27 mar. 2012

Carta invitación

Estimados amigos:
Es un auténtico placer comunicaros que coincidiendo con el 497 aniversario del nacimiento en Ávila de Santa Teresa se inaugurará el miércoles 28, a las 11,30 de la mañana,  el nuevo museo que se ha instalado en los camarines de la iglesia del monasterio de la Anunciación de Alba de Tormes.
El museo cierra un ciclo de reformas conventuales acometidas desde 1998 por la menguada Comunidad de carmelitas haciendo frente, con toda ilusión y desmedidos esfuerzos, a las tareas de mantenimiento y conservación de un templo y un viejo y gran caserón. Últimamente han contado con la colaboración de ADRECAG (Asociación para el desarrollo rural y económico de la comarcas del Campo Charro, Alba de Tormes y Guijuelo).
La iglesia tiene una peculiar historia condicionada por la presencia en ella del cuerpo de la Fundadora que terminó instalado en el centro de un gran altar relicario al que las carmelitas accedían desde dos camarines, alto y bajo, desde los que podía cuidar y venerar las reliquias de Santa Teresa: corazón, brazo y la urna con su cuerpo. En estos ámbitos, prácticamente conservados intactos,  se ha dispuesto un museo que permite el  acceso a zonas privilegiadas de la clausura, especialmente el camarín alto desde en se llega a la urna de Jacques Marquet con el cuerpo de Santa Teresa y reconstruir lo principal de una  historia conventual de casi cuatro siglos y medio, en los que el celo de la comunidad y la constante devoción de los fieles (entre ellos diversos reyes y duques de Alba) hicieron del monasterio un ámbito rico en objetos históricos y en obras de arte. Algunas de esas piezas ya están en el nuevo museo, destacando un magnífico crucifijo, la Soledad de Mena y una valiosa colección de pintura sobre cobre.
Os adjunto una invitación para la inauguración oficial, pero os advierto que ese es un acto protocolario y os indico que las visitas al Museo comenzarán esa misma tarde, y el horario -de momento- es de 11 a 13 y de 16 a 19 hs. También os mando una foto y os pido ayuda para difundir el hecho de la apertura de un nuevo Museo.
Un cordial saludo.

José Luis Gutiérrez Robledo 

Historia del Arte II 
Facultad de Geografía e Historia 
UNIVERSIDAD COMPLUTENSE 
Madrid

26 mar. 2012

Emilio Rodríguez Almeida, Premio Castilla y León de las Ciencias Sociales y Humanidades 2011

El Jurado ha acordado, por unanimidad, conceder este galardón a Rodríguez Almeida como reconocimiento a su trayectoria en la promoción de la cultura abulense y de Castilla y León dentro y fuera de España.

El Jurado también ha valorado su dilatada carrera en las Humanidades y en el mundo de la arqueología, especialmente sus trabajos sobre la epigrafía de las ánforas del Monte Testaccio en Roma y la edición de la obra de Septimio Severo Forma Urbis Marmorea del Templum Pacis de Roma, así como el singular valor de sus traducciones de autores clásicos latinos.
Emilio Rodríguez Almeida (Madrigal de las Altas Torres, Ávila), profundo conocedor de la literatura latina, dio sus primeros pasos en latín en el Seminario de Arenas de San Pedro. Se formó como investigador de la antigüedad y arqueología en Roma, en cuyo Pontificio Instituto di Archeologia Christiana se licenció en 1958 y obtuvo el doctorado en 1968 con una tesis sobre la Nueva Epigrafía de la Catacumba de Priscila.
Ha dedicado su vida a la investigación en los campos de la Arqueología Clásica y la Historia Antigua. Ha ejercido como lector y profesor visitante en distintas universidades, impartiendo clase en universidades italianas (Roma, Bari, Viterbo, Perugia) y españolas (Madrid, Barcelona, Santander, Sevilla, cuyo departamento de Historia Antigua ha promovido la concesión del título de Doctor Honoris Causa), francesas (Aix-en-Provence, Marsella) suizas (Berna, Basilea, Lausana), americanas (Ucla, UC Irvine, Stanford, Berkeley, Pennsylvania)...etc.
En estas Universidades ha impartido, entre otros, cursos de anforogía, de epigrafía anforaria cursiva y de topografía urbana de Roma, una parcela en la que es considerado máxima autoridad mundial. Domingo Emilio Rodríguez Almeida es uno de los pocos miembros no alemanes del Deutsches Archáeologisches Institut de Berlín. También es miembro de la Pontificia Academia di Archeologia de Roma y miembro de honor de la Institución Gran Duque de Alba y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.
 Investigación en el monte testaccio
Una de sus investigaciones más importantes por la que se vincula a la Universidad de Sevilla fue la realizada en el Monte Testaccio, una colina artificial en Roma de cuarenta metros de altura, formada en un 90% por unos cincuenta millones de ánforas aplastadas, en su mayoría de origen andaluz y destinadas a contener el aceite bético.
Su trabajo en el monte Testaccio de Roma ha facilitado al departamento de Historia Antigua de la Universidad hispalense investigar sobre la producción y distribución de las ánforas de aceite desde Andalucía y ha permitido conocer aspectos importantes de la vida social y económica de los tres primeros siglos de la era cristiana
Domingo Emilio Rodríguez Almeida es además autor de numerosos trabajos, estudios y libros sobre el origen romano de Ávila, entre los que destaca Ávila gallega: ensayo sobre el Ávila altomedieval, El cáliz de San Segundo de la Catedral de Ávila y La Historia de Madrigal.
El Jurado del Premio Castilla y León de las Ciencias Sociales y Humanidades ha estado presidido por Carmelo Luis López, director de la Institución Gran Duque de Alba, y compuesto por Antonio Piedra Borregón, gerente de la Fundación Jorge Guillén; Carlos Aganzo, director de El Norte de Castilla; Javier Prada Alonso, profesor de Derecho Civil de la Universidad de León, y Luis Benéitez como secretario.
Los galardonados hasta el momento con el Premio Castilla y León de las Ciencias Sociales y Humanidades son: 1984 Antonio Tovar, 1985 Enrique Tierno Galván, 1986 Elías Díaz, 1987 Julio González, 1988 Editorial Ámbito, 1989 Luis Sánchez Granjel, 1990 Federico Sopena, 1991 Felipe Ruiz, 1992 Santiago de los Mozos, 1993 Enrique Fuentes, 1994 Antonio García, 1995 Demetrio Ramos, 1996 Marjorie Grice Hutchinson, 1997 Equipo Investigador de Atapuerca, 1998 Joaquín Díaz, 1999 Mons. Marcelo González, 2000 Juan Iglesias, 2001 Julio Valdeón, 2002 Víctor García de la Concha, 2003 Germán Sánchez Ruipérez, 2004 Olegario González de Cardenal, 2005 Gonzalo Martínez, 2006 Manuel Fernández Álvarez, 2007 Valentín García Yebra, 2008 José Antonio Pascual Rodríguez, 2009 Fundación Duques de Soria y 2010 Justino Duque Domínguez.

