda, ese animal no merecía compasión."
El monje le respondió: "El escorpión actuó de acuerdo a su naturaleza, y yo de acuerdo a la mía."

15 jun. 2015

La Llanura número 73


Ya está a vuestra disposición nuestra Llanura número 73, correspondiente a junio de 2015.

Podéis recogerla en los lugares habituales y para su descarga en los siguientes enlaces:




EN PDF

EN SCRIBD

Para descargar todos los números pulsa AQUÍ.

14 jun. 2015

Próximas actividades

- Presentación del libro “El gemido del sentimiento”. El próximo 19 de junio, viernes, a las 20:30 horas de la tarde tendrá lugar la presentación del libro “El gemido del sentimiento” de Juan José Martín Gordaliza. El acto tendrá lugar en la Casa del Concejo de Arévalo.


- Paseo cultural por la ronda de la muralla de Arévalo. El domingo 21 de junio, a las 11:30 horas desde el mirador de la calle de San Ignacio de Loyola de Arévalo comenzará una nueva visita cultural por Arévalo. En este caso queremos recorrer la antigua ronda de la muralla desde el lugar de partida, antigua puerta de San José, hasta el baluarte artillero del castillo, lugar en  el que finalizará la visita.


- Marcha de San Vitorino 2015. Como en años anteriores y organizado por el Club de Senderismo “Los Pinares de Arévalo” tendrá lugar el próximo 28 de junio, domingo, la habitual marcha que se realiza en el contexto de las Ferias y Fiestas de Arévalo de cada año.

8 jun. 2015

Ascenso a la Serrota

El próximo domingo subiremos al pico de La Serrota de 2294 m.
La ascensión se realizará por su cara norte y se iniciará en el Barrio Alto de Pradosegar a las 8:00 am. 
El desnivel es de 1100 m. El grado de dificultad es alto debido al desnivel, especialmente en el tramo de cumbre.
Se recomienda llevar calzado de montaña, agua, bebidas isotónicas, almuerzo, protección solar y ropa de ligera de abrigo y de verano. La ascensión y posterior descenso se realizará en cinco horas y media o seis horas.
El Montañón de La Serrota es una atalaya esplendida, en el centro de la provincia de Ávila.
Se encuentra dentro del espacio natural protegido de Sierras de Paramera y Serrota.
Nos guiará hasta la cumbre Carlos Tomás Rodríguez Martín gran amigo y colaborador de la asociación.

- Saldremos el 14/06/2015

- De la Plaza del Arrabal de Arévalo 

- A las 7:00 am.

1 jun. 2015

Nunca miedos, jamás mentiras

El plan era sencillo: recorrer el arroyo Carias procedente de Martín Muñoz de la Dehesa, Rapariegos y Codorniz, desde su encuentro con el arroyo de la Mora, junto al cementerio de la localidad de Arévalo, hasta su paso con la calzada de Rapariegos. Unos cinco o seis kilómetros y su correspondiente vuelta al punto de partida. Pero la falta de un elemento de vital importancia para los escarceos en la Naturaleza que esta asociación, La Alhóndiga, propone, nos hacía tener un cierto temor. El Señor de los bichos es mucho señor y sin su presencia nos sentimos inseguros en un entorno tan desconocido para la mayoría y que él nos descubre y enseña de forma pedagógica y paciente.


Habíamos trasnochado algunos a cuenta de un individuo peculiar. Un fraile carmelita, todo bondad y energía, que nos había envuelto en su discurso teresiano la víspera. Yo personalmente estaba todavía con algunas de sus palabras resonando en mi cabeza, pues no pude retenerlas todas lamentablemente. Es un fraile o cura o amigo al que no te cansas de escuchar, pues en sus palabras hay algo, puede que sea la Verdad, que te atrae. Nunca miedos, jamás mentiras…obras, obras, obras, obras… nos dijo que dejó escrito la Santa, que fue mujer sobre todo y que no necesitó estudiar a los hombres porque les adivinaba. Tal vez fuera por eso que nos presentamos donde los arroyos se juntan, el de la Mora y el Carias, todavía somnolientos, cerca de un centenar de personas sin saber muy bien a lo que nos íbamos a enfrentar, lo que podríamos encontrar y tan siquiera por dónde deberíamos caminar. Así de insegura es la Persona.

Había una novedad importante que cualquier cronista, aunque sea de medio pelo como es mi caso, no puede dejar de reseñar: Mister Chisp había vuelto a caminar con nosotros. Era una especie de prueba de resistencia para calibrar su estado físico. Nada de lanzar las campanas al vuelo, que a él no le gusta la algarabía ni el jolgorio, que es hombre tranquilo, excepto cuando conduce vehículos a motor pues entonces se transforma. Pero eso es algo que tendré que tratar de forma individualizada con él, a solas y con palabras quedas. Quedamos pues en que iba a probarse Mister Chisp así que el pasar por los caminos habría de ser de forma prudente y sosegada, sin aturulladas prisas que no son buenas para nada y menos en la Naturaleza. Y así empezamos la marcha, casi como el pueblo de Israel pero sin saber la tierra Prometida que buscábamos y guiados por nuestro particular Moisés, un tío de Palacios de Goda que tiene el corazón que no le cabe en el pecho y sabe de las cosas de los pueblos como pocos.

