31 oct. 2011

Clases de españoles según Pío Baroja

Corría el año 1904 y aquella tertulia, que había abierto el gallego Ramón María del Valle-Inclán en el Nuevo Café de Levante, hervía por las noches con la flor y nata de los intelectuales de la Generación del 98 y los artistas más significados, entre ellos Ignacio Zuloaga, Gutiérrez Solana, Santiago Rusiñol, Mateo Inurria, Chicharro, Beltrán Masses o Rafael Penagos.

Y aquella tarde noche del 13 de mayo de 1904 el que sorprendió a todos los presentes fue Pío Baroja. Porque cuando se estaba hablando de los españoles y de las distintas clases de españoles, el novelista vasco sorprendió a todos y dijo:  
“La verdad es que en España hay siete clases de españoles… sí, como los siete pecados capitales. A saber:
      1)     Los que no saben; 
      2)     los que no quieren saber; 
      3)     los que odian el saber; 
      4)     los que sufren por no saber; 
     5)     los que aparentan que saben; 
     6)     los que triunfan sin saber, y 
     7)     los que viven gracias a que los demás no saben. 

Estos últimos se llaman a sí mismos “políticos” y a veces hasta “intelectuales”.

Remitido por josé carlos garcía martín

30 oct. 2011

Jornadas de valorización del legado hispano-árabe

Como pequeño resumen de las Segundas Jornadas de Valorización del Legado Hispano-árabe, organizadas en el ámbito del Proyecto Leal y a las que nuestra asociación ha sido invitada, destacar que después de las presentaciones de rigor tuvo lugar una amena introducción a cargo de Jesús Caro, presidente de Asodema, en las que también participaron Rufino Rodríguez, alcalde de Madrigal de las Altas Torres y Carlos García González, vicepresidente segundo de la Diputación Provincial de Ávila.

La primera conferencia, "La huella del árabe en el idioma castellano", corrió a cargo de José Antonio Bernaldo de Quirós Mateo, Doctor en Filología Hispánica y profesor del Instituto Jorge Santaya de Ávila. Debemos decir que José Antonio es un estudioso de la vida y obra de nuestro insigne poeta Eulogio Florentino Sanz además de tener ya una dilatada obra sobre textos de nuestra literatura clásica. Magnífica su charla sobre la influencia que en nuestro idioma ha dejado el árabe así como las diversas connotaciones y excepciones que esa huella ha tenido a lo largo de los tiempos. Áreas de influencia, arcaísmos, semántica, toponimia, el árabe como idioma intermediario, curiosidades del idioma...

Le tocó el turno a continuación a Raimundo Moreno, profesor de la UNED de Ávila, que en su ponencia: “Los hallazgos del catálogo del Proyecto leal. De la importancia de los catálogos monumentales” hizo un repaso sobre el inventario que se ha estado haciendo en el contexto del Proyecto Leal, poniendo especial interés en explicarnos los descubrimientos y novedades que han surgido en torno a este catálogo. En la conferencia se centró de manera extensa en las singularidades del Ex-convento de Santa María de Gómez Román, más conocido como La Lugareja y en otros edificios arquitectónicos de importancia de la Moraña y Tierra de Arévalo.

Después de un pequeño receso nos habló Alberto Gallego. Con su ponencia "La restauración a través del Proyecto Leal: Intervenciones de valorización de Desarrollar en 2012" nos puso al tanto de las próximas actuaciones que van a realizarse a lo largo del próximo año desde el Proyecto Leal tanto en las comarcas del norte de nuestra provincia como en La Jara en la provincia de Toledo. Nos explicó antes las intervenciones que se han hecho en Espinosa de los Caballeros, Pajares de Adaja y en Campillo de la Jara.

Miguel Sobrino González, de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid no habló sobre "Dibujos de Arquitectura de Ávila", además de mostrarnos algunas de sus excepcionales y sorprendentes láminas. Algunas de ellas recrean ambientes medievales, y otras, son esas exquisitas secciones de los templos y torres mudéjares de nuestras comarcas, que nos permiten entender como son, como funcionan, como se construyeron esos edificios monumentales y qué es lo que esconden dentro de sus muros de ladrillo y tapial.

Cerró el ciclo de conferencias el profesor José Luis Gutiérrez con "El mudéjar de la Moraña: El futuro de un pasado". Insistió en considerar el patrimonio mudéjar como “un legado que heredamos en usufructo de nuestros antepasados con la obligación de pasar íntegro su contenido a quienes nos sucedan”.
Apuntó la idea de que debe darse prioridad a lo patrimonial y cultural sobre lo económico y turístico, sin despreciar, en absoluto, las inmensas posibilidades de la posible explotación turística de ese patrimonio.
Nos recordó, como otras veces, que «Los ciudadanos no son otra cosa que depositarios de un bien del que la Comunidad tiene derecho a pedirles cuenta. Los bárbaros y los esclavos detestan la ciencia y destruyen las obras de arte. Los hombres libres las aman y las conservan»
Como colofón a su disertación adelantó las líneas principales de la propuesta que contiene el libro de inminente publicación Memoria mudéjar de La Moraña y que son las siguientes:

- Realización de un catálogo académico y multidisciplinar del todo el mudéjar.
- Publicación científica de todo el mudéjar.
- Portal mudéjar en Internet, que recoja también el mudéjar no abulense.
- Centro de documentación y estudios mudéjares.

- Gestión conjunta de todo e patrimonio mudéjar de La Tierra de Arévalo y Moraña en sus aspectos culturales, de conservación y restauración, y turísticos.
- Asociación de amigos del mudéjar de La Tierra de Arévalo y Moraña.
- Hermanamiento de las poblaciones mudéjares de España.
- Red de lugares mudéjares.
- Declaración de Patrimonio de la Humanidad del mudéjar de la Tierra de Arévalo y La Moraña.

Diversas preguntas, en la posterior mesa redonda, aclararon a los asistentes, algunas de las dudas que pudieran haberles quedado en las distintas ponencias.