25 mar. 2012

Clausura de las primeras jornadas de educación

Celebramos el pasado viernes, 23 de marzo, en el Salón de Actos del IES “Eulogio Florentino Sanz” de Arévalo la clausura de las primeras Jornadas de Educación. Ha consistido esta en una mesa redonda con el título de “Calidad y equidad en la Educación: Un esfuerzo Compartido”.  En ella han estado presentes directores y jefes de estudio de todos y cada uno de los centros educativos de Arévalo y como moderador  José Antonio Peraile.
Una breve introducción, por parte de este, ha servido para proponer algunos de los aspectos de la educación, con especial atención a la responsabilidad de los padres y la necesaria implicación de estos con profesores y centros.

Interviene a continuación Ramón Torrecilla, Director del CP “Arévacos”, haciendo especial referencia a la necesidad de una igualdad efectiva en la educación, el disponer todos de las mismas oportunidades y de los mismos recursos, Educación de calidad, implicación de todos los sectores de la comunidad educativa y por tanto de toda la sociedad, que es la máxima interesada en que la educación tenga un nivel óptimo.
Plantea que Calidad más Equidad es igual a Excelencia y que si faltan o fallan uno de los dos términos fallará el otro y no se llegará, por supuesto, a la excelencia educativa requerida. Propone también sistemas de detección evaluativos para buscar mejoras y detectar las deficiencias y una inspección de calidad que sea conocedora de la realidad de los centros.

Teógenes Berrón, Director del CP “Moraña”, aborda la calidad como aspecto preferente. La tarea no es uno de los sectores educativos es tarea de todos. Sobre las continuas reformas pone de manifiesto la incertidumbre que estas crean sobre todo en los equipos docentes y en el alumnado. Plantea la importancia de la discriminación positiva para los que más lo necesitan, la educación accesible y afirma que “La calidad en una parte del sistema es calidad para todo el sistema”.

Ana Isabel Gómez, Directora General Pedagógica del Colegio Amor de Dios, plantea como uno de los pilares fundamentales la educación en valores. Pone de manifiesto el necesario apoyo social al profesorado por parte de toda la comunidad educativa y por tanto de toda la sociedad. Explica que cada uno de los componentes tenemos nuestro particular rol en la función educativa. Es preciso, asimismo, un profesorado con vocación. La educación debe perseguir el pleno desarrollo de la persona; la familia es la primera educadora; estamos inmersos en la sociedad de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) pero no debemos dejar de lado las TAC (Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento).  Mientras que el resto de miembros de la comunidad educativa somos inmigrantes digitales los alumnos son nativos digitales.

Interviene a continuación Miguel Ángel Gutiérrez, Director del IES “Adaja”.  Afirma que la educación implica también innovación. El cambio debe suponer mejora. Hay que profundizar en la formación del profesorado. Aprovechar las plataformas digitales. Apostar, por supuesto, por el bilingüismo. Destaca el compromiso con las familias que debe ser renovado cada cierto tiempo en cuanto a los parámetros de calidad. Incide en la necesidad de la formación integral del Alumno y en las motivaciones: salidas, rutas, concursos.
Hace, asimismo, especial referencia a la implicación de las familias en la educación, la baja implicación de estas provoca aislamiento en los profesores. Lo que el alumno hace fuera de los centros educativos no se controla por ellos. Respecto a la Formación Profesional es muy importante dar una muy distinta visión. En otras comunidades se le da una importancia fundamental de forma que la implicación de las mismas empresas participan de forma activa en las tareas de mejora de la calidad de esta rama educativa. Es preciso un Plan de Mejora sustancial de la Formación Profesional.

