31 may. 2012

LOS VERDES PRADOS


Se recomienda la audición del concierto para violín en re mayor Opus 35 de Piotr Ilich Tchaikovski; antes, durante y después de la lectura de esta sencilla crónica de una correría por las tierras de Aldeaseca.


“Que por mayo era, por mayo,
cuando hace la calor,
cuando los trigos encañan
y están los campos en flor…”

     La propuesta para el mes de mayo de Luisjo, Eldelosbichos, era una visita multidisciplinar, que viene siendo una suerte de visita enciclopédica. Como en aquellas enciclopedias, que nuestros hermanos mayores utilizaron en la escuela, que recogían un poco de todas las materias y a todas se les prestaba atención. Pues esa era la propuesta, visitar un lugar de anidamiento de cigüeñas blancas (Ciconia ciconia), la posterior visita a un prado convertido, gracias al tesón de unos pocos, en un campo de golf sostenible y perfectamente integrado en el medio y para finalizar una frugal merienda campestre.
      El tiempo agradable y los módicos precios permitieron que la sugerente propuesta tuviera gran eco. Ya no llama la atención la gran cantidad de personas que, ávidas de aventuras, se dan cita en nuestras correrías. Son más llamativas, por sentidas, las ausencias. Para mí hubo dos por encima de otras, la de Mario, elOjoquetodolove, que se encontraba de celebración familiar, pues la pequeña Paula recibía su Primera Comunión; y la de Ángel Ramón, el Querubín que sabe latín.
    El punto de vista del primero, siempre sorprendente, nos aporta imágenes que durante la visita nos han pasado desapercibidas, permitiéndonos recorrer nuevamente y de forma única y diferente el mismo camino con lo que su ojo ha captado. Consigue sorprender y emocionar, al menos a mí, con sus imágenes, tomadas por los mismos senderos y veredas que juntos hemos recorrido y sin embargo no había ni reparado en esos detalles.
     En cuanto al segundo, el Querubín que sabe latín, necesito de sus explicaciones. Desde el origen del nombre de la cigüeña blanca (Ciconia ciconia) a cualquiera de la más insignificante de las inquietudes que atormentan mi conocimiento. Con él la Vida resulta más comprensible, se nota su gran capacidad pedagógica, me permite aprender sin esfuerzo, conocer el porqué de las cosas y de sus nombres, resolver dudas y recibir su serenidad de ánimo. ¡Señor, qué buen maestro!
    Llegada pues la hora, la comitiva se puso en marcha. Parecíamos una boda, dijo alguien, o tal vez dijera una boa, por la larga fila de vehículos. Ya no llamamos ni la atención. Cuando nos vieron por la C-605 dirección Madrigal, el de las Altas Torres, a tan numeroso acompañamiento en la larga recta que anuncia la llegada a Aldeaseca, tan solo acertaban a decir: “¡Ande irán!”.
    La primera parada, quiso Eldelosbichos, que fuera en El Lavajuelo. Precisamente junto a una parcela que ha sido propiedad de mi familia desde los tiempos de mi abuelo Fabio. Allí, casi una treintena de milanos negros (Milvus migrans) picoteaban insectos del suelo. Nunca lo había visto. Les observamos con detenimiento y respeto. Me vino entonces a la memoria todo lo que mi padre me ha enseñado sobre los parajes del término de Aldeaseca. Allí en El Lavajuelo, en tiempos, se formaba una enorme laguna, de ahí el nombre de lavajo, donde llegaban las aguas de lluvia que los caces traían desde el prado de Sanahuebras o el prado de El Regajal. Me contaba que no se secaba durante todo el año, y todo el bajo que aparecía ante nosotros no se podía labrar.
     Con el tiempo y las perforaciones, el consumo de agua para el riego agrícola hizo descender la capa freática y con ello desaparecieron esos lavajos, que proporcionaban un lugar para vivir a un gran número de especies animales y vegetales. Como consecuencia el paisaje cambió. El labrantío ganó terreno y aun cuando la mayor parte de los cultivos en esta zona eran de secano, resultaba impresionante contemplar toda la llanura salpicada de aspersores, que aquí y allá semejaban interpretar un ballet de agua y luz. Aún recuerdo cómo le gustaba ir, al atardecer, a un amigo mío gallego, a ver el espectáculo de las “lluvias” regando en un llano que a él, acostumbrado a su tierra, le parecía infinito.
    Cuando nos pusimos en marcha, tres avutardas (Otis tarda) levantaron el vuelo, espectáculo que no deberíamos perdernos ninguno de nosotros. Dejábamos a nuestra izquierda la ladera de Horneros, donde todos mis tíos y mi padre tenían fincas. Me aprendí de memoria la ubicación de cada una de ellas, tarde ya, pues hasta bien entrado en la treintena, mi contacto con el campo de labrar se había limitado a esporádicas visitas.
     Dejamos el camino de El Lavajuelo para coger a nuestra derecha el Sendero de la Piedra –no dejará de sorprenderme la sencillez con la que se ponía nombre a las cosas antaño- o también llamado Camino de las Monjas. Próximo a éste hay un camino que le llamaron el Camino Perdido, tal vez porque moría en el pinar de Rogero, junto a la Fuente de los Lobos. Y también un paraje, donde la peor calidad del terreno es evidente, que le llaman el Rincón del Diablo. Por no hablar del que llaman Deshonrrayugueros, El Fiel Amigo, el Alto de las Gallegas, La Portuguesa, La Laguna del Lavajo del Obispo, Aguasal, Pinar de los Tomillos y tantos otros.