Empezamos junto al cauce del arroyo, siguiendo la linde hasta que pudimos adentrarnos en él, junto a cebadas consumidas por los recientes calores pasados y fuera de tiempo. Los que han arrebatado la cosecha pues las espigas en muchos casos apenas han granado. La maleza, por la abundancia de humedad y la escasez de pastoreo, inundaba todo el cauce haciendo dificultosa la marcha en algunos tramos, pero dejando bien a las claras varios aspectos que serán, de seguro, estudiados por mentes más claras que la mía.

El primero de ellos es que la codicia humana, ansia decía mi padre, es casi infinita y no lo es del todo porque el límite es el propio mundo pues nada se puede acaparar más allá de lo que existe. El hombre en su ansia e ignorancia todo lo acapara, todo lo quiere, sin saber el grave perjuicio que ocasiona al bien común. Habrá que enseñar, educar y formar ciudadanos si queremos tener futuro. Además de exigir que las leyes se cumplan y las autoridades actúen para devolver al bien común e interés general lo que es suyo y de lo que se han apropiado unos cuantos ansiosos que no tienen suficiente nunca. Nunca miedos, jamás mentiras…obras, obras, obras, obras…


El otro aspecto a destacar es que se puede palpar que cuando el hombre retrocede en la ocupación del espacio físico, es la Naturaleza la que de inmediato lo ocupa. Abandonados el pastoreo y casi los pueblos, la vegetación avanza y con ella los que siempre poblaron estas tierras, animales salvajes que mantienen en perfecto equilibrio el ecosistema, no como el hombre. No puedo relatar la gran cantidad de bichos y pájaros que con sus trinos acompañaron nuestro caminar, salvo destacar la presencia de numerosas huellas de jabalíes, conejos y demás fauna. El avistamiento de alguna liebre, incluso una, ya de esas viejas liebres que sobreviven a los cazadores, que se permitió observarnos en una relativa cercanía, conocedora de sus capacidades, para mirarnos casi desafiante en retarnos a una carrera que sabía ganada de antemano.
Una garza que volaba de charca en charca eludiendo nuestra molesta presencia, algún que otro milano y varias cigüeñas que pastaban en los prados próximos a nuestro paso. Hasta que de pronto un pareja de corzos, sí los duendes del bosque, primero el macho y seguido su hembra, salieron de entre la fresca maleza que ocupa el cauce del arroyo. A menos de diez metros de nosotros y tal vez sorprendidos del numeroso grupo de humanos que pasaban por allí, lugar por el que de seguro haría muchos años que no se veía tantos animales de la especie humana, parlanchines y despreocupados. De haber ido menos, seguro que ni se mueven de su fresco acomodo seguros de su invisibilidad. De inmediato giré la cabeza para comprobar que Mister Chisp les había visto en esta ocasión, él que nunca les ve, y sí les pudo ver, como todos, con una nitidez similar a la preciosa foto de David Pascual. Aunque todo fue muy rápido la imagen quedó perfectamente grabada en nuestras retinas y superado el sobresalto inicial algo quedó en nuestro ánimo, como de alegría. Nunca miedos, jamás mentiras…obras, obras, obras, obras…

Y con unas cosas y otras transcurrió la mañana. Almorzamos en un prado a la sombra de unos álamos o chopos negros, junto a los restos del despoblado de Palazuelos, con la vista de Rapariegos y de su ermita. Cuánto añoro a Ángel Ramón, a mi  Querubín que sabe latín. Con la compañía de unas cuantas cigüeñas que pastaban tranquilas en una mañana agradable y soleada. Y el regreso, por el camino de Arévalo, el que sale del mismísimo centro de Martín Muñoz de la Dehesa y que nos acerca desde oriente a nuestra ciudad con la impresionante visión de su castillo y sus siete torres.

En un juego de luces indescriptible que provoca percepciones que pueden llevar a confusión sobre la lejanía o cercanía de cada una de sus iglesias o de la altura de sus torres, cambiante todo conforme el día avanza; llegando a su culmen a esa hora incierta del atardecer, cuando el sol juega a ocultarse de torre en torre y se asoma por entre los huecos de San Martín o Santa María. Mister Chisp llegó con bien, dice que algo cascado, pero en perfecto estado de revista, lo que le hace estar apuntado desde este mismo instante para la próxima.
Al tiempo que quedan reclutadas todas aquellas personas que ponen como pretexto su mala condición física. Son paseos tranquilos y en los que se pueden contemplar cosas que te harán exclamar: “Cosas veredes.”. Vimos además cómo nos ven desde la autovía y el ferrocarril los que por allí pasan, nuestro mejor escaparate. Razón de más para mimarle y tenerle siempre atractivo. Y llegando casi a su fin el paseo, seguían resonando en mi cabeza las palabras del carmelita de Alba de Tormes al que estoy deseando volver a ver. Nunca miedos, jamás mentiras…obras, obras, obras, obras…

Fabio López.
Las fotografías de corzos corresponden a David Pascual Carpizo.
Resto de fotografías Juan C. López.

Mapas y efemérides celestes para junio de 2015