29 feb. 2012

José Miguel y la Banda de Música

Hoy es día de exámenes y José Miguel Martín Alonso nos recibe pasadas las 10 de la noche en el aula de música. Acaba de terminar sus clases. Amablemente nos invita a sentarnos y comenzamos nuestra charla.
Nació el 17 de mayo de 1975 y aunque en su familia no hay profesionales de la música, comparte con nosotros que a su padre le gustaba el acordeón. De ahí, recuerda, le viene su temprana afición. Ya a los seis años, su madre quiso que empezara a dar clases musicales y “Gonzalo el Músico” le dijo: “Espera, mujer, que aun es muy niño para ello”.
A los ocho años ya empezó a dar clases con Goyo Prieto y poco más tarde se incorporó a la Banda Municipal de Música de Arévalo, de la que aquel era Director.
Cursó estudios en Medina del Campo de la mano de Antonio Varés. Luego, en el Conservatorio de Valladolid, aprendió piano con Demetrio Méndez. Fue también alumno de Pedro Zuloaga, Miguel Frechilla y María Luisa Velasco.
En el Conservatorio Superior de Música de Salamanca aprendió solfeo y pedagogía musical. Allí tuvo como profesores a Imanol Bagueneta, Miguel Manzano o a Juan Carlos Asensio.
Durante estos años de estudio sigue perteneciendo a la Banda Municipal de Música de Arévalo.
Por fin en 2007 asume el cargo de Director de la Banda Arevalense, la cual, en el próximo 2012 cumplirá treinta años de existencia.
La Banda Municipal de Arévalo la componen treinta músicos y mantienen un repertorio muy variado que incorpora recientemente y con gran aceptación por parte del público aficionado, música de películas de cine o piezas de música moderna, que se alternan con clásicos pasodobles o particulares versiones de vals, salsas o bachatas.
Hablamos un poco de la Escuela Municipal de Música de la que también es responsable. La Escuela acoge a unos ciento cincuenta alumnos que aprenden, a lo largo de los cinco cursos preceptivos, lenguaje musical. Al tiempo se especializan, según su preferencia, en un instrumento.
La escuela tiene actualmente seis profesores. Uno de piano, uno de guitarra clásica, uno para guitarra eléctrica y bajo, y los siguientes son de saxofón, clarinete y flauta. 
Insiste en que es preciso reseñar que falta un profesor de trompeta. Es una de las necesidades de la Escuela y de la Banda y se nota en la falta de alumnos de estos instrumentos, por la falta de profesor de esta especialidad.
Nos aclara que el curso lectivo de la Escuela de música coincide con el normal curso escolar.
Comentamos, antes de terminar, sobre los conciertos que suele dar la Banda Municipal de Música de Arévalo, sobre las acústicas de los espacios en que actúa y terminamos nuestra amena conversación. Un alumno espera, algo impaciente. Necesita la atención del Director. Nos despide con afabilidad. Y al salir a la calle, en la fría y húmeda noche de invierno recordamos la magnífica actuación que la Banda Municipal de Música de Arévalo nos ofreció el pasado día 26 de noviembre, en el cine teatro Castilla, conmemorando la fiesta de Santa Cecilia, su patrona.
De La Llanura número 31 - diciembre de 2011
Fotografías cortesía de Juan J. Zurdo

28 feb. 2012

Sacar dinero de debajo de las piedras

Urbanización ilegal 'Las Pitas'. En primer término el conjunto
arqueológico de Medina Azahara (Córdoba). / 
F. J. VARGAS


Los crecientes costes en la conservación del patrimonio plantean la necesidad de recurrir a la financiación privada
 Madrid 26 FEB. 2012 

Mapamundis del siglo XV desgajados de un libro de la Biblioteca Nacional; el Códice Calixtino del siglo XII desaparecido del archivo de la catedral de Santiago de Compostela, mosaicos romanos del siglo V arrancados del suelo en un pueblo de Burgos... las noticias sobre robos de obras de arte o agresiones al valioso patrimonio cultural español vuelven una y otra vez al primer plano.
Pese a estas noticias, los expertos consideran que los bienes patrimoniales de España están en general en buen estado. “Vivimos la edad de oro de recuperación del patrimonio gracias a que hay más conciencia y a la labor de las administraciones”, afirma José María Pérez, Peridis, arquitecto y presidente de la Fundación Santa María la Real, un centro dedicado al estudio y conservación del románico con sede en Aguilar de Campoo (Palencia) y que está inmerso en cuatro planes de restauración de pequeñas iglesias en distintas zonas del país.
(...más en elpais.es)

25 feb. 2012

Documental de las Jornadas de Educación

Pulsa en la imagen para descargar el documento
   En consideración al interés que están suscitando las conferencias que en el ciclo de Jornadas sobre Educación que la asociación La Alhóndiga, junto con el IES "Eulogio Florentino Sanz", el Colegio Público "La Moraña" y el Colegio Salesiano "San Juan Bosco" se vienen impartiendo en las ultimas semanas, comenzamos a enlazar los documentos que los ponentes nos están facilitando para que puedan ser descargados por aquellas personas que estén interesadas en los temas tratados.
   Al término de las Jornadas intentaremos elaborar un cuaderno único con los temas que nos sean facilitados por los ponentes de forma que estén todos ellos agrupados.
   Ponemos hoy a vuestra disposición el titulado "La enseñanza en el medio rural. Organización del trabajo en un C.R.A.". Corresponde a la conferencia que fue impartida por Elena Berrón Ruiz el día 4 de febrero de 2012 en el IES "Eulogio Florentino Sanz" de Arévalo.

24 feb. 2012

CONFERENCIA DE MANUEL DE CASTRO

CONFERENCIA DE MANUEL DE CASTRO BARCO
EN LAS JORNADAS SOBRE EDUCACIÓN EN ARÉVALO

En el contexto de las Jornadas sobre Educación que organizan La Alhóndiga, asociación de Cultura y Patrimonio, el IES “Eulogio Florentino Sanz”, el Colegio Público “La Moraña” y el Colegio Salesiano “San Juan Bosco” en Arévalo se celebrará el próximo viernes, día 24 de febrero una nueva conferencia en la que se tratará sobre “La escuela católica en España y su aportación a la educación en valores.”
La ponencia correrá a cargo de Manuel de Castro Barco, quien ha sido durante ocho años Secretario General de las Escuelas Católicas (Federación Española de Religiosos de la Enseñanza y Educación y Gestión), organización que engloba a 2.100  centros –de ellos 1.879 concertados- con más 1.200.000 alumnos y más de 60.000 profesores. Esta tendrá lugar en la sala de conferencias del colegio Salesiano a las 20,30 horas. En la conferencia participarán, también, miembros del AMPA.
Nacido en Salamanca en 1947 es sacerdote salesiano Es Licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca, maestro de Educación Primaria, realizó el Curso Superior de Contabilidad y Administración de Empresa en el CEF de Madrid, y el Máster de Cooperación Internacional al Desarrollo en la Universidad de Comillas.
Cuenta con una larga experiencia educativa como profesor de Lengua en el Bachillerato. Además, a lo largo de doce años y en distintas etapas, ha sido director titular de los colegios Salesianos de Béjar (Salamanca) (EGB), Santo Domingo Savio de Madrid (EGB, BUP y FP) y Salesianos de Atocha (Infantil, Primaria, Bachillerato y Formación Profesional), también de Madrid. Ha ocupado los cargos de delegado de Pastoral Juvenil de la Provincia de Madrid y, durante tres años, ha sido Administrador Provincial de la Provincia Salesiana de Madrid.
Ha sido, además de Secretario General de Escuelas Católicas, es Presidente de Integra (Plan Alfa), empresa de nuevas tecnologías al servicio de los centros educativos. Ha sido miembro del Consejo Escolar del Estado. Y ha sido también Presidente de la Entidad de Promoción Deportiva EMDE.
Al finalizar su período de Secretario de Escuelas Católicas fue distinguido con el ingreso en la Orden de Alfonso X El Sabio con Encomienda y Placa.
En la actualidad está presidiendo la Fundación Jóvenes y Desarrollo, ONGD especializada en educación.

