25 ene. 2017

Ley 3/1995, de 23 de marzo, de Vías Pecuarias

JUAN CARLOS I
REY DE ESPAÑA
A todos los que la presente vieren y entendieren.
Sabed: Que las Cortes generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente Ley:
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
I
La presente Ley establece el régimen jurídico de las vías pecuarias. De este modo, el Estado ejerce la competencia exclusiva que le atribuye el artículo 149.1.23.ª de la Constitución para dictar la legislación básica sobre esta materia.
Es indudable la importancia económica y social que durante siglos revistió la trashumancia, de cuya trascendencia es prueba elocuente el apoyo prestado por los monarcas a esta actividad desde la Baja Edad Media, creando, amparando o fortaleciendo a las nacientes agrupaciones pastoriles (juntas, ligallos, mestas), que con el tiempo se erigieron en poderosos gremios -su ejemplo más significativo es el Honrado Concejo de la Mesta-, a cuyo amparo los ganados aprovechaban pastizales complementarios merced a sus desplazamientos periódicos por cañadas reales y otras vías pecuarias, todo lo cual hizo posible en la Edad Moderna el desarrollo de un potente mercado lanero de resonancias internacionales.
Sin embargo, desde comienzos de la Edad Contemporánea se advierte un declive rápido de la trashumancia -que se agudiza con la abolición de la Mesta (1836) y con la desamortización comunal (1855)-, y, consiguientemente, un menor uso de las vías pecuarias, cuya infraestructura soporta un intrusismo creciente. De ahí el paulatino abandono de la red viaria por las cabañas de largo recorrido y el correlativo empleo del transporte por ferrocarril y por carretera. Ello no obsta para que, si bien cada vez más relegada, subsista en nuestros días la trashumancia a pie, en coexistencia con otros desplazamientos viarios más cortos, ya entre provincias o comarcas colindantes (trasterminancia), ya entre pastos y rastrojeras de un mismo término municipal.
Así pues, la red de vías pecuarias sigue prestando un servicio a la cabaña ganadera nacional que se explota en régimen extensivo, con favorables repercusiones para el aprovechamiento de recursos pastables infrautilizados; para la preservación de razas autóctonas; también han de ser consideradas las vías pecuarias como auténticos «corredores ecológicos», esenciales para la migración, la distribución geográfica y el intercambio genético de las especies silvestres.
Finalmente, y atendiendo a una demanda social creciente, las vías pecuarias pueden constituir un instrumento favorecedor del contacto del hombre con la naturaleza y de la ordenación del entorno medioambiental.
Todo ello convierte a la red de vías pecuarias -con sus elementos culturales anexos- en un legado histórico de interés capital, único en Europa, cuya preservación no garantiza en modo alguno la normativa vigente. En efecto, aunque la Ley 22/1974, de 27 de junio, de Vías Pecuarias, reconoce la naturaleza demanial de estos bienes, declarando que no son susceptibles de prescripción ni de enajenación, estima, no obstante, innecesarias o sobrantes y, por consiguiente, enajenables todas aquellas vías o parte de las mismas que no se consideren útiles desde la estricta perspectiva del tránsito ganadero o de las comunicaciones agrarias, perspectiva que su Reglamento de aplicación de 3 de noviembre de 1978 amplía todavía más, hasta llegar a incluir como derechohabientes del dominio público a los propios intrusos. De ahí la necesidad de dictar una nueva Ley.

23 ene. 2017

Cuotas de socios de La Alhóndiga. Año 2017

Se abre el plazo de ingreso de las cuotas de socios de nuestra Asociación Cultural "La Alhóndiga" para el año en curso 2017.

Recordamos a todos nuestros socios que la cuota anual es de 20,00 euros y que el ingresó podrá realizarse en las cuentas bancarias que la Asociación tiene abiertas en las entidades "Caja España Duero" y "Bankia".

22 ene. 2017

“Un río español reta a la Ciencia. Los peces del Adaja son incorruptibles”

Para la gente de Arévalo no es motivo de asombro que la pesca de su río, el Adaja, se conserve incólume. Están cansados de oírselo contar a su mayores y de comprobarlo por sí mismos. Aurora, vecina entrada en años, se enfadó con nosotros porque nos vio incrédulos:
«La incorruptibilidad de nuestros peces se toma a broma y no es justo. En muchas casas del pueblo están colgados desde tiempos muy antiguos… 
En una ocasión, mi padre que frecuentaba la casa de don Santiago Ramón y Cajal –era muy amigo de su hijo- le preguntó: “En mi pueblo parece ser que los veces no se pudren. Yo así lo creo, pero hay quien lo echa a guasa”… 
Entonces, don Santiago, hombre parco en palabras, dijo “no es imposible, no es imposible”.»

