29 oct. 2009

SIEMPRE SON LOS MISMOS

Cuando acudimos a los actos culturales que se celebran en Arévalo, y no siempre podemos hacerlo, nos fijamos en los asistentes a los mismos. Como quiera que conocemos a la gente de Arévalo y pueblos de sus alrededores no nos resulta difícil descubrir caras nuevas. Llevamos durante años repitiendo el mismo proceso. Y podemos afirmar con muy poco margen de error que son casi siempre los mismos los que acuden a dichos actos. Muy pocas variaciones de unos acontecimientos a otros en cuanto a la asistencia de público. Tanto es así, que a veces jugamos a adivinar antes de llegar al recinto donde se va a celebrar el acontecimiento, a quiénes nos vamos a encontrar. Casi siempre acertamos porque son siempre los mismos.
Nos gusta practicar deporte siempre que podemos. Procuramos alternar la práctica deportiva en instalaciones municipales, bien jugando al pádel, tenis o incluso golf; con la saludable práctica de correr por los caminos próximos a Arévalo. Disfrutamos de los paisajes de Arévalo, sobre todo sus pinares y alamedas, corriendo por ellos es uno de los placeres que tenemos a nuestro alcance y no siempre valoramos. Nos encontramos invariablemente con las mismas personas a las mismas horas. Unos corriendo y otros, la mayoría paseando.
Prueba evidente que somos animales de costumbres. Salimos a correr a la misma hora y casi siempre por los mismos lugares. En nuestro recorrido nos encontramos con las mismas personas. Según el itinerario que elijamos y la hora a la que lo hagamos nos anticipamos a los acontecimientos y logramos adivinar con quién nos vamos a cruzar y a quién vamos a tener el gusto de saludar. Si lo hacemos en las pistas municipales o en el campo de golf, sucede que vemos siempre a las mismas personas en unos y otros recintos. Son siempre los mismos.
Cuando ocasionalmente salimos a tomar una copa o dos en Arévalo, encontramos a las clientelas de costumbre en los establecimientos que frecuentamos. Antes de entrar en el bar o llegar al Barrio Húmedo, casi sabemos a las personas a las que nos vamos a encontrar. Según la hora y el día, podemos adivinar quién va a estar en determinado bar según su costumbre. Son siempre los mismos.
Cuando asistimos a los plenos del Ayuntamiento, entre el público asistente, vemos las mismas caras casi siempre. Sólo excepcionalmente cuando algún asunto novedoso o de cierta relevancia despierta mayor interés, la composición del grupo de asistentes al pleno varía. Habitualmente son siempre los mismos.
No estamos cansados de Arévalo ni mucho menos, muy al contrario, el día a día de esta ciudad nos apasiona. Por eso cuando escuchamos justificar a determinadas personas con ciertas responsabilidades, que no se hacen más cosas o que no merece la pena organizar más actividades de tipo cultural, deportivo o social porque van siempre los mismos; no podemos por menos de sonreír. Inmediatamente pensamos en las periódicas consultas electorales a las que acudimos también casi siempre los mismos, y que gane quien gane los que mandan son siempre los mismos.
redacción

28 oct. 2009

La casa-museo de Julio Escobar

La casa-museo del escritor Julio Escobar abrirá en 2010 en Los Molinos
Valladolid, 22 oct (EFE).- La última voluntad del escritor abulense Julio Escobar (1901-1994), autor de una veintena de novelas de temática social y principalmente ambientadas en el medio rural, se cumplirá el próximo 2010 con la apertura en Los Molinos (Madrid) de la casa-museo que llevará su nombre.
(...)
El nuevo espacio público, a disposición de los vecinos molineros según dictó en su testamento el autor de ensayos como "Azulejos españoles" (1947) y "Andar y ver" (1950), o de novelas como "Teresa y el Cuervo" (1954), incluirá una sala de exposiciones y una biblioteca con las cartas, libros, cuadros, objetos personales y otros documentos del escritor nacido en 1901 en la estrecha y céntrica calle Zapateros de Árevalo (Ávila).
(más en ABC)...