29 oct. 2011

MONTUENGA: un balcón mudéjar

El pueblo de Montuenga a lo largo de toda su historia ha estado vinculado a la Villa de Arévalo y su Tierra, aunque tras la división provincial del año 1833 pase a depender  de la provincia de Segovia y, desde el año 1955, su parroquia se integre en la diócesis de Segovia. Formó parte desde la Edad Media del tercio de la Vega y del sexmo de Orbita. En Montuenga se reunían los procuradores de las distintas aldeas de este sexmo (Gutierre Muñoz, Orbita, Espinosa, Montuenga, Codorniz y Aldeanueva del Codonal).
 El nombre de Montuenga se debe a dos circunstancias, una de índole natural y otra de índole histórica. La primera consiste en que el pueblo se construye sobre un altozano (Mont). La segunda en que muy posiblemente sus fundadores, allá por el siglo XII, procedan de otro pueblo, situado más al norte de Castilla, pues este nombre se encuentra en sendos pueblos de Soria y Burgos. Esta costumbre de llamar al pueblo de los repobladores conforme al lugar de donde ellos proceden, ha sido frecuente a lo largo de la Historia.
 A mediados del siglo XIII Montuenga tiene 120 habitantes, mientras que su despoblado de Navalperal del Campo contaba con 160. A finales del siglo XVI, Montuenga tiene 100 habitantes y Navalperal 415 (por entonces Navalperal era mucho más importante y tenemos noticias de la existencia de un convento). A mediados del siglo XVIII Montuenga tiene 260  y  Navalperal del Campo ya había desaparecido, agregándose su término al de este pueblo. En los últimos 90 años de su historia ha sido uno de los pueblos más adelantados de la comarca en cuanto al éxodo migratorio. Ya en los años 20 del pasado siglo algunos de sus habitantes cruzaban el Atlántico para “hacer las Américas”. En los años 40 y 50, cuando a los demás pueblos no había llegado todavía la fiebre migratoria, ya en Montuenga se emigraba a Madrid, más que a trabajar en el sector industrial, en el sector servicios como porteros o camareros. Hoy en día tiene censados 130 habitantes, aunque muchos descendientes de aquellos emigrantes han elegido Montuenga como su segunda residencia.
 Cuando pasamos por este pueblo conviene hacer un alto en el camino, subir hasta el emplazamiento de su iglesia y de su viejo cementerio para contemplar desde este balcón, en un día claro, el magnífico paisaje de la tierra morañega, los contrastes cromáticos de sus pinares y de sus tierras de cultivo, las cuencas fluviales del Voltoya, del Adaja, del Arevalillo y hasta del río Zapardiel. Como fondo, por el SO la sierra de Ávila y por el SE las sierras de Madrid y Segovia.
 La Iglesia de Montuenga es uno de los más bellos ejemplares del estilo mudéjar de nuestra Tierra. Su hermoso ábside con arquerías de elegantes proporciones nos recuerda a la iglesia de la Lugareja, como también en su interior el bello cimborrio que se eleva sobre pechinas, y transforma el espacio cuadrado del crucero en una bóveda semiesférica.
 Al despoblarse a finales del siglo XVII el antiguo pueblo de Navalperal, sus tierras se agregan al pueblo de Montuenga, ya que desde el punto de vista de jurisdicción civil, es Tierra de Arévalo, pero los bienes y el patrimonio eclesiástico pasan a la parroquia de Martín Muñoz de las Posadas, pues eclesiásticamente la parroquia de Navalperal es aneja a la de Martín Muñoz. Parece ser que en Navalperal se encontraba un cuadro del Greco, “El Calvario”, y tras su desaparición se llevó a la iglesia de Martín Muñoz, donde se conserva actualmente.
 La fiesta del 24 de Agosto, el día de San Bartolomé, ha sido tradicionalmente un foco de atracción para los habitantes del contorno. Fiesta tradicional de finales del verano, fiesta de acción de gracias por coincidir con el final de la recolección de la última cosecha, día en que desde tiempo inmemorial se solían pagar en especie los censos o rentas anuales: a pagar por el día de San Bartolomé de agosto veinte fanegas de trigo limpio, seco e bien medido”, conforme rezan algunos escritos ya desde el siglo XVI.
Ángel Ramón GONZÁLEZ GONZÁLEZ

28 oct. 2011

La Senda de "Ursi"


"Los comienzos" de Ana Arranz en Villabellaco.
Al fondo la iglesia de San Pedro.
  La senda es un homenaje al recuerdo del ESCULTOR URSICINO MARTINEZ “URSI”, buena persona, extraordinario escultor “Miguel Ángel de la Montaña Palentina”,  nació en el pueblo de Villabellaco situado en la  loma del Monte Moradillo y fue un personaje muy querido y admirado por todos que conocieron su obra y su persona.

  La Senda de Ursi  es iniciativa  impulsada por el Grupo Muriella Red de Espacios Naturales de la Junta y Patrimonio Natural de Castilla y León. Se han colocado interesantes esculturas de arte moderno, donadas por los propios artistas.

25 oct. 2011

Hallelujah


LEONARD COHEN - “Hallelujah”
Now I’ve heard there was a secret chord That David played, and it pleased the Lord But you don’t really care for music, do you? It goes like this The fourth, the fifth The minor fall, the major lift The baffled king composing Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Your faith was strong but you needed proof You saw her bathing on the roof Her beauty and the moonlight overthrew you She tied you To a kitchen chair She broke your throne, and she cut your hair And from your lips she drew the Hallelujah Baby I have been here before I know this room, I’ve walked this floor I used to live alone before I knew you. I’ve seen your flag on the marble arch Love is not a victory march It’s a cold and it’s a broken Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah, Hallelujah There was a time you let me know What’s really going on below But now you never show it to me, do you? And remember when I moved in you The holy dove was moving too And every breath we drew was Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Maybe there’s a God above But all I’ve ever learned from love Was how to shoot at someone who outdrew you It’s not a cry you can hear at night It’s not somebody who has seen the light It’s a cold and it’s a broken Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah, Hallelujah You say I took the name in vain I don’t even know the name But if I did, well really, what’s it to you? There’s a blaze of light In every word It doesn’t matter which you heard The holy or the broken Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah, Hallelujah I did my best, it wasn’t much I couldn’t feel, so I tried to touch I’ve told the truth, I didn’t come to fool you And even though It all went wrong I’ll stand before the Lord of Song With nothing on my tongue but Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah, Hallelujah Hallelujah

Paseo por pinares y ribera del río Adaja

Cuaderno número XI

Se pone a disposición de todos el Cuaderno de Cultura y Patrimonio número XI, dedicado en esta ocasión a las Plazas y calles de Arévalo hacia 1920.
Podéis enlazarlo en: Cuaderno XI

También podéis bajar el resto de cuadernos en: Cuadernos de Cultura y Patrimonio

24 oct. 2011

El número 21 de la calle Entrecastillos

Esta casa, que ocupa el número 21 de la calle Entrecastillos y que hace esquina con la calle de San Ignacio de Loyola es un buen ejemplo del mudéjar civil que tenemos en nuestra tierra.
Nuestro Marolo Perotas dijo de ella que fue "casa que mandara edificar Laureano Herrero Caballero, príncipe de la tacañería, para que su esposa, la Catorza, contemplara el bellísimo paisaje segoviano bajo el cielo cón­cavo y grande de esta Castilla..."
Está situada justo al lado de "El Mirador" sobre el que, en fechas recientes, hemos leído lo siguiente: Las obras han sido ―para el alcalde de Arévalo, Vidal Galicia― un "lavado de cara" en la zona que supone "la entrada al casco histórico", además de ser una actuación “necesaria” y “fundamental” en una de las zonas más emblemáticas de esta villa...
No deja de resultar curioso que en una zona fundamental, por suponer la entrada al casco histórico, y de las más emblemáticas de esta "villa" (sic), se haya hecho un lavado de cara a una parte de la misma, dejando esta casa que está justo al otro lado de la misma calle sin lavar y sin peinar.
Creemos necesario incluir esta construcción en nuestra particular Lista Roja, por ser, a nuestro entender, un edificio de interés especial por la excelente configuración arquitectónica que deja entrever. También por estar situada precisamente en una de las principales entradas al casco histórico de Arévalo y presentar el lamentable estado que presenta.