El turno es ahora de Antonio Esgueva, Director del Colegio Salesiano “San Juan Bosco”, que nos introduce en las normas básicas referidas a la educación, contenidas en nuestra Ley Fundamental, la Constitución. Partiendo de que la calidad de la educación es un reto, debemos ponernos de acuerdo en el significado intrínseco del concepto “calidad”. Es preciso buscar la excelencia en la educación y los padres son los primeros responsables, siendo los educadores colaboradores en la educación de los chavales. Hace referencia a los modelos de medida de la calidad admitidos internacionalmente, ISO y EFQM, para medir el grado de mejora continua y de excelencia educativa en los centros.

El Director del IES “Eulogio Florentino Sanz”, José María Hernández, hace referencia a que el trabajo realizado es bueno dado que un altísimo porcentaje de los alumnos de nuestros colegios e institutos pasan con suficiente nota las pruebas de acceso a la universidad.
Estamos en un nuevo período de cambio. En un muy corto espacio hemos visto cuatro leyes orgánicas, siendo la inmediata anterior del siglo XIX.
En cuanto a la calidad y la equidad debemos considerar un aspecto muy importante y es que estamos formando alumnos para el año 2025 y en parte, les estamos formando en saber pero no en competencias.  No se trata solo de que sepan más se trata de que, además, sean más eficaces y más competentes.
Plantea, asimismo, un aspecto también interesante para analizar, el esfuerzo realizado para la educación de nuestros chicos no va a repercutir en nuestro territorio. Los jóvenes marcharán de sus lugares de origen, no trabajarán en los sitios en los que estudian.

Después del preceptivo turno de preguntas cerramos este primer ciclo de conferencias en el que dejamos abiertas nuevas propuestas para el debate educativo. Frente a los cambios legislativos, frente a los momentos de incertidumbre que plantean los tiempos que estamos viviendo, frente a los retos que se proponen en cuanto a calidad y equidad en la educación, surge un concepto que creemos que es primordial: Es la actitud que afrontemos con respecto a la educación la que aportará o no los resultados precisos.
Y un apunte final, después de las cinco magníficas conferencias que se han impartido en este primer ciclo de Jornadas de Educación, esta última, la sexta, ha supuesto un hito excepcional: Todos los responsables de centros educativos de Arévalo, Directores y Jefes de Estudios, han estado juntos en una mesa redonda aportando, todos ellos, sus ideas y propuestas para la mejora de la calidad y la equidad de la Educación de nuestros chicos.

24 mar. 2012

Madrigal Medieval cumplirá 5 años en Agosto con la recreación histórica por bandera

  • Madrigal Medieval 2012 se celebrará los días 4 y 5 de Agosto
Madrigal de las Altas Torres (22 de Marzo de 2012). La Asociación Cultural Las 4 Puertas se enorgullece de llegar a la barrera de las 5 ediciones con la celebración de este evento que, a lo largo de su breve pero intensa historia (desde 2008), ha sido visitado por más de 20.000 personas.

La edición de este año 2012 transcurrirá a lo largo de los días 4 y 5 de Agosto, coincidiendo, como siempre, con el primer fin de semana de este mes.

Tras el repunte de la cifra de visitantes de la edición del 2011, desde la Asociación Las 4 Puertas incidiremos de nuevo, en el carácter histórico de la villa y del papel jugado por esta durante el S.XV.

De esta forma, los papeles jugados por el Rey Juan II de Castilla y la huella dejada por este en la villa, o el nacimiento de Isabel I de Castilla “La Católica”, marcarán el devenir de este evento.

Una vez más la Plaza del Cristo, será el escenario elegido para situar los puestos del mercado medieval, que cada año superan el medio centenar, y realizar las actividades de recreación y representaciones. Más de 4000m2 dedicados un año más al Bajo Medievo.