En el bar Taller tuvimos en la mano uno de estos peces: entero, con toda su carne y tripas dentro, lo notamos duro, momificado; y despedía un suave olor a masilla de vidriero. Allí mismo nos enteramos de un dicho popular que asegura que los peces no se descomponen desde que Santa Teresa se cayó al río Adaja y lo purificó.
Más tarde, Mariano Gil, un arévaco «de hoy», con sus casi setenta y cuatro años, nos explicaría: «Se dice que donde está la presa de Mingote hubo unas filtraciones de aguas que podían ser medicinales, según comentaba José Tejeras, médico de Arévalo, ya fallecido. En las porosidades de la presa aparecieron entonces unas destilaciones blanquecinas que posiblemente al entrar al río y ahora beberlas los peces los hace incorruptibles. De esto hace muchos años, yo lo oía cuando era chico, pero nunca nadie se preocupó de averiguarlo».
Según nos dijeron, desde principios del siglo pasado o quizás desde antes, se recuerdan peces incorruptos. Nosotros no conseguimos encontrar ninguno con más de diez años y es que –nos apuntó un vecino-: «No podemos tenerlos más antiguos porque siempre se han regalado a todo el mundo que venga y los pida, para que se convenzan de la incorruptibilidad del bicho… y si usted apuesta en contra, seguro que pierde».
En el bar El Arco, dos ejemplares ennegrecidos por el humo de la cocina, pero en perfecto estado de conservación, adornan el establecimiento.
«Uno lleva diez años colgado, y es un barbo, el otro dos, y es una carpa royal roja, Los he pescado yo –afirma el dueño del local, Amalio Robles- y he tenido otros envueltos en papel de periódico ocho o diez días, y a pesar de lavarlos durante doce días en agua del grifo se mantuvieron como éstos de aquí, que ni tan siquiera huelen mal».
Incluso –nos aseguran- un murciano pescó un pez en el río y se lo llevó a su tierra y al regresar lo traía incorrupto… Otra historia parecida se cuenta de un extremeño.
Juan Gómez Pérez, alguacil de Arévalo, es un entendido:

«La conservación de nuestros peces se ha de intentar en primavera, ya que en verano, con las temperaturas, se hace más difícil. Aquí, cogemos el cacho, el barbo, la boga y otros más chicos; también alguna carpa que venga del Duero, río arriba, que las hay de tres kilos. Estos, los grandes, son más difíciles de conservar, ya que tienen más tripas. Por eso, nada más sacarlos se deben colgar en sitios muy frescos y donde no hay moscas. Una vez secos no necesitan ningún cuidado… Se dice que son las arenas, se dice son las aguas que vienen de la sierra; en fin, se dicen muchas cosas, pero la causa… Yo cojo los peces los cuelgo sin más, y se conservan».
En el pueblo también nos dijeron que los peces que llevan colgados más de dos días o incluso más de nueve, si se ablandan con agua se pueden comer; aunque no hubo nadie que confirmara haberlo hecho.
PERO LO MÁS CURIOSO ES QUE NO TODOS LOS PECES DEL ADAJA SON CONSERVAN SIN DESCOMPONERSE. ÚNICAMENTE LOS DE UN TRAMO DE TREINTA KILÓMETROS, EL QUE VA DE ARÉVALO A M I N G O R R Í A, MANTIENEN ESA PROPIEDAD EXTRAÑA. Y ADEMÁS NOS ASEGURAN QUE ÉSTOS, LOS DE LA PARTE DEL ADAJA QUE SÍ SE CONSERVAN, TIENEN UN SABOR MÁS SABROSO QUE LOS DE OTRAS PARTES DEL MISMO RÍO.
Al dejar Arévalo nos fuimos directamente a la Facultad de Farmacia de Madrid y en su cátedra de Bromatología y Análisis Químicos hablamos con el doctor Casares López:
«Esto tiene toda la pinta de un pez desecado –no ahumado-. Conservar los peces, secándolos sin más al aire, es una práctica usada por el hombre primitivo y origen de la actual industria desequera, que exige un ambiente muy seco. Los países nórdicos obtienen los mismos resultados ahumando. Así, no sería raro que esas precisas condiciones de aireación y calor se dieran exactamente en un lugar de Ávila y no cinco metros o cinco kilómetros más lejos; lo extraño es sólo ocurra con la pesca del Adaja… La explicación –que la tiene- obliga a un trabajo difícil y profundo…
 Y el descubrimiento podría ser de gran trascendencia social y económica para la región. Ya que, aunque en España no se consuman pescados desecados, exportamos a África congrios de Galia y corvina de Canarias secos».