27 oct. 2009

LA MUJER PERFECTA

Tengo un amigo, que efectivamente ha leído el Quijote, y tiene una teoría que explica más o menos así: Cervantes al escribir el Quijote, era consciente de la inteligencia superior de la mujer, pero las convenciones sociales le impedían reflejarlo tal cual en la novela. Por eso el personaje de don Quijote estaba inspirado por la personalidad de una mujer y el de Sancho representaba al de un hombre. Sostiene mi amigo, que no puede ser que los escritores clásicos, no alaben más que la belleza de las mujeres, en la mayoría de las ocasiones, y en contados casos, como pueda suceder con La Celestina, y algún que otro personaje femenino, más que destacar la inteligencia destacan la astucia. Reconoce que también ésta es un valor que atesoran las mujeres en general y algunas de ellas en particular.
En cualquier lengua o cultura, los principales personajes de la literatura suelen ser varones. Según mi buen amigo, esto es así por las convenciones sociales imperantes. El poder dominador del macho, influía en los escritores hasta el punto, de hacerles omitir la supremacía intelectual del género femenino. Así en el caso del Quijote, las costumbres sociales de la época, habrían impedido a don Miguel, hacer cabalgar a una mujer junto a un hombre que no era su marido por tierras de la Mancha. El escándalo hubiese sido de tal magnitud, que habría perecido en la horca o en cualquier otro cadalso. Sostiene que hay pruebas de ello en la propia obra.
Lleva además su teoría, hasta el punto de estudiar a la mujer, en todos sus aspectos, y aventurar líneas de investigación para conseguir una perfección, aún mayor si cabe, en una de las criaturas más perfectas que existe en la naturaleza. Ha encontrado un único punto débil en la naturaleza femenina. El punto débil de la mujer es la maternidad. El vínculo que nace entre la mujer y su descendencia es de tal fuerza que nada ni nadie puede romperlo. Ni siquiera el tiempo. Una mujer que es madre lo es hasta el final de sus días. Abandonará todo y a todos por sus hijos e incluso si llega la ocasión de tener que elegir entre su hijo y el macho que la fecundó, no dudará un instante en elegir al hijo. Esto según mi amigo les hace ofrecer un punto vulnerable al ataque de sus enemigos. Por eso dice que está en la tarea de investigar la forma de evitar que la mujer tenga descendencia, y de esta forma sentar las bases de una nueva sociedad más poderosa.
Cuando consiga que la mujer no tenga descendencia habrá conseguido la mujer perfecta. Yo no sé a ustedes, pero a mí no termina de convencerme mi amigo con esta teoría.

FABIO LÓPEZ

24 oct. 2009

La fecha del centenario

Bajo la premisa del todo vale, nos vale incluso cambiar las fechas de los acontecimientos importantes que han ido sucediendo en nuestra ciudad a lo largo de los años.
Celebramos en este 2009 el centenario de la constitución de la Cámara de Comercio e Industria, surgida de una agrupación de comerciantes que se creó a fin de solventar las discrepancias habidas en torno a la supresión de un mercado tradicional que se celebraba en domingo, en virtud, precisamente, de una ley promulgada en aquellos años denominada Ley de Descanso Dominical.
La Agrupación Mercantil e Industrial, germen de la que posteriormente fue Cámara de Comercio e Industria de Arévalo, la formaron los siguientes señores: Presidente Don Salvador Tejedor Esteban; Secretario, Don Cipriano Sáez Calle; Tesorero, Don José María Sánchez; Vocales, Don Julián González Roldán y Don César Maroto Gutiérrez. Después de un buen número de reuniones y viajes a Ávila y Madrid se consiguió que con fecha 14 de julio de 1909 el Excmo. Sr. Ministro comunicara la Real Orden siguiente:

“Examinado el expediente promovido por la Cámara de Comercio e Industria de Arévalo, provincia de Ávila, en solicitud de que se la declare constituida oficialmente señalándola como jurisdicción para ejercer sus funciones el término Municipal. Considerando, que dada la población con que cuenta Arévalo, su situación topográfica e importancia de la agricultura y la ganadería, es indudable que la Cámara de Comercio e Industria de Arévalo ha de reportar beneficios grandes al término municipal.

Su Majestad el Rey (q.D.g.), de acuerdo con lo informado por la sección de Industria y Comercio del Consejo Superior de la producción, y conformándose con lo propuesto por esa Dirección general, se ha servido declarar oficialmente constituida la Cámara de Comercio e Industria de Arévalo, señalándole como jurisdicción para ejercer sus funciones el término municipal.
Lo que traslado a V.S. para su conocimiento y demás efectos.
Dios guarde a V.S. muchos años.
El Director General. Ordóñez.”