23 mar. 2012

El arroyo de la Mora

A veces, los retazos de datos históricos, las carencias de datos concretos, la necesidad que tienen los pueblos de encontrar argumentos para justificar ser mejores que otros, más importantes, o la búsqueda de explicar realidades que pueden intuirse pero a las que es difícil dar un sentido, hacen surgir las leyendas.
Una leyenda es una narración tradicional que incluye elementos ficticios y que se transmite de una generación a otra. Se ubica en un tiempo y lugar que resultan familiares a los miembros de la comunidad, lo que aporta al relato cierta verosimilitud y sirve, además, de reafirmación de los valores comúnmente aceptados por el grupo a cuya tradición pertenece.
Entre las leyendas que encontramos en nuestras tierras queremos hoy hacer mención de una que no por no ser exclusiva es menos hermosa. Casi con el mismo argumento, bien sea una cueva, un estanque, un lago o un prado de la Mora, esta misma leyenda se conservan en multitud de lugares de nuestra geografía nacional, y nos relata, casi de forma invariable, los amores de la hija de un acaudalado moro con un caballero cristiano, amores que, casi siempre, acaban con la marcha del caballero y la muerte violenta de la joven enamorada.
En nuestro caso la leyenda local está referida a un arroyo, el arroyo de la Mora en Arévalo.
Es este un pequeño cauce, casi siempre seco, que nace muy cerca de Martín Muñoz de las Posadas en la provincia de Segovia, y que allí se le llama arroyo del Prado Lavajo.
Después de algunos centenares de metros de recorrido toma ya el nombre con el que nosotros le conocemos, el de la Mora. Atraviesa la Dehesa en dirección sur norte y serpentea lentamente con un ligero desvió hacia el oeste, acercándose poco a poco hacia el Adaja.
Al llegar a la altura de la ciudad de Arévalo, en el sitio de la Loma, se encuentra con el arroyo del Cañazo y sigue aún hacia el norte hasta el límite de provincia con la de Segovia.
Justo allí, al lado de nuestro viejo cementerio, se encuentra con el Carias, que baja desde Martín Muñoz de la Dehesa y Rapariegos. Juntos ambos, aúnan su rumbo hacia el norte y buscan ya, un poco más lejos, el encuentro con el río Adaja, en el término municipal de Donhierro.
Para conocer la leyenda tenemos que confiar en Emilio García Vara, uno de los antiguos redactores de La Llanura Histórica y que nos la relata en estos estrictos términos:
Muy próximo a la ciudad de Aré­valo, pero ya en término municipal de Martín Muñoz de la Dehesa, pa­sado el ferrocarril del Norte, existe un puentecillo en la carretera de Arévalo a Fuente de Santa Cruz, en el que se reúnen las aguas de dos riachuelos o arroyos. Uno titulado el Arroyo de Carias y el otro, el titula­do Arroyo de la Mora.
Corría el año 1467 y reinaba Enri­que IV que tenía su corte en Arévalo, en el Castillo que hoy todavía existe.
A corta distancia de él, y en el mis­mo lugar en que las aguas de dichos dos arroyos afluían y siguen afluyen­do al río Adaja, se levantaba un gran palacio o pequeña fortaleza, con sus fuertes muros y torrecillas, al estilo de tantos otros como existían en aquella época en esta región castellana.
Pertenecía a un riquísimo moro llamado Abrahám, de profesión prestamista, el cual tenía una hija excepcionalmente bella. Llamábase esta Jerifa, después conocida por el nombre de Zulema, al entrar al servicio de la Corte.
Y cuenta la tradición que en­contrándose una tarde en el palacio de su padre, en una lujosa habitación, amueblada al estilo oriental, recostada sobre cojines y tapando su rostro con tupido velo, oyó el galopar de un corcel que se acercaba a su Palacio. Momentos después, y previo el permiso correspondiente, se presentó ante sus ojos la apuesta figura de un caballero, que armado hasta los ojos, detúvose ante ella. Y era él, el joven cristiano, capitán de la escolta de Enrique IV que cumpliendo con deber de cortesía, no quiso marchar del Castillo de Arévalo, en misión especial confiada por su Rey, sin despedirse de aquella belleza mora que tanto le atraía. Grandes esfuerzos había hecho Jerifa por enamorar a aquel joven. Aquella era sin duda su última entrevista ya que quizá él no volvería al Castillo de Arévalo.
Era una tarde del mes de junio del citado año. Al anochecer, allá a lo lejos se oyó el crujir de las cadenas del puente levadizo del Castillo. Notas de clarines y redobles de tambor anunciaban que la comitiva estaba próxima a salir del Castillo. Aquel apuesto galán despidióse de Jerifa. De los ojos de ella brotaron dos lágrimas. Aquel amor, en el que tantos días ella pensó, se esfumaba, muriendo por completo su esperanza.
El joven partió veloz a unirse a la comitiva y ella, corriendo hacia la truncada cuesta que se elevaba delante de su mansión, divisó allá a lo lejos la comitiva que pasaba por el Puente de Medina. Era ya casi de noche.
Si yo viviera -dijo- no tendría fuerzas para dejar de vengarme.
Un silencio sepulcral reinaba en aquel lugar. Sólo, cada vez menos perceptible, se oía el ruido de la comitiva que se alejaba. A pocos pasos debajo de aquella truncada cuesta se deslizaba tranquilo el río Adaja.
Extasiada, con su pensamiento fijo en aquel capitán del ejército real que ella creyó enamorar..., lanzó un grito, su cuerpo se lanzó al espacio y segundos después oyóse el seco golpe de su cuerpo con las cristalinas aguas del río.
Nada existe hoy que recuerde este suceso, ya que el tiempo se encargó de demoler aquel palacio moro, del que sólo quedan algunas piedras empotradas en la tierra, cimientos sin duda alguna de él, que están a la derecha del arroyo, que después de su fusión con el de Carias, sigue llamándose Arroyo de la Mora hasta su desembocadura en el Adaja, y el cual debe su nombre a la protagonista de esta leyenda.
(Radio Adaja - 22-02-2012)

20 mar. 2012

La muralla de San Miguel


   Que este lugar, que por otra parte ha dado para que corrieran ríos de tinta, es una zona de especial interés por el estado en que se encuentra, no nos cabe ninguna duda.
   Que por los tiempos que llegan deben tomarse, lo antes posible, decisiones que permitan paliar, de alguna manera, la barbaridad en que la muralla de San Miguel ha terminado por convertirse (algunos lo avisamos desde el primer momento), es algo que no creemos que deje lugar a ninguna duda.
   Que hay que efectuar algún tipo de actuación para ocultar la extravagancia en que acabó por convertirse dicho murete de hormigón, por el empecinamiento de tres o cuatro, es algo que a nuestro entender es necesario.
   Que la solución más barata y efectiva sigue siendo la que ya propusimos en su momento y que consiste en adecuar la zona con masas vegetales que oculten el hormigón retorcido, las grietas y la ruina, es algo que, entendemos, debería considerarse por quienes deben tomar estas decisiones.
   Lo que para nosotros está muy claro es que esta zona, hoy por hoy, y mientras no se le dé una solución, debe formar parte de nuestra particular Lista Roja del Patrimonio Arevalense.