De opinión parecida es el catedrático de Fisiología Animal de la Facultad de Biología Animal de la Facultad de Biológicas de Madrid, profesor Arsenio Fraile:
«En este pez se ha evitado de alguna forma la descomposición bacteriana, lo que se podría haber conseguido ahumándolo, pero en este caso ha sido de una manera natural. Ahora bien, el clima de Ávila no es el más propicio para que ocurra, máxime cuando son sólo los peces localizados en una zona del rio Adaja los que no se descomponen… 
Mercería la pena investigar si se trata de una sustancia conservadora: un antibiótico, un antisépticos o un tóxico vegetal… 
Un primer paso es poner en agua del tramo “bueno” unos cuantos peces de otra parte, y si vemos que no se descomponen estaríamos sobre la pista de que es precisamente en ella done se encuentra esa sustancia que evita la putrefacción. Luego tendríamos que separarla para su análisis».

Al doctor Fraile le tomamos la palabra y, al cabo de unos días, le trajimos –con ayuda del biólogo Luis Cayuela Alcalá- 20 litros de agua del tramo “bueno” del Adaja. En ella introdujo tres carpas cedidas por la Junta de Energía Nuclear de Madrid y luego nos dio un plazo para recoger las conclusiones.
Mientras llegaba el día, llevamos al doctor Ordoñez Pereda, profesor adjunto de Bromatología de la Facultad de Veterinaria de Madrid, una muestra aséptica de la misma agua para su análisis microbiológico. Los resultados de éste fueron aplastantes:
«La muestra está contaminada. Aunque inhibe el crecimiento de alguna pseudomona, no presenta suficiente actividad antibiótica».
La respuesta era negativa y entonces confiamos en el fisiólogo. Una de las carpas había aparecido flotando muerta. Las otras dos fueron colgadas para su observación; una directamente, la otra después de ser lavada con abundante agua del grifo. Las dos permanecen aún incorruptas, pero desde un principio solo la piel…
Lo que nos hizo recordar a un vecino de Arévalo:
«Colgué un pez en un sitio húmedo, en lugar de elegir un lugar fresco como aconsejaban. Pues bien; desapareció la carne y las tripas, pero conservó la piel. Tenía, eso sí, la forma del animal, pero por dentro estaba hueco y blando».
Volvimos a traer agua del tamo “bueno” del Adaja y el biólogo Luis Cayuela Alcalá comenzó sus experimentos –con la ayuda del químico, doctor Antonio Martín- en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid. Al final diría:
«Creemos que no existe actividad antibiótica en la muestra… esto significa que la causa de que los peces permanezcan incólumes no está –como se pensó en un principio- en el lavado de las aguas de arrastre de un tramo determinado del río, sino que puede deberse a algún material geológico o biológico que coman directamente los peces en este tramo… Hemos eliminado una posibilidad, pero hemos complicado enormemente la investigación, ya que ahora nos exige analizar “todo” aquello que pueda servir de alimento o puedan chupetear los peces en esa zona».
Antes esta respuesta tan concluyente detuvimos aquí nuestras averiguaciones –cada vez más propias de un científico que de un periodista-. 
De todos modos, queremos concluir el reportaje con las palabras del doctor Stud, del CSIC:

«Si se descubriera a raíz de todo esto una sustancia natural inhibidora de la putrefacción, habríamos resuelto el problema mundial –más y más preocupante- del uso de aditivos tóxicos –verbigracia, nitritos y nitratos- en la conservación de los alimentos del hombre. Otro problema es convencer a quienes subvencionan y por tanto dirigen la investigación científica en este país, de que la solución se halla en los “peces del Adaja”. El misterio de su incorruptibilidad bien merece la atención de la ciencia y se deberían articular los medios necesarios para resolverlos».
FDO. JAVIER IZQUIERDO
(Texto y fotos de ABC procedentes de "Mingorría de Memoria

21 ene. 2017

¿Matar al mensajero?