23 oct. 2011

Adiós, hasta pronto

   El viernes no pude ir. Y mira que lo sentí. Ye le he dicho a David que estas conferencias deben empezarse algo más tarde. A las ocho de la tarde muchos no hemos acabado la jornada laboral y no le vamos a perdonar que el viernes hablara del gran Miguel Ángel y no pudiéramos llegar a tiempo de escucharle.
   La de ayer sábado fue muy interesante. El Arte Islámico. Un atrayente recorrido por ese arte que tanto nos ha aportado y del que tanto ha bebido nuestro mudéjar. Cada una de las imágenes mostradas en la conferencia nos traía a la memoria alguna de esas otras que tan a menudo tenemos la gran suerte de poder contemplar en nuestra tierra.
   Durante una hora y veinte minutos pudimos aprender los diversos aspectos, las más notables características, los elementos más importantes, los edificios más representativos que el mundo árabe ha creado a lo largo de su historia. Jerusalén, Damasco, Samarra; palacios, mezquitas; maravillas del mundo islámico hasta llegar a nuestra Península Ibérica. Magnificas fotografías de la Mezquita de Córdoba y de La Alhambra, el Castillo Rojo de Granada.
   Y para terminar, con sonrisa que parecía llevar un algo de tristeza, se despide. Anuncia que posiblemente a partir del día 11 de noviembre deje de estar con nosotros.
   Según explica nadie le ha notificado que vaya a seguir, por lo que entiende, entendemos, que ese día, el próximo 11 de noviembre, terminará su tiempo como responsable de Arevalorum. No se espera que la beca que le ha permitido trabajar en nuestra ciudad vaya a ser renovada.
   Alguno de los asistentes ha preguntado si se va a cerrar el museo. Interrogantes. Preguntas que se quedan sin respuesta.

   Amigo David, por este tiempo que has estado entre nosotros; por si al final tus presagios se cumplen y no sigues como responsable de ese contenedor museístico en el que tanta ilusión y empeño has puesto; por cumplir con el dicho de que ser agradecidos es de ser bien nacidos; y hablando en mi nombre y, creo, estoy casi seguro, que en el de otros muchos que se consideran tus amigos: ¡GRACIAS!
   Muchísimas gracias por ese empeño e ilusión que has puesto. Por el interés en que tu trabajo, un trabajo bien hecho, sirviera para enseñar y dar a conocer algo más de nuestra ciudad.
David, me reitero: ¡GRACIAS! ¡MUCHAS GRACIAS!

   Me queda una última reflexión: ¿Es posible que no solo sean más torpes de lo que pensamos sino que sean más torpes de lo que nunca podamos llegar a imaginar?

Juan C. López

20 oct. 2011

RAPSODIA EN GUALDA

      Recomendaciones previas:
 - Al tiempo que se lee la presente, se puede escuchar “Rhapsody in blue”, composición creada por George Gershwin en cualquiera de sus versiones.
   -  Antes de leer la presente crónica, se recomienda ver las muchas fotografías que Juan Carlos, Juan Antonio, Mario, Julio, David, el otro David y todos los demás tienen colgadas en páginas y blogs, sobre el otoño en la Tierra de Arévalo.
   -  En inglés, el estado de ánimo blue se refiere al estado “triste, melancólico”; como no sé inglés, he preferido utilizar el nombre del color que a mí, más me acerca a ese estado blue.