18 mar. 2012

Abrimos en Semana Santa 2012

Pulsa imagen para ver catálogo
Castilla y León abre su patrimonio en Semana Santa para visitantes y turistas


Castilla y León cuenta con un importante patrimonio histórico - artístico, siendo la Región de nuestro país con mayor número de declaraciones como Patrimonio Mundial. Sin embargo, los pueblos y ciudades de esta región también atesoran otro patrimonio más recóndito, menos conocido y promocionado, y que cada año sale a la luz gracias a los Programas de Apertura de Monumentos.
La Junta de Castilla y León, en colaboración con las Diócesis de la Región y los Patronatos Provinciales de Turismo, te propone para esta Semana Santa 2012 un total de 13 programas, repartidos por toda la Comunidad y que permitirán tener abiertos, en un horario homogéneo, más de 300 monumentos.
Castilla y León abre las puertas de su patrimonio para ser visitada, recorrida, conocida y mostrada en todo su esplendor. 
En nuestras comarcas el programa se llama "Mudéjar al Sur del Duero" y en el enlace se pueden consultar los monumentos que forman parte de dicho programa.


Del 30 de marzo al 10 de abril de 2012 en horario de 11 a 14 y de 16 a 19 h.

La dignidad humana

   La prensa, la radio y la televisión dijeron y escribieron que ella era una mujer anciana, que vivía sola en un piso bastante grande, y que parecía un almacén de tanta cosa como en él había, y su dueña siempre iba muy compuesta, aunque usaba vestidos del tiempo de Maricastaña y sombreros que eran la irrisión verdaderamente, habían informado la portera y algunas vecinas.

   —Y es una vecina de las de buenos días, buenos días, y buenas noches, buenas noches. Y ni una palabra más— dijo otra vecina.

   Y nadie había cruzado más de dos palabras seguidas con ella, es de las de sí, sí, y no, no, y gracias, gracias.

   —O como si fuese forastera, salvo que preguntaba siempre si alguien estaba enfermo o pasaba algo, y si podía ella ayudar, —insistió dos o tres veces otra mujer de entre las vecinas que se agolpaban en torno a un equipo de la televisión que estaba allí.

   —Tampoco nadie de nosotras ha entrado jamás en su casa, como no sea doña Rosa, la vecina de pared con pared con ella, que también es de las silenciosas. O una servidora, un día que ella se mareó en la escalera, porque nunca cogía el ascensor ni para subir ni para bajar, y la subimos entre doña Rosa y yo.

   Y lo que la había extrañado a ella era que había allí más cachivaches que muebles, y que no tenía comedor o salón, ni vio una televisión por ninguna parte, explicó también a los de la televisión precisamente. Aunque luego lo que la locutora dijo fue que lo que había allí, en la casa y llamaba la atención, era un montón de muñecas, libros raros, un maniquí vestido con un uniforme militar antiguo, y una calavera de verdad con una corona de flores artificiales. Y luego pusieron también una vista del cuarto de los trastos, en el que, aparte de las fregonas y una lavadora antigua, había tantas otras cosas que parecía un tenderete del rastro, con veladores pequeños incluso, o máscaras rotas. Y dieron a entender en la tele, por la forma en que lo contaron, que no andaba ella muy bien de la cabeza.
   Pero el hecho, puro y simple, era que la vecina más vecina de ella, doña Rosa, que era viuda y también vivía sola, había llamado a la puerta de ella, aquel día, hacia las seis o seis y poco, como todas las mañanas, y no había respondido nadie, de manera que, tras insistir un buen rato, se asustó, y había llamado a la policía, para que con una ganzúa o llave maestra o especial descerrajase la cerradura, pero no hizo falta porque enseguida se dieron cuenta de que sólo estaba echado el pestillo.
   Entraron los dos policías y doña Rosa, y allí la encontraron durmiendo tan plácidamente, que a ella la daba pena despertarla, aunque los dos policías se salieron del dormitorio para que doña Rosa la despertase, y, desde luego, para que la durmiente no se asustase. Y, cuando se despertó, miró allí a su amiga al pie de la cama, se sonrió, y dijo:

   —¡Perdóneme, Rosa! Ya veo que he vuelto a olvidarme cerrar la puerta con llave; pero es que anoche me acosté muy tarde, porque estaba rendida. Voy a vestirme, si me permite.

   De manera que doña Rosa salió del dormitorio, cerrando la puerta, y les comunicó a los policías que doña Asun se había quedado dormida simplemente, y les pidió excusas por la molestia.

   —¿Está segura que no necesita nada esta señora que vive sola?

   —No. No necesita nada. Tiene una vida tranquila, y mucha salud, gracias a Dios. Yo soy mucho más joven, y, si voy andando con ella, a poco que me descuide, me deja atrás.