Nos desayunábamos, un poco tarde eso sí, el pasado domingo 15 de enero, con algunas fotografías que aquí reproducimos y que hacían referencia al vertido de aguas fecales que esa mañana estaba sucediendo en los ríos Adaja y Arevalillo, en la misma “Junta de los ríos”, a través de los antiguos desagües de los colectores que discurren por las laderas de ambos ríos y que recogen todas las aguas sucias de la población.

Ambos colectores actualmente se unen y, mediante una canalización que se encuentra bajo el río Arevalillo, acaban depositando su carga en la depuradora (EDAR) que se encuentra un poco más abajo.

Según las escasas informaciones que han trascendido, el problema tuvo lugar debido a una avería en la bomba que impulsa esas aguas fecales a través del conducto enterrado indicado antes. Al fallar la bomba impulsora los desechos e inmundicias buscan su salida por los antiguos desagües que salen directamente a los ríos Adaja y Arevalillo, a escasos metros de la citada “Junta de los ríos” que, como todos sabéis, está situada justo detrás del Castillo.

Decir que algunos medios informativos provinciales, al ver en nuestros espacios de Facebook las fotografías, se pusieron en contacto solicitando información sobre el asunto y algunos de ellos se hicieron eco de la noticia.

Por otra parte, las asociaciones “La Alhóndiga de Arévalo” y “Galérida Ornitólogos” han presentado un escrito al alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Arévalo solicitando ser informados de las causas que han propiciado este vertido. A día de hoy se está a la espera de contestación.


No damos crédito al rumor que, según nos dicen, circula por ahí y por el que la consigna principal de este asunto consiste en “matar al mensajero”.

Juan C. López

Fotografías: Luis José Martín

20 ene. 2017

Miguel Hernández

Un carnívoro cuchillo
de ala dulce y homicida
sostiene un vuelo y un brillo
alrededor de mi vida.
(Miguel Hernández)

En la provincia de Alicante, en Orihuela, nació Miguel Hernández el 30 de octubre de 1910. De familia humilde, tiene que dejar pronto la escuela y trabajar de zagal junto a su hermano Vicente atendiendo un pequeño hato de cabras.

Alterna el contacto directo con la Naturaleza con una enorme afición a la lectura y comienza a escribir sus primeros versos. San Juan de la Cruz, Gabriel Miró, Virgilio, Garcilaso, Góngora, Quevedo, las obras de estos autores van a dejar su impronta en el joven Miguel.

Más tarde conoce a Ramón y Gabriel Sijé y a los hermanos Fenoll, cuya panadería se convierte en tertulia del pequeño grupo de aficionados a las letras. Es en la tertulia literaria en Orihuela, donde establece con “Ramón Sijé” una gran amistad y a quien Hernández dedicó su célebre “Elegía”.

«En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien tanto quería».

En 1931 viajó a Madrid donde Francisco Martínez Corbalán le pone en contacto con el mundo literario. Busca empleo pero al no conseguirlo regresa a Orihuela en 1932. Su corta estancia en Madrid  le permite conocer la obra de la generación del 27, así como la teoría necesaria para la composición de su obra “Perito en lunas”.

« Párrafos de la más hiriente punta,
si la menos esbelta, como voces
de emoción, ya se rizan, de la yunta:
verdes sierpes, ya trémulas de roces
y rocíos. La mano que las junta,
afila las tajadas, sí, las hoces,
con el deseo ya, la luz en torno;
y enarca bríos, era, masas, horno».

Hacia 1934 vuelve a Madrid. Esta vez sí encuentra trabajo, primero en las Misiones Pedagógicas de Alejandro Casona, luego como redactor en el diccionario taurino de José María de Cossío. Colabora al mismo tiempo en “Revista de Occidente” y en otras revistas poéticas.

Por entonces mantuvo una tórrida relación con Maruja Mallo. La pintora fue su inspiración en algunos de los poemas de “El rayo que no cesa”.