La rapsodia es una pieza musical característica del romanticismo, compuesta por diferentes partes temáticas unidas libremente y sin relación alguna entre ellas. El origen etimológico del término procede del latín “rhapsodia” y éste del griego “rhapsoidia”, y significa literalmente canción ensamblada.
Pues algo muy parecido ocurre en el Adaja. Elementos diferentes resultan unidos libremente, cada cual hace su propia composición, hasta conformar una rapsodia de luz, color, sonidos y aromas.
El color predominante en este momento del año, que ni mucho menos es el único, es el gualdo, que es un amarillo de tonalidad dorada o levemente oscura, antiguamente obtenido de las plantas gualdas, unas hierbas del género Reseda, de la familia de las Resedáceas, que se cultivaban para obtener un tinte amarillo. A este cálido tono le acompañan los verdes de la enea, del carrizo y el junco, los grisáceos del envés de la hoja del sauce, los pardos y marrones de troncos y ramas ya desnudas de hojas, y todo ello envuelto por una luz limpia y luminosa.
Tuvimos ocasión de disfrutar de una espléndida mañana de otoño. Día claro y despejado, fresco al amanecer, tanto que se agradecían las prendas de abrigo, pero a medida que avanzaba la mañana y el sol levantaba, el ambiente se iba templando.
Casi la mitad de los que fuimos no pertenecían al equipo médico habitual, pero todos tenemos en común la curiosidad por conocer y disfrutar de parajes de nuestra comarca. Seguimos llamando la atención de los lugareños, cuando una comitiva de vehículos aparece por el pueblo, a unas horas en las que solo los mayores y algún trasnochador anda por las calles. He propuesto la compra de vehículos de mayor cilindrada, de color oscuro y con las lunas tintadas, a modo de una de esas agencias de investigación de USA, para que ya que llamamos la atención, al menos hacerlo con cierto caché. Ahora parecemos más un grupo de gente rara; cuando tengamos esos vehículos, pareceremos gente importante y tal vez nos cueste menos hacer ciertas cosas.
Debo decir que tampoco es obligatorio desplazarse hasta Tiñosillos para disfrutar de un paisaje así. En cualquier tramo del río Adaja se puede encontrar esa explosión de color. Nosotros lo hicimos porque allí habíamos dejado andado un camino que queríamos retomar.
Pocas veces resulta tan difícil contar lo que has hecho. Pocas veces resulta a la vez tan fácil decir lo que has hecho. Baja y lo ves. Estaría terminada la crónica. Si no fuera porque en el grupo con el que compartimos estas visitas, hay gente muy rara, que sabe de las cosas más peregrinas. Uno va y te explica lo de la influencia de la luz del sol en la producción de una hormona, la melatonina, que participa en una gran variedad de procesos celulares, neuroendocrinos y neurofisiológicos. Su concentración varía de acuerdo al ciclo diurno-nocturno y un nivel alto de esta hormona por haber menos luz solar, según nos cuenta, hace que nos sintamos más decaídos, tristes o melancólicos. No si al final va a resultar que somos como esos modernos licores espirituosos, sólo química.
O cuando lo que parece ser un fruto de un arbusto, tal vez de un sauce, resulta que es la consecuencia de una picadura. Y otro nos lo explica. Una variedad de avispa, más pequeña que la que más familiar nos resulta, pica en la hoja, ésta segrega una sustancia para protegerse de la agresión, y es entonces cuando alrededor del picotazo se crea una especie de bolita, en cuyo interior, la avispa deposita su larva, la cual se alimentará del material que la planta ha utilizado para protegerse de la agresión de la avispa. Y va y nos abre la bolita y vemos la larva.
Resulta evidente la falta que está haciendo la lluvia. Como Luisjo no se cansa de repetir el agua es vida, y pese a la vida que se ve, las plantas, el suelo, los zorzales y el resto de aves, parecen pedir agua a gritos. Tal vez si nos mentalizásemos de una gestión más eficaz de los recursos hídricos, en algo podríamos paliar la pertinaz sequía.
Tenemos ocasión de ver al espino albar con sus frutos; aquellos arbustos que en primavera aparecían cuajados de flores blancas, derramando su aroma por toda la ribera, ahora nos ofrecen pequeños puntos de color rojo intenso. Todo lo que entonces era verde y jugoso, ahora aparece dominado por un color gualda. El suelo que en el mes de mayo era verde, con una hierba alta y fresca, ahora aparece cubierto por un manto de hojas; nuestras botas en mayo se mojaban por la humedad del rocío, ahora se ocupan en levantar el mullido manto de hojas. Y entre ellas aparecen unas setas, resecas y reclamantes de agua que les vivifique.
 Siempre hemos dicho que para mejor disfrutar de nuestras correrías hay que ir como cuando éramos niños, con igual ilusión y ganas de jugar y aprender, con la curiosidad intacta. Y así vamos la mayoría, unos pocos han madurado algo más y han adquirido sólidos conocimientos que comparten con nosotros, pero cuando se les presenta la ocasión sacan el niño que llevan dentro. Y así se nos va la mañana, niños entrando y saliendo del cuerpo de unos adultos raros; sin querer ignorar nada; abiertos los ojos y el resto de los sentidos, para no dejar escapar nada a nuestra infantil curiosidad.
Un cormorán negro nos sobrevuela, solitario y algo despistado. Pronto volverán las aves que hace ya un año vimos por primera vez. El ciclo de la vida se cierra, un ciclo más. En esta ocasión el de ver unos parajes a lo largo de todo un año. A las puertas del invierno, en un otoño benigno, si no fuera por la ausencia de la necesaria lluvia. Si en primavera definir con palabras los aromas resultaba muy difícil, en otoño el aroma es igualmente intenso, agradable pero completamente diferente. Resulta inconfundible pero imposible de definir.
Almuerzo, conversación, anécdotas, conversaciones curiosas. Como por ejemplo, cuando una de las nuevas, nos cuenta que durante el desarrollo genético de las personas, en su fase embrionaria, el mayor o menor grado de acidez del medio donde se desarrolla, determina que esa persona termine siendo una vez desarrollada un capra pinctus, esto es un “cabrón con pintas”, o no. Como hoy no nos acompaña el Querubín que sabe latín, me veo obligado a traducir por mi cuenta. Y es lo que me sale, que no estoy seguro de que sea una traducción fiel, pero es a lo que se refiere Alicia, más o menos.
Al final de la jornada, visitamos lo que nos enseñó el Querubín sobre Bodoncillo ¡cuánta falta nos hace un ángel de la guarda a nuestro lado! y más tarde las ruinas del Convento de Nuestra Señora de los Ángeles, la primera Trapa femenina de España. Da pena ver sus restos, olvidados y abandonados. Resulta inevitable pensar si no tardaremos en ver muchos más restos de otras iglesias y conventos en el mismo estado. Todo como consecuencia no sé si de ese estado blue al que me lleva el predominio del color gualda en las hojas, o que a diario vemos la desidia e ineficacia de las autoridades en la gestión del patrimonio. Es algo que nos preocupa aunque, como dice Julio, no tengamos mucha costumbre de ir a misa. Tal vez por lo que Lorenzo solía decir: “... la misa y el pimiento son de poco alimento”.
Antes de terminar una recomendación última: sal de casa y disfruta de lo que tenemos mientras nos dure. Cuídalo y anima a quien conozcas a que te acompañe a hacer lo mismo, pues compartir no siempre implica repartir. Pasear por la ribera del Adaja, ahora en otoño, es un placer que no cuesta, y en estos tiempos que corren hay que tenerlo en cuenta. Además, si lo haces en compañía tocáis a la misma cantidad de placer, pero resulta más agradable. O así me parece, aunque puede ser que tenga los niveles de melatonina un poco altos y esté un punto melancólico.

Fabio López

19 oct. 2011

El Contador Mayor Juan Velázquez de Cuéllar

Os puedo asegurar que este trabajo que hoy traigo ha sido uno de los que más complejos que hemos tenido que elaborar. El personaje, por razones en las que no vamos a entrar, habiendo sido, a nuestro parecer, uno de los personajes más influyentes que haya habido en toda las historia de Castilla e incluso de España, es uno de esos eternos olvidados. Es muy difícil encontrar documentación sobre él que exceda de unas pocas líneas. Y a pesar de todo, después de mucho indagar, hemos tenido la suerte de tropezar con un documento de aproximadamente treinta páginas, cuyo autor es Máximo Diago Hernando. El documento es tan profuso y didáctico que, afirmo, ha sido harto doloroso resumirlo en no más de tres folios. 

Desde el propio momento de su nacimiento, Juan Velázquez de Cuéllar, que vio la luz del mundo en el palacio real de Arévalo, vivió en estrecho contacto con los miembros principales de la familia real castellana, gracias a que su padre venía ocupando una destacada posición en la casa de la madre de Isabel la Católica, la reina madre Isabel de Portugal. El padre de Juan, al cumplir este diez años, decidió que era el momento de comenzar con su formación y, siguiendo con una costumbre muy extendida en la época entre las familias de la nobleza, lo envió a la Corte de la reina Isabel la Católica para que sirviese allí como paje.