   Y, cuando la policía se fue, ella volvió al dormitorio de doña Asun sin hacer un ruido como pisando sobre almohadillas como los gatos, que era como se andaba en aquella casa, y doña Asun, la explicó a su amiga que, mirando la noche pasada el marco de plata de una fotografía de su madre, se dio cuenta de que la plata necesitaba un repaso, y no lo quiso dejar para el día siguiente; y lo que pasó fue que tardó lo suyo en encontrar el jabón de limpiar la plata, y luego se puso a restregar con todas sus fuerzas, hasta que la plata deslumbrase, y la llevó tiempo y se cansó también de veras, así que se había ido rendida a la cama, y había dormido de un tirón.
   Y luego ya charlaron de otras cosas, mientras doña Rosa la ayudaba a preparar su té y su tostada del desayuno.
   Y ya no pasó más.
   Pero, a los tres o cuatro días, fue cuando se presentaron los de los «Servicios de Atención a las Personas Mayores», que seguro que la policía tenía obligación de dar un parte de lo que hacían, y, al darlo se enteraron, y llegaron muy amables, pero muy preguntones, y la insinuaron que lo mejor para ella era irse a una residencia, de pago o no, eso ya se vería.

    —Pues ¡muchas gracias! —dijo doña Asun—; pero, cuando necesite ayuda ya la pediré, y lo que es mejor o peor para mí lo sé yo solita, y, desde luego, no las autoridades.

    —Ya vemos que no tiene televisión, ¿y qué hace usted por las noches, por ejemplo?

  —Pues hago muchas cosas. Entre otras, solitarios. Casi toda mi vida no he hecho otra cosa que solitarios, y no me ha ido mal.

   —¿Es que la gusta mucho jugar a las cartas?— preguntó la psicóloga que era uno de los dos miembros de los Servicios de Atención a las Personas Mayores que habían venido a visitarla.

   —¿Las cartas? Ni las conozco. Pero los solitarios no se hacen con las cartas.

   —¿No? ¡Qué curioso! ¡Diga, diga!¡A ver! ¡A ver!

   —No hay nada que ver, señora mía. ¡Hay que pensar!

   Los solitarios se hacen con ideas, pensares, y conversaciones.

   —¿Y qué piensa usted?, si puede saberse.

  —¡Pues mire usted, hija! Unas veces en personas vivas o muertas, otras en cuando yo hacía de Ofelia, que lo hacía muy bien mientras yo estaba escuchando al príncipe Hamlet con la calavera de Yorick en sus manos; y casi siempre, o todas las noches, en mi salvación, por si le parece a usted poco asunto para hacer solitarios.

  —¡Qué interesante! —comentó la psicóloga.

  —¡Claro que es interesante!

  Y hubo, entonces un embarazoso momento de silencio, que uno de los tres visitantes rompió preguntando:

  —¿Y vive sola?

  —Sí, sí.

  —¿Y sale de casa?

  —¡A veces!

   Pero doña Rosa, su vecina amiga, dijo luego, que sin embargo, no dijo ni una sola palabra de sus salidas a lo que ella llamaba «la exposición», juntamente con su amiga Clara.
   Esto es, cuando iban bastantes días a una cafetería a tomarse su té y sus pastas, que lo pasaban muy bien con sus recuerdos y observando, pero mucho más cuando se enteraban, o hasta oían en un descuido los comentarios de los demás, que decían de ellas que eran dos loros, dos cacatúas, o dos momias.

   —Tú estás mejor momificada que yo, Asun. No tienes ni una arruga.

   —Y tú tienes pecas en la cara y reflejos más bonitos en el pelo, Clarita.

   —Cuando éramos jóvenes les parecíamos vacas de estazar, y oíamos continuamente hablar de piernas, y de glándulas —decía Clara.

   —Es la cultura, que se ha vuelto ahora egiptóloga y decorativa, Clarita.

   Y doña Rosa se acordaría siempre de aquel día en que sacaron a la calle unas pamelas eduardianas de un rojo muy vivo, con casi una frutería entera de adorno, y grandes como sombrillas, que en el café tenían que sentarse tan separadas que ocupaban dos mesas. O el día en que doña Asun llevaba puesta una casaca de seda blanca, que era la del maniquí vestido de militar que tenía en casa, o de «un teniente de Tolstói», como decía ella, aunque doña Rosa, no sabía muy bien lo que quería decir; u otro día en que ellas sacaron una muñeca bien grandecita que hacía punto, y toda la cafetería había quedado pasmada.
   Pero como los de los Servicios de Atención a las Personas Mayores vieron que, por muchas preguntas que hicieran, no contestaba más que síes, noes, o qué-sé-yos, ya se levantaron para irse, aunque dijeron que volverían dentro de algunas semanas, para que ella pensara durante todo ese tiempo lo que la proponían; y sobre todo en qué sería de ella si la daba algo. Y ella, entonces sonrió un instante, se dirigió a un armarito donde en el vasar de abajo, y encima de un libro, estaba la calavera con una corona de pequeñas flores azules de tela, se puso la corona en su cabeza, la calavera en sus manos, y declamó:

   —«Pobre Yorick! Yo le conocía, Horacio: era un tipo muy divertido y de enorme fantasía. Más de mil veces me llevó a su espalda...Aquí están los labios que besé tantas veces.
   ¿Dónde están tus chanzas? ¿Dónde las piruetas y las tonadillas? ¿Dónde las salidas de tono que hacían dester nillarse de risa a todos los comensales? ¿Ni un chiste ahora para reírte de tu propio aspecto? ¡Qué fúnebre pareces! ¡Vete ahora a la alcoba de mi dama, y dila que se ponga un dedo de afeites para acabar al fin lo mismo. ¡Díselo! Y que se ría».