Tu corazón, una naranja helada
con un dentro sin luz de dulce miera
y una porosa vista de oro: un fuera
venturas prometiendo a la mirada.
Mi corazón, una febril granada
de agrupado rubor y abierta cera,
que sus tiernos collares te ofreciera
con una obstinación enamorada.
¡Ay, qué acometimiento de quebranto
ir a tu corazón y hallar un hielo
de irreductible y pavorosa nieve!
Por los alrededores de mi llanto
un pañuelo sediento va de vuelo
con la esperanza de que en él lo abreve.

Toma parte muy activa en la Guerra Civil española, en el bando republicano, afiliándose al Partido Comunista de España.

«Adelanta, español, una tormenta
de martillos y hoces, ruge y canta.
Tu porvenir, tu orgullo, tu herramienta
adelanta».

Por esa época escribe el drama “Pastor de la muerte” y numerosos poemas recogidos más tarde en su obra “El hombre acecha”. El 19 de diciembre de 1937 nació su primer hijo, Manuel Ramón, que murió a los pocos meses, en octubre de 1938.  A él le dedica algunos poemas recogidos en el “Cancionero y romancero de ausencias”, entre ellos el titulado “Hijo de la luz y de la sombra”.

«Hijo del alba eres, hijo del mediodía.
Y ha de quedar de ti luces en todo impuestas,
mientras tu madre y yo vamos a la agonía,
dormidos y despiertos con el amor a cuestas».

En enero de 1939 nació su segundo hijo, Manuel Miguel, a quien dedicó las famosas “Nanas de la cebolla”.

En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.

Al terminar la Guerra Civil intenta salir del país pero es detenido en la frontera con Portugal.  Condenado a pena de muerte, se le conmuta por la de treinta años pero no llega a cumplirla porque muere de tuberculosis el 28 de marzo de 1942 en la prisión de Alicante. Se cuenta que no pudieron cerrarle los ojos, hecho sobre el que su amigo Vicente Aleixandre compuso un poema.

«No lo sé. Fue sin música.
Tus grandes ojos azules
abiertos se quedaron bajo el vacío ignorante,
cielo de losa oscura,
masa total que lenta desciende y te aboveda,
cuerpo tú solo, inmenso,
único hoy en la Tierra,
que contigo apretado por los soles escapa».

La Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados aprobó el pasado 21 de diciembre, por unanimidad de todos los partidos políticos, la propuesta de declarar 2017 “Año Miguel Hernández”, con motivo del 75 aniversario de su muerte.

Juan C. López

15 ene. 2017

La Llanura número 92

Como cada 15 de mes, en enero también ponemos a vuestra disposición nuestra revista cultural.
Ya tenéis en los lugares habituales La Llanura número 92. Mañana lunes podréis también recogerla en los lugares que hoy, por ser domingo, están cerrados al público.

También en breve estará, en esta misma página, a vuestra disposición en formato digital y se enviará a los suscriptores habituales por correo electrónico.