    Todas estas enseñanzas de mi padre venían a mi recuerdo mientras nos desplazábamos por la llanura. Mister Chisp, como mi señor don Quijote, se niega a abandonar su cabalgadura, por lo que solemos compartirla y el rocín en cuestión, obedece al punto las órdenes de su señor; y éste a su vez las maniobras del vehículo que nos precede, de tal modo, que cuando Luisjo, Eldelosbichos, se detiene, porque acaba de ver una pareja de cernícalo común (Falco tinnunculus) que debe tener su nido en el brocal de un pozo que hemos dejado a nuestra derecha, mister Chisp, también, y con ello toda la comitiva. A veces no sabiendo muy bien la razón. Si se desciende de su montura Luisjo, todos le imitamos y, prismáticos en ristre, empezamos a escrutar el paisaje en la misma dirección que él, esperando encontrar algo que desconocemos. Como debe ser que siente pena por nosotros, nos aclara lo que debemos buscar, dónde fijarnos y nos ofrece una explicación completa de los usos y costumbres del bicho observado. Con gran capacidad pedagógica por su parte, los alumnos, todos nosotros, nos empapamos de sus enseñanzas. Bueno, todos no, mister Chisp, sigue viendo solo pájaros negros; que yo creo que ya es más cuestión del oftalmólogo que otra cosa.
    Paramos cerca de los pinares de El Nigal, donde más de veinte nidos de cigüeña se nos muestran. Es la cigüeña (Ciconia ciconia), un ave de largo pico con el que crotora sacudiendo rápidamente la parte superior sobre la inferior. Ave de paso que anida en las torres de las iglesias y palacios y árboles elevados, y dicen que se alimenta de sabandijas. ¡Cuántas cigüeñas necesitamos!
    Su cuerpo blanco con las puntas de sus alas negras, sobre unas patas largas y rojas, rosadas dicen algunos. No resulta difícil diferenciar el cigüeño de la cigüeña, el primero es blanco y negro, y la segunda es blanca y negra. Los cigoñinos en los nidos son fáciles de reconocer, pues sus picos de color negro se diferencian del color rojo del de sus progenitores.
     Fieles a su nido durante años, vuelven a él al regresar de su migración. En otoño vuelan dirección sur, hacia África y regresan en primavera; aunque tengo un amigo, que es pintor de profesión y monje Trinitario de vocación, que dice que las cigüeñas ya no son como antes, que las de ahora ya ni se van en invierno.
   Allí junto a los pinares de El Nigal, contemplamos un macho de avutarda (Otis tarda) que en el cerro de Cavollas, junto al Rincón del Diablo, se muestra en todo su esplendor. Con los modernos visores que portamos se le pueden apreciar hasta las bigoteras. Como la distancia a la que nos encontramos le da seguridad, se muestra orgulloso y luce su bello plumaje sin importarle nuestra presencia, más bien al contrario.
    Contemplando toda la llanura que se extiende ante nosotros recuerdo lo que mi padre me contaba de sus tiempos de juventud, cuando venía junto a sus hermanos a realizar las labores propias de su oficio: acarrear, aricar, arar, segar,...; y el campo todo, estaba lleno de gente laborando y cantando. Miles de anécdotas tantas veces contadas sobre estos mismos parajes, que se han fijado en mi memoria con nitidez, casi como si las hubiera vivido propiamente. Hoy solo queda mi padre con vida y en el campo no se ven labradores que canten.
      De El Nigal nos fuimos a una zona en la que varios prados: Los Ejidos, El Mullidar, La Torca y el de Los Tejares; forman un enorme, para estos pagos, prado natural, con laguna y todo. Aunque en cuanto el calor apriete se secará hasta que en invierno, si el otoño viene lluvioso, vuelva a tener agua. Un bando de patos se eleva al llegar nosotros, mientras varias cigüeñas sestean en la fresca y todavía alta hierba que conservan estos prados. Veo junto a ellos las tierras que fueron de mis tíos, ahora concentradas. Gaudioso, Neuterio, Heraclio, Carlos y Adrián. Parajes y paisajes, que como podéis comprobar me resultan muy familiares, pero que descubro ahora lo poco que sabía sobre lo que atesoraban.
     Regresamos a Arévalo para visitar el Prado de la Velasco, donde un prado ha sido convertido en un campo rural de golf, gracias al trabajo y esfuerzo de César, The President, que nos recibe y nos muestra a todos los visitantes lo que han conseguido. Amojonado por centenares de árboles que lo delimitan, las junqueras naturales y una hierba fresca y verde, nos proporciona un placentero paseo al atardecer, mientras tratamos de golpear a una bola de golf con palos de nombres desconocidos. Todo un privilegio para la comarca disponer de un lugar así, siempre que no se aparten de esta línea que me parece acertada.
     Nos llaman desde el pinar cercano, la frugal merienda nos espera. Pero por el buen hacer y la calidad humana de Julio y de David entre otros, allí aparece la pantagruélica cena de una suerte de Ogro. Paella y todo un muestrario de pecados en forma de viandas pasadas por la parrilla, y no la de san Lorenzo precisamente. Desde morcillas a panceta, entrañas y secretos, chorizos y tierno pan. Decido que sea lo que mi dios quiera y... peco. Pruebo de todo, sin abusar, sé que la penitencia será dura, pero una cena en buena compañía y su posterior sobremesa bien merecen ser purgadas más adelante.
      A nuestro Presidente, ¡oh Capitán, mi Capitán!, hemos tenido que echarle de comer aparte, como consecuencia de sus reticencias y reparos culinarios. Mal camino lleva ahora que se acerca la Asamblea.