Estos son simple y llanamente los datos y las fechas. La dejadez, la negligencia, la desidia que acompaña a todo aquello que se refiere a nuestra historia pasada, ha llevado a cambiar la fecha, clara y concisa, de 14 de julio de 1909, por la falsa de 14 de junio de 1909. Una vez detectado el error, ni siquiera nos dignamos a solicitar que se publique una rectificación en los medios escritos.
Como en tantos otros asuntos: ¿qué más nos da? Los nombres, las fechas, los materiales, los datos en general son fácilmente tergiversables. Total, ¿Quién va a percatarse de ello? ¿A alguien le importa?
Puede ser. Puede ser que a casi nadie le importe, pero sabed que la fecha de la Real Orden que declaró constituida la Cámara de Comercio e Industria de Arévalo fue el 14 de julio de 1909 y no la falsa fecha que se ha dicho y publicado. Fijaos que poco hubiera costado pedir copia de la publicación oficial de dicha Real Orden y haberla expuesto en lugar preeminente. Pero ni siquiera para esto hemos sido capaces de hacer el más mínimo esfuerzo. Al final, pasado el tiempo, cuando alguien interesado revise las hemerotecas, la equivocada fecha publicada nutrirá un nuevo y desafortunado error referido a la historia de Arévalo.
juan carlos lópez

22 oct. 2009

Petición de Florencia

Con ocasión del encuentro en Florencia sobre la didáctica de la Historia del Arte que tuvo lugar el viernes 22 y sábado 23 de mayo de 2009, se ha decidido hacer esta “Petición de Florencia” para concienciar a las élites políticas, a los futuros eurodiputados y a la opinión pública de la importancia de que exista una enseñanza de la Historia del Arte en la educación primaria y secundaria en todos los países de Europa con el fin de mejorar la formación de los ciudadanos europeos del futuro.
Esta “Petición de Florencia” se ha colgado en Internet en varios países de la Unión Europea para garantizar su amplia difusión.
Las actividades de la campaña están coordinadas en Francia por la Association des Professeurs en Archéologie et Histoire de l'art des Universités, APAHAU (www.apahau.org) y en Italia por la Associazione Nazionale Insegnanti Storia dell´Arte, ANISA (http://www.anisa.it/)
.

21 oct. 2009

Visita recomendada

Desde el área recreativa del río Adaja, conocida como los merenderos, tomar el camino de la derecha que transcurre río arriba por el pinar. Se puede ir en coche, pero es más aconsejable y agradable ir en bici o andando. Recorridos unos 1.900m. se llega a una zona en la que el Adaja se abre en un amplio meandro, coronado en su parte superior por un pino de doble copa. Durante todo el paseo podremos contemplar varias especies de aves y con suerte algunos mamíferos. Y recordemos que observar no se hace sólo con los ojos, recreemos la vista pero también los oídos, el olfato, el tacto y el gusto. Ya que para disfrutar plenamente en la naturaleza, hay que ser un poco más “animal”.

