26 ene. 2016

Asamblea General de Socios

El próximo jueves, 11 de febrero, celebraremos la Asamblea General de Socios de "La Alhóndiga". 
Entre los diversos puntos que debatiremos dentro del correspondiente Orden del Día están: la Memoria Anual de Actividades para el año 2016 o la Propuesta de integración de nuestra Asociación en la Federación por el Patrimonio de Castilla y León.

24 ene. 2016

El puente de Valladolid, del Cementerio o de San Pedro

Para subir a nuestra bella y evocadora necrópolis, necesariamente hay que cruzar el discutido y arenoso Adaja, atravesado por un milenario puente llamado antiguamente «Puente Plano», por abrazar la planicie la mayor parte del barrio de San Esteban, iglesia desaparecida en el siglo XVI, y que estuvo situado en lo que es hoy matadero municipal; después, se denominó de Valladolid, por ser el camino más recto para ir a la ciudad del Pisuerga, y en los tiempos que corremos le conocemos los arevalenses por el del Cementerio.
El puente, sencillo, romano y de arcos desiguales y bajitos daba paso a la cañada de Toledo, y a pesar de su consistencia no pudo aguantar la espantosa riada del 1778. El Adaja se salió de madre, rebasó con creces su cauce habitual, invadió las riberas en proporciones inusitadas y la fuerza de las aguas arrastraron dos machones y un pretil contiguo al ruinoso y reseco Caño de la Sarna.
Sus siete ojos chiquitines y ciclópeos manifiestan claramente la inexistencia de esa galena, o camino longitudinal que muchos ignorantes creen, y hasta aseguran, que se comunica con el castillo de Coca, cuando en realidad no es otra cosa que una pequeña e ingeniosa bóveda que en el antiguo arte de la guerra servia de defensa y maniobra para impedir la entrada de quienes osaran asaltar nuestra atrincherada y vencedora villa.
Por los destrozos del desbordamiento del Adaja, quedaron incomunicados muchos pueblos de las provincias de Segovia y Valladolid. Entonces, los regidores y corregidores de Arévalo y su tierra acordaron reconstruir y reparar el puente de tal manera que desafiara incólume el ímpetu de las aguas. 
Los trabajos se llevaron a efecto sin demora ni descanso, y en el dintel del arco ojival que había a la entrada del puente sostenido por la muralla, se leía esta inscripción: «Reinando Carlos III y siendo su corregidor de esta villa don Juan Antonio Sigüenza (Abat) se reedificaron estas obras a las que contribuyeron los pueblos de treinta leguas en contorno. Año de 1781.»
Durante muchos lustros, la estrechez del arco dificultaba el paso de los carros cargados de mies. El Común de Labradores formuló repetidas quejas al Concejo, a la sazón presidido por don Marcelino Cermeño, quien ordenó a los trabajadores del Plus el urgente derribo, el año 1889, siendo también víctimas de la inconsciente piqueta tres lienzos de muralla, cuyos materiales se utilizaron en ol arreglo de algunas calles y en el relleno de la «Carretera del Hambre», que, como todos sabemos, es la que une el puente de Medina con el del Cementerio, construida el año del cólera y que debo su remoquete al hambre que pasaron los enflaquecidos y paupérrimos braceros de nuestro pueblo en aquellos meses de la terrible invasión colérica.
Desde este arcaico y melancólico puente, lleno de lágrimas, de suspiros y de las afecciones más puras, se ve como una grandiosa maceta el Cementerio Municipal. 
(Extracto de una crónica de Marolo Perotas)

En los años 70 del pasado siglo XX, se construyó un nuevo puente junto a este. Sus constructores tuvieron la peregrina idea de empotrar la salida de este nuevo puente contra la cabecera norte del antiguo de Valladolid, iniciando de esta forma un proceso de destrucción que la ha llevado al estado deplorable en que se encuentra hoy. Por el grave riesgo de derrumbamiento total que sufre está incluido en La Lista Roja del Patrimonio de Hispania Nostra.