23 feb. 2012

Don Carnal, doña Cuaresma y un Troglodita

(Aclaración previa, y en previsión de posibles malos entendidos que puedan provocar algún tipo de conflicto casi internacional. Según el DRAEL, ironía es: 3. f. Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice.)

            Hoy escribo estas líneas con una pluma de avutarda, que encontré en la llanura, y tinta de colores, los que presenta el campo en una tarde de invierno en la Tierra de Arévalo; con el Sol en Piscis, según el Zaragozano, “con un tiempo anubarrado, tranquilo y vario, donde los vientos del Noreste despejan el cielo por algunos momentos y las heladas y ambiente frío se mantienen, en espera de las lluvias mansas y abundantes tan beneficiosas para los campos”, según reza en dicho calendario.
            En plena celebración del carnaval cambiamos el desfile de máscaras por un paseo por la llanura cerealista. Sigo mostrando una cierta sonrisa cuando alguien repite que nuestro paisaje resulta monótono y aburrido. ¡Cómo se nota que no terminan de conocerlo!
            La llanura se extiende ante nosotros y en el horizonte, hacia el oeste, Madrigal, el de las Altas Torres, Moraleja de Matacabras, pobrecitas mías, Castellanos de Zapardiel, San Esteban de Zapardiel, y si haces un barrido, como una de esas cámaras de televisión, vas girando hacia el norte y aparecen Muriel, Palacios de Goda, y si continúas hacia el este, Donvidas y Sinlabajos. Con un pequeño desplazamiento, más tarde, aparece Lomoviejo.
            Gente nueva entre la multitud de acompañantes, al principio tímidos y en cierto modo cohibidos. Cuando comprobaron que no éramos gente tan rara, o al menos ni más ni menos que ellos mismos, ambiente familiar como siempre.
            Se presenta la llanura como la paleta de un pintor. Amarillos, verdes, ocres y pardos y a partir del horizonte azul, blanco, gris y todos ellos cambiando a cada minuto, según las nubes van ocultando o descubriendo los rayos de sol. Y en lo alto de la loma el primer bando de avutardas. Majestuosas, imponentes. Con un caminar cansino, que engaña y que lentamente, casi sin llamar la atención, les permite coronar el cerrillo y desaparecer a nuestra vista del otro lado. Habrá que desplazarse en su búsqueda.
            En unas fechas en las que en la vida humana, don Carnal se enfrenta a doña Cuaresma, donde la imaginación y el desenfreno, cuando no la lujuria, parecen vencer sobre la sobriedad, la seriedad, el luto y el rigor. Pero siempre sucede lo mismo, llegará el Miércoles de Ceniza, y doña Cuaresma vencerá, don Carnal será de nuevo derrotado. Hasta el próximo año que volverá con nuevos bríos a plantear una lucha que sabemos perdida de antemano. Ayuno, recogimiento, abstinencia, mística y premonición de una muerte inmediata, aunque redentora, se apodera de la vida social de los humanes.
            Mientras, en la Naturaleza tiene lugar la explosión de vida que precede a la Primavera. Los animales, en celo, salen del aletargador y frío invierno, y se entregan al desenfreno que garantiza su supervivencia. Las plantas comienzan a germinar en el fértil suelo y los brotes de los árboles empiezan a asomar. Aquí, entre los animales y las plantas, parece vencer don Carnal.
            De pronto, en medio de la llanura y de entre las nubes, surge un rayo de sol que ilumina anunciador San Esteban de Zapardiel. Destaca su torre, brillante, elevándose sobre las casas, la breve chopera junto al pueblo, y nubes grises cargadas con promesas de lluvias viajan sin descanso, camino de no se sabe qué lugar, mientras dejan entrever uno de los cielos más limpios y luminosos que podáis imaginar.
            Luisjo no tiene precio organizando viajes y correrías, sobre todo porque nada le pagamos. ¡No falta de ! Más de cien avutardas repartidas en diferentes grupos y con distintas ubicaciones, con juegos de luces y sombras para lucimiento del grupo de fotógrafos, jóvenes que aunque malos se defienden, llegando a presentar en ocasiones auténticas maravillas fotográficas, mas producto de la casualidad y del buen hacer de Luisjo que de su buen hacer. Son, para qué engañarnos, unos simples aficionados, aunque le pongan pasión y amor a lo que hacen, pero no pasan de ser piltrafillas de fotógrafos.
            Ha añadido Luisjo, en esta ocasión, una veintena de grullas en forma de bando. Son las últimas grullas comunes de regreso al Norte. Pastan en la llanura cerealista, cogen fuerzas para proseguir su viaje de retorno, como cada temporada, a la Europa del norte, la Europa de los animales, mucho más humana y generosa, nada que ver con la inmisericorde Europa económica de los hombres. Allá en el norte pondrán sus huevos de abril a junio y cuando los fríos vuelvan al territorio del Norte, de nuevo regresarán a nuestra tierra, la laguna de El Oso será uno de sus destinos camino del Sur. Añadió también perdices, que hizo volar por tres ocasiones junto a nosotros, una carrera de una liebre y varios conejos, alondras y milanos. Nos muestra el cultivo de la perleta, especie de tubérculo que resulta muy del agrado de las avutardas para pastar.
            Tal es la calidad de Luisjo contratando estos paquetes turísticos, que incluso nos deleitó con un vuelo, a muy corta distancia de un grupo de avutardas. Resulta impresionante ver remontar el vuelo a estas aves, con esa envergadura, de forma elegante a pesar de su elevado peso. Golpes lentos y potentes de sus alas les permiten elevarse sobre la llanura.
            En otro grupo que avistamos junto a una cercana loma, un joven macho, con sus bigotes incipientes, al que bautizo como don Carnal, se pasea ante un grupo de hembras. Entre ellas destaca una, doña Cuaresma, más fornida que las demás. Formarán pareja en cuanto comiencen los rituales de apareamiento; pero todavía le queda mucho que sufrir y por demostrar, además deberá competir con otros machos. La Naturaleza no es condescendiente en asuntos de genética, solamente los más fuertes y mejor preparados tienen derecho a procrear.
            En cuanto al Troglodita que se nos unió a la correría, resultó ser un hombre primitivo llegado de la Edad del Hierro, material que conoce, domina y dignifica. Tal es su dominio con el fierro, que nos enseña a reciclar los objetos de este material que nosotros desechamos, creando con esas piezas de hierro que consideramos inútiles, figuras sugerentes, imaginativas y nada primitivas.
            Resultó que conocía también lo relativo a piedras, muros y ladrillos, probablemente por algún antepasado suyo de la Edad de Piedra, y nos enseñó un muro levantado con aparejo a espiga y aparejo a espejo. Sencillas hiladas en las que la simple disposición de la cara de las piedras conseguía un efecto visual sumamente atractivo.
            Mientras atendemos sus explicaciones sobre el muro en cuestión y el grupo de fotógrafos intenta, con más voluntad que acierto, captar la belleza singular de la construcción, se nos acerca, con sigilo, un remedo del Señor Cayo y su disputado voto, que tan bien retratara el maestro Delibes. Todavía quedan en la llanura castellana alguno que otro de los de su especie. Cierto que son pocos los que quedan pues en los pueblos parece que asistiéramos a uno de sus muchos finales. ¡Ah triste final el de Valtodano! Se acerca despacio al grupo, sin querer llamar la atención, con curiosidad, pues aunque ha visto de casi todo a lo largo de su vida, he de reconocer que las pintas que teníamos no dejaban del todo claro si veníamos del pasado, por el Troglodita, o del futuro, por los fotógrafos.
            Con el ocaso a nuestra espalda, contemplamos el último grupo de avutardas. Se van alejando lentamente, hasta coronar la loma y refugiarse del otro lado para buscar cobijo y pasar allí la noche. Nos volvemos para contemplar los últimos rayos de sol del día, algo que preferentemente suelen hacer los que ya tienen una cierta edad y los enamorados, admirando los colores que arrancan de las nubes, en una explosión de colores que cada tarde nos ofrece la llanura. En ese momento, Luisjo, haciendo alarde de su saber hacer organizativo, ordena al bando de grullas que sobrevuele la llanura, recortando su silueta en negro, en su típica formación en forma de uve, sobre el dorado atardecer. Sus oscuros cuerpos alargados, con su lento batir de alas, sobre el fondo áureo, nos dejan una imagen impagable. Broche de oro a una tarde de invierno, en un tiempo de Carnaval.