29 may. 2012

Luis de Góngora y Argote

Luis de Góngora y Argote (Córdoba, 11 de julio de 1561 – ibídem, 23 de mayo de 1627) fue un poeta y dramaturgo español del Siglo de Oro, máximo exponente de la corriente literaria conocida, más tarde y con simplificación perpetuada a lo largo de siglos, como culteranismo o gongorismo, cuya obra será imitada tanto en su siglo como en los siglos posteriores en Europa y América. Como si se tratara de un clásico latino, sus obras fueron objeto de exégesis ya en su misma época.



28 may. 2012

Muriel


Muriel se ubica en una amplia llanura de tierras húmedas regadas por el río Zapardiel.
El subsuelo de Muriel guarda abundantes restos arqueológicos de casi todas las épocas, lo que testimonia su ocupación desde antiguo. Restos cerámicos celtibéricos, romanos y de la llamada terra sigillata hispánica tardía aparecen frecuentemente en sus pagos. Otros restos abundantes son trozos de muro hecho de cal, canto y ladrillo, lo que parece ser, el origen de su nombre (Muriel = Muro pequeño).
En el pago 'Los Villares' hay restos romanos y en el 'Labajo el Nudo' restos medievales.
Excavaciones recientes han puesto al descubierto una de las necrópolis medievales más interesantes de los últimos tiempos. Se trata de una serie de tumbas, situadas en el costado exterior izquierdo de la iglesia, de estructura antropomorfa y cabecera en ángulos rectos, que representan la particularidad de estar excavadas en tierra y tener sus paredes de ladrillo. Algunas monedas aparecidas en las tumbas permiten fecharlas en torno a los siglos XII y XIII.

25 may. 2012

Nava de Arévalo y sus anejos


Lugar con ayuntamiento de la provincia y diócesis de Ávila, de la que dista 6 ½ leguas, partido judicial de Arévalo… Situada en terreno llano; le combaten los vientos Norte, Sur y Oeste, y su clima es propenso a intermitentes; tiene sobre 56 casas de mediana construcción distribuidas en varias calles sin empedrar y una plaza; hay casa de ayuntamiento en la que está la cárcel, escuela de instrucción primaria común a ambos sexos, y una iglesia parroquial con curato de primer ascenso y provisión ordinaria. El cementerio está en paraje que no ofende la salud pública y los vecinos se surten de aguas para sus usos de una fuente llamada Regajal, haciéndolo para el de los ganados de pozos y de diferentes lagunas que hay en el término. Así describe Pascual Madoz a la Nava de Arévalo en su Diccionario Geográfico de 1845-1850.

Su templo, dedicado a San Pedro es obra del siglo XVI. Apenas nos quedan testimonios de su primitiva fábrica mudéjar.  La iglesia tiene dos naves separadas por un único formero.
La cabecera debió rehacerse en el siglo XVIII.
A los pies del templo se organiza una tribuna que ocupa las dos naves y apoya en dos alfarjes planos de vigas y jaldetas sobre estribado.
El retablo mayor es barroco, del siglo XVIII aunque la imagen de San Pedro es anterior.
…ooOoo…
De Magazos, uno de los cinco núcleos urbanos que forman parte de Nava de Arévalo, dice Madoz que está situado en terreno llano y pantanoso, le combaten todos los vientos y su clima es poco sano, padeciéndose por lo común fiebres intermitentes; tiene sobre 20 casas de mala distribución interior, una plaza, casa de ayuntamiento y una iglesia parroquial, Santo Tomás Apóstol, servida por un párroco, cuyo curato es de entrada y de provisión ordinaria; tiene por anejo a Noharre; el cementerio está en lugar que no ofende a la salud pública, y los vecinos se surten de agua para sus usos domésticos de una fuente que se encuentra en las inmediaciones del pueblo.
…ooOoo…
Sobre Noharre, el mismo autor nos apunta que, es lugar situado en terreno llano, le combaten todos los vientos y su clima es propenso a tercianas; tiene 8 casas, incluida la del ayuntamiento y una iglesia parroquial, San Pedro Apóstol, aneja a la de Magazos, cuyo párroco la sirve.

Entre Magazos y Noharre, más cerca del primero, se encontraba la Villa Romana. Fue descubierta en 1945, cuando el arado sacó a la luz fragmentos de una escultura. Escultura que, aunque de bulto redondo, está hecha para ser vista frontalmente, como si se tratara de un relieve y se trata de un grupo compuesto por un Tritón y una Nereida.
Se descubrió, además, un mosaico policromo de tema geométrico, del siglo III-IV d.C. Corresponde a una habitación de buenas dimensiones; su decoración es polícroma con temas geométricos, logrando el efecto de una complicada alfombra de gran intensidad decorativa. En él se mezclan las figuras lineales, grecas y rombos, con otras cargadas de simbología, como los nudos de Salomón, las peltas y las escamas de loriga.
…ooOoo…
A Palacios Rubios se le atribuye, en el antes citado Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de 1845-1850, el disponer de entre 14 y 20 casas de mediana construcción, distribuidas en diferentes calles sin empedrar y una plaza; hay casa de ayuntamiento, escuela de primeras letras común a ambos sexos, una fuente de buenas aguas, de las cuales se utilizan los vecinos para sus usos y una iglesia parroquial, Nuestra Señora de la Asunción, con curato de primer ascenso y provisión ordinaria. Tiene un anejo en Vinaderos.