La Corte castellana, que entonces itineraba a lo largo y ancho de la geografía peninsular, proporcionaba la plataforma ideal para estar en contacto con quienes controlaban los principales resortes del poder. Y el joven Juan Velázquez de Cuéllar pronto pudo comenzar a obtener provecho de la acertada decisión de su padre de enviarle allí para iniciar su formación.

Juan Velázquez tras la muerte de su padre asumió personalmente el desempeño de las funciones que éste venía ejerciendo desde hacía muchos años en la Corte de Arévalo, hasta que se produjo la muerte de Isabel de Portugal, en agosto de 1496.

En su ascenso político durante la década de 1490 jugó un decisivo papel la estrecha vinculación que, por decisión de la reina Isabel la Católica, se estableció entre él y el príncipe de Asturias, Don Juan, cuando este último era todavía un niño. En efecto, después de haber servido a la propia reina como paje, ésta decidió, en fecha no precisada, pero que habría que situar hacia 1491, que nuestro protagonista asumiese el desempeño del oficio de maestresala de su primogénito. Más adelante, en marzo de 1495, se le nombró como su contador mayor. Poco después, cuando se decidió poner al príncipe casa propia, apartada de la de sus padres, en el año 1496 en Almazán, con motivo de la concertación de su matrimonio con la princesa Margarita de Habsburgo, Juan Velázquez de Cuéllar, además de conservar los oficios de maestresala y contador mayor, fue designado para formar parte del grupo de los diez gentiles hombres de cámara que debían estar en un contacto más estrecho con Don Juan. Y, por fin, en enero de 1497, recibió el nombramiento como miembro de plantilla de su Consejo, órgano que los Reyes Católicos decidieron crear para que su heredero comenzase a familiarizase con las tareas de gobierno y administración del reino, y para proveerle de un grupo de colaboradores de confianza, con los que pudiese contar cuando le llegase el momento de ceñir la corona.

Tanto el Contador Mayor como su familia gozaron de la plena confianza de Isabel la Católica y de su marido, el rey Fernando. Podemos destacar que su mujer, María de Velasco, intervino por encargo de la reina Isabel en la gestión de muy diversos asuntos de naturaleza "doméstica" en la Corte. Además, cuatro hijas del matrimonio llegaron a servir en palacio como damas de la reina en sus últimos años de vida. También desempeñaron oficios cortesanos varios de sus hijos varones, como Juan, quien entró a servir como paje de la reina Isabel en 1498, y de Gutierre, quien fue nombrado paje del príncipe Juan en 1496, y poco después recibió la merced del oficio de pregonero mayor de Castilla.

La muerte de Isabel la Católica en noviembre de 1504 marcó el inicio de una nueva fase en la historia política del reino de Castilla, caracterizada por grandes convulsiones, que afectaron tanto a Juan Velázquez de Cuéllar como al pequeño infante Fernando, quien había sido dejado por la difunta reina bajo su custodia. La muerte de Isabel la Católica privó a Juan Velázquez de Cuéllar de uno de sus principales apoyos en la Corte castellana, y abrió para él un período de incertidumbre, dado que resultaba difícil prever qué actitud adoptarían hacia su persona los nuevos reyes, Juana y Felipe, a los que venía sirviendo desde hacía meses como contador mayor. Sin embargo pocos días después de morir la reina Isabel se expidió una provisión a nombre de Juana, ya como reina, por la que ésta le confirmaba como tal contador mayor. Fue el rey Fernando el Católico el que, en su calidad de gobernador, la firmó. Y en el breve período de tiempo en que éste tuvo a su cargo el gobierno del reino, tras la muerte de su esposa, y en espera de que acudiesen su hija y yerno, aprovechó también para premiar a Juan Velázquez de Cuéllar con otra importante merced, la de la tenencia de la fortaleza de Arévalo, que había quedado vacante por muerte de Juan de Alvarnáez.

El cambio de régimen que trajo consigo la llegada de Juana a Castilla, y la asunción por parte de su marido del control de los órganos de gobierno de la Monarquía, con el consiguiente desplazamiento de Fernando el Católico, que se apresuró a abandonar el reino, apenas le afectó personalmente, puesto que los nuevos monarcas le confirmaron en los principales oficios que entonces había ocupado. Así, cabe destacar que por provisión fechada en Valladolid el 28 de julio de 1506, se le confirmó el oficio de contador mayor del reino, y por otra otorgada en Burgos el 13 de septiembre de 1506 se hizo lo propio con la tenencia de la fortaleza de Arévalo, de manera que las dos principales decisiones tomadas por Fernando el Católico durante su primera regencia no fueron cuestionadas por el nuevo régimen.

La relación de mercedes que Juan Velázquez de Cuéllar recibió del rey Católico durante su segunda regencia fue enorme, excediendo de este artículo enumerarlas. Sirven para destacar la mucha confianza que Fernando el Católico llegó a depositar en él.

Si bien esta segunda regencia del Católico representó sin ningún género de duda un momento dorado en la carrera política de Juan Velázquez de Cuéllar, por contraste, a la muerte del monarca en enero de 1516 se abrió para nuestro protagonista un período de signo completamente opuesto, dado que, en un breve intervalo de meses, el que se había destacado por ser uno de los personajes más influyentes de la Corte castellana se vio repentinamente privado del favor del rey y abocado al ostracismo.

Muy pronto comenzaron a manifestarse síntomas de que la brillante carrera política de Juan Velázquez de Cuéllar había tocado a su fin. El hecho determinante que precipitó su caída en desgracia fue su reacción ante la decisión del rey Carlos de ceder el señorío de las villas castellanas de Olmedo, Arévalo, Madrigal y Santa María de Nieva a la viuda del rey Fernando el Católico, Germana de Foix, en conmutación por una renta anual de 30.000 ducados, situados sobre el reino de Nápoles, de la que le había hecho merced su difunto marido en su testamento.

El contador mayor reaccionó ante la regia decisión como si de una grave afrenta contra su persona se tratase. Y de hecho sus actuaciones a partir de entonces fueron arrastrándole hacia una posición de creciente enfrentamiento tanto con la Corte de Bruselas como con la de Madrid, que terminó por arruinar su carrera política.

Cuando Juan Velázquez de Cuéllar recibió en septiembre de 1516 la notificación del rey desde Gante para que hiciese entrega de las villas de Arévalo, Madrigal y Olmedo y sus fortalezas a su nueva señora, Germana de Foix, se encontraba en Madrid junto con su familia, pero de inmediato se puso en camino hacia Arévalo, a donde llegó el día de Todos los Santos. Una vez allí convocó a los vecinos para que todos juntos tomasen una decisión sobre lo que se había de hacer, llegándose por unanimidad al acuerdo de que la real orden no fuese obedecida y se ofreciese abierta resistencia, si era necesario, para impedir que Germana de Foix tomase posesión efectiva del lugar.