P.D.: Hubo fiesta de cumpleaños durante la visita. En el ágape, un bizcocho elaborado por la dulce esposa de uno de los viajeros y, sobre él, una única vela. Mister Chisp cumplía años pero la solitaria vela no aclaraba su verdadera edad. Puede que un año, puede que más.
Fabio López
Fotografía cortesía de Juan A. Herranz, Luis J. Martín 
y Juan C. López

22 feb. 2012

Hemeroteca - 6 de octubre de 2010


06.10.10 - 00:34 -
FERNANDO G. MURIEL | ARÉVALO. 
Final del formulario

Con motivo de la conferencia que el Premio Cervantes 2002, José Jiménez Lozano, impartió ayer en Arévalo, el alcalde de la ciudad anunció que desde el Ayuntamiento se está trabajando para hacer un reconocimiento público al escritor que, aunque nacido en la cercana localidad de Langa, pasó su infancia en Arévalo.
Vidal Galicia Jaramillo manifestó que aún no está decidido cuál será la fórmula para homenajear a quien fuera director de EL NORTE DE CASTILLA, por lo que no descarta que se nombre alguna calle con su nombre o la colocación de alguna placa en la casa en la que residió durante su estancia en Arévalo, o incluso la concesión de la medalla o del título de Hijo Adoptivo.
Galicia Jaramillo, manifestó al autor de 'El Mudejarillo', que desde Arévalo se cuenta con él como uno de los personajes ilustres que han nacido o vivido en Arévalo, como Isabel la Católica, San Ignacio de Loyola, San Juan de la Cruz, Emilio Romero entre otros. El alcalde destacó la relevancia tanto en su trayectoria literaria como periodística del máximo exponente de los escritores contemporáneos, como reconocen los premios Castilla y León de las Letras en 1988, el Nacional de las Letras en 1992, o el Cervantes que le concedieron en 2002.
Con este anuncio, el municipio se hace eco una vez más en el terreno cultural de una propuesta realizada por la asociación de Cultura y Patrimonio La Alhóndiga, en la que el director del mensuario "La Llanura" que edita este colectivo, en el mes de junio firmaba el artículo "Arévalo debe un reconocimiento a José Jiménez Lozano". Esta misma asociación ha sido la que junto al Ayuntamiento, y en colaboración con Caja de Ávila, organizaron la conferencia que bajo el título de 'El Oficio del Escritor', impartió el literato en el espacio cultural de la iglesia de San Martín.
Fotografía cortesía de Chuchi Prieto.

21 feb. 2012

La Familia y la Escuela protagonistas...

La Familia y la Escuela protagonizaron la tercera de las Jornadas sobre Educación de La Alhóndiga de Arévalo 

En el contexto de las Jornadas de Educación que la asociación cultural La Alhóndiga de Arévalo viene desarrollando desde el pasado mes de enero en Arévalo, el pasado viernes 17 de se trató el tema de La Familia y la Educación. En esta ocasión, la cita tuvo lugar en el colegio público “La Moraña, y los ponentes fueron Teógenes Berrón, director del citado centro, Milagros Sáez, jefa de estudios y responsable de la Escuela de Padres del colegio, así como Gema Bustillo, en representación del AMPA.
Berrón en su exposición indicó las fórmulas de participación que tienen los padres en la escuela, cual tiene que ser su implicación en la educación y formación de los niños. Recordó como en las últimas décadas han cambiado en España las situaciones de las familias, con una amplia diversidad, y la relación entre cada una de ellas y el colegio.
Sáez, contó a los asistentes las dificultades que ha tenido la puesta en marcha de la “Escuela de Padres”, como han ido creciendo y como van haciéndose necesarias según se puede comprobar con el desarrollo las sesiones.
Por último, Bustillo quiso dejar claro la importancia que tiene un AMPA implicado con las actividades del colegio, conociendo las necesidades de los alumnos de cara a la educación de los mismos.

20 feb. 2012

Excursión a la Laguna de El Oso (Ávila)

El próximo sábado 25 de Febrero la asociación de senderismo y medio ambiente Elefante Rocoso organiza una excursión ornitológica a la Laguna de El Oso (Ávila). Dirigida a los aficionados a la ornitología, o quienes simplemente quieran pasar un agradable día de campo e iniciarse en el mundo de la observación e identificación de aves, realizaremos esta salida a la comarca abulense de La Moraña. En el pueblo de El Oso visitaremos un pequeño humedal que en esta época congrega una gran cantidad y variedad de aves. Podremos ver varias especies de patos, limícolas, cigüeñas, o uno de los principales atractivos de la laguna, las grullas. Haremos también alguna incursión por los campos y lugares aledaños, en busca de otro de los emblemas de la zona, la conocida como “reina de la estepa”, la avutarda. Y si tenemos suerte, podremos ver también una de las aves más amenazadas del mundo, el águila imperial ibérica.
Aquellas personas que estén interesadas en asistir deben reservar plaza, escribiéndome un comentario en este artículo, o a través de los canales habituales de la asociación.

Nota: no se hará ninguna ruta larga a pie. Casi toda la jornada se pasará en los observatorios, o moviéndonos en coche por la zona. Hay que llevar  prismáticos o telescopio, así como ropa de abrigo.