De la iglesia de Palacios Rubios sobresale su ábside-torre en cuanto a volumen y fisonomía. A la cabecera tradicional mudéjar se le superpone un cuerpo de mampostería y unas troneras con la finalidad de fortificar la estructura. Puede pensarse que se trataba de aprovechar una estructura destinada a fines religiosos para una función militar.
 La portada de acceso principal es barroca y sigue un modelo constructivo habitual en la zona, presentando un aspecto similar a una espadaña.
El ábside no tiene zócalo, está decorado por tres fajas de arcos doblados superpuestos en el tramo curvo y con arcos doblados entre recuadros en el tramo recto; se rematan las arquerías con un friso de ladrillos a sardinel al que se superpone otro del mismo material en nacela. El número de arcos del tramo curvo es de nueve y de tres en el recto. Sobre estas arquerías aparece un ático similar al de Santa María la Mayor de Arévalo, pero el material empleado es cal y canto encintado con verdugadas de ladrillo. Está recrecido con un cuerpo más de ladrillo que en lo más alto se convierte en campanario como en Orbita. La unión con la cubierta se realiza mediante una cornisa de arquillos ciegos.

En el interior del templo podemos contemplar tres retablos ciertamente. El retablo mayor se compone de lienzos pintados de la segunda mitad del S.XVII, época en la que no eran frecuentes estos conjuntos pictóricos. En el vano central se dispone una única imagen escultórica del retablo, una Inmaculada. A su derecha, lo hace un lienzo de San Francisco y, a la izquierda, uno de San Antonio con un niño. El ático se ve coronado por una pintura de San Pedro Apóstol. En el banco encontramos a la derecha a San Lorenzo y a San Vicente y a la izquierda, a Santa Teresa y a San Juan de la Cruz.
Los otros retablos son rococós, del S.XVIII, con profusión decorativa: cabezas de ángeles, formas vegetales, etc. todo ello tratado con una especie de "horror vacui". Lo que los hace curiosos es que se encuentran sin policromar, sin dorar. Su color es el de la madera con el que se construyeron, como en principio eran muchos de estos conjuntos antes de que se fuera imponiendo la moda de pintarlos.
…ooOoo…
En cuanto a Vinaderos podemos leer que es lugar con ayuntamiento de la provincia y diócesis de Ávila, partido judicial de Arévalo. Situado en terreno llano. Tiene 16 casa inferiores de de un solo piso, la del ayuntamiento, escuela de primeras letras común a ambos sexos, con una mezquina dotación en granos y una iglesia parroquial, San Vicente Mártir, aneja a Palacios Rubios, cuyo párroco la sirve; cementerio bien situado, y los vecinos se surten de aguas para sus usos de las de un pozo.

24 may. 2012

Avilabierta


Acaba de empezar a funcionar una nueva página web centrada en Ávila, que tiene el esclarecedor nombre de ÁVILA ABIERTA. Junto a la noticia se os trasmite una cuádruple invitación:
1º A dar un paseo detenido por la página que está iniciando su andadura. Creo que os servirá para conocer y valorar sus contenidos y enfoques. Pinchad en http://avilabierta.com/ (sin acento, todo junto y con una única a en el centro).
2º En cualquier caso os adjuntamos una invitación para la presentación de la página que se desarrollará en el CAFÉ EL ESTUDIO el próximo jueves a las 20 horas.
3º Si os parece oportuno ayudad a difundir la página y la convocatoria para la presentación entre las personas que consideréis oportuno.
4º Iniciativas como esta necesitan el apoyo de mucha gente, y por ello  se os anima a ser socios de Ávila Abierta.
Gracias por la atención y un cordial saludo.

23 may. 2012

Y con respecto a la muestra de Arévalo...


Y con respecto a la muestra de Arévalo, ¿saben ya sobre qué tratará?


Sí, pero no lo puedo decir porque antes tengo que presentárselo a la Junta. Una cosa son las ideas que nosotros tengamos y otra es que podamos desarrollarlas con la extensión que queremos. La Junta está haciendo una apuesta muy generosa, especialmente en estos momentos, pero eso no quiere decir que no tengamos limitaciones:  las tenemos y mucho.


Las Edades no son exposiciones sin más: son catequesis y, al mismo tiempo, unas señas de identidad.": Gonzalo Jiménez, Secretario General de la Fundación Edades del Hombre.

22 may. 2012

“Monacatus” lleva a Oña (Burgos) el mayor proyecto cultural de Castilla y León en torno al arte sacro


Redacción Canal Patrimonio
El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha acompañado esta mañana a S.M. la Reina Doña Sofía en la inauguración de la decimoséptima edición de la exposición Edades del Hombre en la localidad burgalesa de Oña. 
 
Bajo el título de “Monacatus”, este es el segundo proyecto de una nueva etapa en “Edades del Hombre”, que incide en la utilización de sedes no catedralicias, con la revalorización del territorio y con la utilización de lugares monumentales que celebren alguna efeméride relevante o que sean objeto de restauración. Es el caso de Oña, que el pasado año conmemoraba el milenario de la fundación del Monasterio de San Salvador (1011) por el Conde de Castilla Sancho García, nieto de Fernán González.

Ora et labora
Seis capítulos y 138 piezas conforman la muestra abordando diferentes aspectos de la vida contemplativa, la vida cotidiana, la oración, los fundadores de órdenes y monasterios o la relación entre monarquía y monacato a través de sus propios objetos o a través de la visión de artistas de la talla de Zurbarán, El Greco, José de Ribera, Gregorio Fernández o Francisco de Goya, según explica Agustín Lázaro, comisario de la exposición. 
 
Monacatus está compuesta por seis capítulos. Capítulo I: Cristo como origen, fortaleza y término de toda vocación religiosa; capítulo II: personajes bíblicos y santos que marcharon al desierto, personajes históricos de Castilla y León y de Burgos que se retiraron y primeras fundaciones cenobiales acontecidas en Castilla y León; capítulo III: Ora la Liturgia de las horas, la celebración eucarística y la lectio divina; capítulo IV: relación entre la monarquía y el monacato en Castilla y León; capítulo V: Labora, aquellas cosas que conforman la vida comunitaria cotidiana de los monjes; y capítulo VI: Santos fundadores y las órdenes monásticas presentes en Castilla y León.