20 oct. 2009

El bosque de los gamusinos

“Dicen que el gamusino se esconde en los pinares, tiene largas piernas como los troncos, brazos y dedos como las ramas y cuerpo regordete como las copas de los pinos para pasar inadvertido. Pero no tengáis miedo, nunca ataca, sólo observa, es el protector del bosque. A ver quien es el primero que ve uno”.
Esto les decía a mis hijos cuando les llevábamos las primeras veces al pinar, pero al poco tiempo David decía: Creo que los gamusinos no existen, porque no vemos ninguno. “Gusino”, balbuceaba María señalando con el dedo y negando con la cabeza. David, inquieto como nadie, se alejaba a subirse al árbol torcido. Su hermana María, que empezaba a andar, a duras penas le seguía, tropezando con tamujas, ramas y piñas caídas. David subía a María al tronco tumbado y se perdía por las ramas altas. María quería seguirle, pero si apenas sabía andar, difícilmente podría trepar tras él.
Volvían los dos arañados por las cortezas del pino y manchados de resina. Pero no importaba, la ropa era la apropiada para mancharse. Para ellos, eso de vestir de domingo, era ponerse la ropa de ir al campo.
Posteriormente, en el colegio, esta disposición para subirse a los árboles, les valió el mote de mono y mona, y así les conocen aún. Por otra parte, esta actitud también les ha servido para conocer, respetar y valorar los pinares cercanos a Arévalo y al bosque en general. Recuerden, el hogar del gamusino.
Lo cierto es que en esta comarca altamente deforestada, curiosamente tenemos muy poco apego al árbol, lo destruimos, ignoramos o menospreciamos. Vivimos de espaldas al bosque, como gamusino inexistente, sin entender que es nuestro benefactor. Porque, no les quepa duda, que los escasos espacios arbolados que nos quedan en La Moraña, a todos benefician. Vamos muy deprisa, queremos correr más que el tiempo. Cuando se tala un pinar maduro estamos destruyendo un hábitat que ha tardado entre 80 y 100 años en formarse.
Muchos se preguntarán qué beneficio pueden reportarnos cuatro pinos añosos, agrietados y llenos de viejas cicatrices provocadas al haber sido resinados reiteradamente en el pasado: Bien, aparte del beneficio obvio, y ya de por sí importante, que nos proporciona cualquier planta al ser productora de oxígeno o el ocio de meriendas y paseos o el económico en forma de madera, resina y frutos ¿Qué otro beneficio nos reportan los pinares de La Moraña?
Los bosques de comarca se extienden mayoritariamente por el corredor de los ríos Adaja y Arevalillo, que discurren, como todos sabemos, desde el sur hacia el norte de la comarca, al encuentro del Duero. Acompañando a los sotos de estos ríos, se encuentran los pinares de pino resinero y, en menor medida, de piñonero. En la zona de contacto entre sotos y pinares se da la mayor biodiversidad de toda la comarca.
Este corredor natural es utilizado por la flora y fauna como una carretera verde para sus desplazamientos entre el norte y el sur de la Cuenca del Duero, lo que le confiere una importancia única y excepcional, especialmente en una zona tan deforestada como la que nos ocupa. Este notorio valor biológico de los bosques de la comarca, si les parece, lo dejamos para otra ocasión pues, dada su importancia, merece un comentario mucho más extenso.
Pero centrémonos más: ¿Qué beneficio proporcionan los pinares a las personas?
Estos pinares del corredor del Adaja y Arevalillo se extienden sobre antiguas dunas continentales, con un porcentaje de finas arenas superior al 90%. Pero no sólo sujetan el terreno para evitar la erosión, estas masas arboladas asentadas sobre suelos arenosos son la mejor zona de recarga del acuífero de los Arenales que, como les comentaba en mi anterior intervención, se encuentra preocupantemente contaminado y al borde de la sobreexplotación.
La enorme importancia hidrogeológica de los pinares de la comarca radica en que, al estar asentados mayoritariamente sobre duna continental, toda el agua caída en forma de lluvia, nieve, niebla o escarcha, es retenida por las tamujas de los pinos y pasa al acuífero casi en su totalidad, pues apenas existe la escorrentía en estos terrenos arenosos y arbolados, y además es agua limpia al ser filtrada por las arenas sin mezclarse con productos agrarios peligrosos.
Mientras que en las tierras de labor, una buena parte del agua se pierde por las acequias y cunetas, acabando en los ríos por escorrentía y el volumen que se filtra al acuífero puede contaminarse al entrar en contacto con abonos orgánicos, inorgánicos y pesticidas, en los pinares casi toda el agua es absorbida por las arenas como una gigantesca esponja y pasa al acuífero limpia.
Por eso, dado el estado lamentable y preocupante de “nuestro embalse” acuífero de los Arenales, sería conveniente proteger todas estas masas de pinares del corredor de los ríos Adaja y Arevalillo asentadas sobre arenas. Por tratarse de la única zona de recarga del acuífero con aguas limpias, es decir, estos pinares aportan al acuífero agua de calidad y en cantidad. Recuerden: Agua = Vida.
Hasta ahora he presenciado como un mero espectador la política forestal de la Junta de Castilla y León, comprobando como concedían Declaraciones de Impacto Ambiental favorables a proyectos destructores del escaso bosque morañego y de sus beneficiosas arenas, por el simple hecho de situarse en montes de titularidad privada.
Ahora estoy convencido de que la Junta de Castilla y León puede y debe realizar Declaraciones de Impacto Ambiental desfavorables a proyectos tanto particulares como públicos que puedan perjudicar las pocas masas forestales que nos quedan y las importantes arenas sobre las que se asientan. Especialmente porque sólo el 3,3% de la superficie de La Moraña es forestal. Cuantificando esta escasez, de 150.000 ha. que ocupa la comarca, sólo 5.000 son arboladas y, de estas, 800 corren el riesgo de desparecer por una urbanización autorizada desde la Junta.
Lo cierto es que los acuíferos se encuentran cada vez en peor estado: Al borde de la sobreexplotación y contaminados por arsénico y nitratos. Por otro lado necesitamos a los pinares porque nos proporcionan agua potable. Por ello, aunque sólo sea por puro egoísmo o afán de supervivencia, seamos inteligentes: Pidamos a Junta de Castilla y León y Confederación Hidrográfica del Duero que protejan adecuadamente los pinares del corredor de los ríos Adaja y Arevalillo, por ser la mejor área de recarga del acuífero de los Arenales con agua de calidad y en cantidad.
En Arévalo a seis de octubre de 2009.
Autor: Luis José Martín García-Sancho