Imágenes y texto propiedad de:

Enrique Sampedro Miranda

Avutardas

19 feb. 2012

EDUCAR EN VALORES

          El viernes estuve en una de las conferencias que, sobre educación, la asociación La Alhóndiga nos están regalando en estos momentos, con la colaboración desinteresada e inestimable de varios profesionales de la enseñanza; que, a propósito, una de las cosas que me están demostrando es que les interesa la educación y no si trabajan dos horas más o menos.
       Bien, la conferencia trataba sobre la participación de las familias en el proceso educativo y para mí no tuvo desperdicio. Como dijo una de los ponentes, lo importante es que después de más de dos horas, todavía nos quedaban muchas cosas por añadir, lo que quiere decir que el tema nos interesa y nos lleva a la reflexión. No importa si tenemos hijos en esa edad escolar o no, porque los que se están educando, como dijo otros de los ponentes, son el futuro, en manos de los que estaremos no tardando mucho.
            Al repasar todo lo que suscitó esta charla, hubo algo que me hubiera gustado añadir. Uno de los temas que surgió, fue la función del maestro como instructor o formador. Yo considero que ya casi nadie creerá eso de que el maestro pueda ser un mero instructor y lo digo por varias razones, todas ellas de alguna manera se dijeron ayer. Los seres humanos somos seres sociales y el niño se socializa primero en el seno familiar, segundo en la escuela y tercero en su entorno y además por este orden.
            No concibo que, en general, un padre piense que un maestro se está entrometiendo en su terreno; por supuesto que habrá casos puntuales en los que el maestro se extralimite, como pasa en todas las facetas de la vida, siempre hay personas que no tenían que estar donde están. Pero, en general, el maestro es guía, dota al alumno de unas herramientas para que sea capaz de adquirir unas capacidades que le van a ayudar a conseguir una autonomía; a conocer su entorno natural, familiar y social; a desarrollar sus habilidades comunicativas en diferentes lenguajes y formas de expresión; a desarrollar sus capacidades lógico-matemáticas y aunque todo esto es esencial, no resulta suficiente.
            Cuando un niño está en el patio jugando al fútbol e insulta o es insultado por su compañero, no se puede esperar a que el niño llegue a su casa para que les expliquen que eso no está bien; es en ese momento cuando la persona que está con ellos, si quieren llamémosle “educador”, tiene que hacerle entender que la violencia, sea del tipo que sea, no es un camino adecuado y que no podemos hacer a los demás lo que no nos gusta que nos hagan a nosotros y, en ese momento, los maestros tienen que educar “para la paz”, que, para mí, es un valor universalmente establecido.
            Hay niños, que en algún momento, se han sentido apartados, discriminados por sus compañeros y, ¿qué pueden hacer los profesionales de la enseñanza? decir: deja que eso es cosa de los padres, no nos metamos en su terreno; pues no, en ese momento por todos los medios, hay que hablarles a los alumnos de igualdad, de que existen diferentes culturas, de que no todos somos iguales (le pese a quien le pese), pero que todos tenemos los mismos derechos y derecho a tener las mismas oportunidades y hablarles del respeto a las “diferencias individuales” de las personas. Estoy segura que todos coincidiremos en que el respeto es otro valor universalmente establecido.
            Son los maestros, los que van a desarrollar en el alumno actitudes de confianza en sí mismo, cuando algo no le sale como él quisiera y desarrollar una actitud crítica ante las cosas que se le ofrecen. En definitiva, no pueden ni deben limitarse a ser meros transmisores del conocimiento. El maestro debe contribuir al desarrollo integral del niño y niña, es decir, su desarrollo físico, intelectual, afectivo y social.
            Creo en la participación activa de las familias en el proceso de enseñanza-aprendizaje y, si pensamos en los niños, estoy segura que sabremos llegar a un punto de convergencia, donde familias y colegios trabajemos a la par por la educación de los niños.
            Para terminar, quiero felicitar a todas las personas que de forma directa o indirecta están haciendo posibles estas jornadas sobre educación. Un granito de arena en una ingente tarea, pero que me hace sonreír y pensar que todavía hay esperanza.
M. C. Montañez

18 feb. 2012

Acontecimientos familiares tradicionales

Podemos hoy, salirnos un poco de lo habitual y tratar sobre lo que podríamos llamar acontecimientos familiares tradicionales, acontecimientos que, no por ser habituales ya que se repetían de forma general todos los años, perdían su carácter de ordinarios en tanto que, al menos desde la perspectiva de las mentes infantiles, eran verdaderos y exclusivos eventos festivos.
De algunas de esas evocaciones de la infancia queremos hablar hoy. La primera de ellas era el “Ir a lavar a las balsas”.
Las balsas eran unos pilones grandes de agua que estaban cerca del río. Allí iban las familias, todos los años en primavera a lavar la ropa de la casa. Mantas, sábanas, colchas, cortinas y visillos se llevaban en repletos cestos de paja blanca. Se iba en carro. En carro de ruedas altas con llanta metálica en el que se amontonaban los cestos de ropa, los cubos, los tajos de lavar, los cepillos y el jabón; jabón casero que se hacía con los restos de manteca de cerdo de las matanzas y con sosa.
Se salía muy temprano de casa. Iban todos: los abuelos, los padres, los tíos, los primos. Mayores y pequeños. Era, para casi todos, como un gran día de fiesta. Los mayores, hombres y mujeres iban a pie a los lados y detrás del carro. El abuelo, sentado en una de las varas, conducía al mulo o al burro y los más pequeños dormitaban inquietos en los rincones libres del vehículo, repleto este de cestos, cubos y otros útiles.
Algún púber, a veces, queriendo hacer gala de su incipiente hombría, se colocaba sentado en la vara contraria a la que ocupaba el abuelo.
Una vez se llegaba a las balsas los hombres se encargaban de bajar la carga y las mujeres comenzaban su tarea. Arrodilladas frente al tajo de lavar, frotaban con energía la ropa, enjabonando sabanas y colchas, mantas y cortinas, mientras charlaban animadamente.
Los hombres recogían algunos trozos de leña para el fuego que había de servir, más tarde, para hacer la comida. Luego metían sus callosas manos en los huecos de las orillas del río. Buscaban coger algunos cangrejos, entonces aún los había, que iban a servir para aderezar un exquisito arroz.
Los críos jugaban a esconderse entre los juncos y tras los chopos hasta que llegara la hora de la comida y, si el tiempo era bueno, aún podían darse algún que otro chapuzón en el río, ya que, todavía en esa época, tenía su caudal de agua.
Un poco antes de comer la ropa se había tendido al sol entre juncales y zarzas.
Y después de la apetitosa pitanza procedía echarse bajo alguna sombra y dormir una pequeña siesta que permitiera recobrar fuerzas. A la caída de la tarde, volvían a llenarse los cestos de paja blanca, ahora ya con ropa limpia, se cargaban de nuevo al carro y se volvía a casa. Los críos, subidos en el carro, cansados del azaroso día, pensaban ya en el día en que, al año siguiente, habría que ir nuevamente a “lavar la ropa a las balsas”