También el Románico 
Monacatus muestra el rico patrimonio religioso-cultural de los monasterios de la Iglesia Católica en Castilla y León y, de manera destacada, de la archidiócesis de Burgos. De la iglesia monástica se integran en el ciclo expositivo la sillería coral (obra de fray Pedro de Valladolid, siglo XV), el panteón condal y real (fines del siglo XV), las pinturas murales dedicadas a la vida de Santa María Egipcíaca (siglo XIV) y el crucificado románico de Santa Trigidia, primera abadesa del monasterio.

De la sala capitular algunos de los capiteles románicos que en ella se conservan. Y de la sacristía, diversos objetos de gran interés (aljuba, arquetas, etc). También se destaca la figura de San Iñigo, abad oniense entre 1035 y 1068, que marcó el esplendor benedictino del monasterio, y cuyas reliquias se conservan en la iglesia.
 
Las novedades de la muestra vienen de la mano de su puesta en escena, que pretende la captación del mensaje por medio de los sentidos y de las vivencias, y de la integración por primera vez en una exposición de Edades del Hombre del mundo de la fotografía.

20 may. 2012

Visita multidisciplinar


Desde el grupo de medio ambiente de la Alhóndiga de Arévalo, os proponemos a una visita polifacética:

- Visita a una colonia de cigüeña blanca instalada en un pinar.
Mediante telescopios observaremos cómo crían estas aves sobre árboles. Una colonia de más de veinte parejas en medio de la llanura cerealista de la tierra de Arévalo.
Acostumbrados a verlas criar en las torres y espadañas de los pueblos no deja de ser chocante este hábito arborícola primitivo que no han perdido del todo y representativo para la mayoría de las aves.

- Visita al Prado Velasco y al campo de golf de Arévalo.
De la mano de Agustín García Vegas, más conocido por Chispa, visitaremos Prado Velasco y las instalaciones que el club de golf de Arévalo ha realizado en el mismo.

- Merienda campestre.
En una parcela próxima al campo de golf, de nuestros amigos y colaboradores Julio Pascual y David Pascual, realizaremos una merienda para todos los asistentes que quieran participar, siempre que su dieta, costumbres o creencias se lo permitan.
Para comprar las viandas que vayan a ser consumidas tocamos, en principio, a la suma de 4,00 € que abonaremos una vez estemos en la parcela de Julio y David.

Recordamos, una vez más, que todas estas actividades que nos permiten conocer y disfrutar de nuestra naturaleza más cercana, están abiertas a todo aquel que quiera participar.

Para ello quedamos:
                   Fecha: Domingo, 27/05/2012
                   Hora: 5:30 de la tarde
                   Lugar de encuentro: plaza del Arrabal de Arévalo.

19 may. 2012

4ª Marcha contra la pobreza en el tercer mundo

Plan de promoción de Monacatus


"MONACATUS" la nueva exposición de la Fundación Edades del Hombre será inaugurada el 22 de mayo por la Reina Doña Sofía. Instalada en el Monasterio de San Salvador de la localidad de Oña (Burgos) se podrá visitar desde el 23 de mayo hasta el 4 de noviembre. Contará con 138 obras artísticas y su principal argumento gira en torno a la vida monástica de la Iglesia Católica, gracias al rico patrimonio religioso-cultural de los monasterios de Castilla y León. Para la Fundación Edades del Hombre uno de los retos importantes para esta 17 edición de sus exposiciones ha sido la de facilitar el transporte hasta la localidad de Oña, es por ello que la Junta de Castilla y León propició el martes 15 de mayo la firma de un acuerdo entre ALSA y Fundación Las Edades del Hombre por el cual la exposición tendrá por primera vez un transportista oficial y se potenciarán las rutas hacia Oña. El plan de promoción de Monacatus diseñado por la Consejería de Cultura y Turismo está basado en la utilización y potenciación de los canales de comercialización y difusión existentes, en la optimización de la coordinación institucional y en la colaboración público-privada. Junto con el sector privado de la zona se crearán ofertas turísticas concretas con tarifas para ser comercializadas durante y después de la exposición.

El plan de promoción puesto en marcha por la Consejería de Cultura y Turismo por la celebración en Oña de Monacatus -la exposición de Las Edades del Hombre- pretende, según ha señalado la consejera de Cultura y Turismo, no sólo atraer visitantes a la exposición sino dinamizar turísticamente la propia localidad de Oña y todo el entorno: "Que la nueva edición de Las Edades del Hombre se convierta no sólo en un atractivo para esta localidad sino en una experiencia de turismo vivencial con potencial dinamizador para todo el entorno en el que se desarrolla, una experiencia de turismo en la que se combine cultura, patrimonio, naturaleza o gastronomía".

Para ello se ha diseñado un plan que utiliza y aprovecha los recursos y los canales de promoción propios ya existentes y las propias acciones que se realizan desde la consejería, que tiene una presencia destacada a través de las nuevas tecnologías, que optimiza la relación con otros socios o aliados a nivel institucional utilizando sus soportes de promoción, y en el que destaca de manera importante la colaboración público-privada.

En este último aspecto, el de la colaboración público-privada, Alicia García ha anunciado que una de las novedades de esta promoción está en el acuerdo que la Consejería de Cultura y Turismo ha propiciado entre la Fundación Las Edades del Hombre y la empresa ALSA por el cual esta compañía se convierte en patrocinador de la exposición y las Edades tendrán por primera vez una empresa de transportes oficial. Este convenio de colaboración se ha firmado durante la presentación del plan de promoción de la exposición Monacatus.