16 oct. 2009

Ponga usted bien el nombre de la plaza

De entre las muchas curiosidades que se dan en nuestro querido Arévalo, vengo hoy a a destacar una que me ha sorprendido en fecha reciente y me ha hecho reflexionar sobre el camino que hemos emprendido y que parece no tener fin.
El asunto ha surgido a tenor de una carta no entregada por el cartero de turno a su destinatario, por el simple hecho de que la dirección de destino no era la que el cartero esperaba que fuese.
La dirección del sobre era "Plaza de San Francisco, nº xx" y el cartero de turno, a pesar de conocer a la persona a quien la carta iba dirigida, no hizo la entrega porque esperaba ver en el sobre "Plaza de Fray Juan Gil". Curiosa reacción la de devolver y, además, de forma repetida la carta.
Curiosa actitud la de aquellos que dirigen nuestros designios cotidianos, iba a poner cuotidianos remedando a nuestro irrepetible don Nicasio.
Han tomado el camino de poner y cambiar, sin orden ni concierto, sin razones de peso aparentes, los nombres de nuestras calles y plazas, no se si por que no sean de aquí o por que no tengan apego a nuestras cosas. También pudiera ser que sea por negligencia y pasotismo. Total ¿Qué más da? ¿Qué importancia tiene que la calle se llame Mosen de León o Mosen Rubí? ¿Quién se va a percatar del error? ¿Conoce alguien acaso a alguno de esos dos personajes?
El caso es que una plaza siempre dedicada a San Francisco por ocupar espacio junto a los restos del que fue importante convento de esa orden, hoy, como por arte de “birlibirloque”, y por razones que, al menos yo, no alcanzo a comprender, ha cambiado su nombre por plaza de Fray Juan Gil, fraile este que, por supuesto merece tener una plaza en Arévalo, pero cuyo sitio está, a mi entender, mas o menos a 350 metros de donde nuestros inefables administradores decidieron en su momento.
El caso es, como dice un buen amigo mío, cambiar los nombres a las cosas, tergiversar, desmembrar pedacito a pedacito nuestro pasado histórico, menospreciar en fin, lo que somos y lo que tenemos.
Lo único que me consuela es comprobar que aún hoy, algunos, muy pocos eso si, de nuestros convecinos, siguen recordando y, lo que es más importante, usando nombres de calles tan bellos como calle del Horno, de Abanciques, del Mentidero, Principal de la Morería, Paseo de Invierno o la indicada plaza de San Francisco.
juan carlos lópez

11 oct. 2009

Clausurado en Ávila el tercer ciclo de conferencias

La Asociación de Amigos del Camino local organizó también una exposición sobre la ruta.La Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Ávila, por boca de su presidenta Raquel Martín, ha mostrado su satisfacción por la serie de conferencias impartidas esta semana, un tercer ciclo que ya apunta a la continuidad para el año que viene.
Un periodista (Javier Pérez de Andrés), un representante de una asociación de amigos del Camino (J. A. de la Riera) y un historiador (Pedro Ogalla) reunieron día tras día a varias docenas de personas en la ciudad castellana. De Andrés se refirió a la, según él, poca implicación que tienen los medios de comunicación en el Camino, mientras De la Riera mencionaba a Valiña y Ogalla habló de las siete etapas de la personalidad que entiende que posee la ruta: mítico, existencial, didáctivo, auténtico, está vivo, es moderno y es lugar con gran carga histórica y cultural.
Paralelamente, en la misma sala había una exposición de fotografías pertenecientes al primer concurso que organizó en el 2008 la asociación abulense. Dicha exposición ha recorrido distintos municipios de la provincia.