El cardenal Cisneros, ante la manifiesta falta de disposición de la población de Arévalo a acatar la real orden, terminó inclinándose por el recurso a la fuerza de las armas, y envió al alcalde Cornejo al frente de tropas para que sometiese a los rebeldes. Después de largo asedio y aunque, al parecer no llegó a haber ningún choque armado, finalmente se optó por recurrir a la vía de la negociación, que resultó muy difícil y laboriosa. Y sólo después de que el cardenal Cisneros se comprometió a que, en breve plazo de tiempo, las villas cedidas en señorío a Germana de Foix serían reintegradas al realengo, Juan Velázquez de Cuéllar puso fin a la resistencia armada. Y, acto seguido, abandonó Arévalo para regresar a Madrid, donde pocas semanas después, el 12 de agosto de 1517, le sorprendió la muerte, cuando se encontraba, "perseguido por la reina viuda, y repudiado por Cisneros, todo por ser leal a la villa donde nació".

Y fijaos que Juan Velázquez de Cuellar, Contador Mayor en la época de los Reyes Católicos, Maestresala y miembro del Consejo del príncipe Juan, heredero de aquellos, tenente del palacio real y de la fortaleza de Arévalo, protector de Ignacio de Loyola, además de otros muchos cargos; ni siquiera lo hemos considerado nunca digno para que su nombre pudiera adornar la entrada y la salida de alguna calle de la antigua villa.

5 de octubre de 2011

Miguel Delibes, modelo de periodistas

Lo decía su hija Elisa, una de las personas que más cerca estuvo de él en los últimos momentos de su existencia. Con su padre vivo habría sido muy difícil, si no imposible, constituir una fundación con su nombre. Tan poco le gustaban al autor de ‘Las ratas’ los homenajes, los fastos y las distinciones. Sin embargo, año y pico después de su muerte, y coincidiendo con el que sería su 91 cumpleaños, la Fundación Miguel Delibes se presenta oficialmente en sociedad, con un puñado de sólidos patronos y con la perspectiva de seguir trabajando en las principales líneas del maestro en Valladolid, en España y en todo el mundo.
De entre todos estos grandes veneros delibeanos, hay uno que en este suplemento acogemos con especial dedicación: su faceta como periodista cultural. El que fuera director de El Norte de Castilla ha sido, sin duda, espejo de escritores, precursor de ecologistas, diccionario vivo de la lengua castellana, guía espiritual de cazadores y, por supuesto, creador de una Castilla novelesca que se terminó convirtiendo en uno de los grades iconos de la literatura española del siglo XX; pero también constituye un verdadero modelo a seguir para todo aquel que ame el periodismo.


escritor y periodista, 
director de El Norte de Castilla

18 oct. 2011

A la CHD le ha dado por demoler azudes


Medio centenar de personas se concentraron ayer a la entrada del camino de acceso al molino El Ribero de Sorriba del Esla para evitar que accedan las máquinas a derribar el azud con el que cuenta este molino en el río Esla. Tras la llegada de los técnicos de la empresa encargada por la Confederación Hidrográfica del Duero los vecinos concentrados manifestaron su oposición lo que hizo que los técnicos buscasen otro acceso a través de una finca que no se encontraba vallada. La maquinaria permanecía en el pueblo de Valdoré a la espera de que se avisase para que se trasladasen a la zona para iniciar los trabajos. Los vecinos procedieron a atravesar los coches a lo largo de la finca sin vallar para evitar el acceso de las máquinas. Ante esta situación los técnicos decidieron abandonar el lugar.
La gente que se había manifestado lamenta la forma de actuar de la Confederación. Uno de los concentrados, Emilio Rodríguez, señaló que no se entiende esta postura cuando en el mes de noviembre de 2010 la Asociación para la Conservación y Estudio de los Molinos (ACEM) había remitido un escrito a la ministra de medio ambiente en defensa de los azudes y sus correspondientes ingenios hidráulicos. «Estamos hablando de bienes de interés etnográfico y lo que no es normal es que se empiece a derribar estos bienes y pasado un tiempo el ministerio acuerde su protección», según Rodríguez. El historiador Siro Sanz, que cuenta con una publicación sobre los molinos de la comarca ,señala que esta situación de derribo se está produciendo en todos los ríos de la provincia. «Es como un afán de destrucción de matorral, arbolado y patrimonio histórico».

17 oct. 2011

Ancha es Castilla

Voluntarios para atender las Edades del Hombre

Valladolid, 17 oct (EFE).- La Junta de Semana Santa de Medina del Campo ha movilizado a medio centenar de voluntarios cofrades para realizar tareas de información y acompañamiento durante la exposición "Passio" de las Edades del Hombre que acoge la localidad, debido a la masiva afluencia de visitantes en las últimas semanas.
El voluntariado cofrade se creó hace un año con motivo del inicio de los actos conmemorativos del VI Centenario de la Institución de las Procesiones de Disciplina en España, de los que forma parte la exposición de arte sacro que se está desarrollando en la Iglesia de Santiago el Real de Medina, según ha explicado la Junta de Semana Santa a través de un comunicado.
En este caso, la labor de los voluntarios se centrará en atender a los visitantes en el entorno de la iglesia para acompañarlos e informarlos debidamente de la localización de los puntos de información, recursos turísticos, hosteleros y comerciales de los que pueden disfrutar durante su estancia en Medina del Campo.
Los fines de semana, puentes y festivos hasta la finalización de la muestra, que la Junta de Semana Santa espera sea ampliada hasta el mes de diciembre, serán los días en los que la presencia del voluntariado cofrade en las calles del municipio sea más intensa.

Otoño en el Adaja

16 oct. 2011

EL CONVENTO DE TIÑOSILLOS: LA PRIMERA TRAPA FEMENINA DE ESPAÑA

   En Tiñosillos, siguiendo por el camino del cementerio, llegamos a unas ruinas lamentables, que revelan, sin embargo, que allí hubo algo importante: es el Convento. No quedan más que un conjunto de paredes de adobe, montones de escombros, restos de algunas celdas y parte de la Iglesia, de la que se conserva la espadaña. Es el Convento de Nuestra Señora de los Ángeles.