21 ene. 2016

El misterioso Cide Hamete Benengeli

http://www.flickriver.com/photos/newmexico51/3815601928/
Quien haya leído El Quijote sabe que Miguel de Cervantes no se ostenta como el verdadero autor de la novela, sino como una especie de transcriptor de lo supuestamente escrito por un sabio e historiador arábigo de nombre Cide Hamete Benengeli. Así lo manifiesta expresamente el propio Cervantes en 29 ocasiones, seis en la I Parte del libro y veintitrés en la II.
¿Por qué procedió así Cervantes? En principio a manera de imitación burlesca de como solían hacerlo los escritores de los libros de caballerías, quienes se los achacaban a autores fingidos de procedencia exótica. Así, por ejemplo, el libro del "Amadís de Grecia" se decía escrito por el sabio Alquife, "El caballero del Febo" por los encantadores Artemidoro y Lirgandeo, "Don Belianís de Grecia" por el sabio Frestón, "Felixmarte de Hircania" por Filosio y "Cirolingio de Tracia" por Novarco, entre otros. Todos ellos supuestamente de origen persa, griego o árabe.
¿Por qué escogió Cervantes ese nombre de Cide. Hamete Benengeli como ficticio autor de El Quijote y cuál es su significado? Según el filólogo Lúdovik Osterc, reconocido cervantista, el genial autor optó por un árabe para que las filosas críticas encubiertas hacia el estado de cosas en los ámbitos social, económico y político imperantes en su tiempo en España y que Cervantes desliza en la novela, no fueran para él motivo de persecución y sanciones, en particular de la Inquisición, sino que la responsabilidad se imputara al autor ficticio.
Por su notoria ingenuidad, la explicación de Osterc resulta francamente inaceptable. Con todo y que alega lo expuesto por el propio Cervantes en el capítulo 9 de la I Parte, donde escribe: "Si a esta historia se le puede poner alguna objeción cerca de su verdad, no podrá ser otra, sino haber sido su autor arábigo, siendo muy propio de los de aquella nación ser mentirosos". Es decir, supuestamente de esta forma Cervantes se cura en salud.
Por lo que hace al significado de Benengeli, en el capítulo 2 de la II Parte Sancho Panza dice que "el autor de la historia se llama Cide Hamete Berenjena. Ese nombre es de moro -respondió Don Quijote". De este pasaje de la novela muchos han desprendido que berenjena, fruto de origen árabe, en esta lengua se dice benengeli; como dato adicional, los moros tenían especial gusto por las berenjenas. Entonces el autor ficticio sería algo así como señor aberenjenado o berenjenero.
Por su parte, hace poco más de un siglo el jesuita Julio Cejador y Frauca, renombrado cervantista español, en su enciclopédico estudio "La lengua de Cervantes" escribió que "Benengeli pudiera significar hijo del ángel o angelical", versión que no tuvo mayor eco.
Una más afortunada traducción, que data de finales del siglo XVIII, de Cide Hamete Benengeli, es la siguiente: Cide en árabe significa señor; Hamete por Hamed, que significa "el que alaba", es quizá el nombre más común en el mundo arábigo. Y por lo que hace a Benengeli, en el árabe de Argel en tiempo de Cervantes, donde él estuvo en cautiverio más de cinco años y seguramente algo aprendió de esta lengua, "Ben" (o Ibn en el árabe de Egipto) significa hijo, y "Ayel" o "Eggel" castellanizado como "Engeli", es ciervo. Entonces Benengeli será "hijo del ciervo" o cerventeño, es decir, Cervantes.
De ser cierto lo anterior, y todo así lo indica, Cervantes con su ingenio singular nos quiso decir que tanto el autor real como el ficticio de El Quijote es exactamente el mismo. Es decir, él.
El Siglo de Torreón  -  Jagarciav@yahoo.com.  -  Juan A. García Villa

19 ene. 2016

De la Historia de Arévalo y sus sexmos



MONTALVO, JUAN JOSÉ DE 

EAN / Ref: 9788490015049
IMPRENTA CASTELLANA
Año de edición: 1928
Editado en: LUGAR ED: VALLADOLID
Encuadernación: RÚSTICA CON SOLAPAS
18x11,5 Cm.; 365+395+XXII Págs. + 69 Lám.
Idioma: Castellano
Materias: Historia, Ávila, FACSÍMILES 

EDICIÓN FACSÍMIL. EDITORIAL MAXTOR.

Entre los ríos Arevalillo y Adaja, en un rincón de Castilla, se encuentra la noble y leal villa de Arévalo. Sobre ella y sus Sexmos, una división aprobada en tiempos de Carlos III, Arévalo figura como partido de Ávila y se divide en seis sexmos: el de Orbita, el de la Vega, el de Aceral, el de Sinlabajos, el de Aldeas y el de Rágama.
En esta obra, Juan José de Montalvo hace un precioso recorrido por todos los sucesos memorables y artísticos que han acontecido a lo largo de la historia de Arévalo: iglesias, cofradías, hermandades, hospitales, conventos. También se incluyen documentos curiosos.