Han pasado los meses. Son los primeros días de julio y el carro trasiega los haces de cebada a la era. Ha terminado la siega y hay que empezar la trilla.
También en esta actividad participa toda la familia. El abuelo, los padres, los tíos, los primos. Los hombres extienden los haces de cereal formando un amplio círculo y al poco, mejor a segunda hora de la tarde, una vez ha caído un algo el sol se engancha a la pareja de mulas al trillo. Ambas bestias llevan sendas colleras que soportan el yugo. Este se engancha mediante el estrinque al trillo. Y comienza la faena. El hombre sujeta firme las riendas obligando a los animales a seguir girando sobre la parva.
Los niños se encargan de mantener activo el tornadero, un garfio de hierro que, colocado en la parte de atrás del trillo, remueve la paja al paso de este.
Después de muchas horas de vueltas y vueltas la trilla ha terminado. Hay que recoger el grano. Se recoge todo con rastrillos y escobas, teniendo buen cuidado de separar las grancias o granzones.
Se amontona de forma separada la paja y el grano. Este último se aventa. Mediante palas y bieldos se lanza al aire para que los últimos restos de paja vuelen con la brisa de la tarde y así termina el grano por limpiarse.
Una vez todo terminado, el grano en su montón, la paja en el suyo, se llenan los sacos, sacos de yute, se atan y quedan amontonados y listos para ser cargados en los carros.
La paja se carga con garios en otros carros habilitados al efecto. Se les han añadido los estacones, largos palos de madera que casi triplican su altura y en estos se colocan los baluartes, que son unas redes de sogas que soportan una mayor carga de paja. Los hombres suben arriba del carro y pisan la paja para que se comprima y así poder llevar cuanta más mejor.
Al final del día llegan a casa los carros cargados de cereal. Los hombres con sus camisas polvorientas echan sobre sus hombros los sacos de trigo o cebada y los dejan en la panera. Con suerte este año la cosecha se venderá bien y el invierno será un poco menos duro, un poco más llevadero que otros inviernos. 

16 feb. 2012

Conferencia de Teógenes Berrón

En el contexto de las Jornadas de Educación que venimos desarrollando desde el pasado mes de enero en Arévalo, este viernes, día 17 de febrero trataremos el tema de La Familia y la Educación.
La ponencia correrá a cargo de Teógenes Berrón Guerra, director del Colegio Público "La Moraña" y se celebrará en el salón de informática de este mismo colegio a las 20,30 horas. Participarán miembros del AMPA.

15 feb. 2012

La Llanura número 33

Ya está en la calle La Llanura número 33. La podéis retirar en los lugares habituales de Arévalo.
A lo largo del día la pondremos a disposición en formatos digitales y la enviaremos a los suscriptores.


Paseo por la llanura cerealista

Durante la estación fría la mayoría de las aves se agrupan en grandes bandadas. Así los alaúdidos como calandria, cogujada o alondra, que durante el resto del año están dispersos entre las tierras de cultivo, en invierno se juntan para aunar esfuerzos y aprovechar los recursos que los campos les brindan de manera conjunta. A estas especies propias de la estepa se les unen otras llegadas del norte como la bisbita común, el estornino pinto o la avefría. En los rastrojos de cereal o girasol se agrupan también especies tanto residentes como invernantes. Así a nutridos grupos de trigueros, pinzón vulgar, verderón, pardillo, verdecillo, jilguero, gorrión molinero… en invierno se les unen, procedentes de latitudes más frías, el lúgano o el pinzón real formando grandes bandadas mixtas.
Estas bandadas son vigiladas de cerca por rapaces como en gavilán, el esmerejón o el Halcón peregrino. También el aguilucho pálido planea a ras del suelo en busca de estas aves o pequeños roedores, por los mismos campos donde su primo pequeño, el aguilucho cenizo, sacó adelante a sus pollos este verano. Milanos reales, especie catalogada en Peligro de Extinción, procedentes del norte de Europa, también hacen sus últimos vuelos de reconocimiento antes de partir. Incluso las dos grandes rapaces cazadoras, águila real e imperial se dejan ver por estos terrenos en busca de alimento.
Otras especies ya comienzan a marchar hacia sus zonas de cría, como es el caso de las grullas o de los gansos, pero las avutardas permanecen todo el año en nuestros campos. Con el frío los pequeños grupos familiares de hembras con pollos o de machos reproductores o de inmaduros, dispersos por la planicie, se han ido agrupando en bandadas mayores. Ahora es fácil poder observar grupos de más de 30 incluso 40 individuos. Con el aliciente de que al estar ya próximo el inicio de la campaña reproductora los plumajes de los machos han ido mudando y ganando en colorido y espectacularidad. Es ya probable que podamos ver algunos machos con su plumaje de celo muy desarrollado junto a otros con colorido invernal, más apagado.
Estos grupos se suelen encontrar en cultivos donde tienen el alimento asegurado durante el invierno o muy cerca de ellos, tales como las leguminosas, principalmente alfalfa y veza y otros como la perleta o los sembrados de cereal. Resulta digno de ver a estos gigantes voladores agrupados, casi, como si de rebaños de ovejas se tratara.
Si el tiempo nos lo permite, que parece que sí, intentaremos observar tanto a estas especies propias de la estepa cerealista como a otras que aprovechan los recursos que les brindan la llanura para sobrevivir durante el invierno. Para ello recorreremos varios caminos de la Tierra de Arévalo en nuestros propios vehículos, bajo la mágica luz del atardecer.
Para todo aquel que quiera acercarse a nuestra fauna más representativa, la esteparia, y a nuestro paisaje más extenso, la estepa cerealista, propongo la siguiente cita:

         Día: domingo 19/02/2012
         Hora: 16:30 (4:30 de la tarde)
         Lugar de salida: Plaza del arrabal

14 feb. 2012

Patrimonio y desarrollo territorial

Ermita de Santa Eulalia, en Barrio de Santa María (Palencia)
   Los cambios económicos, sociales y culturales que experimenta nuestra sociedad inciden de manera notable en la opinión y valoración que esa sociedad hace de su Patrimonio.
   En la actualidad entendemos el  Patrimonio como referente identitario de los pueblos, pero también somos conscientes de su potencial valor como recurso de desarrollo cultural y económico. Ésta nueva percepción se aleja bastante de planteamientos anteriores, que veían en el Patrimonio una pesada carga y un gasto inabarcable.
   Sin duda, uno de los indicadores de desarrollo social de una nación es cómo mantiene su Patrimonio. Cuanta más demanda social haya sobre el pasado o la historia,  más recursos y mejores políticas dedicará la administración  a salvaguardar sus principales hitos culturales. Los distintos países europeos son buen ejemplo de ello, y prueban las posibilidades de desarrollo económico y laboral que puede generar el Patrimonio.
   Ahora bien,  parece interesante plantearse cómo ha pasado el Patrimonio Histórico, en un espacio de tiempo relativamente corto, a suponer un importante recurso y no una carga insoportable.
   Para responder correctamente a esta cuestión podemos establecer una analogía entre  el Patrimonio y cualquier materia prima.  En este sentido, el Patrimonio posee muy buenas cualidades, por ejemplo, es imposible de “deslocalizar”, lo que siempre es ventajoso para los territorios donde se encuentra. Sin embargo, requiere de una continua inversión. Como sucede con otras materias primas, para que adquiera un valor añadido es necesaria una manufacturación. Es decir, para que los bienes culturales adquieran el grado de recurso deben ser sometidos previamente a  un proceso de transformación. ¿Cómo se transforma un bien cultural? En pocas palabras, podemos decir que el proceso pasa por la realización de estudios  encaminados a su tratamiento, difusión y protección. Pasos obligados para su correcta gestión y aprovechamiento en pro del desarrollo.