   Los de los Servicios se quedaron helados, y también con las palmas de las manos dispuestas a aplaudir, pero ella se lo impidió.

   —¡Muchas gracias! Pero no es para aplaudir este parlamento. Es también para que se lo piensen ustedes.

   Y no hubo más, y se despidieron enseguida los de los Servicios de Atención; pero cuando doña Rosa contó todo esto al médico que ya iba a jubilarse y era muy amigo de doña Asun, éste la contestó.

   —¡Pues, ahora, si ha pasado todo eso que usted dice, y la televisión ha dicho lo que ha dicho: que la autoridad va a decidir ingresarla en una Residencia para que viva sus años con dignidad humana, ahora es cuando se la llevan sin remedio, doña Rosa!

   —¿Y adónde se la van a llevar con lo que es capaz de decir a la gente que la deja paralizada?

   Tenía que haberla visto él, cuando se ponía aquel vestido blanco, la corona de rosas en la cabeza, con la calavera en sus manos, y diciendo aquellas cosas que decía, tan temerosas, que hasta los de los Servicios de Atención se habían quedado como viendo visiones y sin saber qué hacer.
   Y esto sí que la parecía a doña Rosa la dignidad humana, dijo.

16 mar. 2012

Documental de las Jornadas de Educación

Pulsar en la imagen
para acceder al documento
El pasado 24 de febrero, en la conferencia que se celebró en el Salón de Actos del Colegio Salesiano "San Juan Bosco", se trató sobre: “La escuela católica en España y su aportación a la educación en valores.”
La ponencia que corrió a cargo de Manuel de Castro Barco, es la que aportamos en el enlace adjunto, para que pueda ser consultada por todos los interesados.

15 mar. 2012

La Llanura número 34

Como cada 15 de mes ponemos a vuestra disposición nuestro mensual La Llanura. La número 34, correspondiente al mes de marzo, además de las noticias culturales de actualidad nos trae nuevas colaboraciones, nuestras habituales secciones tituladas "Nuestros Poetas" y "Clásicos Arevalenses" y los mejores artículos referidos a nuestra cultura y nuestro patrimonio. 
Como en otras ocasiones, a lo largo del día la revista podrá recogerse en los lugares habituales en los que la encontráis todos los meses y se enviará, de igual forma, por correo digital a nuestros suscriptores. También estará colgada en los espacios digitales para que los interesados que así lo quieran puedan descargarla.

EN PDF     o   EN SCRIBD

12 mar. 2012

Paseo del arroyo de la Mora al cerro Cantazorras

     Dice la leyenda que la mora Zoraida era la mujer más bella del lugar. Pero se enamoró de quien no debía, un cristiano que resultó ser noble. Su padre, cuando se enteró, la prohibió volver a ver a su amor y la retuvo a la fuerza en la fortaleza. Los cristianos sitiaron la ciudad y exigieron al padre de la hermosa Zoraida que la dejara en libertad. Éste, al día siguiente, se acercó a caballo hasta el arroyo donde los cristianos habían instalado su campamento y dejó caer a las aguas el cuerpo sin vida de su hija. Advirtiendo al joven noble que cualquiera que se enfrentara a su autoridad seguiría el mismo camino que el de la joven Zoraida.  Al día siguiente los cristianos tomaron la ciudad.
     Para recordar a la mora Zoraida, levantaron un puente en el lugar donde el padre arrojó el cadáver de su hija. La ciudad conquistada fue Arévalo y al arroyo desde entonces se le conoció como Arroyo de la Mora.
     Un mes más os propongo un agradable paseo por la Tierra de Arévalo. En esta ocasión partiremos del puente mudéjar del arroyo de la Mora para recorrer su antiguo cauce hasta la desembocadura en el Adaja. Desde que eliminaron el paso a nivel de la carretera de Donhierro, el cauce de este arroyo fue desviado por la cuneta de la carretera del cementerio para acabar en el Adaja a la altura del nuevo puente de Valladolid. Sinceramente, no creo que una cuneta sea el fin que merece un arroyo con tanta historia y leyenda.
     Al  antiguo cauce de este emblemático arroyo se une el arroyo Carias procedente de Martín Muñoz de la Dehesa, Rapariegos y Codorniz. A pesar de la sequía, todo el tramo del arroyo de la Mora comprendido entre el ferrocarril y su desembocadura suele tener agua, formando pequeñas cascadas y pozas entre la intrincada e impenetrable vegetación de espinos y zarzas. Hasta hace bien poco ha tenido cangrejo de río autóctono, pero esto también ha pasado a la historia. Pertenece al Lugar de Interés Comunitario (LIC) de las riberas del Adaja. Por lo que está incluido en Red Natura 2000 y, por tanto, en la Red de Espacios Naturales de Castilla y León.
     Al llegar al Adaja seguiremos su cauce hasta coronar el cerro calcáreo de Cantazorras, al parecer, uno de los primeros asentamientos humanos registrados en Arévalo. Las vistas durante todo el recorrido son magníficas. Tanto de Arévalo, como de las llanuras circundantes de la tierra de Arévalo, del río Adaja y del pinar de Orán.
     El recorrido no llega a los cinco kilómetros. Se recomienda llevar calzado cómodo y, si el calor apretara,  algo de agua.
     Este agradable paseo está abierto a todo aquel que quiera acompañarnos dentro de las actividades que la Alhóndiga, asociación de cultura y patrimonio de Arévalo, viene organizando para poder disfrutar y conocer los parajes naturales más valiosos de nuestra querida tierra.