18 ene. 2016

Arevaceos: NI TRASVASE NI CONCESIÓN, SOLO VIDA

Arevaceos: NI TRASVASE NI CONCESIÓN, SOLO VIDA

Un sistema natural sobreexplotado es aquel del que se extrae más de lo que puede producir.
Si de un sistema natural, pongamos un acuífero, se bombean 94 hectómetros cúbicos al año, siendo el recurso disponible 72 hm3, y siendo el retorno anual tan solo de 38 hm3, se puede decir que está sobreexplotado, pues solo retorna una parte muy pequeña de que se saca y el nivel de la capa freática irá decreciendo año tras año.
Este ejemplo no es inventado, corresponde al acuífero de los Arenales del que nos abastecemos una buena parte de los municipios de nuestra comarca y de otras vecinas con las que compartimos esta gigantesca, pero limitada, bolsa de agua subterránea, tal y como se puede comprobar en la siguiente tabla perteneciente a un estudio realizado por la Confederación Hidrográfica del Duero para la elaboración del Plan Hidrológico.

Fotos y texto: Luis José Martín García-Sancho.

17 ene. 2016

San Antonio Abad

San Antón. Horcajo de las Torres. Tierra de Arévalo.
Nació en el Alto Egipto y muy joven se retiró al desierto. Allí tuvo una serie de tentaciones del diablo que supo afrontar con gran entereza. Se extendió su fama de santidad y así empezaron a unirse a él una serie de discípulos por lo que no tuvo más remedio que organizar un cenobio. Pasado algún tiempo sintió la necesidad de recobrar la soledad perdida y se retiró hacia el mar Rojo para vivir de nuevo en retiro. Cuentan su hagiógrafos que su vida se alargó hasta más de cien años. 
Al final casi de su existencia se acercó a visitar a Pablo el Ermitaño que era un famoso decano de los anacoretas de Tebaida. 
Según la leyenda, a Pablo le alimentaba cada día un cuervo que le suministraba un pan, pero cuando llegó Antonio, el cuervo les suministró dos panes en lugar de uno. Cuando Pablo el Ermitaño murió, Antonio le enterró con la ayuda de dos leones. 
Se cuenta también (siempre en el campo de la leyenda) que en una ocasión se le acercó una jabalina con sus jabatos (que estaban ciegos), en actitud de súplica. El Santo curó la ceguera de los animales y desde entonces la madre no se separó de él y le defendió de cualquier alimaña que se acercara. Con el tiempo la costumbre de las gentes cambiaron la jabalina por un cerdo y es así como suele representársele. Otras fuentes dicen que la jabalina era el demonio, con intención de tentarle y que Antonio supo domesticarle.
Las reliquias de Antonio fueron llevadas a mediados del siglo XI al Delfinado (antigua provincia fronteriza al sureste de Francia), a una abadía que años después se hizo célebre bajo el nombre de Saint-Antoine-en-Viennois. La devoción por este santo llegó también a tierras valencianas, difundida por el obispo de Tortosa a principios del siglo XIV.
Se representa a San Antonio abad como un anciano con el hábito de la orden y con un cerdo a sus pies. Muchos artistas han tomado este tema para sus obras. Uno de los más conocidos es El Bosco que pintó el célebre cuadro “Las tentaciones de San Antonio”.

enciclopedia.us.es/

15 ene. 2016

La Llanura número 80

Ya está en la calle, como cada 15 de mes, nuestra revista La Llanura , en este caso la número 80. 
También la puedes descargar en los siguientes enlaces:

En PDF

En SCRIBD


Página de descargas:

14 ene. 2016

Agua para el río Arevalillo

Cortesía de Julio Pascual Muñoz
A finales de este mes de enero terminaremos la recogida de firmas para solicitar de nuevo, a la Confederación Hidrográfica del Duero, un caudal ecológico para el río Arevalillo, derivando agua sobrante desde el pantano de las Cogotas hasta la balsa de Nava de Arévalo.
A primeros de febrero presentaremos la nueva solicitud acompañada de las firmas en las oficinas de la Confederación.
Si aún no has firmado aún estas a tiempo:

13 ene. 2016

La calle de Santa María a San Miguel


Esta calle semirrecta y artesana, ­silenciosa y vetusta, está enclavada en el corazón del Arévalo viejo, y tomó el nombre genérico hace muchos años de las ciclópeas iglesias que la escoltan.
La de Santa María, de origen godo, fue mezquita durante la dominación árabe y conserva el titulo de la Mayor, dado por los vecinos de pretéritos tiempos para distinguirla de Santa María Magdalena, templo levantado en lo antiguo, al lado del Caño de la Sarna, y del de Santa María de Jesús, fabricado y fenecido en lo que es hoy el frontón propiedad de este minúsculo cronista.
Los caballeros pertenecientes al linaje de los Briceño, al fundarla en el siglo XIII mandaron labrar en ella sus sepulcros, celebrando en su   capilla mayor las sesiones de sus Juntas. Al desaparecer la parroquia de San Esteban,  en  el  siglo XVI,  y la de  la Magdalena, el XVII, todos los cuadros, reliquias ornamentos fueron agregados  a la señorial Santa Maríacuya elevada y severa torre la   más alta  de  todas las de Arévalo se  sustenta sobre un  arco  árabe  que  sirve de paso a la  vía pública, estribando en otro   de   piedra   sillería   la   esbelta y magnifica mole, orgullosa de haber medido y apreciado durante varios siglos la marcha del tiempo de nuestro pueblo retrospectivo cuando ostentaba el reloj  más  castizo,  más  popular y mas eminentemente arevalense.
Dicen las viejas crónicas que el reloj de arena es símbolo de lo efí­mera que es nuestra vida y que el de sol le colocaban los nobles en los sitios más estratégicos de sus palacios, viniendo más tarde a regular y a poner de acuerdo a los hombres los relojes mecánicos, siendo los de torre los primeros que se construyeron.
Los Reyes Católicos, en acción de gracias, donaron al Concejo de su villa uno muy rudimentario, instalándole para que se oyera mejor en lo más alto de la torre de Santa María.
Consistía, sencillamente, este despojo del tiempo en un tambor con dos ruedas dentadas. Al eje se arrollaba una cuerda de aquí que se diga aún dar cuerda al reloj— de la que pendía una bola de hierro de unos veinticinco centímetros de diámetro, cuyo peso hacía girar al eje transmitiendo este movimiento a las piezas que componían el mecanismo, hasta llegar a la consultada esfera, en el centro de la cual iban montadas en ejes concéntricos las agujas.
También a la sonería de la queda había que dar cuerda para que el sonido seco, dulce y melancólico de las cien campanadas del silencio avisaran a campesinos y caminantes el cierre de las puertas del recinto amurallado.
La iglesia, pequeña y sencilla, fue escogida por los señores de Mingolian para fundar la ilustre Cofradía de la Anunciación de Nuestra Señora (vulgo la Virgen de Marzo), cuya imagen se veneraba en el altar mayor, haciendo más atractivo el templo los cuadros dedicados a Santa Teresa, San José y la Purísima, el altar del Carmen y el del Niño Jesús, vulgarmente llamado de la “Buena Leche".
Después del arreglo parroquial acaecido el  año 1911,  la   iglesia   per­maneció  cerrada al  culto;  únicamente franqueaba sus puertas el día dos de febrero  para  celebrar la  fiesta  solemne de la  Purificación de la Virgen con la tradicional  bendición de Las Candelas a la que asistían autoridades  civiles y eclesiásticas,  la  banda  municipal  y  el Ayuntamiento  bajo   mazas, organizándose en la antañona plaza de la Villa una típica romería que casi siempre solía  acabar a  garrotazos y puñaladas.
Lo más interesante del templo era el coro bajo, de estilo barroco y precioso dibujo; pero siete de diciembre de 1951, el azote de la ventisca introdujo la nieve copiosa y danzarina por los huecos de las tejas hasta amontonarse en la bóveda, que al ser de yeso se ablandó de tal manera que a los cinco días justos se hundió estrepitosamente, perdiendo el arte una graciosa y bella filigrana.
Desplomada la bóveda y abandonada la iglesia, fueron trasladadas imágenes y reliquias a otras del contorno, siendo destinado el local a almacenamiento de trigo mientras el Servicio Nacional construye el proyectado silo en el barrio de la Estación.
La casa señalada con el número 3 fue levantada a expensas de don Mariano del Fresno, dos veces alcalde de Arévalo (1867 y 1891). En su espaciosa sala, con siete balcones a la calle, se aplico y administro   justicia,   celebrándose   en   ella   por el segundo tercio del siglo pasado los juicios orales, de Arévalo y su distrito hasta que por orden del gobierno fueron trasladados a la capital de la provincia.
Más tarde, un puñado de estudiantes, entre los que se destacaban Julián López, Eusebio Linacero, Luís Vara de la Llave, Ángel Macías y Jorge y Marianito del Fresno, se reunieren en dicho caserón y crearon una so­ciedad titulada Circulo del Progreso, conmemorando el duodécimo aniversario de nuestro poeta lírico Eulogio Florentino Sanz, pero la simpática institución duro menos que un eclipse. El 29 de junio de 1893 volvió a surgir en los hombres de estudio y aficionados a las letras la generosa idea de hacer algo en el orden cultural, fundando la Academia de Balmés. Eran entonces los iniciadores don Andrés Macho, Teodosio Hernández, Mamerto Pérez Serrano, Vivino Izquierdo, José Gómez Pineda, Eduardo Acuña, Jor­ge del Fresno y otros más.
Dice un cronista de la época que el día siete de julio, y mientras la turbamul­ta se desgañitaba pidiendo novillos, frente al Ayuntamiento, nuestros jóvenes daban la primera conferencia: fue disertante Macho Monzón, que escuchó muchos y merecidos aplausos al desarrollar el tema "El semitismo", en el que dio pruebas de ser consumado erudito.
La biblioteca se abrió con 300 volúmenes, y aunque al principio los libros eran la locura de los asociados, éstos eran tan pocos, que el refugio espiritual sólo pudo lograr diez meses de vida.
Después, la espaciosa sala la dedi­caron a bailes de boda, en uno de ellos dieron una broma de tan mal gus­to a Maximino Tortolita que le quedaron cojo. Maximino era el dueño de aquel perro indefinido, popular e inteligente, que a las preguntas de su meticuloso amo contestaba con movimientos burlescos, ridiculizando siempre la labor y el prestigio del entonces exhausto Ayuntamiento.
En la planta baja estaba la cantina de la señá Saturnina, la Récula, cuartel general de la gente madrugadora de aquel barrio y muy frecuentada por tejedores, maletas, medidores de grano y peones de albañil, los cuales, antes de ir al trabajo calaban un trozo de mediana de las del tío Martín el panadero con la metailla de aguardiente de orujo, euforia espiritual de aquellos pintorescos jornaleros.
Casi frente por frente del deteriorado caserón de los Varadé-Sisí, vivía en un sucio y mísero cuchitril un tipo digno de perpetuación por lo popular y conocido que era. Me refiero al tío CaracolFelipe Sáez, que así se llamaba, era hombre pícaro, desenvuelto y marrullero. Fue muchos años subastador de los regalos de la Virgen de las Angustias, y con su verborrea humorística y zumbona retenía con gran facilidad la atención de los escuchas y animaba a pujar a los postores más retraídos e ingenuos.
Cuando tomaba tres jarrillas de más, que las solía tomar las fiestas de gran solemnidad, sacaba a relucir a Musiú Piqué y Musiú Banderillé, muñecos fabricados por él, quien, con gracia liviana y palabrería macarró­nica, hacía las delicias de los muchachos y muchas veces de los romeros adultos.
La calle termina en la iglesia de San Miguel, de cuyo templo haremos la descripción en otra evocadora crónica.