13 feb. 2012

www.jimenezlozano.com


La consejera de Cultura y Turismo, Alicia García, y José Jiménez Lozano han presentado hoy, en Ávila, la página web http://www.jimenezlozano.com./ Se trata de una plataforma, creada por la Consejería de Cultura y Turismo, que nace de la colaboración entre el escritor y la Junta de Castilla y León, y que ha contado con la profesora de la Universidad Complutense, Guadalupe Arbona, como directora del proyecto.

El objetivo de la iniciativa, según ha señalado la consejera, es fomentar y proyectar al exterior la cultura de Castilla y León y, en este caso, la figura y la obra de uno de los más grandes escritores en español, como lo es el Premio Cervantes, José Jiménez Lozano.
Alicia García ha destacado que la obra y el pensamiento de José Jiménez Lozano forman parte del patrimonio cultural de Castilla y León y deben ser preservado y divulgado, en este caso, a través de las nuevas tecnologías que, aplicadas al mundo de la cultura, ofrecen un servicio público de difusión de gran alcance.
En la web www.jimenezlozano.com encontramos la semblanza biográfica, la cronología, los premios y los reconocimientos del autor, así como una relación de su obra, en la que figuran novelas, cuentos, poesías, diarios, ensayos y artículos periodísticos. Uno de los apartados lo componen las páginas inéditas del autor, entre las que podemos encontrar poesías, cuentos o collages. Por último, en el denominado Liber Amicorum, encontramos la hemeroteca o bibliografía, en el que se reúnen algunos de los maestros y compañeros de escritura de José Jiménez Lozano.
Alicia García ha incidido en que, con la puesta en marcha de esta web, la Consejería de Cultura y Turismo ofrece una herramienta al mundo de la cultura, de la que se beneficiarán no solo los actuales lectores del Premio Cervantes, sino también los potenciales lectores que aún no hayan descubierto su obra. García ha subrayado que, con esta iniciativa, se pretende perfilar la poética de Jiménez Lozano, desmontar clichés, ordenar ideas y fijar las coordenadas de una obra reticente a las etiquetas, en un trabajo riguroso y académico, pero a la vez divulgativo que, supone una herramienta de consulta para estudiantes, estudiosos, periodistas especializados y lectores.
Para concluir, la consejera ha remarcado que "Jiménez Lozano es un gran escritor de nuestra tierra y de nuestro idioma y es importante recordar que, en Castilla y León, tenemos la suerte de compartir lengua con 500 millones de hablantes, que nuestro idioma es el segundo como lengua materna y el tercero más usado en Internet. Es lengua oficial en 21 países y el interés por su aprendizaje está en crecimiento. El español es una seña de identidad clave para la proyección internacional de la Comunidad y uno de los pilares fundamentales de las políticas culturales de esta legislatura y, con esta web, la figura y la obra de José Jiménez Lozano, en particular, y la cultura de Castilla y León, en general, ganarán en proyección y en internacionalización".

Palacio Cardenal Diego de Espinosa

   Asistimos, el pasado viernes 10 de febrero, por amable invitación de la misma corporación municipal, a la presentación del proyecto de recuperación del Palacio Cardenal Diego de Espinosa en Martín Muñoz de las Posadas.
   Como ya sabéis, el próximo año, año 2013, se celebrará el V Centenario su nacimiento y desde el mismo Ayuntamiento de Martín Muñoz, en colaboración con asociaciones y otras entidades, se creó en su momento un Consejo Sectorial de trabajo que está sirviendo para recoger todas las ideas que se aporten y puedan servir para dar la relevancia que se merece a este acontecimiento, además de para impulsar proyectos que devuelvan a la villa el esplendor y pujanza que tuvo en otro tiempo.
   Después de la protocolaria recepción de autoridades, asistieron entre otros, el Presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Vázquez, el delegado de la Junta, Javier López-Escobar y la diputada nacional, Beatriz Escudero, se nos ofreció un breve pero intenso paseo por las diversas dependencias del palacio, dándonos las precisas explicaciones de los avatares que ha sufrido el edificio a lo largo de los siglos.
   Pasamos luego a disfrutar de la magnífica iglesia, en la que, entre otras joyas, se puede contemplar, a la izquierda del retablo Mayor, la estatua orante del Cardenal hecha en alabastro y que es obra de Pompeyo Leoni. Debajo de ella está la sepultura del mecenas.
   Hacia las 6,30 de la tarde, como estaba previsto, entramos en el salón de plenos del ayuntamiento y, después de la presentaciones preceptivas, el joven arquitecto Miguel González de Riancho Pina, graduado de la IE Universidad, nos mostró su proyecto de recuperación del inmueble y de su entorno. A lo largo de su exposición, Miguel propuso una combinación de estancias de alojamiento con usos culturales, de modo que contribuya a generar un uso sostenible económicamente en el tiempo. El conjunto pretende convertirse en “dinamizador de todo el suroeste de la provincia de Segovia”.
   Una vez terminada la exposición tuvimos oportunidad de intercambiar ideas y propuestas tanto con algunos de los miembros del Consejo Sectorial, como con el mismo arquitecto que se interesó por la conservación y actuaciones que ha habido, en los últimos años, en el patrimonio histórico artístico de nuestras comarcas.

Fotografías: Mario Gonzalo

12 feb. 2012

El Rincón del Diablo

Afirma Marolo Perotas en alguna de sus Rimas Callejeras, que el guardián del Puente de los Barros fue un astuto criado de la iracunda nobleza y que la gente le llamaba "El Diablo" por su rara vestimenta y por su picudo casco. El sujeto se ocultaba, según relata el Poeta, en el rincón más alto de este lienzo de la muralla y desde allí vigilaba los caminos del "Oraño" con el fin de que nadie entrara en la antigua villa sin pagar el preceptivo portazgo.
El lugar, punto de encuentro entre los lienzos Oeste y Sur de lo que fue la muralla, conserva algunos restos de esta, probablemente de los más antiguos aunque están hoy muy deteriorados. 
Consideramos que este entorno, por su cercanía a las plazas del Arrabal y del Real, debería estar en mejores condiciones de las que se encuentra. Limpio y acondicionado podría ser un buen lugar de acceso para visitar los puentes medievales de los Barros y de Medina, así como el molino Valencia o molino "Quemao".

10 feb. 2012

Proyecto de recuperación del palacio Cardenal Diego de Espinosa

   El arquitecto por IE Universidad Miguel González de Riancho Pina presentará el próximo viernes 10 de febrero, a partir de las 18,30 horas, su propuesta de proyecto de recuperación del palacio Cardenal Diego de Espinosa, en el salón de plenos del Ayuntamiento de la Villa de Martín Muñoz de las Posadas (Segovia).
   Esta presentación forma parte de un conjunto de iniciativas puesta en marcha por este consistorio, a través del Consejo Sectorial creado a tal efecto, con motivo de la conmemoración, en 2013, del V Centenario del nacimiento en esta localidad de Diego de Espinosa y Arévalo (1513-1572), que fuera Cardenal, Presidente del Consejo Real de Castilla e Inquisidor General durante el reinado de Felipe II. De hecho, Martín Muñoz de las Posadas ostenta el título de Villa por gracia de este rey, que depositó en Espinosa su confianza debido a su lealtad y valía como hombre de Estado.
   El proyecto del joven arquitecto titulado por IE University pretende mostrar a la opinión pública y a diferentes representantes de la administración la importancia de recuperar para la Villa uno de sus edificios más emblemáticos. El objetivo es, tomando como punto de partida el proyecto de rehabilitación, transformar este palacio de estilo Renacentista del siglo XVI -y su entorno- en un centro multiusos. Con ello, se recuperaría una parte del patrimonio histórico y se contribuiría a dinamizar aún más el suroeste de la provincia de Segovia y, en concreto, la Villa de Martín Muñoz de las Posadas, situada en el límite geográfico con la provincia de Ávila, en plena meseta y a 880 metros de altitud.
   El proyecto de Miguel González de Riancho Pina fue seleccionado entre un conjunto de proyectos diseñados desde la Escuela de Arquitectura y Diseño de IE University.