   La idea de levantar este convento fue del entonces Obispo de Ávila, Don Ciriaco Sancha y Hervás. Acababa de aparecer en Francia, renovada, la Orden de la Trapa, religiosas benedictinas procedentes de la Orden cisterciense. D. Ciriaco Sancha y Hervás tenía conocimiento y frecuentaba esta Trapa en Francia. Y fue su empeño en fundarla aquí en España. Funda la primera Trapa en el Palacio episcopal el día 5 de octubre de 1884. Su intención es trasladarla a Tiñosillos, a unos terrenos adquiridos para tal fin. Se coloca la primera piedra el día 10 de julio de 1884, con gran alegría del pueblo de Tiñosillos y de los pueblos cercanos, en especial El Bohodón, entonces Parroquia de la que dependía Tiñosillos. El Obispo fue recibido con entusiasmo, entre vivas y cohetes. Hay una gran alegría porque una comunidad de religiosas se va a establecer en el nuevo Convento. Éste se inaugura el día 4 de enero de 1885, con toda solemnidad. Son 24 religiosas, dispuestas a entregar su vida al trabajo y a la oración, como manda la Orden de San Benito. El Obispo Sancha pretendía ofrecer un lugar para monjas pobres, que no tenían medios para pagar "la dote" que en otras órdenes Religiosas se les pedía. El día 4 de enero se inaugura la Iglesia y se bendice la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles. Así se llamara el Convento. Y pronto empiezan las religiosas a trabajar la tierra, colaborando en dichos trabajos el propio Obispo, que viene de Ávila a ayudarlas en las labores de labranza, como un labrador más. Para que las monjas pudieran tener medios para subsistir, sin depender de las limosnas ni hacerse gravosas al pueblo, el Obispo establece en el mismo convento una fábrica de velas, "un laboratorio de cera pura, donde se hacen velas de todos los tamaños y colores..." (Periódico El Imparcial, de Madrid).

   Primeras dificultades. En mayo de 1886, el Obispo de Ávila, D. Ciriaco Sancha y Hervás, es nombrado Obispo de Madrid. En lo que se refiere al Convento de Tiñosillos, es una mala noticia. El Obispo lo siente, pero lo sienten aun más las religiosas, que empiezan a sentirse un tanto huérfanas. El día 15 de agosto de 1886, el Obispo se despide la Diócesis de Ávila. Muy pronto se comienza a percibir un cierto abandono de la comunidad por parte de las instituciones diocesanas: no se hacen presentes en el Convento; los capellanes no prestan la atención adecuada, llegando a suceder que, en algunos domingos y fiestas importantes, las religiosas queden sin misa. Con el paso de los años, cunde el desanimo, empieza a surgir la idea del "traslado" a un lugar donde sean mejor atendidas y que no sea tan frio e inhóspito como es aquel rincón de Tiñosillos. El 20 de octubre de 1913, las 24 monjas del Convento de Tiñosillos, se marchan, con pena, pero también con ilusión por el nuevo lugar que iban a encontrar: un pueblo de Navarra, Alloz, donde siguen residiendo. El trabajo de las monjas logró transformar el lugar en un autentico vergel. Aun quedan indicios de la canalización del agua y de los parterres del jardín. Lo siguió siendo durante años después de la marcha de las religiosas, como lo recuerdan aun algunos vecinos del pueblo que lo han conocido en perfecto estado de conservación. El Convento fue vendido, pasando a manos privadas, donde se conservó durante varios años. A mediados del siglo XX, fue abandonado, comenzando la ruina del mismo, que no ha cesado hasta nuestros días. En Tiñosillos, a parte de las ruinas y el recuerdo, se conserva en la Iglesia la campana del Convento, rescatada de entre los escombros.

   El Convento de Tiñosillos, sus ruinas, son un dato importante, quizás el que más, en la historia de este pue­blo. ¿Habría alguna posibilidad de recuperación de, al menos, la Iglesia del Convento? Es una pregunta que yo planteo a las instituciones Diocesanas y municipales y a los interesados en el tema. «¿Se puede hacer aun algo para que no se pierda definitivamente este "Convento"?


Damián, párroco de Tiñosillos
Casa Abierta, nº 42
Julio de 2010

AMEAL: EL LÉXICO OLVIDADO

    Hay palabras de uso habitual que no vienen registradas en el diccionario de la Real Academia Española (DRAE).
   Algunas son comúnmente utilizadas por personas de diferentes provincias. Otras son de uso más local o comarcal. Pero hay palabras que pertenecen a un determinado oficio que desaparecerán probablemente con él:
    “Telena”, es una palabra de uso muy extendido pero que no existe en el DRAE. Yo creo que todos sabemos lo que significa: membrana que se forma en la leche caliente o en la sopa al enfriarse. Incluso cuando nos referimos a las cataratas, si alguien dice: “El abuelo tiene una telena blanca en los ojos”, creo que todos sabremos a qué se está refiriendo.
     “Panija”, es otra de las palabras que no recoge el DRAE. Utilizada en el medio rural para definir la porción de alimento en forma de grano o harina que, mezclado con agua, se da de comer al ganado. Parece de uso extendido por Castilla, especialmente en Ávila y Segovia, donde es de uno común. Si alguien dice: “Voy a echar la panija a los cerdos”, Entenderemos perfectamente que los va a dar de comer.
       “Ameal”, una palabra preciosa utilizada en las diferentes serranías y valles abulenses para definir a un pajar al descubierto formado por un montón de heno o paja que se aprieta alrededor de un palo vertical y que se suele rodear de un murete de piedra para evitar que el ganado acceda a él. De hecho, uno de los picos más famosos y hermosos de la Sierra de Gredos, el Ameal de Pablo, cumbre de 2489m. muy buscada por los escaladores, recibe este nombre por el parecido que tiene con este pajar utilizado por las gentes del campo desde tiempos ancestrales. En este caso, el DRAE sí recoge una palabra para definir este uso agropecuario: “almiar”. Pero como abulenses debemos reivindicar el uso de ameal para que esta hermosa palabra no desaparezca.
      La leche caliente, siempre hará telena al enfriarse. Afortunadamente, gracias al tirón del cochinillo de Arévalo, las marranas seguirán comiendo su correspondiente panija. Pero en los pueblos de las serranías abulenses, ya casi no se hacen ameales. La gente de los pueblos envejece y con ellos desaparecen muchos usos y costumbres ancestrales que, a pesar de los siglos que llevan realizándose, nadie ha reparado en que una determinada palabra, extendida por una amplia zona, ni siquiera existe en nuestro diccionario. Lástima que los abulenses seamos tan pocos y con escaso apego a nuestras raíces. Lo peor de todo es que este uso ganadero tradicional desaparecerá en pocos años y la palabra ameal, repito preciosa, sólo será un recuerdo de lo que pudo ser pero que nunca fue. 
Luis José Martín
(De su blog Arevaceos)

15 oct. 2011

La Llanura número 29

Hoy es día 15 y como todos los 15 de mes ponemos a vuestra disposición nuestra Llanura en formato papel, en los lugares habituales.

A lo largo del día enviaremos a nuestros  suscriptores la número 29 en formato digital y la colgaremos en los enlaces de Internet para su descarga.