     Para ello os propongo la siguiente cita:
                               Día: Domingo: 25 de marzo de 2012.
                               Hora: 17:00 horas (Cinco de la tarde)
                               Lugar: aparcamiento del cementerio de Arévalo
                               (Acordaos del cambio de hora)

10 mar. 2012

La revista "Cultura"

Ya tenéis a vuestra disposición la colección completa de la revista "Cultura" que como indicábamos en entrada anterior publicó el Circulo Cultural Mercantil de Arévalo entre los años 1933 y 1936. Son un total de cuarenta ejemplares que podéis ver en el siguiente enlace:

9 mar. 2012

Documentos mudéjares

Desde la página Lugares Mudéjares, en la que Juan A. Herranz nos está mostrando semana a semana los impresionantes enclaves histórico-artísticos que tenemos en La Tierra de Arévalo y Moraña, podéis acceder a un nuevo apartado que, bajo el título Documentos Mudéjares, pone a disposición de los interesados vídeos y otras explicaciones que son de importancia vital para comprender este impresionante legado que nos dejaron nuestros antepasados y que estamos obligados a conservar y a transmitir a las generaciones venideras.

7 mar. 2012

Documental de las Jornadas de Educación

Pulsa para acceder al documento.
Ponemos a vuestra disposición el segundo documento de las Jornadas de Educación. En este caso se trata del impartido el pasado día 17 de febrero por Teógenes Berrón Guerra y cuyo tema está basado en La Familia y la Educación.

4 mar. 2012

‟Cultura” 1933-1936

   Unas de las actividades más relevantes, que a nuestro parecer, venimos haciendo desde la asociación cultural ‟La Alhóndiga” es la búsqueda, catalogación, digitalización, salvaguarda y puesta a disposición de documentación histórica referida a Arévalo y a su Tierra.
   Como todos sabéis, en su momento y desde la asociación se hizo el trabajo de digitalización y su acceso desde Internet del semanario “La Llanura”, publicado en Arévalo entre los años 1926 y 1929.
   En este momento estamos haciendo ese mismo trabajo respecto del mensual ‟Cultura”. Este periódico, publicado por el Circulo Cultural Mercantil entre los años 1933 y 1936, recoge, en sus más de quinientas páginas, gran parte de los acontecimientos culturales que hubo en Arévalo en aquellos años, y nos pone en contacto con ese importante grupo de personas que tanta actividad desarrollaron en los campos de la poesía, el teatro, la literatura en particular y la Cultura en mayúsculas, en general.
   Queremos agradecer especialmente a Francisco Gallego (Suma) el libro que guarda como un tesoro en recuerdo de su padre y que contiene los 40 ejemplares de esta publicación cultural y que nos ha sido prestado desinteresadamente para su digitalización.
   En breves fechas la revista  ‟Cultura”, que como decimos se compone de 40 ejemplares editados entre febrero de 1933 y julio de 1936, estará disponible desde estas páginas.

2 mar. 2012

Mesa redonda sobre Las Edades del Hombre

Representantes de la asociación cultural La Alhóndiga de Arévalo y del Centro de Iniciativas Turísticas “Moraña”, asistieron el pasado jueves, 1 de marzo, a la charla-coloquio que, en el Centro Cultural Integrado “Isabel la Católica” de Medina del Campo, se celebró para debatir la repercusión que ha tenido la recién concluida edición de las Edades del Hombre y que se ha titulado “Passio”.
Con el título “Impacto socio-económico de las Edades del Hombre 2011”, durante casi dos horas, se fueron desgranando los antecedentes, las actuaciones, las cifras económicas, la repercusión, el número de visitantes, la implicación de los diversos agentes en la muestra, las singularidades y todo el resto de características y conclusiones que han podido sacarse a lo largo del desarrollo de la misma, tanto en Medina del Campo como en Medina de Rioseco.
Las diversas intervenciones tanto por parte de los técnicos como de los responsables municipales de ambas villas desglosaron tanto los aspectos positivos como los negativos incidiendo en que los resultados obtenidos y las conclusiones sacadas de ellos deben servir para optimizar el desarrollo turístico de ambas localidades y como aprendizaje para posibles futuros acontecimientos similares que puedan acontecer.
Entre las conclusiones a destacar las siguientes: “El Turismo es la clave”, “La edición de las Edades del Hombre no es el final es el principio” y "Las tres premisas fundamentales deben ser la coordinación, la colaboración y la implicación”.
En definitiva una muy interesante charla-coloquio. Al final de ella tanto los técnicos como los responsables municipales de ambos municipios se pusieron a disposición tanto de la asociación cultural La Alhóndiga como del Centro de Iniciativas Turísticas para aportarnos toda la información y experiencia obtenida a favor de nuestra particular edición de Las Edades que se celebrará en Arévalo el próximo año 2013.