8 feb. 2012

UN VIAJE AL SEXMO DE SINLABAJOS

         El antiguo sexmo de Sinlabajos estaba formado por: Despoblado El Campo, Lugar Don Vidas, Lugar Muriel, Lugar Las Honcaladas, Lugar Honquilana, Lugar Las Olmedillas, Lugar Palacios de Goda, Despoblado El Pozo, Lugar Sinlabajos, Lugar San Pablo de la Moraleja, Lugar San Esteban, Lugar San Salvador, Lugar San Llorente, Lugar Tornadizos de Arévalo, Lugar Serranos; y su nombre en origen era “siete labajos” pues éste era el número de labajos que rodeaban la población primitiva. Con estos antecedentes y en la mañana más fría de todo el invierno, nos dimos cita en la plaza del Arrabal, en Arévalo; nuestro destino era visitar este viejo sexmo de Sinlabajos, en concreto tres lugares: Sinlabajos, Muriel y Donvidas.
            Decididamente no somos muy normales. Porque madrugar un frío domingo de febrero para visitar iglesias en las que entran unos pocos feligreses una vez a la semana, no es lo más frecuente en estos tiempos que corren. Pero la propuesta resultaba atrayente pues, además en Sinlabajos, nos esperaba un buen amigo y mejor persona.
            Nada más llegar a la iglesia de san Pelayo, mártir, en Sinlabajos, nos refugiamos en su interior. El templo más frío que en mi vida he conocido, resultó un lugar cálido y acogedor, tal era la mañana en la llanura. José Antonio nos estaba esperando para enseñarnos con enorme cariño la iglesia de su pueblo. Orgulloso y cercano, nos fue desgranando los secretos de todos y cada uno de los retablos, imágenes y objetos que pueblan esta iglesia. Conoce cada cosa que hay en ella, porque ama a su pueblo y trabaja, incansable, por mejorar cada aspecto de esta localidad que según los datos oficiales tiene 147 vecinos. Si cada pueblo de nuestra comarca tuviera al menos un joven parecido a José Antonio, porque iguales no les hacen, tendríamos garantizado el mejor de los porvenires. Además de conocer las tradiciones de su pueblo, investiga su pasado, ayuda en misa; montó una biblioteca, un grupo de teatro, una asociación cultural; organiza la semana cultural de mayor nivel de toda la comarca, ayuda a los ediles, colabora con los jóvenes, las amas de casa, los jubilados; empuja y tira de Sinlabajos.
            No penséis que trato de venderos a este joven mozo, maestro de escuela sin escuela todavía, es simplemente que me siento tan afortunado de contarme entre sus amigos que quiero compartirlo con todos aquellos que presten oídos a mis palabras. Me honra con su amistad y me muestra el ejemplo a imitar de dedicación y entrega por la tierra donde hemos nacido, sin aldeanismos, con una mente abierta e innovadora.
            Nos cuenta durante la visita a la iglesia de san Pelayo, mártir, el origen del pelo natural del Nazareno, que reposa hasta la Semana Santa en un retablo a la izquierda del altar, donación de una vecina de Sinlabajos de singular y tupida cabellera. Veo a mi alrededor a unos cuantos, que como yo andan justos de cabello, mirar con envidia al Nazareno, al tiempo que ponen cara de mendicantes pilosos y elevan una súplica de más donaciones capilares. Reparo entonces en mister Chisp, cuyo parecido con el Nazareno resulta asombroso, salvo por la cabellera. ¡Qué buen Nazareno haría en Semana Santa!
            Cuenta también nuestro cicerone, el bochinche que la última festividad de san Pelayo, mártir, se montó en el pueblo; pues al coincidir con el Corpus Christi y según la superior sabiduría del obispado de Ávila no podría celebrarse la tradicional procesión en honor del santo patrón de la localidad; tras muchas discusiones, retos y comparaciones, pues en Muriel, a 8 kilómetros pero en otro obispado, el de Valladolid, sí se haría. Cosas de la iglesia. Al final hubo acuerdo y el litigio se solucionó con dos misas y un padrenuestro.
            Porta José Antonio el pendón de san Pelayo, mártir, en procesiones y actos oficiales, desmintiendo de esta manera la leyenda que el viejo alcalde de Sinlabajos, Goyo, contaba; según la cual, era el más bruto del pueblo el encargado de portar la enseña.
            Nos desplazamos hasta Muriel, casi 180 vecinos, a visitar su magnífica iglesia mudéjar de Ntra. Sra. de la Asunción, antes Ntra. Sra. del Castillo, la cual por cierto, se halla perfectamente señalizada por carteles informativos, cosa de agradecer. Nos reciben Abel, teniente de alcalde, y Montse, que nos acompañan en la visita al tiempo que ofrecen sus explicaciones y nos aclaran cuantas dudas nos surgen. Esta iglesia tiene uno de los artesonados más impresionantes de la comarca, y su altar es de una belleza equilibrada, serena y netamente mudéjar. Sin duda una de las mejores restauraciones realizadas y no como esas otras que a veces se perpetran. No pueden dejar de visitar esta iglesia, que además de bella en el interior, resulta espléndida en su exterior, ubicada en una amplia plaza y con la particularidad de contar con una torre retirada de la iglesia, exenta dicen los que de ello entienden. Es esta singularidad algo especialmente reseñable, al tiempo que nos permite comprender hasta el punto en el que el carácter militar y religioso han sido compartidos a lo largo de la historia por muchas edificaciones.
            Terminada la visita a Muriel regresamos a Sinlabajos, donde José Antonio nos esperaba en el Centro Juvenil -copia Arévalo, copia- con un chocolate calentito y bizcochos de soletilla. Grave dilema moral se me planteó, pues estar en Sinlabajos y no tomar chocolate es grave pecado, pero como bien sabéis mi religión no me permite tomar este alimento de dioses. Pero se trataba de una ocasión especial: estaba en Sinlabajos y me lo ofrecía un amigo. Así que he de reconocer que pequé, y bastante, pues fueron más de dos los bizcochos con los que acompañé un delicioso y reparador chocolate. Acato pues la penitencia que me sea impuesta con agrado, porque el chocolate caliente y la amabilidad de nuestro anfitrión nos reconfortó enormemente. Agradecimos tan entrañable hospitalidad al tiempo que nos despedíamos de Sinlabajos y de José Antonio, hasta el día de las Angustias, que vendrá con su grupo de teatro a echar una comedia en Arévalo.
            Al llegar a Donvidas, 44 vecinos oficiales, pero apenas unos 20 en invierno según nos comentó su alcalde, Víctor, que salió a recibirnos y nos acompañó en la visita. En un periquete habíamos duplicado la población de este municipio. En otros tiempos, en lugar de haber ido de visita podríamos haberles conquistado casi sin esfuerzo, pues la mayor parte de los que viven allí durante el invierno son mayores de 65 años. Allí nos esperaba una agradable sorpresa en su iglesia de san Juan Bautista. Dentro de la interiormente deteriorada iglesia, con un ábside en aparente buen estado y de estilo mudéjar con arcos ciegos de traza elegante, esbelta y de gran altura; en su interior digo, retablos e imágenes, púlpito, confesionario, escaños y pila bautismal. Pero al mismo tiempo una angustia. ¿Cuánto quedará de ello dentro de unos años? ¿Se mantendrá la iglesia en pie? La solución que se me ocurre es que autoridades civiles y religiosas se sienten a hablar, estudien caso por caso y tomen decisiones que preserven el patrimonio antes de que desaparezca. Contemplando, por qué no, la ubicación de sedes comarcales que acojan las piezas que se encuentren en verdadero peligro de desaparición, y que expliquen, juntos, a los vecinos de cada municipio afectado lo que se va a hacer con su patrimonio.
            Con cierto regusto amargo por no poder dar respuesta a mis inquietudes, regresamos a Arévalo; no sin antes hacernos una foto de grupo que mister Chisp se encarga de realizar y que acompaña estas letras. Hemos pasado una mañana espléndida, ya no sentimos frío pese a hacerlo, y mucho; pero una vez más, y sin pretenderlo, hemos demostrado que somos “rara avis”. Nos recorremos la comarca conociendo sus pueblos, lo que atesoran, ahora que casi no va quedando gente en ellos. No llegan a 400 vecinos, tirando por lo alto, los que viven en los tres que esta mañana hemos visitado, con un porcentaje altísimo de vecinos mayores de 65 años. Nos reciben con los brazos abiertos y en la mayoría de los casos sus máximas autoridades; nos hacen sentir como en la película de Berlanga “Bienvenido Mister Marshall”, con la diferencia de que nosotros no queremos pasar de largo.
            Fabio López

