12 may. 2013

Cuarzos, feldespatos, micas…

Como en broma, hace unos días Aurora tuvo la idea de poner en el Facebook, en el apartado de Los de la Alhóndiga, un enlace que invitaba a asistir a Geolodía Ávila 2013. Sabed que Geolodía, es una iniciativa de la Sociedad Geológica de España para divulgar la geología en la sociedad. Te invitan a pasar un día en el campo aprendiendo geología y descubriendo los secretos que cuentan las rocas.
El caso es que Juan Jesús, animoso siempre y ávido de aprender cosas nuevas, dijo el primero: “Si puedo, voy”.
Aurora dijo: “Yo también tenía pensado ir, ya estamos en contacto”.
Juan Jesús: “Me apunto”.
Juan Antonio: “Yo también”.
Pili dice: “Yo no puedo, joooooooo”.
 Juan Jesús: “Así me gusta, Juanan, ya verás cuando tú y yo seamos de los pocos que sepan lo que es un esquisto. No tenemos límite.
Juan C. aseguró: “Reyes y yo también nos apuntamos. No os vayáis sin nosotros. A las 8,00 en la plaza del Arrabal. No me quedo yo sin saber que es un esquisto.”
Creedme si os digo que la conversación, en la entrada de Facebook, ha seguido dando de sí, y creedme si os digo que, al final, nos presentamos, sobre las 8,05 de la mañana del domingo, Aurora, Juan Antonio, Juan Jesús, Juan C. y Reyes. Como diría Fabio no llegamos al centenar pero los ánimos y las ganas de ver esquistos, pórfidos, silicatos o lo que fuera a ser que nos enseñaran los organizadores, superaban cualquier inconveniente que pudiera darse.
Los organizadores eran, según indicaba la página web en que se anunciaba el evento, los doctores Pedro Huerta, Pablo G. Silva y Loreto Rodríguez-Bouzo, profesores del Departamento de Geología de la Universidad de Salamanca, pertenecientes a la Escuela Politécnica Superior de Ávila.
La excursión empezaba en Martiherrero a las 9,30 de la mañana, luego iríamos a Muñico y después a San García de los Ingelmos.
Llegamos a Martiherrero sobre las 9,15. Éramos más que puntuales, tanto que aún no había llegado nadie. Entre bromas tomamos unos cafecillos mañaneros esperando al resto de asistentes. Poco a poco fueron llegando y formando un más que interesante grupo de interesados en la Geología.
En una breve introducción nos explican que quieren que veamos, en los tres puntos a los que nos dirigimos, tres tipos de rocas existentes en la zona, las rocas ígneas o plutónicas, las rocas metamórficas y las rocas sedimentarias.
Nos repartimos en coches e iniciamos el viaje dirigiéndonos a una zona de Martiherrero en la que abundan los afloramientos graníticos, rocas plutónicas por excelencia.
Llegados al lugar los profesores nos adentran en el origen, composición, características, peculiaridades de los grandes bloques sobre los que pisamos; el origen de los cortes ortogonales que apreciamos en ellos; porqué aparentan un color u otro; en qué época geológica se formaron y en qué contexto; en fin, como decimos los de La Alhóndiga, una lección magistral amenizada posteriormente por las curiosas preguntas de los asistentes que quieren saber más sobre cuarzos, feldespatos y micas.
Marchamos ahora hacia Muñico. Luego de un rato de carretera paramos en una vía secundaria. Hay en esta zona ejemplos sorprendentes de rocas metamórficas. Se formaron por calentamiento en contacto con los vecinos afloramientos plutónicos. El terreno está bastante más arbolado que la zona de los granitos; hay sobre todo encinas.
Explicaciones concretas sobre estos tipos de rocas conducen luego a las preguntas de rigor. Los asistentes no quieren quedarse con dudas. Comentarios, corrillos, aclaraciones.
Nos vamos. Ha llegado la hora del almuerzo. Ya sabéis que estas excursiones tienen su rato de recreo con bocadillo incluido. Paramos en el bar de Muñico. Allí entablamos animada conversación con nuestros nuevos amigos. Les hablamos de La Alhóndiga, de La Llanura, de nuestras habituales excursiones organizadas por Lusijo, de los sitios visitados en los alrededores, de Los Infiernos, de Peña Mingubela, de la reciente visita al Castro de Ulaca…  Entre bocado y bocado bebemos agua o cerveza, echando de menos, eso sí, el dulce néctar de Orbita que suele traer Ángel Ramón cuando sus obligaciones le permiten asistir a estas excursiones.
Un rato de asueto y volvemos a la carretera. Marchamos ahora a San García de los Ingelmos. Decir, antes de que se me olvide, que la arquitectura civil de estas poblaciones merece una visita para contemplar y fotografiar las características constructivas de estas casas. Tenemos que hablar con Jorge Díaz de la Torre y volver una mañana por estos pagos. Podemos aprovechar para que nos enseñe y explique Los Henrrenes en el cercano Cillán.
En San García de los Ingelmos, decía, vamos a ver un afloramiento de roca sedimentaria. Los que estuvisteis en la visita que hicimos al lugar conocido como Los Infiernos, en el tramo alto del río Arevalillo, podéis haceros una idea de lo que hemos visto aquí.
Las correspondientes explicaciones sobre estas formaciones rocosas y, una vez terminadas, un recorrido por la historia geológica del territorio que nos contiene. Un recorrido por los últimos 550 millones de años en tan solo 5 minutos.
Se forman las rocas sedimentarias, mediante fuerzas de presión se convierten en metamórficas y mediante fuerzas ígneas se convierten en rocas plutónicas.
Nos hablan de Pangea, del mar de Thetis. ¿Sabíais que ahí, al lado, en tierras de Segovia, estaba este mar, este primigenio Mediterráneo?
Un paseo hasta la cima del afloramiento, algunas preguntas y aclaraciones, fotografías de grupo para el recuerdo, intercambio de datos para poder mantener el contacto, propuestas de visitas conjuntas y regresamos a los coches.
Nos despedimos.
Regresamos a Arévalo alegres, satisfechos. Y la alforja llena de nuevos conocimientos.

Juan C. López
Fotos: Juan C. López y Juan Antonio Herranz

4 comentarios:

Juan C. dijo...

Yo he aprendido que los esquistos (del griego σχιστός, ‘escindido’) constituyen un grupo de rocas metamórficas de grado medio, notables principalmente por la preponderancia de minerales laminares tales como la mica, la clorita, el talco, la hornblenda, grafito y otros. El cuarzo se halla con frecuencia en granos estirados hasta al extremo que se produce una forma particular llamada cuarzo esquisto. Por definición, el esquisto contiene más de un 50% de minerales planos y alargados, a menudo finamente intercalado con cuarzo y feldespato.
En el esquisto los granos minerales individuales, alargados hasta formar escamas por el calor y la presión, pueden verse a simple vista. El esquisto está característicamente foliado, lo que quiere decir que los granos de minerales individuales pueden separarse fácilmente en escamas o láminas. La característica textura escamosa del esquisto ha dado lugar al adjetivo «esquistoso».
Los esquistos se nombran según sus minerales constituyentes más importantes o inusuales, tales como: esquisto de granate; esquisto deturmalina; esquisto azul cuando contiene glaucofana, anfibol o crossita; esquisto verde con clorita; esquisto micáceo cuando contiene mica; etcétera.

esculturas de hierro reciclado dijo...

puffffffffff J.C.

Juan C. dijo...

Era una broma.

Juan C. dijo...

http://www.tribunaavila.com/noticias/avila-dot-dot-dot-mucho-mas-que-granitos/1368515677