5 ene. 2013

Humedales

     Un humedal es un terreno plano, ligeramente deprimido, que suele inundarse total o parcialmente, bien sea por el agua procedente de los afloramientos del acuífero o por el de las precipitaciones.
   En La Tierra de Arévalo estos humedales son de carácter estacional: Sólo se inundan en periodos lluviosos, secándose durante el verano o en épocas de prolongada sequía. Son varios los nombres utilizados para designarlos: laguna, zona húmeda, lavajo, charca, bodón... dependiendo de su extensión o profundidad. Otros nombres o topónimos que también suelen estar relacionados con la presencia de agua superficial son: Regajal, mullidar, fuente, caño, charco, hoya, chorro... o sus derivados.
    En nuestra comarca los pocos humedales que tienen agua de forma permanente, es como consecuencia de la intervención humana. Un buen ejemplo de ello son las Charcas del Águila: Conjunto de nueve Charcas artificiales entre Maello y Sanchidrián, creadas como graveras y que se encuentran por debajo de la capa freática del río Voltoya y raramente se secan. El entorno de una de las dos charcas que se encuentra en el término de Sanchidrián, concretamente la de La Almarza, ha sido sensiblemente modificado al encontrarse dentro de un campo del golf de reciente creación, por lo que ha perdido parte de su estado silvestre, lo que ha influido negativamente en su fauna y flora.
    Los humedales de Ávila en general y de La Moraña en particular son hábitats pequeños y, por tanto, muy sensibles a cualquier tipo de alteración:
      - Durante las últimas décadas muchos de estos pequeños humedales han ido desapareciendo fagocitados por las tierras de cultivo circundantes o convertidas en vertederos en otros casos.
          - Otras zonas húmedas han visto reducida su capacidad de inundación y su extensión al haber sido drenadas durante las concentraciones parcelarias.
       - El aumento de regadíos en la comarca durante las últimas décadas ha provocado un acusado descenso del nivel de la capa freática, lo que ha producido la reducción tanto del acuífero superficial como del profundo. Por ello muchas de las lagunas antaño encharcadas en periodos lluviosos no son más que un recuerdo en los ancianos del lugar.
         - En otros casos estas zonas húmedas se ven contaminadas por productos agrarios peligrosos o por vertidos de aguas residuales.
           
    La mayoría de los humedales de La Moraña carecen de protección legal. Sólo cuatro de estas lagunas están reconocidas como tales e incluidas en catálogo de zonas húmedas de interés especial, reconocimiento más formal que efectivo:
     - Laguna de los Lavajares (entre Rágama y Horcajo de las Torres): Un buen ejemplo de laguna esteparia de gran importancia ecológica pero en lamentable estado de conservación.
     - Laguna de San Antón: Laguna semiurbana de Adanero.
     - Laguna del Hoyo, en el Oso, una de las más importantes zonas húmedas de Ávila en la actualidad.
    - Laguna Redonda, situada en San Juan de la Encinilla, fue uno de los humedales más importantes de Ávila a mediados del siglo pasado  pero, en la actualidad, las obras de acondicionamiento del río Villaflor, el drenaje abusivo al que ha sido sometida y el estado del acuífero impiden que retenga el agua que antaño la hizo merecedora de salir en uno de los programas del excelente naturalista y comunicador Félix Rodríguez de la Fuente.

    Pese al reducido tamaño de la mayoría de nuestros humedales, estos son sus principales valores:
    - Son utilizados por muchas aves durante sus viajes migratorios como lugares de descanso o alimentación.
   - Son utilizados por la fauna acuática, tanto sedentaria como invernante, para reproducirse, alimentarse, emparejarse o refugiarse.
    - Son utilizados tanto por la fauna esteparia como bebedero, como por las aves rapaces como cazadero.
    - Pese a ser un hábitat que sólo ocupa una superficie cercana al 1% de la comarca, algo más del 50% de las especies de aves han sido observadas en los sotos o humedales. Por lo tanto, poseen un marcado carácter diversificador y enriquecedor de la fauna y flora local.

     Las Zonas Húmedas de La Moraña, a pesar de su valor, no están protegidas. Deberían pertenecer a alguna Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), al menos, los siguientes humedales:
    - El conjunto de Charcas del Águila incluida la charca de La Almarza y su entorno.
    - El Conjunto de Zonas Húmedas de El Oso-Redonda que también deberían incluir, al menos, otros seis pequeños humedales en un estado lamentable y en serio peligro de desparecer: Lavajo de Ortigosa, laguna del Egido, laguna del tesoro, lagunas de las saladas, lavajo de Esteban y laguna del Hoyo de Cabizuela.

    Todos los Humedales de la Moraña deberían estar catalogados como Zonas Húmedas de Interés Especial para frenar su degradación y evitar su desaparición. Se debería hacer un proyecto que englobe a todas las zonas húmedas para intentar la recuperación de aquellas que se encuentren en un estado precario o, incluso, de  las que hayan desaparecido del mapa. Sólo una actuación conjunta entre administración, municipios, agricultores, ganaderos y grupos ecologistas puede hacer que las láminas de agua vuelvan a brillar bajo la luz del amanecer como antaño.
    Casi siempre valoramos más lo que viene de fuera, aquello que quieren enseñarnos, aunque sean muy pocos los que puedan disfrutar de ello. Gran error pensar que lo pequeño, lo humilde, carece de valor por encontrarse cerca. He oído decir a gente que va de experta que los pinares de la Tierra de Arévalo no son bosques, que las lagunas de La Moraña están tocadas de muerte y que ya no se pueden considerar zonas húmedas. Lo cierto es que a lo largo de mi vida he oído muchas tonterías.
    Ojalá que los alegres reclamos de patos, gansos y grullas se sigan escuchando tal y como los escucharon nuestros antepasados. Espero que mis hijos puedan enseñar a sus hijos las bandadas de aves migratorias acudiendo en perfecta formación a estos humedales, mientras cae la tarde, con la luz mágica del ocaso, tal y como yo se lo enseñé a ellos.
           En Arévalo, otoño de 2012.
Por: Luis José Martín García-Sancho

2 comentarios :

Luis J. Martín dijo...

Aunque los editores de La Llanura no lo digan, para hacer honor a la verdad, las fotos que acompañan a mi texto son de Juan Antonio Herranz. Aprovecho para agradecerle el que sus fotos enriquezcan mi artículo.

estampasdelallanura dijo...

Un día podré decir: he visto lugares que no te puedes imaginar, arroyos con leyendas míticas, bandadas de enormes pájaros llamados Otis Tarda, duendes en los bosques del Orán y mil historias de los lugares que vimos juntos. Estas fotos en parte son tuyas. Un abrazo.