7 feb. 2012

La visita a Sinlabajos, Muriel de Zapardiel y Donvidas

   Pasadas las 9,30 de la fría mañana del domingo 5 de febrero, salimos, de la plaza del Arrabal de Arévalo, un grupo de veinte personas y nos dirigimos en coches particulares en dirección a Sinlabajos.  Al llegar nos estaba esperando José Antonio. Es uno de los jóvenes que promueven, de forma activa, la cultura en su pueblo. Entramos en la iglesia y nuestro acompañante se encargó de darnos cumplida información sobre los aspectos más relevantes de la misma iglesia y de los retablos e imágenes que contiene esta. Después de un buen rato en su interior, salimos al frio intenso de la calle, para ver las partes exteriores más interesantes de este templo dedicado a San Pelayo Mártir, haciendo especial reseña de los elementos mudéjares que conserva: algunos tramos de muros y la parte inferior de la torre.
   Hacia las once de la mañana seguimos ruta en dirección Muriel de Zapardiel. Llegados allí, Abel y Montse nos recibieron muy amablemente. Abel es teniente alcalde de la localidad y se mostró muy interesado por estas visitas que desde nuestra asociación organizamos para conocer el patrimonio Histórico-Artístico de estas comarcas.
   Pasamos a visitar la impresionante iglesia de Nuestra Señora de la Asunción que, como bien nos explico Montse, en otro tiempo se llamó de Nuestra Señora del Castillo.  Montserrat, que vive en Arévalo, nos explica todos los pormenores de este espectacular templo de planta basilical con tres naves separadas con columnas y que conserva una magnifica techumbre de armadura mudéjar en par y nudillo.
   Después de las explicaciones y aclaraciones ―los asistentes le asaltamos con las preguntas y dudas que nos surgían― salimos a la calle y, frente a la exenta torre mudéjar que hace de campanario, se nos habló de estas torres atalayas o almenaras que salpican, casi en línea recta, lo que en la edad media fue la marca o frontera entre los reinos de Castilla y de León y que hacían una función defensiva ante los ataques y pillajes que surgían en las disputas territoriales del Medievo.
Pasadas las doce de la mañana volvimos sobre nuestros pasos. Nos esperaba en el Centro Juvenil de Sinlabajos José Antonio que se había encargado de preparar un exquisito chocolate con bizcochos.
   Marchamos, ya repuestos, hasta Donvidas. En esta localidad de no más de veinte habitantes nos esperaba Víctor. Víctor es el Alcalde y con él compartimos las explicaciones que Juan Antonio, bien provisto de documentación, nos ofreció sobre la iglesia parroquial de San Juan Bautista. Después de las consabidas preguntas y aclaraciones sobre la arquitectura mudéjar pasamos al interior y pudimos contemplar el hermoso arco, ligeramente apuntado, que fue antigua primera puerta de entrada. También pudimos disfrutar con los diversos retablos, imágenes y otros elementos muebles que conserva este templo.
   En la visita general nos acompañaron algunos alcaldes y miembros de corporaciones de estos mismos pueblos y de algún otro de los alrededores. Muestran, todos ellos, un gran interés por estas visitas que, como ya hemos dicho más veces, nos permiten conocer y dar a conocer el patrimonio histórico de los Lugares Mudéjares de la Tierra de Arévalo y La Moraña.

4 feb. 2012

Los cables y su impacto visual

A pesar de tener ya más de tres años este documento sobre los cables y su impacto visual en el Patrimonio Histórico-artístico arevalense, en algunos aspectos, sigue teniendo plena vigencia.


2 feb. 2012

VISITA A SINLABAJOS, MURIEL DE ZAPARDIEL Y DONVIDAS

 Dentro del proyecto de actividades que desarrollamos en La Alhóndiga, asociación de Cultura y Patrimonio, tenemos en nuestra agenda la visita a los diversos elementos del patrimonio histórico-artístico que hay en las distintas localidades de La Tierra de Arévalo y La Moraña.
El próximo domingo, día 5 de febrero de 2012 la visita está programada a las localidades de Sinlabajos, Muriel de Zapardiel y Donvidas.
El lugar en el que quedaremos para iniciar la excursión será la plaza del Arrabal de Arévalo y la hora las 9,30 horas de la mañana.
Se irá en coches particulares y pueden participar todas aquellas personas que lo deseen.
Marcharemos en primer lugar a Sinlabajos y en esta localidad visitaremos la iglesia de San Pelayo Mártir y la ermita de la Virgen de los Remedios. Después de las fotografías y explicaciones pertinentes. Seguiremos ruta hacia Muriel de Zapardiel. Si disponemos de tiempo, haremos una breve parada en Salvador de Zapardiel para ver su iglesia parroquial y continuaremos camino hasta Muriel de Zapardiel.
En Muriel visitaremos la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y la hermosísima torre almenara. Una vez terminada la visita a Muriel volveremos sobre nuestros pasos para llegarnos hasta Donvidas y allí disfrutaremos de los restos mudéjares que conserva la iglesia parroquial de San Juan Bautista.
Con estas visitas pretendemos conocer y a dar a conocer el excepcional patrimonio que atesoran las comarcas de Tierra de Arévalo y La Moraña, además de las poblaciones, que aún perteneciendo en la actualidad a provincias limítrofes a la nuestra, formaron parte del territorio de la antigua Universidad de la Tierra de Arévalo.