Descarga en Scribd

Descarga en PDF

7 ene. 2017

La calle del Horno

Palacio de Lópe de Río.
Colección Diputación de Ávila.
Esta vía angosta y sórdida, empedrada con reluciente canto pelón, sujeto por tosco bordillo en la acera de la diestra mano y suelto por el lado izquierdo, por el que corren trozos de mezquinas y barrosas tapias, comienza en la histórica plaza del Real —hoy del generalísimo Franco— y termina en la típica de la Villa, llamada un poco tiempo de Felipe Yurrita.
El primitivo nombre de la calle que vamos a describir le tomó del horno de los Hungrías, adquirido por la Compañía de Jesús en el siglo XVI, a raíz de ser dueños los avispados Teatinos del molino harinero sobre el Adaja y de numerosas casas y solares en los aledaños del Teso Viejo, de la calle antigua de San Martín y de la encuestada de Entremedias.
La tahona de los Jesuitas era muy celebrada, pues además de abastecer de pan a su colegio, surtían a gran parte de los vecinos de la Villa y socorrían a pobres y viandantes cuando los panaderos particulares y los de los pueblos inmediatos no fabricaban lo suficiente para cubrir las necesidades de la población.
Expulsada la Compañía en 1767, el horno pasó a ser propiedad del orondo don Antonio López y más tarde del «tío» Lucio de la Mota, a la sazón cabo de los serenos, de esos serenos bigotudos del Ochocientos que cantaban las horas y se «liaban» a garrotazos con los bebedores que se pasaban de la raya.
El horno y sus casuchas tristonas y reviejas fueron derribadas en 1914 para construir su espléndida y confortable morada don Manuel Martín Sanz, aquel alcalde serio, justiciero y económico que nació en Melque (Segovia) el 1851 y murió en la casa de sus ilusiones el 10 de abril de 1924. Casa de graciosísima y chistosa leyenda gitanesca.
En la entrada de la calle, de la que forma parte el jardín del Ayuntamiento, se encerraban los novillos, luego de ser corridos y apaleados por los entusiastas en aquellas famosas y accidentadas capeas que se celebraban en la espaciosa plaza del Real los días del Apostol Santiago y las Virgen de Agosto, los que, como es sabido, los pedía el pueblo alborotado y enardecido el día de nuestro mártir y glorioso Patrón San Victorino.
La casa señalada con el número 2 fue levantada a expensas de don Ignacio Osorio, padre de aquella simpática y bellísima dama, doña Sira, que casó con el notable y elocuente jurisconsulto don Manuel Zancajo Baig.
Fabrica de Pastas.
Colección Marina Martín.
En la señorial mansión, de salas amplias y patio puramente castellano, se hicieron las reformas estrictamente precisas para fundar el primitivo colegio de Nuestra Señora de las Angustias.
Suspendido este por «chinchorrerías» pueblerinas, aposentáronse los salesianos en el inmueble en 1944, mientras se determinaban las obras del magnífico, soberbio y despejado edificio que hoy ocupan. El caserón, poseído en nuestros días por el conocido y competente industrial don Florentino Zurdo Antonio, está destinado a fábrica de pastas para sopa, cuya inauguración se hizo el 9 de febrero de 1949. Colindante está la casa llamada de Correos, porque en ella estuvo a principios del siglo en curso el servicio de correspondencia, y en ella tomó posesión de administrador, hace la friolera de cuarenta y cinco años, nuestro particular amigo don Ángel Carmona.
En dirección a la calle de la Fragua hace esquina la residencia que fue de don José Carraffa, de aquel hombre alto, corpulento y bonachón que tanto se distinguió tocando el violín en las veladas musicales celebradas en el Centro Instructivo allá por el novecientos, al lado del gran pianista y director de la Banda Municipal, don Vicente Alonso Arias.
Anteriormente se estableció allí el colegio de Santo Tomás de Aquino, dirigido por don Alejandro Paradinas, siéndonos muy grato enumerar, entre los discípulos más aventajados, al inspirado poeta Hernández Luquero, al celebérrimo escritor taurino Maximiliano Clavo y al popular becario Antonio Gay Villa, estos últimos fallecidos recientemente,
Medianera a la de Lópe de Río.
Colección Diputación de Ávila.
En la actualidad vive bajo el mismo techo don Samuel López Aldea, sacerdote ejemplar, erudito, virtuoso y vigilante y defensor de las antigüedades y de las bellezas artísticas de nuestro pueblo.
En 1916, a petición de don Vicente de Río Careaga, general de División y ayudante de su majestad el rey don Alfonso XIII, por la insensatez e incomprensión de la Corporación Municipal, o por estimar la idea del caprichoso soldado, se cambió el rótulo histórico, castizo y bello de la calle del Horno por el de doña Guadalupe Cervantes Sáez, sencillamente porque esta señora, en una catástrofe hispanoamericana auxilió y facilitó recursos a un centenar de españoles con la abnegación y el cariño que saben hacerlo millares de piadosas  damas cuando se trata de obras benéfico-sociales o de favorecer a cualquier infortunado, dándose aquí el caso paradójico que entre los damnificados no había ni un solo arevalense.
Don Vicente, en su desaforado deseo, bien podría haberse acordado de otros ilustres y destacados arevalenses.
Marolo Perotas.
Octubre de 1956

3 ene. 2017

“Fontiveros, Villa de la Poesía”


En la tarde del primer día de 2017 se presentó en el Espacio “San Juan de la Cruz- Llama de Amor viva” de Fontiveros el Proyecto “Villa de la poesía”, una idea original de Javier Sánchez Sánchez cuya intención es dotar a esta Villa abulense de identidad propia utilizando como eje vertebrador la poesía. Entre otros objetivos, se pretende dar conocer la obra de San Juan de la Cruz, divulgar el patrimonio histórico-artístico, natural y gastronómico de la Villa; realzar la labor de la Academia de Juglares de Fontiveros, hacer del municipio un núcleo académico de referencia para escritores e investigadores, dinamizar la actividad cultural local y comarcal, aprovechar los recursos turísticos de la comarca o establecer una plataforma de lanzamiento de nuevas propuestas en el ámbito económico.