9 oct. 2009

XXX Reunión de Asociaciones ...

XXX Reunión de Asociaciones y Entidades para la defensa del Patrimonio Cultural y su Entorno

Vitoria - Gasteiz.6, 7 y 8 noviembre de 2009
"Propuestas contemporáneas para la gestión y usos de la ciudad histórica: Cascos antiguos y ensanches"
.

7 oct. 2009

Papanatismo tecnológico

Está bien que los alumnos de las escuelas manejen ordenadores personales, porque es lo que ya, muchos de ellos, suelen hacer en sus casas, y porque se trata una herramienta laboral tan común como el automóvil, el teléfono o el bolígrafo. Lo que me causa, sin embargo, algo de pasmo es el aparente papanatismo de algunas autoridades académicas y de muchos padres de discentes, como si la incorporación del pc a las aulas tuviera un efecto taumatúrgico en la educación, una influencia mágica, algo así como el advenimiento de la ciencia infusa.
El ordenador es un mero instrumento. Como la tiza, la pizarra, o el cuaderno. Ni las tizas insuflan ciencia por sí mismas, ni los cuadernos convierten en sabios a los que abren sus hojas, ni el ordenador aporta más inteligencia al alumno de la que posea, ni más disciplina que la que le inculquen, ni más memoria que la que ejercite, ni más voluntad que la que acostumbre a desarrollar, y que permanecerá inalterable con o sin ordenador.
Los problemas de fondo de la escuela no se basan en mayor o mejor tecnología. Ni Aristóteles, ni Schopenhauer, ni Fleming, ni Einstein, ni Freud, ni Edison conocieron el ordenador. La Humanidad lleva cientos de miles de años sin usar el ordenador, que ha descubierto, en tiempo histórico, hace unos escasos segundos. Y está muy bien, como está muy bien que los aviones surquen los cielos a novecientos kilómetros por hora y que podamos hablar por teléfono en medio del campo o en plena calle, pero eso ni nos hace más inteligentes, ni más sabios, ni más capaces. Será el estímulo, el esfuerzo, el pensamiento propio, la asociación y el discurrir lo que pondrá a punto nuestra maquinaria intelectual. Y si no hay estímulos, ni disciplina, ni incitaciones al estudio, tendremos a unos vagos, unos fracasados, unos indisciplinados alumnos, eso sí, delante de un ordenador personal.
Luis del Val

5 oct. 2009

Afán de gloria

En un acto organizado por la asociación de cultura y patrimonio "La Alhóndiga de Arévalo", el escritor y periodista Luis del Val, presentó en Arévalo su novela "Afán de Gloria". Un libro que recrea la vida de Ignacio de Loyola, uno de nuestros españoles más universales.
Ignacio de Loyola vivió en las casas reales de Arévalo una de las estapas más importantes de su vida con su tutor, el Contador Mayor de Castilla, Juan Velázquez de Cuéllar.
Del Val, comenzó su disertación con un recuerdo a quien fuera su director, el arevalense Emilio Romero, en su etapa en el diario Pueblo, destacando de él su caracter protector para con sus trabajadores.
El autor centró su exposición en como le fue fascinando la figura del de Loyola, una persona que en su vida se relacionó con las personas más influyentes a nivel político, religioso o militar, y que supo salir adelante y fortificado de cada uno de los tropiezos con los que se pudo ver envuelto.

Entrevista a Luis del Val por Ágatha de Santos en la presentación del libro en Vigo

¿Qué es lo que más le ha sorprendido de este personaje? La vida de este hombre excesivo en todos los sentidos, como lo fueron Santa Teresa de Jesús, Hernán Cortés, Juan Sebastián Elcano... Sólo hay dos países capaces de generar personajes tan excesivos: España e Inglaterra. Como novelista me ha interesado meterme en su piel, en su afán de trascendencia. Él quiere ser el héroe de su tiempo, emular al Gran Capitán, y demuestra tener un coraje y una capacidad de sufrimiento impresionantes tanto en el sitio de Arévalo contra Carlos I como en el de Pamplona, a su favor. Cuando comprende que un militar cojo es imposible cree que ha acabado su vida, pero comienza a leer las historias de santos y se da cuenta de que son iguales que las que leía de caballería, y como soldado le impresiona la valentía de esos santos. Entonces, ese afán de gloria por España lo traslada al servicio de Dios. Por eso crea la Compañía de Jesús, que no la fundó para lo que hace ahora, sino para conquistar los lugares santos.