17 may. 2012

Conferencia "La mujer a principios del siglo XX"


La Asociación Cultural "El puente viejo de Juarros de Voltoya" quiere invitaros el sábado día 26 de Mayo a las 18 horas, a la conferencia que Juan Francisco Bruno Jover, miembro de nuestra Asociación, dará en el Salón Parroquial, junto al Ayuntamiento de Juarros de Voltoya, con el nombre de "La mujer a principios del S. XX". Dicha conferencia, que ya ha sido impartida en el Centro Cultural de mayores de Segovia, forma parte de la actividad de Libroforum que realizamos periódicamente en la Asociación.

Sería para nosotros un motivo de gran alegría poder contar con vosotros.

16 may. 2012

Barromán honra a San Isidro


La localidad abulense organiza por primera vez un Concurso de Tapas para los vecinos 

La localidad abulense de Barromán celebra desde mañana martes sus Fiestas Patronales en honor a San Isidro Labrador, con nuevas iniciativas como el I Concurso de Tapas dirigido a los vecinos del municipio, que se desarrollará el viernes 18 de mayo, además de las actividades tradicionales de culto religioso, verbenas y orquestas, bailes populares y competiciones deportivas.

(Más información en CIT Moraña"

15 may. 2012

La Llanura número 36

Esta mañana ponemos a vuestra disposición nuestra Llanura número 36. 
Como cada 15 de mes podéis recogerla en los lugares habituales.
A lo largo del día la enviaremos, de igual modo, a nuestra lista de correos y se pondrán los correspondientes enlaces, a fin de su descarga en formato digital.


9 may. 2012

El ilustre Julio Escobar



Nació en Arévalo el 19 de enero de 1901, se casó con Sagrario Faura Álvarez de Abreu y murió el 30 de julio de 1994, sin descendientes ni ascendientes, en Los Molinos, un pueblo de Madrid de unos 3.000 habitantes. Dicen de él que fue hombre ilustrado e ilustre. Nombrado por el cardenal Enrique y Tarancón cuando éste era primado de Toledo, caballero del Corpus Christi de esa ciudad, escribió algunas novelas, algunas obras cortas y muchos artículos de prensa. Bohemio para unos y raro para otros, mantuvo correspondencia con Azorín y Gregorio Marañón.
Entre los años 1926 a 1929 fue director de La Llanura en su segunda etapa, la etapa más gloriosa del histórico semanario.
Marchó a Madrid y aunque desempeñó varios oficios relacionados con el sector bancario y el de las artes gráficas, dedicó buena parte de su tiempo a las letras, con una prosa castiza y tradicional en novelas de corte social, ambientadas en el medio rural que tan bien conocía.
Los últimos coletazos de la sociedad agraria, el abandono del campo y el éxodo a las grandes ciudades, así como la pérdida del espíritu y valores que definieron toda una época y una cultura, nutrieron novelas como “Teresa y el Cuervo” (1952) “Cinco Mecanógrafas y un millonario” (1955); “La viuda y el alfarero” (1957); "Una cruz en la tierra" (1959); "El viento no envejece" (1964); "Se vende el campo" (1966); "La sombra de Caín" (1968) y "Vengadores de cenizas" (1970), donde describió con maestría tipos y costumbres del medio rural.
Quiso hacer con “Azulejos españoles, pasiones-costumbres-paisajes” (1947) y “Andar y ver: breviario de un observador” (1949) un ameno y agradable recorrido por los lugares que él había conocido hablándonos de los pueblos y aldeas de la ancestral Castilla, de sus arraigadas costumbres y de sus recias gentes. 
Pero fue su "Itinerario por las cocinas y bodegas de Castilla" (1965), con ilustraciones de Máximo y declarado de Interés Turístico por el Ministerio de Información y Turismo, el libro con el que más se le ha identificado y que llegó a alcanzar, según el mismo autor indica, diez ediciones.
A Madrigal de las Altas Torres (Ávila) dedicó "El hidalgo de Madrigal" (1951) y a su Arévalo natal, de forma explícita "El novillo del alba" (1970-71).

Mantuvo siempre una enconada defensa por las cosas de su tierra destacando, en muchos de sus artículos y escritos, una ferviente militancia a favor del patrimonio histórico de Arévalo y su Tierra: “Desde la época del alcalde Ronquillo, nos dice en uno de sus más celebrados artículos,  -salvo raras y, por lo mismo, muy respetuosas excep­ciones, que no viene a cuento citar- todos los compañeros de mando de este temible regidor, en cuanto han visto desde el bal­cón del Concejo -de tres Conce­jos- la fachada dura y plana de la casa del antecesor histórico, hanse apresurado ciegamente a destruir bellezas del castillo, arcos, igle­sias, conventos, torres y casonas”.
Costumbrista empedernido analiza sin pereza, aún a veces hasta en sus poemas, a los personajes que poblaban estas tierras:
“Hoy autos. Antaño carros, tartanas…
Bajo el Alcocer vende ajos el ajero.
No quiere pregonar su origen, pero
ajos y hombre son de Las Berlanas.”

 “Montuenga, de la tierra segoviana,
e hijo de Montuenga el piñonero
que vende sus piñones con desgana
mientras mira nostálgico el harnero.