Fontiveros, en el corazón de la comarca de La Moraña, es la cuna del místico Doctor San Juan de la Cruz, patrón de los poetas de habla hispana. Su figura y la universalidad de su obra han orientado esta propuesta y son el fundamento de todas las actuaciones que se contemplan en el proyecto presentado.

Abrió el acto la Alcaldesa de la localidad, Mariam García Salcedo, indicando que “este proyecto marcará un antes y un después en la historia de Fontiveros, uniendo letras y artes para crear un conjunto más atractivo que sirva de impulso a nivel comarcal, regional, nacional y, por qué no, internacional”, y agradeciendo al autor la posibilidad de disponer de esta idea para el desarrollo de la localidad y su entorno. Mostro su afán de movilizar a las instituciones para una mejor promoción y expresó lo que significa como homenaje a San Juan de la Cruz por parte del pueblo que le vio nacer componiendo “un escenario con una obra permanente que represente su vida y la grandiosidad de su obra”.

Seguidamente intervinieron algunos miembros del grupo de trabajo creado para hacer realidad cada una de las propuestas que figuran en el mismo. Juan Carlos López, Presidente de “La Alhóndiga”, Asociación de Cultura y Patrimonio de Arévalo, resaltó la relevancia de este proyecto como canalizador de la actividad cultural de la comarca, aprovechando el inigualable patrimonio que acogen los pueblos que la conforman. José María Lara, doctor, escritor sobre el ámbito rural e impulsor de numerosos proyectos, centró su exposición en la evolución de los pueblos castellanos en las últimas décadas y su situación actual, contemplando este proyecto como una posibilidad de revitalizar, en parte, esta zona del norte de Ávila. Por su parte, el artista fontivereño afincado en Bilbao, Santi de Paulas, centró su discurso en la necesidad de aprovechar esta oportunidad señalando que “es un proyecto de presente con continuidad en el futuro” y la intención de “hacer que el nombre de Fontiveros llegue a todos los rincones del mundo”.

Joaquina Montes, Inmaculada Gonzaléz, Segundo Bragado y Mariano García Pásaro, este último con “Geografía espiritual de San Juan de la Cruz”, ofrecieron un breve recital poético en torno a la obra del místico acompañados por la música de “Terpsícore”.

Ana López Montes, diseñadora del logotipo que acompaña al proyecto, expuso las pautas que había seguido para la creación del mismo, basándose en la figura de San Juan de la Cruz, la Villa de Fontiveros y la poesía como elemento fundamental de esta propuesta, resultando un dibujo “moderno con inspiración tradicional” y de marcado carácter conceptual.

El autor del proyecto, Javier Sánchez, agradeció el apoyo recibido por el Excmo. Ayuntamiento que, de forma unánime, apoyó su idea en pleno ordinario celebrado en el mes de noviembre. Igualmente, reconoció la labor que está realizando el grupo de trabajo. La universalidad de San Juan de la Cruz, la situación estratégica de Fontiveros, los numerosos recursos patrimoniales de la Villa y el potencial humano que acoge, la creación de un paisaje urbano formado por obras artísticas en torno a la poesía y una programación cultural estable y de calidad conforman, según indicó, los cimientos en que se basa este proyecto. Igualmente, hizo referencia a la importancia de los recursos humanos, solicitando la implicación de los vecinos de Fontiveros y de cuantos se identifiquen con esta iniciativa.

Con este acto se pone la primera piedra con el propósito de transformar a Fontiveros en “Villa de la poesía” aprovechando todo su potencial histórico y presente, con la vista puesta en un futuro próximo en el que se revierta la situación actual mediante una atractiva oferta cultural y de ocio.

2 ene. 2017

Teníamos razón...

Cúpula de la antigua iglesia de Santiago.
Cortesía: Juan C. López. 
Teníamos razón y ellos no cuando expusimos en el año 2008 que la antigua iglesia de Santiago (de San Nicolás) formaba parte de nuestro Patrimonio Monumental y que había que hacer todos los esfuerzos  posibles para evitar la ruina total tanto de la propia iglesia como del colegio de los jesuitas.
Y algunos entonces, como ahora, como siempre, callaron o se pusieron en nuestra contra criticando agriamente la propuesta y procurando silenciarnos.