Marolo Perotas

Cosas de mi pueblo.

10 ene. 2016

Si quieres formar parte...

¿Te gusta la Historia, el Arte o el Patrimonio Cultural? 
¿Te gusta la Poesía, o la Literatura? 
¿Te gusta la Fotografía o la Naturaleza? 
¿Te gusta escribir?
¿Quieres formar parte en uno de los proyectos culturales más importantes de la provincia de Ávila? 
La Alhóndiga, Asociación de Cultura y Patrimonio te necesita.
Si quieres formar parte de nuestro proyecto, ahora es el momento.
¡Hazte socio!


6 ene. 2016

Mapas celestes del mes de enero

M 42 © Johannes Schedler
Comenzamos el año con los mapas celestes correspondientes al mes de enero que nos hace llegar, como en otras ocasiones, Aurora. 
Proceden de la página web Vigiacosmos que aquí enlazamos por si son de vuestro interés.

"Lo más importante del mes la lluvia de estrellas de las Cuadrántidas y  la aparición del cometa C/2013 US10 (Catalina); hay que madrugar para verle, no está muy allá, pero bueno. También que Júpiter comienza a verse a primera hora de la madrugada y Orión también está a tiro en esas horas.
Como avance para este año, algunas cosas interesantes, la oposición de Júpiter de primeros de Marzo, el tránsito de Mercurio por el disco solar del 9 de Mayo, la oposición de Marte del 22 de Mayo (la mejor de los últimos 10 años."