Sus novelas recorren nuestros pueblos, nuestras calles, nuestras plazas, nos llevan hasta un tiempo pasado, el tiempo de nuestros abuelos que habitaban calles sin aceras, casas encaladas con portalones amplios y cantones de piedra en las fachadas:
El barrio entero de San Pedro iba poco a poco desmigajándose, abierto en rajas. Por sus calles abundaban los viejos, los perros y las moscas, en armónica convivencia: los viejos renegridos y rugosos, apañados en sus trajes oscuros, pardos y deslucidos… Algunas casas aún estaban ensabanadas por el jalbegue, con su puerta incrustada en característico arco castellano…
Plazas típicas de pueblo: “…desembocaron en la plaza de la Villa, como boca de lobo, absorta en su gran silencio sobre el que vertía su soniquete acuático el caño anexo…
Iglesias: “…las torres gemelas de San Martín, donde por sus trazas morunas parece va a surgir de de un momento a otro el almuédano, convocando a los árabes a la oración.”
O el CastilloEl tiempo rebañó el castillo de aquella villa castellana hasta los mismos huesos. No es hipérbole el dicho, pues en la patio de la fortaleza hubo un camposanto.”
Otras veces nos relata las fiestas y romeríasY por la tarde, la Virgen flota sobre la prosa, como un bello verso de flores y cosechas. Y los cofrades la escoltan. Y la gaitilla y el tamboril ríen. Y los cohetes esta­llan cerca de la ilusión. Y las mu­jeres se visten de mayo. Y los hombres rebosan de optimismo. Y los niños corren contentos. Y los viejos lloran recordando…
Arriba —a los pies de Roma en Castilla— la gente espera. El Lugarejo recibe a su Virgen. El la­brador —vestido de luto, ¿por qué le gustará tanto vestir de negro al labrador?— algo febril de vino y de sol, grita y baila. La Virgen queda en su ermita. Y el baile —el baile de jota primitiva, algo ruberiana— surge en la placita campera. Las tiendas prehistóri­cas —cuatro palos y arpillera— se llenan de gente. Se reúnen las fa­milias y sé buscan los novios. El arroyo, arrulla amores y promesas.”
En su última novela leemosEl Novillo del Alba era famoso en mi pueblo. Salía a la plaza pública a defenderse en sus acometidas del acoso del gentío, en esa luz suave y emotiva de un amanecer de junio. Y su recuerdo sigue vigente en aquellos predios de la llanura. Pero ahora no hay allí novillo del Alba, ni copleros dichosos, ni apenas pobretería.

Su libro “Itinerarios por las cocinas y las bodegas de Castilla” nos lleva por los caminos, las ciudades, las villas y las aldeas de estas tierras, a husmear pucheros y a dar buena cuenta de ellos en fiestas, corrobras y merendonas, en ferias, en romerías, en bodas y hasta en cabos de años, o, sencillamente, de asiento o paso en fondas, mesones, paradores, posadas y hogares amigos para catar y saborear condumios típicos y tradicionales.
En Madrigal de las Altas Torres metimos la cuchara más de una vez en la cazuela de sopas que nos preparaba en su taberna la mujer de un tal Deme, materialmente incrustada en los murallones que dan la media vuelta a la plaza del Cristo, donde se corren y capean los novillos.”
  
En una de las muchas cartas que intercambió con nuestro poeta Segundo Bragado y que este nos ha prestado, dice: “Acaso la actual generación de arevalenses me ignore, pero estoy en el recuerdo de literatos, autores y críticos… no solo españoles, sino de hispano-americanos y extranjeros.”
 Nació en Arévalo y en ese pedazo de tierra arevalense que vigilan, noche y día, los cipreses, enterró a su mujer. Y allí quiso volver cuando él muriera.
Ahora iré a buscar el descampado
de muchas cruces, donde te he dejado
para ser tierra de la tierra mía.

Al carecer de herederos fue su voluntad que sus bienes quedaran en manos de los ayuntamientos de Los Molinos, en la sierra de Madrid, Arévalo y Madrigal de las Altas Torres.
En su momento, alguno de nosotros propusimos que parte de aquel legado se utilizara para hacer una edición completa de su obra literaria.
No se nos hizo ningún caso.

8 may. 2012

Cosas de carteros

 En el buzón de Correos de Arévalo (Ávila) fue depositada una carta en cuyo sobre habían sustituido las señas del destinatario por el siguiente romancillo:

“Es de Lagasca paisano,
vive en ciudad bien cercana,
su calle recuerda a un santo
de estatura muy precaria
y en honor de su apellido
para postre come pasas”.

A continuación se invocaba a los empleados del Servicio Postal con estos otros versos:

“Funcionarios de Correos:
es muy urgente esta carta.
Si llega sin perder fecha,
lo agradeceré en el alma
y diré que son ustedes
la flor de la burocracia”.

A las nueve de la noche del mismo día en que la carta fue depositada en el buzón, el remitente - cuyo nombre no figuraba tampoco ni en el sobre ni en la carta - recibía un telegrama abierto de manos de un cartero:
Entregada carta dirigida Juan Gómez Málaga, calle San Juan de la Cruz, de Ávila”. Lo expidió el administrador principal de Correos de Arévalo, quien lo mandó a quien había depositado la carta y que resultó ser don Luis López Prieto, director de las Escuelas Graduadas.