A partir de las 16:00 horas está la revista a disposición de los interesados para su descarga en los siguientes enlaces:



Esculturas en hierro reciclado

14 oct. 2011

El arevalense que quiso conquistar China

Gobernador español de las islas Filipinas, nacido en Arévalo (Ávila) en fecha desconocida y fallecido en Manila el 10 de marzo de 1583, que ejerció dicho cargo desde junio de 1580 hasta su muerte.

13 oct. 2011

MÁS CERCA DEL CENTENAR

    En una mañana despejada de nubes y autoridades, con el sol brillando en lo alto y un viento calmo, me presenté a la cita. Es lo que tienen los anticiclones, que despejan el cielo y a veces hasta la Tierra.
    Aunque llegué después de la hora marcada, subí por el camino largo. Estuve tentado de hacer como siempre, afrontar la pina cuesta, para acercarme por el costado norte a la iglesia. Pero recordando las palabras del sabio profesor Gutiérrez Robledo, sobre cómo debemos acercarnos a las iglesias, cual si de un cortejo amatorio se tratase, con sus fases de aproximación y seducción antes de consumar el acto del encuentro, decidí aproximarme demorando el momento. Subía por el camino sin poder dejar de mirarla, dejándome seducir por su serena belleza.
Me recuerda a una de esas damas, elegante y con una cierta edad. Tal vez con canas en sus sienes pero de belleza cautivadora, con el pelo recogido en una suerte de moño, con sus pendientes de plata, ojos claros, serenos y profundos. Con sabiduría acumulada desde hace siglos, por lo mucho que ha visto. Una de aquellas mujeres elegantes que el Romanticismo nos dejó, con vestidos oscuros y piel clara.
Sigo el camino, sin haber perdido detalle de su ábside, la elegante proporción de sus formas, intentando localizar todo lo que de ella me habían contado desde la última vez que estuve. Enseñanzas de los profesores Gutiérrez Robledo y Moreno Blanco, enamorados del mudéjar, y en especial de esta señora, la Lugareja.
Fue en diciembre cuando Mario nos propuso la anterior visita. Otro miércoles festivo que nos dejó el calendario, algo que ver con la Constitución. Y hoy, día del Pilar, la coincidencia de miércoles y festivo ha propiciado un nuevo encuentro. Uno de estos “momentos masa”, pues los encuentros íntimos, esos, a solas ella y yo, pocos saben cuándo se producen, como me pasa a mí con los de los demás. En aquella ocasión, como quedó dicho, no llegamos al centenar, y las impresiones de entonces nada tienen que ver con las que sentí hoy.
Nada más llegar saludo a sus propietarios, según dice la España catastrada y me asalta el dolor que siento por la falta de implicación de las autoridades municipales. Hecho en falta una mediación en el conflicto que nos priva a todos de la romería y de la libertad de visitar a esta gran señora, La Lugareja, cualquier día del año. Tal vez si los que creen quisieran a sus prójimos como a sí mismos, y los que anteponen sus intereses al interés general, y todos pensaran en el pueblo, al que dicen amar, no sería tan difícil encontrar, si no una solución, al menos un punto de encuentro y permitir que todos disfrutemos libremente de la belleza que desde hace siglos domina la llanura de pinos y cereal.
Hoy somos más, muchos más que entonces. Sé que me he perdido momentos mágicos, la culpa es de mi falta de puntualidad. Ha venido Chema y parte de su familia; hoy, además del equipo médico habitual, muchos ciudadanos y ciudadanas han querido acercarse a disfrutar de la mañana y de la iglesia. Foto de grupo, casi no cabemos en el encuadre, de haber venido algún responsable municipal, no habría habido sitio en la foto para alguno. No cuento los asistentes, no soy de esos. Soy más bien de presencias y sensaciones. Siento al que está, como a los amigos de Madrigal, que nos proveen de viandas, lamento que mi religión me prohíba consumir la mayor parte de ellas, tomo un vaso de agua y veo que los torreznillos, la tortilla de patatas, pan y vino tienen una cálida acogida. Al finalizar el almuerzo, una gorra para que se cumpla una ilusión, salvar Santa María del Castillo, en Madrigal, el de las Altas Torres.
Siento la presencia de Marolo Perotas que nos mira desde el camino del Torrejón, sin capa ni sombrero, pues no hace tiempo para ello; Julio Escobar nos observa con detenimiento desde la finca de Machín, nombre el de Machín, que por cierto ya aparecía a finales del siglo XVI en los papeles que hablaban de los límites del pinar de Arévalo, según me cuenta el Querubín que sabe latín, que es el que los sabe leer y los ha leído.
Siento a los que han querido venir, pero sus muchos compromisos sociales se lo han impedido; y siento a los profesores Gutiérrez Robledo y Moreno Blanco, que tanto y tan bien nos han hablado de esta señora, la Lugareja.
Noto la presencia entre los asistentes a los que sirvieron de modelo de las caras de la cúpula, esas que están enmarcadas por flores de piedra y la de los tres ángeles que rematan la cúpula. Y aunque es mediodía y el sol brilla en lo alto del cielo, sin nubes ni autoridades, está... la Luna llena.

Fabio López

Tutorías del curso de Mudéjar

En referencia al curso "El Mudéjar y el Patrimonio Artístico de La Tierra de Arévalo y Moraña" informar a los alumnos que, esta misma tarde, hay tutorías del curso y que son las siguientes:

A las 18,30 horas en el colegio de Madrigal habrá una tutoría sobre bibliografía
A las 19:30 horas habrá una visita a la iglesia de Santa María del Castillo.

12 oct. 2011

Otoño en el Adaja

Todas aquellas personas que quieran acompañarnos a admirar el cromatismo que el otoño produce en la ribera del Adaja y dar un agradable paseo por las riberas y pinares del témino municipal de Tiñosillos:

Día: Domingo, 16 de octubre de 2011

Hora: 8:00 am
Lugar de salida: Plaza del Arrabal de Arévalo 


A la vuelta del paseo visitaremos el despoblado medieval de Bodoncillo, perdido en medio del pinar y las ruinas del convento benedictino de San Bernardo en Tiñosillos.



10 oct. 2011

Visita a La Lugareja

Tenemos, también este año la suerte de que un miércoles caiga en festivo. En concreto el próximo día 12. Esto nos permite visitar en el horario establecido para ello hacer una visita a La Lugareja. Como el pasado año Mario Gonzalo ha estado al tanto del asunto y nos ha alertado sobre esta circunstancia y, de igual forma ha efectuado la correspondiente convocatoria.
Recordamos, de esta forma y desde nuestra página, que el próximo miércoles, día 12 de  octubre a las 13,00 horas quedamos en La Lugareja para, hasta las 15,00 horas, estar disfrutando de esta ermita que es Monumento Histórico-Artístico (Bien de Interés Cultural)  desde 1931.
¡Allí os esperamos!