4 ene. 2016

Pósitos, alhóndigas y alholíes.

Archivo 1929 de Diputación Provincial de Ávila.
Aportamos una nueva entrada a nuestra página documental que consideramos de interés. Se trata de un trabajo sobre Pósitos, alhóndigas y alholíes en la Castilla del siglo XVI. 

1 ene. 2016

Año Nuevo

Cortesía de RTVE
  Se despiertan las primeras horas del nuevo año a los acordes del concierto evocador de los Valses y la Marcha Radeski de Strauss. El acompasamiento con que nace cada nuevo año viene a significar la cadencia del tiempo, el ritmo interno de las cosas y la armonía que preside la vida. La simpatía que desprenden los directores de orquesta en tan singular acontecimiento es una invitación a compartir la magia universal de la música y su poder de convocatoria más allá de fronteras y culturas.
  El arco de los violines se desplaza por la geografía musical austriaca, dibujando la foto de la familia Strauss en el ensimismamiento de una Viena llena de gloria por su pasado. Y también por su presente de corazón de la música, al aire de la batuta de Mariss Jansons y sobre las ingrávidas imágenes de bailarines que dibujan virtuosas siluetas en el cielo vienés.
  Este encantamiento, a través de la música traza caminos en el lodo de la historia, y abre mentes a la luz de la cultura que es una, por más que nos empeñemos en aislar, es decir, hacer islas, para acoger cada una de las expresiones diferentes de lo que es único y común, herencia de un mismo tronco que florece en cada una de sus ramas y son un todo. Así, en este afán de acomodar, de integrar la pluralidad de civilizaciones, nace en el tiempo un sinnúmero de manifestaciones que vienen a moldear, cada una en su lenguaje, la misma obra erigida en el carcavón de la historia y revelada en la tradición secular.
  El Olentzero que nace en el sincretismo entre las tradiciones cristianas y la mitología vasca, incorpora elementos de la Navidad y de los Reyes Magos. Entre jocoso y honorable, baja del monte al pueblo con regalos para los niños. Carochos, tafarrones y zangarrones, escondidos tras sus caretas ancestrales, cada primero de enero recorren las calles de Riofrío de Aliste y Montamarta, en el entorno de la sierra zamorana de La Culebra, representando la lucha entre el bien y el mal. Las mismas mascaradas, en su origen, que en la zona de Tras Os Montes portuguesa. El arrastre de latas en Algeciras nace con la intención de ahuyentar al gigante Botafuegos que intentaba despistar a los Magos de Oriente. El tió catalán es un tronco de árbol cubierto por una manta que, tras picarlo con palos, deja ir pequeños regalos y dulces.
  En Holanda es tradición lanzarse al mar helado el primer día del año. En Escocia, en la fiesta de Hogmanay, que deriva de los antiguos rituales que celebraban el solsticio de invierno, se visitan y hacen regalos, como carbón para el fuego o un buen whisky. En Venezuela cogen un puñado de lentejas y las tienen en la mano durante la llegada del nuevo año. También toman las uvas. En Puerto Rico se tira agua a la calle y es símbolo de desprendimiento de todo lo negativo.
  Una amalgama de tradiciones religiosas y profanas solapadas, y mostradas desde el lenguaje propio de cada pueblo. Cada una rememorando su propio pasado, y todas llamando a un futuro común donde puedan convivir en sus enriquecedoras diferencias y en su misma intención de comunicar la paz entre todos.
Desde la Puerta del Sol a las remotas tradiciones huilliches, el nuevo año nos ofrece la posibilidad de acercarnos a compartir la dicha de ser diferentes. Porque la diferencia puede ser separadora, para quienes la ceguera no les permite atisbar al otro como prójimo, que es lo mismo que próximo, y también puede ser enriquecedora para quienes, con otra amplitud de miras, son capaces de ver al ser humano más allá de tópicos y absurdas referencias culturales tergiversadas.
  Otro giro de la Tierra sobre el astro rey, un alto en el camino para repensarnos; pues andamos tan ocupados “de mi corazón a mis asuntos”, decía Machado, que no tenemos tiempo de pararnos a pensar en las cosas importantes, que dice “El Principito”. Personalmente, embebido en los acordes de “El Danubio Azul”, quiero aprovechar para desearles, Feliz Año Nuevo.

Javier S. Sánchez

Feliz año 2016