Diario “YA” de Madrid,
a 19 de febrero de 1954

7 may. 2012

El barquero inculto


Se trataba de un joven erudito, arrogante y engreído. Para cruzar un caudaloso río de una a otra orilla tomó una barca. Silente y sumiso, el barquero comenzó a remar con diligencia. De repente, una bandada de aves surcó el cielo y el joven preguntó al barquero:
-Buen hombre, ¿has estudiado la vida de las aves?
-No, señor -repuso el barquero.
-Entonces, amigo, has perdido la cuarta parte de tu vida.
Pasados unos minutos, la barca se deslizó junto a unas exóticas plantas que flotaban en las aguas del río. El joven preguntó al barquero:
-Dime, barquero, ¿has estudiado botánica?
-No, señor, no sé nada de plantas.
-Pues debo decirte que has perdido la mitad de tu vida -comentó el petulante joven.
El barquero seguía remando pacientemente. El sol del mediodía se reflejaba luminosamente sobre las aguas del río. Entonces el joven preguntó:
-Sin duda, barquero, llevas muchos años deslizándote por las aguas. ¿Sabes, por cierto, algo de la naturaleza del agua?
-No, señor, nada sé al respecto. No sé nada de estas aguas ni de otras.
-¡Oh, amigo! -exclamó el joven-. De verdad que has perdido las tres cuartas partes de tu vida.
Súbitamente, la barca comenzó a hacer agua. No había forma de achicar tanta agua y la barca comenzó a hundirse. El barquero preguntó al joven:
-Señor, ¿sabes nadar?
-No -repuso el joven.
-Pues me temo, señor, que has perdido toda tu vida.

3 may. 2012

Memoria Fotográfica de Arévalo IX

Ya hemos puesto a disposición de todos los interesados nuestro cuaderno "Memoria Fotográfica de Arévalo" número IX. Es un cuaderno en el que hemos querido dejar constancia de las fotografías que se muestran en la exposición del mismo título, que podéis disfrutar en la iglesia de Santa María la Mayor, de Arévalo, desde el pasado día 28 de abril hasta el próximo día 27 de mayo, en sábados domingos y festivos entre las 12,00 y las 14,00 y las 18,00 y 20,30 horas.
Podéis descargar este cuaderno en los siguientes enlaces:

En PDF
En Scrib

2 may. 2012

PRIMER ENCUENTRO DE ASOCIACIONES DE CULTURA


    El pasado 28 de abril, ha tenido lugar en Arévalo, en el C.P. La Moraña, el primer encuentro de asociaciones de cultura y patrimonio de las comarcas comprendidas entre los ríos Trabancos y Voltoya.
     En él se dieron cita representantes de diversas asociaciones de los municipios de Coca, Gotarrendura, Fontiveros, Sinlabajos, Orbita, Juarros de Voltoya, Martín Muñoz de las Posadas, Madrigal de las Altas Torres y Arévalo.
    A lo largo de la mañana y después de las presentaciones previas, se fueron realizando las diversas exposiciones, que varias asociaciones asistentes habían preparado. A cada presentación le seguían unos minutos de debate.
    Desde el territorio de actuación a la realización de estudios locales, fueron muy diversos los temas tratados. Poner en valor el patrimonio existente, el fomento de la cultura, la incorporación de los jóvenes a las actividades y proyectos que se vienen realizando y a los futuros, la integración de todos los colectivos que de una u otra manera actúan en los municipios en los que están radicadas las asociaciones culturales, así como la enorme importancia que tiene la promoción del asociacionismo.
    Con 2013 en el horizonte, como muestrario de lo que estas comarcas tienen y pueden ofrecer al visitante, se habló de toda una serie de actividades que podrían tomar forma, para que, en un futuro, se puedan incorporar como actividades culturales a una programación, lo más completa posible, en la que se recoja la diversidad patrimonial y cultural existente.
    La realización en un futuro lo más inmediato posible, de una Red de Lugares Mudéjares, que integre todo el patrimonio monumental existente y realice la tarea de divulgación al exterior de forma conjunta, fue otro de los temas tratados; así como la posibilidad de intercambiar los diferentes recursos que cada una de las asociaciones posee y que pueden ser necesitados por otras de nuestro entorno.
     También cabe destacar, la presencia y participación del presidente del Centro de Iniciativas Turísticas “Moraña”, el cual trasladó a los presentes su disposición a recibir las diferentes propuestas que estuvieran dispuestos a hacer llegar a dicho órgano. Así como animarles a todos ellos, a participar en el trabajo que dicho C.I.T Moraña tiene programado realizar, para hacer de la actividad turística ese motor de desarrollo económico que tanto precisan estas comarcas.
     Fue constatada la preocupación ante el despoblamiento que sufren y amenaza a nuestras localidades, así como la incertidumbre que genera el futuro de buena parte del patrimonio monumental que atesoran estas comarcas.
     Se realizó un alto durante la comida, que se desarrolló en un ambiente distendido y agradable, lo que permitió un mayor conocimiento y acercamiento entre los asistentes.
     Los trabajos de la tarde se reanudaron con tres presentaciones más, a cargo de los representantes  de asociaciones de Madrigal de las Altas Torres, Gotarrendura y Martín Muñoz de las Posadas; durante las cuales surgieron temas como la importancia de las redes sociales y las nuevas tecnologías de la comunicación como herramientas para difundir nuestra tarea, así como la riqueza patrimonial; la enorme importancia de los recursos naturales como atractivo turístico; la puesta en valor de los recursos existentes; la colaboración con los centros educativos de nuestro ámbito geográfico, como colaboradores necesarios en la tarea de defender el patrimonio y difundir la cultura o la necesidad de contar con personal adecuado y capacitado para la atención de los diferentes edificios y monumentos que se pueden visitar.
     Al final de la sesión de trabajo y después de realizar unas fotos conjuntas de todos los asistentes a este primer encuentro, se trasladaron hasta la iglesia de Santa María la Mayor de Arévalo, para inaugurar la exposición de fotografía que organiza la asociación la Alhóndiga, y que se desarrollará durante todo el mes de mayo y que estará abierta al público durante los fines de semana.
      Fue en definitiva, un encuentro muy positivo y que como alguno de los asistentes comentó, lleno de posibilidades, aunque conscientes de la ingente tarea que nos aguarda; eso sí, más llevadera, gracias a la ilusión, optimismo y entrega que nos mueve en nuestro día a día.