Teníamos razón y ellos no cuando solicitamos al equipo de gobierno municipal del Ayuntamiento de Arévalo, que era de todo punto necesario revisar la iluminación monumental de Arévalo que había merecido en los años 90 del pasado siglo XX el Premio C de Turismo de la Junta de Castilla y León y que, en el año 2010, necesitaba una muy urgente revisión. La falta de mantenimiento y adecuación eran nulas.
Una vez se procedió a su puesta a punto los de siempre, los que nunca dicen nada salvo cuando tienen que arrimar el ascua a su sardina, quisieron subirse al carro y sentar cátedra, su cátedra claro.

Palacio de Valdeláguila.
Cortesía: Luis José Martín García-Sancho.
Teníamos razón y ellos no cuando se pidió a Iberdrola, a Telefónica de España y al propio Ayuntamiento de Arévalo, que procedieran, ya que había canalizaciones soterradas para hacerlo, a retirar lo antes posible los cables de telefonía y suministro eléctrico de las fachadas y entornos de los Monumentos arevalenses que tanto les afean.
Han pasado ocho años y, aunque algo se ha hecho, todavía queda por hacer.

Teníamos razón y ellos no en todas aquellas ocasiones en que reclamamos la limpieza y recuperación del entorno del puente del “Cementerio” y que, a día de hoy, es uno de los asuntos pendientes de resolver.
El puente, una joya de la ingeniería medieval, un puente mudéjar de traza única, sigue en proceso de abandono total.

Teníamos razón y ellos no cuando propusimos que Arévalo podía ser, perfectamente, sede de una edición de “Las Edades del Hombre”, y algunos, los de siempre, se pusieron directamente en contra con sus simplezas y argumentando “sotto voce” las razones por las qué, según ellos, no se podían realizar unas “Edades” en Arévalo.
Les vimos, una vez que ya todo estaba en marcha, intentando demostrar como fuera que ellos habían sido los máximos artífices. La misma “Fundación” les puso en su sitio cuando explicó cómo se había gestado y quiénes habían sido los insistentes promotores de la idea.

Restos de la antigua cerca en la ladera del río Adaja.
Cortesía: Mario Gozalo "Cachero".
Teníamos razón y ellos no cuando en el año 2010 se expuso, en colaboración con otras asociaciones y personas interesadas en ello, la incorporación de las riberas de Adaja y Arevalillo a la trama urbana mediante la creación de una Ruta Ecodeportiva que, finalmente, se está plasmando en el proyecto de Paseo Fluvial dirigido por el joven arevalense Francisco Durán.

Teníamos razón y ellos no en todas las ocasiones en que hemos planteado la necesidad de recuperar los restos del ex convento de los trinitarios y dignificar esas venerables ruinas que tanto significado tienen en el contexto cultural de nuestro país.

Exconvento de Gómez Román (Ermita de la Lugareja).
Cortesía: Juan  C. López.
Teníamos razón y ellos no cada vez que hemos hablado de la necesidad de recuperar un horario racional para poder visitar “La Lugareja”. Pasan los años sin darle solución a este asunto con el enorme perjuicio que esto significa para la imagen turística de nuestra Ciudad.

Teníamos razón y ellos no cuantas veces hemos dicho que las propuestas para incentivar el Turismo de Arévalo duermen el sueño de los justos, al tiempo que otras localidades cercanas, más o menos similares a la nuestra, están en continua actividad promocional utilizando para ello todos los recursos que tienen a su alcance.

Parque Gómez Pamo.
Cortesía: Julio Pascual Muñoz.
Y tenemos razón hoy y ellos no cuando afirmamos que la perversa actuación sobre el Parque Gómez Pamo es una agresión cometida contra el Patrimonio arevalense  comparable al derribo del Palacio Real en el año 1976 o a las ruinosas obras realizadas en la muralla de Arévalo en la zona de san Miguel o en las “Escalerillas”, realizadas entre los años 2008 y 2009.

Y a pesar de todas estas y de otras muchas razones, aún hay algunos, los mismos que nunca hacen nada, que pretenden silenciarnos y que buscan con denuedo que no se oiga nuestra voz.