¿Hoy también buscamos trascender? Vivimos en una sociedad decadente que no valora la excelencia, sólo al becerro de oro, la riqueza. Si eres corrupto y no te pillan, mejor que ser héroe.
.
¿Y no es el afán de gloria otro becerro de oro? Tal vez hay un punto de vanidad al servicio de una causa y de una sociedad, pero Ignacio de Loyola no buscaba dinero porque los militares eran pobres, sino el reconocimiento.
.
¿Qué encontrará el lector en esta novela sobre la vida del santo? Primero observará un siglo XVI y una vida de un hombre apasionante. Ignacio de Loyola conoció a Erasmo de Rotterdam, Lutero, Carlos I, Colón, Cisneros…, en una etapa de transición de lo mágico de la Edad Media al raciocinio del Renacimiento.
.
¿Qué fue lo más complicado a la hora de encarar este proyecto? Documentarme. Tuve que estudiar libros de historia, del mueble… Y luego, durante ocho meses, intentar olvidarme de todo antes de ponerme a escribir. No he querido hacer un tratado histórico, sino una novela.
.
¿Ha conseguido mantener la objetividad o el personaje ha terminado conquistándole? Me ha ganado desde el punto de vista humano, pero no oculto que mató a un hombre. Todo lo que se dice aparece en su tiempo. Las conversaciones son inventadas, claro, pero tan difícil sería demostrar que son verdad como que son mentira.
.
La literatura le permite ese ejercicio pausado que sin duda no da el periodismo... Cuando escribes eres el dueño de tu destino, el máximo responsable. En el proceso de escribir estás tú y la pantalla del ordenador, sin intermediarios. La literatura es el arte con menos riesgo porque un arquitecto hace un trabajo que luego habita alguien. El escritor escribe y no hace daño a nadie si sale mal.
.
A su propio ego tal vez... Al ego hay que castigarlo. Los escritores firmamos ejemplares, nos rodeamos de lectores, pero dentro de cien años sólo perdurarán uno o dos.
.
Si no es trascendencia, ¿qué busca entonces en la literatura? La literatura es una necesidad de explicarte la vida. No tengo resuelto eso de que el universo sea finito.El escritor no hace otra cosa que escribir su biografía pero manipulándola.

3 oct. 2009

Certezas y vaticinios

Ya no tiene vigencia lo de que no hay nada más antiguo que el periódico del día anterior, porque hay días en que las telenoticias de la noche dejan anticuados a los de sobremesa. Hoy es precisamente uno de esos días, el despertar de un sueño y la comprobación de si la corazonada tenía o no fundamento.
A todos nos gustaría que la corazonada no fuera un problema cardiovascular y olvidar el pesimismo de Jardiel Poncela que insistía en recordar que la mayoría de los sueños se roncan en vez de cumplirse, pero sea cual fuere el resultado, ni es el colmo de las ansiedades absolutas, ni es el desastre de las esperanzas totales.
Seguimos viviendo, después de que Alberto de Mónaco hundiera todas las posibilidades de Madrid, poniendo los muertos de Atocha sobre los aros olímpicos, y seguiremos existiendo si nuestra salud y el sistema sanitario lo permiten seamos o no la sede de los Juegos.
De cualquier manera, ver a un presidente del Gobierno del PSOE, a un alcalde del PP, a un secretario de Estado socialista y al Rey juntos y unidos a un buen número de deportistas a los cuales nadie les ha preguntado a quién votan, resulta reconfortante y nos recuerda que, en determinadas ocasiones hasta es posible que nuestros representantes se comporten con sentido común.
Enzarzados en el gallinero de los kikirikíes diarios, y en ver quién tiene los huevos más gordos, se nos había olvidado que el sentido común es capaz de avanzar y el partidismo tomarse unas cortas vacaciones. ¡Loada sea Olimpia! Por unos días, por unas horas, parece que no estamos donde siempre: en campaña electoral. Sólo por eso puede que haya merecido la pena. Y, dentro de unos minutos, tras pasar de los vaticinios a las certezas, no habrá nada más anticuado que este artículo de las horas anteriores.
Luis del Val